Corzos, querencias estacionales
7 julio, 2016 Trofeocaza . 198 Visualizaciones

Corzos, querencias estacionales

Lo que busca un corzo ante todo a la hora de establecerse en un territorio determinado son principalmente dos cosas: la primera y m√°s importante es la disponibilidad de alimento, ya que el corzo ocupa en comer la mayor parte de su tiempo; la segunda, aunque sabemos que en ocasiones parece algo superfluo viendo que pueden llegar a vivir en terrenos muy despejados, es una cobertura vegetal que le proporcione refugio. El siguiente art√≠culo trata de c√≥mo var√≠an estos factores a lo largo del a√Īo.

Primavera

A principio de primavera, y ya a finales de invierno, los corzos comienzan a definir sus territorios. Esto viene marcado por el final de formación de la cuerna y la caída de la borra o descorreado, algo que hacen antes los machos más viejos.

En los √°rboles j√≥venes se pueden ver las escodaduras, huellas dejadas por las cuernas al ser frotadas con los troncos para deshacerse de su funda. A medida que avanzan y se alargan los d√≠as, los corzos se van mostrando m√°s agresivos y los m√°s fuertes van tomando posesi√≥n de los mejores territorios, expulsando a los j√≥venes, que deambular√°n en tierra de nadie o colonizar√°n nuevas zonas. Tambi√©n las hembras, acompa√Īadas con las cr√≠as del a√Īo anterior, seleccionar√°n los mejores territorios.

En mayo, los territorios est√°n establecidos y los machos viejos se ocultan en lo espeso del monte, ya que en primavera encuentran tambi√©n all√≠ alimento de sobra. Los corzos que se cazan y se atropellan en esa √©poca suelen ser j√≥venes que no se han establecido en ning√ļn sitio.

Con el parto de las hembras, a mediados de mayo, los machos due√Īos del territorio expulsar√°n tambi√©n a los j√≥venes de un a√Īo que acompa√Īaban a sus madres. √Čstas se dedicar√°n por completo al cuidado de sus nuevas cr√≠as.

corzo-querencias-estacionales-

Lluvia

Con las lluvias primaverales, un alto porcentaje de corzos permanecerá a cubierto. A medida que la lluvia amaina, saldrán del monte a orearse, ya que no les gusta mucho estar mojados y tampoco el roce con la vegetación empapada.

Majuelo

Crataegus monogyna

Las caducifolias son de mucha importancia en primavera, ya que facilitan al corzo cobertura y alimento. El mayor desgaste sufrido en esta época demanda un mayor aporte energético y provoca una mayor ingesta de alimento. Los brotes nuevos, tanto de siembras como naturales, y las flores son bien recibidos por el corzo como alimento primaveral.

En esta √©poca se pueden permitir ser m√°s selectivos y elegir seg√ļn la variada disponibilidad. A medida que las siembras de cereal espigan, los corzos las frecuentan menos.

El brote de las hojas en primavera va haciendo cada vez más difícil localizar al corzo dentro de un bosque de árboles caducifolios.

Verano

A finales de junio, el celo se aproxima y los machos se muestran inquietos, berrando y marcando el territorio, y dej√°ndose ver cada vez m√°s.

Entre julio y agosto, con el calor veraniego, llega el celo y los machos abandonan todas sus precauciones, dedic√°ndose a seguir a las corzas.

Este es el mejor momento para ver a los grandes machos, que se muestran muy despreocupados por su seguridad, m√°s pendientes de las hembras y de expulsar a los intrusos.

A más calor, el corzo se muestra más remiso a salir fuera de su encame, algo que hará al caer el sol para retirarse nada más amanecer. En esta época le resultan muy incómodos tambien las moscas y otros bichos, que intenta evitar trotando y sacudiéndose.

corzo-querencias-estacionales

corzo-querencias-estacionales-2

Madro√Īo: Arbutus unedus

Con el estío, el alimento va escaseando cada vez más y los brotes y flores van siendo sustituidos por hojas y frutos. Otro aporte energético que va tomando importancia son las hierbas que van apareciendo con las eventuales lluvias en rastrojos y dentro del monte.

Este verde tierno, compuesto por dientes de león, gramíneas y otras herbáceas, es muy apreciado.

Las hojas de los √°rboles se encuentran en su apogeo y dificultan mucho ver a los corzos dentro de los bosques de hoja caduca.

