Accesorios del arco compuesto. Introducción a la caza con arco (III)
5 Marzo, 2017 Trofeocaza .

Reportajes caza con arco

Accesorios del arco compuesto. Introducción a la caza con arco (III)

Los arcos compuestos han evolucionado tanto que cuando mostramos nuestro equipo a una persona sin experiencia solemos obtener de ella una cara de asombro, pues le cuesta incluso reconocer que ese complejo artefacto sea lo que realmente es.

Para complicar aún más el propio diseño del arco salido de la fábrica (y que se conoce como arco desnudo), lo primero que hacemos al adquirir uno nuevo es instalarle toda una serie de accesorios que tienen como misión completar el equipo, permitiendo al cazador aprovechar al máximo todas las prestaciones de su nueva herramienta.

De igual modo que al comprar un rifle es bastante habitual equiparlo con monturas y mira telescópica, en el arco instalaremos una serie de accesorios, cada uno con una función definida y para los cuales el mercado ofrece muchas alternativas entre las que elegir. Repasamos a continuación cada uno de estos accesorios. Tome nota.

Los reposaflechas

Sin duda es uno de los accesorios más importantes de todo el equipo. Cuando compramos un arco, vemos que la forma del cuerpo dibuja lo que conocemos como la ventana del arco. Esta ventana viene a ser el área por la que transitará la flecha en su salida. Será aquí también donde, en posición de reposo, apoyará el tubo de la flecha (cuyo único otro punto de contacto con el arco será el culatín engarzado en la cuerda).

Es precisamente en esta ventana donde irá situado el reposaflechas. Sin este accesorio sería mucho más difícil guiar la trayectoria de la flecha. Todos los arcos traen troquelados unos agujeros para los tornillos que sujetarán el reposaflechas, después cada arquero elegirá el estilo y modelo que más le guste. Todos los sistemas existentes presentan ventajas e inconvenientes, y sería largo entrar en el análisis detallado de cada uno, pero basta decir que si en cualquier arco el reposaflechas pretende guiar la flecha en su salida del arco, en el caso del cazador se busca, además, que esto se haga con un sistema que no sea ruidoso (el roce o golpeo del tubo con el propio reposaflechas o con el cuerpo del arco podría arruinar un lance), que permita moverse con la flecha montada sin que se nos caiga al ir andando por el monte y que minimice la fricción con el tubo durante el disparo para evitar, no solo los ya mencionados ruidos, sino también una innecesaria pérdida de energía por la fricción del tubo.

Por todo ello, en los últimos años ha ganado mucha popularidad entre los cazadores arqueros el sistema de reposaflechas “de caída”, que consiste en un apoyo que va enganchado al sistema de cables del arco de manera que sujeta la flecha en reposo, se sitúa en posición de disparo al abrir el arco y cae automáticamente en el momento de la suelta, dejando el tubo en el aire y permitiendo que las plumas pasen sin rozamientos, que podrían resultar en una deriva errática de la flecha.

El loop

El loop (del inglés lazo o bucle) consiste en un trozo de cordel de alta resistencia que se ata a la cuerda por encima y por debajo del punto de colocación del culatín de la flecha, formando así un pequeño bucle por detrás de la misma que nos servirá como punto de enganche del disparador.

Al realizarlo conseguimos poder tirar de la cuerda justo por detrás de la flecha (en lugar de tener que hacerlo por encima o por debajo) y además evitamos el desgaste de la cuerda por el inevitable rozamiento de las mordazas del disparador. Así, cuando lo que se gasta es el cordel, resulta muy fácil sustituirlo por otro nuevo, ya que el nudo con que se ata a la cuerda es muy sencillo de realizar.

El Disparador

En el tiro con arco, la “suelta” es la acción de liberar la cuerda al realizar el disparo. Éste es un gesto técnico complejo y de los que más condicionan la precisión del disparo. Si tensamos y soltamos la cuerda con los propios dedos, las posibilidades de realizar una suelta defectuosa son mayores, pues en el proceso podemos ejercer una torsión de la cuerda, pinzar la flecha entre los dedos o soltarla con un gesto brusco que rompa la trayectoria lineal de la cuerda.

Para evitar este problema, conseguir una suelta limpia y, por consiguiente, un mejor vuelo de la flecha, en los arcos de poleas se utiliza un accesorio llamado disparador.

De nuevo encontramos infinidad de modelos y sistemas, pero básicamente se trata de un dispositivo que enganchará la cuerda (o un lazo que montaremos sobre la cuerda conocido como loop y que veremos más adelante), permitiéndonos tensar el arco sin tocar directamente con nuestros dedos la propia cuerda y soltarla después accionando un gatillo que liberará las mordazas que la sujetaban. Existen modelos que se sujetan en la mano del arquero, otros que se ajustan alrededor de toda la muñeca y diferentes sistemas de mordaza y gatillo.

