El labrador y sus enfermedades
10 Enero, 2017 Trofeocaza . 241 Visualizaciones

Veterinaria

El labrador y sus enfermedades

El labrador es un buen perro de caza. Su docilidad e inteligencia le convierten en uno de los mejores compa√Īeros tanto para el trabajo en el campo como para disfrutar de su compa√Ī√≠a. Y aunque muchos cazadores lo asocian al cobro de caza menor (en lo que es sin duda uno de los mejores) tambi√©n es muy apto para otras funciones.

El labrador es un buen perro de caza. Su docilidad e inteligencia le convierten en uno de los mejores compa√Īeros tanto para el trabajo en el campo como para disfrutar de su compa√Ī√≠a. Y aunque muchos cazadores lo asocian al cobro de caza menor (en lo que es sin duda uno de los mejores) tambi√©n es muy apto para otras funciones.

Precisamente, cuando conocí a mi mujer, tenía un precioso labrador negro llamado Chato, un magnífico cobrador que no solo cazaba estupendamente, sino que paraba como el mejor pointer.

En este artículo nos detendremos en dos de las enfermedades más frecuentes en los labradores: dermatitis y artrosis.

¬°Cuidado con la dermatitis!

Es una patolog√≠a de la piel que va asociada a una irritaci√≥n que cursa con varios s√≠ntomas. El primero de ellos, el que m√°s llama la atenci√≥n del due√Īo, es el picor. El perro se rasca constantemente por diferentes zonas seg√ļn el origen de la dermatitis. Puede ser tal el desaz√≥n que llegan a lesionarse la piel. Adem√°s, hay p√©rdida abundante de pelo (algo que tambi√©n llama la atenci√≥n a los due√Īos), el pelo pierde brillo y la piel, en determinadas zonas, se enrojece. En una fase m√°s avanzada, bacterias y levaduras infectan la piel, complicando a√ļn m√°s el problema.

labrador-mayorAdem√°s, hay que indicar que ning√ļn labrador al√©rgico es igual a otro. Hay perros muy poco al√©rgicos que con un simple tratamiento anual se corrigen, mientras que otros extremadamente al√©rgicos apenas responden a los tratamientos m√°s nuevos. Tambi√©n, al estar algunas alergias relacionadas con el medio ambiente en general, y los p√≥lenes en concreto, hay perros al√©rgicos estacionales cuyo estado empeora durante el verano y mejora durante el invierno.

Cuando se nos presenta un labrador con este problema, una de las labores importantes del veterinario es hacer entender a los due√Īos que es una enfermedad cr√≥nica y que hay que realizar un enfoque personal para el tipo de alergia que padece su perro en concreto. Es decir, no hay nada que la cure y la √ļnica soluci√≥n es fijar un tratamiento de por vida y personalizado para mantener a los pacientes en condiciones √≥ptimas. Si se baja la guardia, la patolog√≠a vuelve a aparecer.

Tradicionalmente, los corticoides han sido el tratamiento al que m√°s r√°pidamente responden los perros, pero es un tratamiento sintom√°tico que no se puede utilizar a largo plazo por sus efectos secundarios. Por ello es ideal para ejemplares que tienen uno o dos brotes al√©rgicos al a√Īo pero el resto del tiempo est√°n bien.

Para pacientes que padecen s√≠ntomas durante m√°s tiempo, o durante todo el a√Īo, el enfoque debe ser diferente. En la actualidad disponemos de distintas herramientas que el veterinario cl√≠nico puede utilizar. Una de ellas son los paneles de alergia, que, a trav√©s de un an√°lisis de sangre, nos indican los productos y agentes a los que un perro es al√©rgico. As√≠, si un perro es al√©rgico a un producto alimentario concreto, bastar√° con elimin√°rselo de la dieta y el animal mejorar√°.

También valen para planear la segunda estrategia: las vacunas.

Sabiendo a lo que un perro es alérgico, se pueden elaborar vacunas hiposensibilizantes personalizadas. Con estas vacunas suelen tener una buena respuesta el 50% de los perros, mientras que un 25% tienen un respuesta regular y otro 25% no responden.