El helecho: Pteridium aquilinum

La relaci√≥n del corzo con el helecho es motivo de debate. El helecho es una planta de amplia distribuci√≥n que contiene varias sustancias t√≥xicas y cancer√≠genas, propia de lugares umbr√≠os y h√ļmedos. Su toxicidad depende de la especie y de la edad ‚Äďlos j√≥venes y los brotes nuevos pueden ser cinco veces m√°s t√≥xicos‚Äď, y de la latitud ‚Äďen el hemisferio norte los m√°s septentrionales pueden ser el doble de t√≥xicos‚Äď.

La intoxicación es acumulativa y el animal debe ingerir cierta cantidad y durante un tiempo, posiblemente meses. Mientras en el ganado vacuno es frecuentemente mortal, el ovino no suele presentar síntomas de intoxicación.

En cuanto a los corzos, si bien pueden llegar a ingerir helechos, lo hacen de forma esporádica y, sobre todo, en épocas de escasez, por lo que no suele provocarle problemas. Sí les gustan mucho los helechales como encame veraniego, por encontrarse con frecuencia en sitios frescos.

Oto√Īo

Una vez terminado el celo, los machos relajan su actitud agresiva y, llegado septiembre, los corzos pueden verse pastando los brotes verdes oto√Īales fuera del monte, de cara a ganar peso mientras puedan, para afrontar el fr√≠o invierno.

En esta época se produce el desmogue, entre octubre y noviembre, y el corzo, libre de la competitividad por las hembras, dedica todo su tiempo a alimentarse, campeando en ocasiones a pleno sol.

 corzo-querencias-estacionales-3

Ar√°ndano: Vaccinium myrtillus

En el oto√Īo pierden importancia los √°rboles caducos en la alimentaci√≥n del corzo y pasan a ocupar un lugar prioritario las bayas y frutos. Las lluvias oto√Īales hacen que brote el pasto de nuevo, y el corzo no tiene problemas para seguir ganando peso de cara al invierno.

La caída de las hojas vuelve a permitir poco a poco ver a los corzos en montes como los robledales, donde hace pocos meses era imposible.

Invierno

En invierno, las posturas territoriales están totalmente relajadas y los corzos tienden a ser más gregarios y pueden juntarse en grupos que a veces llegan a ser bastante numerosos. Esto es más frecuente en hábitats agrícolas o de amplias llanuras; en el monte, el corzo tiende a ser más independiente.

En esta √©poca, el corzo buscar√° encames resguardados y preferentemente de solana. La grasa conseguida en oto√Īo se hace decisiva para aguantar inviernos duros.

corzo-querencias-estacionales

Frio

El frío intenso y las heladas pueden ser muy perjudiciales para los animales jóvenes y débiles. En la cuerna en crecimiento puede ocasionar lesiones que se manifestarán más tarde al caer la borra y aparecer cuernos con puntas redondeadas o con aspecto de estar derritiéndose.

Nieve

La nieve también puede convertirse en un serio problema al impedir el acceso al alimento, lo que puede hacer que el corzo cambie por completo su querencia.

Si la nieve no es mucha, bastar√° con escarbar con las patas, y si esto no es posible, puede intentarlo en zonas cubiertas por vegetaci√≥n perenne, como las escobas o grandes brezos que impiden que la nieve llegue al suelo. Habr√° que ver las consecuencias de las nevadas ca√≠das este a√Īo en el norte.

Viento

El viento, frecuente en invierno, es otro meteoro incómodo para el corzo. Para evitarlo en lo posible buscará zonas resguardadas a sotavento, y al encamar lo hará de cara a este para evitar que el frío le entre a contrapelo, como hacen otros muchos animales.

Los bosques desnudos de hojas permiten ver a los corzos con facilidad.

corzo-querencias-estacionales-05

Corza con pelo de invierno. La ganancia de peso oto√Īal y el pelo m√°s espeso del invierno hacen notablemente m√°s corpulentos a estos animales.

Pino: Pinus sylvestris

El invierno es una época difícil para el corzo. Su sustento puede ser difícil de encontrar y recurrirá a alimentos que en otro tiempo más bonancible despreciaría, como las acículas de las coníferas, incluso la corteza de algunos árboles.

Los inviernos duros pueden hacer estragos en las poblaciones corceras. La dificultad para encontrar el poco alimento disponible y el desgaste necesario para hacerlo pueden ser factores decisivos para corzos sin las necesarias reservas.

El tiempo empieza a mejorar a la par que los machos tienen sus cuernas desarrolladas y comienzan a frotarlas con los arbolillos jóvenes, comenzando un nuevo ciclo.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*