Los modelos de alta gama permiten regulaciones tanto del largo correcto, para adaptarlos a cada tirador, como de la presión del gatillo, permitiendo ajustes más duros o más “al pelo”, según la preferencia y necesidades del arquero.

El peep

El peep (del verbo inglés asomarse, echar un vistazo, entrever) es un accesorio que se utiliza en el arco compuesto como parte del sistema de puntería. Se trata de una pieza circular agujereada que se coloca en la cuerda (separando los hilos que la forman), de manera que quede a la altura del ojo del arquero cuando el arco está abierto.

De este modo, al mirar directamente a través de la cuerda, mantenemos la linealidad y además creamos un sistema de puntería basado en la alineación de ojo, peep, visor y punto deseado de impacto, similar al que componen ojo, alza y punto de mira en un rifle. Los hay de diversos materiales y diámetros, siendo habitual en la caza usarlos con un agujero bastante grande, que, aunque podría restar algo de precisión, permite mayor paso de luz, por lo que la visión de los pies del visor es más nítida, especialmente en las esperas nocturnas.

Caza con arco reportajes accesorios del arco compuesto

Detalle de carcaj de un arco compuesto acoplado al lateral del arco para almacenar y transportar las flechas que vayamos a utilizar

 El carcaj de arco

Todos sabemos lo que es un carcaj. En la caza con arco de poleas, siempre buscando la comodidad en desplazamientos y el máximo sigilo, se tiende a sustituir el clásico carcaj de espalda por un sistema que va acoplado al lateral del arco. Su función sigue siendo la misma: almacenar y transportar las flechas que vayamos a utilizar. Existen modelos fijos y otros desmontables (que pueden ser de utilidad cuando cazamos en espera y queremos reducir el volumen de nuestro arco), de una o dos piezas y más o menos sofisticados en cuanto a ligereza y ajustes.

Elegiremos uno con la capacidad de flechas adecuada al tipo de caza que deseemos realizar, cómodo de manejar, ligero y que proteja bien las cuchillas de las puntas de caza.

El visor

El visor es uno de los complementos del arco más útil. Es el principal componente del sistema de puntería y nos permite incrementar significativamente la precisión del arquero.

Está compuesto por una carcasa normalmente circular, dentro de la cual encontramos los pins (del inglés alfiler, pasador) o puntos de referencia, que incorporan fibra óptica de colores, de modo que, mirado desde el ojo del tirador, veremos diferentes puntos luminosos alineados verticalmente. A cada pin le corresponde una distancia previamente conocida y regulada por el cazador. Es bastante frecuente regular el primer pin para cubrir la distancia de hasta 20 metros y luego ir colocando los otros para cubrir distancias a incrementos de 10 metros.

Caza con arco reportajes accesorios del-arco compuesto

En la fotografía, esquema de los accesorios que integran habitualmente un arco compuesto. Ha sufrido una importante evolución en los últimos tiempos.

En cualquier caso, el cazador decidirá cuántos pins quiere en su visor y a qué distancias los regula en función de su pericia, su estilo de caza y la potencia del arco y peso de la flecha.

Desde modelos muy sencillos hasta verdaderas obras de ingeniería de precisión, lo fundamental que debemos exigirle a un visor es la posibilidad de realizar ajustes de alza y deriva, tanto de todo el bloque como de cada pin individualmente. Igualmente importante es la robustez y la ligereza, así como un sistema de pins que tenga el número, grosor y luminosidad adecuados a nuestro gusto. Una función siempre útil es la de poder iluminar artificialmente los pins, lo que nos permitirá verlos incluso en la oscuridad, haciendo posible la caza nocturna en aguardo.

El estabilizador

El estabilizador es un elemento de forma generalmente tubular que se enrosca al cuerpo del arco en su parte inferior (todos los arcos tienen en su cuerpo el punto de rosca donde colocarlos) y que cumple principalmente con dos propósitos: absorber y disipar las vibraciones producidas en el momento del disparo y equilibrar el peso del arco. En arcos de precisión suelen ser bastante aparatosos y largos, pero en la caza, por razones prácticas, su tamaño se ve muy reducido para permitir mayor movilidad en el rececho por el monte. Hay muchas modelos de diferentes marcas, pero básicamente todos cumplen con el mismo propósito y la elección de uno u otro no debe preocupar en exceso al cazador que pretende iniciarse en el mundo de la caza con arco.

Estos son los accesorios principales con los que vestiremos nuestro arco. Una vez elegidos, estaremos listos para el siguiente paso: montarlos y ajustar el arco.

