¿Cómo vestirse para una montería?
6 diciembre, 2016 Trofeocaza . 10178 Visualizaciones

¿Cómo vestirse para una montería?

Perico Castejón defiende la gran relevancia de la estética en cualquier actividad y hace un llamamiento a monteros y podenqueros a cuidar su vestimenta, buscando la armonía entre funcionalidad e imagen cuando disfrutan de la “fiesta” montera.

Son dos las características por las que principalmente enjuiciamos y valoramos las cosas en la vida. Una de ellas es la capacidad de hacer bien lo que se espera que hagamos bien. Y la otra, la estética, es decir, la belleza que rodea a todo el conjunto durante la acción.

Así, en los monteros se juzga de un lado la categoría de cazador, porque sepa leer el campo, valore el día de caza por encima del resultado propio o porque aproveche bien un puesto… Pero, por otro lado, también es muy importante la imagen que pueda proyectar a consecuencia de sus modales y de su forma de vestir.

Cada actividad cuenta con su indumentaria apropiada, que proviene de una mezcla entre la funcionalidad para la acción y la estética o armonía en cuanto a las formas de las ropas y los colores.

No es lo mismo disfrutar de un partido de fútbol del Real Madrid o del Barcelona vistiendo los jugadores su atuendo de gala que verlos vestidos cada uno como le parezca, unos con mono de trabajo, otros con chándal, pantalón de tenis… La diferencia es notable.

No es lo mismo disfrutar de una buena faena de un gran torero con su traje de luces que verlo con unos vaqueros o un chándal en mitad del ruedo.

La belleza de la puesta en escena, la estética en la actividad, es muy importante y engrandece la actividad en sí misma.

LA CAZA NO ES DIFERENTE

monteria-vestir-detalle2Y tampoco es igual ver a los monteros vestidos con ropas tradicionales de montería, según las costumbres, que mezclan funcionalidad y estética, con colores para la ocasión, verdes o marrones, y llevando los zahones, tan útiles para el frío o para entrar al monte a pistear una res, que ver a cazadores vestidos de camuflaje tipo Rambo americano, o de paisano corriente, como si fueran a la plaza de su pueblo.

Y mucha diferencia hay si vemos a los podenqueros vestidos de campo con ropa de pana, camisa y zamarra al uso para entrar al monte, amén de los zahones o delanteras, que verlos con monos de trabajo, que no se sabe si van a la sierra o a cortar el césped en algún jardín… o a trabajar de mecánicos en un taller de coches.

 

Los rehaleros quieren elevar su estatus y consideración. Y esa demanda llevan incorporada en su discurso, pero algunos se presentan de cualquier manera en la montería, llamando la atención en muchas ocasiones por lo inapropiado y antiestético de la indumentaria.

Queremos fomentar el turismo cinegético, tanto extranjero como del interior, y éste es el objetivo de varias autonomías en las que la caza es un recurso abundante. Pero lo que enseñamos al exterior en el caso de la montería es a unos señores con mono de trabajo que sueltan los perros a veces de unos camiones indecentes y a unos monteros vestidos de austriacos y a otros de Rambo americano.

Todos tenemos en la mente los cuadros de la caza del zorro en Inglaterra y Francia. Monteros y perreros muestran una impecable imagen con indumentarias funcionales pero también bonitas y estéticas, con perros en excelente estado que transmiten ya de primeras las mejores impresiones.

¡POR FAVOR, CUIDEMOS NUESTRA VESTIMENTA!

monterias monteria-vestir-detalle1Tan importante como hacer las cosas bien es presentarlas adecuadamente. Cuidemos nuestra vestimenta según las costumbres que nos han llegado y que se han perdurado en el tiempo por ser prácticas y estéticas.

En el caso de los rehaleros, no utilicemos monos de trabajo, ni ropas estridentes, llevemos ropas de campo, delanteras que tanto ayudan y, por seguridad, algún elemento visual reflectante, como una gorra o un chaleco. Si se quiere cambiar el aprecio por el rehalero, comencemos por cambiar nuestra imagen externa.

Luego, el que los perros cacen de forma excelente se da por hecho. 

 

Perico Castejón

 

También te puede interesar...

3 comentarios

  1. Juan
    noviembre 17, 15:14
    Pues nada, al corte inglés a hacer cola
  2. Luis Sanz
    noviembre 18, 12:17
    Un artículo lamentable. Así no conseguiremos desestigmatizar el mundo de la caza. Seguirá asociándose a señoritos. A mí, por ejemplo, me duele en el alma cuando veo a un montero con corbata, como si estuviera en una oficina. Es un símbolo de distinción de clases. Que tendrá que ver un partido de fútbol, donde las grandes marcas de ropa les pagan millones por vestirles así, con un rehalero que las pasa canutas para poder mantener sus perros. Las tradiciones están bien, pero la ropa ha mejorado mucho. Con la cantidad de tejidos técnicos que hay ahora, más baratos, más ligeros y con las mismas propiedades. Hay gente que se sigue empeñado en hacer distinciones. En fin, así nos va. Un saludo
  3. Dani
    diciembre 07, 06:11
    Muy de acuerdo con el señor Luis Sanz. Un artículo lamentable. Evidentemente ir al monte vestido de cualquier manera no me parece adecuado, pero igualmente lo es quien va de tal forma vestido q parece q jamas en la vida ha sacado del monte una res, que nunca se ha manchado de sangre y otros etc que si que dan vergüenza ajena. A estos son a los que hay que alejar del campo más que a los rehaleros q van con su mono... Manda narices de verdad leer un artículo de esta calaña...

Deja una respuesta

CAPTCHA

*