En la actualidad también contamos con un tercer tratamiento a base de ciclosporinas, que modulan la respuesta inmunitaria de los perros, mejorando clínicamente. Con este tratamiento hay que tener en cuenta varios aspectos. El primero de ellos es que algunos perros no lo admiten y vomitan, aunque existen soluciones que los veterinarios conocemos.

Adem√°s, es un tratamiento de por vida y con un precio relativamente elevado, especialmente para perros grandes, como son los labradores.

La displasia de codo, su gran caballo de batalla bajo el nombre genérico de artrosis u osteoartritis englobamos patologías que cursan con una degeneración de la articulación por desgaste del cartílago articular. La artrosis es algo que nos afecta a todos y está relacionada con la edad, aunque también existen factores genéticos que pueden fomentar su aparición. En el caso de los labradores, una de las patologías más frecuentes relacionadas con la artrosis son las displasias de cadera y de codo. Me centraré en la displasia de codo, porser menos conocida para los propietarios que la de cadera, a pesar de que más del 11% de los labradores están afectados por este problema. La displasia de codo es una enfermedad compleja, ya que bajo este nombre se incluyen cuatro patologías diferentes que determinan que haya dolor en la articulación y cojera más o menos acentuada. De manera muy resumida, y evitando los tecnicismos, estas patologías son las siguientes:

El-labrador-y-sus-enfermedades

La displasia de codo es una dolencia t√≠pica de los labradores. Un excesivo ejercicio puede provocar que el problema sea a√ļn mayor.

1.- Fragmentación del proceso coronides.

2.- No unión del proceso ancóneo.

3.- Osteocondritis disecante.

4.- Incongruencia del codo.

Para entender el origen de algunas de estas patolog√≠as hay que saber que el codo en los cachorros se forma a partir de lo que llamamos ‚Äún√ļcleos de osificaci√≥n‚ÄĚ. En los primeros meses de vida, m√°s concretamente entre los cuatro y seis, estos n√ļcleos van creciendo y uni√©ndose para conformar el codo del adulto. La no uni√≥n del proceso anc√≥neo se produce precisamente porque uno de estos n√ļcleos no se une al resto de la articulaci√≥n. El proceso coronides y la oesteocondritis se producen por una alteraci√≥n en la nutrici√≥n del cart√≠lago y por la fragmentaci√≥n y posible desprendimiento de parte de esta cart√≠lago de diferentes zonas del codo. La incongruencia del codo tiene que ver con un desigual crecimiento del c√ļbito y el radio, lo que provoca un ‚Äúescal√≥n‚ÄĚ en el codo.

Todas estas patolog√≠as tienen sintomatolog√≠a similar: dolor en la zona del codo y cojera, y se detectan entre los cuatro y seis meses. La √ļnica forma de realizar un diagn√≥stico de ellas es a trav√©s de radiograf√≠as de calidad, para lo que se requiere la sedaci√≥n o anestesia del paciente. Las nuevas t√©cnicas de TAC, resonancia magn√©tica y artroscopia ayudan mucho a asegurar el diagn√≥stico.

Evitarlas también está en nuestras manos

Pero lo realmente importante, lo que debe conocer el propietario del perro, especialmente los nuevos propietarios que est√°n buscando un ejemplar, es lo siguiente:

1.- Son patologías genéticas: en cierta medida se puede evitar en las líneas de labradores. Si se han realizado radiografías de control a padres y abuelos, la probabilidad de que aparezca la enfermedad es mucho menor. Esto es importante a la hora de valorar los criadores que hayan realizado las pruebas. Y debemos entender que los cachorros que provienen de perros que han sido diagnosticados como libres tienen un precio superior.

2.- La alimentación y ejercicio influyen: a pesar de ser enfermedades genéticas, el manejo del perro influye en el desarrollo del problema. Así, sabemos que dietas de alto contenido energético, ricas en calcio y vitamina D pueden aumentar las alteraciones en la osificación endocondral. También el ejercicio excesivo puede aumentar los problemas, y se ha especulado que los suelos duros pueden ser contraproducentes.

Veterinario

Juan J. García Estévez

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*