Así debe ajustarse un arco de caza

Como decíamos, una vez escogidos todos los accesorios que complementan nuestro arco, es el momento de conocer cómo debemos instalar, ajustar y sincronizar todo este material. Montar y ajustar un arco implica varios pasos. Unos involucran más al propio arquero, y son ajustes finos, y otros son más mecánicos y necesitan de herramienta especializada y de profundos conocimientos. Por ello creo que el mejor consejo que se puede dar es que, siempre que pensemos en adquirir un arco, lo hagamos en una tienda especializada que cuente con personal técnico capaz de asesorarnos y de ajustar correctamente nuestro equipo de caza.

El arco es un arma, no lo olvidemos, y por eso, al igual que hacemos normalmente con nuestros rifles, conviene apoyarnos en la experiencia de un armero (en este caso una tienda de arquería profesional) para realizar montajes, ajustes y puestas a punto. Por mucho que Internet ofrezca facilidades a la hora de comprar, yo nunca elegiría esa opción… y en no pocas ocasiones me he visto haciendo cientos de kilómetros con el objetivo de que un técnico cualificado pudiera ajustar un arco a mis exigencias. Este esfuerzo tiene su recompensa y desde luego es una rutina que mantengo siempre antes de afrontar un viaje internacional o una cacería de especial relevancia.

Caza-con-arco-reportajes- accesorios-del-arco-compuesto

El arco es un arma, no lo olvidemos, y por eso, al igual que hacemos normalmente con nuestros rifles, conviene apoyarnos en la experiencia de un profesional para realizar montajes, ajustes y puestas a punto.

Dicho esto, veamos cuáles son los pasos a seguir en el correcto montaje y ajuste de un arco:

-Comprobar el sincronismo de las poleas, ajustar potencia y tillers (proporción entre las palas).

-Montar el reposa flechas, el loop y el nock o punto de encoque.

-Montar el visor

-Montar y realizar el ajuste básico del reposaflechas.

-Realizar el ajuste fino del reposaflechas y del punto de encoque.

Como hemos mencionado antes, la mayoría de estos pasos requieren de el uso de herramientas específicas (prensa, regla de fistmelle, etc.) y de conocimientos avanzados, por lo que entiendo que profundizar en cada uno de ellos queda fuera del ámbito de esta serie que pretende ser una introducción a la caza con arco. Nos centraremos en el último punto, el ajuste fino del reposa flechas, pues considero que es un aspecto que todo arquero debe conocer para poder comprobarlo y corregirlo en su casa si fuera necesario.

Para el ajuste correcto del reposaflechas podemos emplear varios métodos que resultan muy efectivos: la prueba de la flecha desnuda y la prueba con puntas de caza de cuchillas fijas.

Generalmente, cuando las flechas no agrupan o no vuelan bien, es debido a que están afectadas por uno o más de los siguientes problemas:

-La flecha sale del arco con el culatín muy alto o muy bajo.

-La parte trasera de la flecha se desplaza de un lado a otro cuando sale del arco.

-La fecha roza con alguna parte del arco al abandonar la cuerda.

Independientemente de la prueba que elijamos, lo primero que debemos observar es si tenemos problemas en la salida de la flecha del arco (clearance), si sale limpia o si, por el contrario, roza con alguno de los elementos del equipo (normalmente los cables o el reposaflechas).

Para ello, últimamente utilizo una cámara ultrarrápida que me permite después analizar a cámara lenta la salida de la flecha. Obviamente, esta opción no es de fácil acceso para todo el mundo. Un pequeño truco consiste en aplicar polvos de talco al último cuarto del tubo de la flecha, a las plumas, al reposa flechas y a la zona de la ventana próxima al reposaflechas. Después de realizar un tiro de prueba comprobaremos si las plumas de la flecha han rozado en algún lugar.

Lo normal es que, si el arco ha sido montado y ajustado en los puntos antes mencionados por un especialista, no tengamos problemas y podamos empezar con un ajuste fino del reposaflechas. Si, por el contrario, apreciamos algún error de clearance, éste deberá ser corregido. Os recomiendo en este caso, de nuevo, la asistencia de alguien con conocimientos técnicos.

El método  de la flecha  desnuda

He dudado en incluir este método en una serie de iniciación, pues requiere de cierta experiencia. Si lo he hecho al final, ha sido por considerarlo uno de los más fiables, pero soy consciente de sus limitaciones prácticas para el arquero novel. Para realizar esta prueba utilizaremos varias flechas, todas iguales, pero dejando la mitad sin emplumar y la otra mitad emplumadas. Yo suelo emplear tres y tres.

Caza-con-arco-reportajes- accesorios-del-arco-compuesto-image-10

El método de la flecha desnuda es uno de los más fiables, pero presenta una serie de limitaciones prácticas para el arquero novel, por lo que requiere de cierta experiencia para realizarlo correctamente.

Nos situaremos a una distancia corta de la diana, en la que tengamos la confianza de que podemos agrupar al máximo nuestros tiros, ya que de ello dependerá la fiabilidad de la prueba. Diez metros bastarán.

