隆Cuidado con los anuncios de armas en la Red!
14 Marzo, 2017 Trofeocaza . 268 Visualizaciones

Legal

隆Cuidado con los anuncios de armas en la Red!

Suplantaci贸n de identidad

En esta ocasi贸n vamos a aprovechar el espacio reservado a la secci贸n de Consultorio legal para narrar un hecho real que le ha sucedido a un cazador de Navacerrada (Madrid). Asimismo, les ofreceremos algunos consejos al respecto por si se encuentran alguna vez en una situaci贸n tan inc贸moda como la que les narramos en las siguientes l铆neas.

Alarmado y desconcertado, Jes煤s se pone en contacto con el despacho porque no sabe muy bien c贸mo actuar ante una desagradable sorpresa. Empecemos por el principio.

Esa ma帽ana hab铆a publicado en una conocida p谩gina web de anuncios de compra-venta una oferta de su rifle. Ya no lo utilizaba y hab铆a pensado venderlo para comprarse otro acorde a sus necesidades cineg茅ticas. El anuncio literalmente rezaba as铆: 鈥淰endo rifle outfitter con todos los extras. Muy bien cuidado. 700 euros. Jes煤s鈥. Sin embargo, ante lo que consideraba algo 鈥渘ormal鈥 (la publicaci贸n de un anuncio de una venta legal de un arma), unas horas despu茅s, Jes煤s recibe en su correo electr贸nico el siguiente mensaje: 鈥淒esde el departamento del grupo de delitos telem谩ticos de la Guardia Civil, le comunicamos que, en breve, y tras que este servidor nos facilite su I.P., procederemos a ponernos en contacto con Vd. para abrir diligencias sobre la venta del supresor de sonido que posee y que tiene a la venta鈥.

Pueden imaginarse la cara y el cuerpo que se le qued贸 a Jes煤s cuando ley贸 y reley贸 este correo. Una y mil veces. No daba cr茅dito. 驴Supresor de sonido? 驴De qu茅 me est谩n hablando? L贸gicamente, el hablar de 鈥渆xtras鈥 no lleva impl铆cito el que se pretenda vender un 鈥渃hupete鈥. Ni mucho menos, claro est谩. Hace falta tener mucha imaginaci贸n y algo de mala fe para pensar en ello. Por eso, totalmente extra帽ado por lo que me estaba narrando, mi pregunta no pod铆a ser otra: 鈥溌縇e has dicho a alguien que con el rifle entregas un supresor de sonido?鈥. Su respuesta fue rotunda: 鈥溌o, c贸mo鈥!鈥. Ni siquiera se hab铆an puesto en contacto con 茅l interes谩ndose por el anuncio. Y no pod铆a vender ning煤n supresor de sonido porque simplemente no lo ten铆a.

驴Entonces? Ante la rareza de lo que me estaba contando, le ped铆 que me facilitase copia del correo electr贸nico que hab铆a recibido en su cuenta. Lo primero que me hizo sospechar sobre la veracidad de la autor铆a del mismo fue el simple hecho de que le enviasen este mensaje. Precisamente, ante la presunta comisi贸n de un il铆cito, la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es recabar la m谩xima informaci贸n posible sobre los hechos que se pretenden denunciar. En definitiva, investigar. Y eso, l贸gicamente, requiere de un cierto secretismo por parte de los agentes si quieren obtener frutos de su trabajo de investigaci贸n, lo que no se consigue desvelando al presunto autor del il铆cito que van a proceder a 鈥渁brir diligencias鈥.

Pero lo que finalmente termin贸 por convencerme de que la Guardia Civil no era la autora de ese mensaje fue la direcci贸n desde la que se remit铆a, cuyo cliente de correo era gmail.com. Pensemos que cualquiera puede crearse una cuenta Gmail con el nombre que desee, con la 煤nica excepci贸n de que esa direcci贸n ya est茅 siendo usada por otro usuario, y que el correo electr贸nico oficial del Grupo de Delitos Telem谩ticos de la Guardia Civil es delitostelematicos@guardiacivil.org. Asimismo, el remitente se identificaba como GC y no como Guardia Civil, algo todav铆a m谩s sospechoso. Estaba m谩s que claro.

Uniendo todos los cabos sueltos 煤nicamente se pod铆a llegar a una conclusi贸n: nos encontr谩bamos ante un caso de suplantaci贸n de identidad de alguien que se estaba haciendo pasar por agente de la Guardia Civil. Pero, para asegurarnos de ello, nos pusimos en contacto con la propia Guardia Civil, que nos confirm贸 nuestras sospechas y nos remiti贸 a la Polic铆a Judicial. Efectivamente, seg煤n nos certificaron, se trataba de una pr谩ctica habitual que algunas personas o bandas organizadas llevan a cabo en estas p谩ginas de anuncios con el objetivo de estafar a sus usuarios.

Sin embargo, afortunadamente para Jes煤s, la estafa no pudo consumarse, pues, lo habitual, tal y como nos desvel贸 la propia Polic铆a Judicial, es que seguidamente env铆en otro correo electr贸nico facilitando un n煤mero de cuenta para que el 鈥渄enunciado鈥 ingrese el importe de la 鈥渟anci贸n鈥 impuesta. De momento, Jes煤s no ha recibido esa comunicaci贸n, aunque a煤n no es tarde.

El objetivo del relato de esta desagradable experiencia no es otro que informarles de la habitualidad de estas pr谩cticas y aconsejarles que siempre desconf铆en en supuestos como 茅ste o en otros similares, como en los casos de compra-venta de perros de caza, contrataci贸n de jornadas de caza鈥 Y nunca, nunca, faciliten sus n煤meros de cuenta ni realicen ingresos a otras cuentas si no est谩n seguros de que el destinatario de esas cantidades es quien realmente dice ser y a quien realmente quieren pagar鈥.

Jaime Valladolid

Especialista en Derecho Cineg茅tico y Medioambiental

Paseo de la Habana n潞18 7潞B y 8潞B, 28036 Madrid

Telf.: 91 562 44 65

www.bernad-abogados.es

info@bernad-abogados.es

Tambi茅n te puede interesar...

1 comentario

  1. antonio mendoza lopez
    Marzo 15, 01:14
    Entonces, por lo que veo, a esto debe ser debido el revuelo que se ha organizado, supongo que alimentado por algunos profesionales que consideran perjudicada su actividad con estos anuncios, considerandolos poco menos que "competencia ilegal", en el sentido de que , por parte de la Intervencion de Armas, se habian instruido no se cuantos expedientes a anunciantes de armas en estas paginas de anuncios, cosa que, supongo que no sera posible, siempre que se trate de armas legales, claro. No olvidemos que la libertad de prensa sigue existiendo en este pais otrora denominado ESpa帽a.

Deja una respuesta

*