Reportajes de caza menor nacional


Reportajes caza menor nacional

4 pilares fundamentales para cazar la liebre

Su rapidez y capacidad de mimetismo la convierten en una de las piezas de menor más difíciles de abatir. Por ello, saber dónde y con qué perro buscarla, qué munición utilizar o cómo y dónde dispararla para que nuestro tiro sea efectivo son algunas de los interrogantes a los que intentaremos dar respuesta en las siguientes líneas, Ah, y recuerde, cuando menos se lo espera, salta la…

Entrevista a Ana Belén Marmolejo y Rocío de Andrés cazadoras y blogueras

Son Ana y Rocío, cazadoras que han hecho de la caza y la naturaleza una forma de vida. Salpican el océano inmenso de internet con aromas que delatan la frescura de sus maneras de ser y, a la vez, la templanza de unos valores adquiridos.

Palomas torcaces con Cimbel, una modalidad cada día más popular

Quiz√°s la gran densidad poblacional de esta especie, que incluso ha llegado a variar sus h√°bitos migratorios para ‚Äúconvertirse‚ÄĚ en sedentaria, tenga mucho que ver con el aumento de adeptos a su caza. En este art√≠culo conocemos de cerca c√≥mo se abaten con cimbel, tanto desde ‚Äútxabola‚ÄĚ como desde puesto m√≥vil, aprovechando su pasa y contrapasa por nuestro territorio nacional.

El descaste de conejos ¬ŅEs una modalidad siempre adecuada?

Una especie con grandes cambios poblacionales y grandes amenazas, que igual puede ser plaga que desaparecer de nuestro coto. A lo largo de este artículo veremos si el descaste de conejos es una modalidad siempre oportuna.

Torcaces con un maestro del cimbel

Viajamos hasta la provincia de C√°ceres para acompa√Īar a Juan Manuel A. Rabazo, uno de los mayores expertos de nuestro pa√≠s en la pr√°ctica de esta modalidad cineg√©tica, durante una divertida jornada en la que nos desvelar√° todos los secretos que se esconden tras este tradicional arte.

Avutardas: ¬ŅSe deber√≠a autorizar su caza?

Han pasado casi 37 a√Īos desde que se public√≥ el bolet√≠n oficial del Estado, la orden que prohib√≠a la caza de la avutarda, veda que se han mantenido en el tiempo sin que lo justifiquen estudios fiables. Este art√≠culo proporciona datos sobre el estado de las poblaciones.

No todos los conejos de monte son iguales

Un trabajo fruto de la colaboraci√≥n entre diversas instituciones, como la Universidad de Trent (Canad√°), el IREC (Ciudad Real), el CIBIO (Portugal) y el IESA (C√≥rdoba) ha comprobado que las dos subespecies de este lagomorfo son diferentes morfol√≥gicamente: la algirus, t√≠pica de la mitad suroeste de la Pen√≠nsula Ib√©rica, es m√°s peque√Īa, con orejas y patas m√°s cortas, y tiene un menor peso corporal.

3 Claves para la recuperación del conejo de monte

El peque√Īo lagomorfo se encuentra en un estado muy delicado, habiendo llegado a desaparecer en algunas de las zonas tradicionalmente m√°s conejeras de Espa√Īa. ¬ŅPero est√° en nuestras manos revertir esta p√©sima situaci√≥n? Por supuesto, todav√≠a estamos a tiempo. De nosotros depende

7 medidas para mejorar la media veda en tu coto

El tiempo pasa y a la vuelta de la esquina está el verano y con él la ansiada media veda, sobre todo para los cazadores exclusivos de menor. Este artículo resume las medidas que debemos tomar para que las especies de media veda se aquerencien en nuestro coto.

Urogallos al canto. Una apasionante y difícil caza, hoy prohibida

Difícil, dura y penosa, pero también muy gratificante. Así se cazaba el urogallo al canto. Nadie caza hoy en día a esta maravillosa ave, la prohibición total de su caza lo impide. Por ello intentaré reverdecer para los lectores aquellos mágicos lances madrugatorios con los que solía gozar en mi esplendente juventud.

¬ŅQu√© tengo que hacer si quiero ser cazador?

Este artículo está dedicado al cazador en ciernes, para que la jungla burocrática en la que puede verse inmerso a la hora de dar el paso e intentar hacerse cazador, no le lleve a desistir anticipadamente. Aquí le contamos los pasos que debe seguir para ahorrar tiempo y dinero en este arduo y enrevesado reto.

Claves para disfrutar de la Media Veda

La espera ha merecido la pena. La fecha marcada en rojo en nuestro calendario cineg√©tico ya ha llegado y vuelve a inundarnos la ilusi√≥n por disfrutar de una nueva campa√Īa estival. Sin embargo, tambi√©n nos surgen los grandes interrogantes de cada a√Īo: ¬Ņcu√°l ser√° el estado real de las migratorias en nuestro coto? ¬ŅDaremos con las africanas o, como viene siendo habitual en las √ļltimas temporadas, no habr√° ni rastro de ellas?