Una vez disparadas las seis flechas, debemos analizar cómo se han clavado para sacar conclusiones.

El resultado ideal de esta prueba es que todas las flechas, emplumadas o no, entren en la diana perfectamente paralelas, con el mismo ángulo tanto vertical como horizontal y mezcladas entre sí. Lo primero será comprobar si las flechas desnudas impactan a la misma altura que las flechas emplumadas.
Para ello tiramos varias flechas de caza tipo y nos centramos en analizar las agrupaciones. Si la flechas desnudas impactan encima de las flechas con plumas, el resultado nos indica que debemos desplazar el culatín hacia arriba en la cuerda o bajar ligeramente el reposaflechas.

Si por el contrario las flechas desnudas impactan por debajo, deberemos desplazar el culatín hacia abajo en la cuerda o subir ligeramente el reposaflechas, así hasta que las flechas desnudas y emplumadas impacten a la misma altura en la diana.

Una vez consigamos que todas las flechas impacten a la misma altura, es la hora de corregir los errores que pueden provocar que nuestra flecha salga del arco con el culatín desplazándose de un lado a otro.

Para ello repetimos la misma operación y realizamos varias series de disparos comprobando la agrupación de las flechas emplumadas y desnudas.

Si las flechas desnudas impactan a la derecha de las otras, debemos desplazar el reposaflechas ligeramente a la izquierda; si por el contrario las flechas desnudas agrupan a la izquierda, deberemos mover el reposaflechas hacia la derecha.

Si de este modo no corregimos los problemas de ajuste, es posible que tengamos un error de clearance y la flecha esté rozando en alguna parte del arco una vez se desprende de la cuerda, o que la relación calibre-longitud de flecha-potencia del arco no sea adecuada.

Bien realizado, este test permite ajustar un arco a la perfección, pero, como hemos visto, requiere de una técnica de tiro consistente y, en muchos casos, de la intervención de un experto.

Ajuste fino con puntas de caza

Pocas cosas hay más frustrantes para un cazador arquero que tener un equipo mal ajustado o incorrecto que, como consecuencia de ello, provoque que las flechas provistas de puntas de entrenamiento impacten en un lugar y las de punta de caza de cuchillas fijas en otro.

Caza-con-arco-reportajes- accesorios-del-arco-compuesto

Si el arco está bien ajustado, no debería existir diferencia en el vuelo y punto de impacto, independientemente de la punta que se utilice.

La mayoría de cazadores después de encontrarse con este problema tienden a cambiar las puntas de caza de cuchillas fijas y decantarse por puntas mecánicas, ya que su vuelo siempre será más parecido al de las puntas de entrenamiento.

Pero la realidad es que, si el arco está bien ajustado, no debería existir diferencia en el vuelo y punto de impacto, independientemente de la punta que se utilice.

Lo primero que debemos comprobar es que el calibre de nuestra flecha sea el adecuado para la combinación de potencia, apertura y peso de punta que vayamos a utilizar. En las flechas, estos calibres se basan en la menor o mayor rigidez (spine) del tubo y para su correcta elección los fabricantes tienen a nuestra disposición tablas en las que podremos elegir el que más nos conviene.

Una vez comprobado esto, procederemos a ajustar el reposaflechas buscando asegurar que las flechas vuelen igual con puntas de entrenamiento y con puntas de caza. Lo primero que haremos es tirar un grupo de dos o tres flechas con puntas de entrenamiento y, posteriormente, realizaremos lo mismo con puntas de caza. Una distancia de 15 ó 20 metros en principio es suficiente para realizar esta prueba. Como siempre, es muy importante la consistencia en los tiros y, por ello, debemos realizar la prueba en distancias en las que nos sintamos cómodos con el objetivo de conseguir las mejores agrupaciones posibles.

La comparación entre los puntos de impacto con cada tipo de flecha nos mostrará diferencias que son las que tenemos que corregir ajustando el reposaflechas. Es recomendable primero corregir las desviaciones horizontales. Para ello desplazaremos el reposa flechas lateralmente (derecha-izquierda), en movimientos lo más pequeños posibles, hasta que consigamos que las flechas con puntas de caza impacten en la misma horizontal que las de punta de entrenamiento. Una vez conseguido esto, corregiremos el error vertical moviendo esta vez el reposaflechas verticalmente. Un buen consejo es marcar el reposaflechas en el punto de partida de los ajustes para poder volver al punto de partida si fuera preciso.

Si hacemos esto correctamente, las puntas de caza deberían impactar en el mismo lugar que las flechas con puntas de entrenamiento.

Para conseguir un ajuste más fino, podemos ampliar la distancia de tiro de los 20 a los 30 ó 40 metros, pero esto siempre dependerá de nuestra habilidad y fiabilidad como tiradores.

 Salvador Ramírez

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*