El Real Club de Monteros entrega sus premios anuales
11 octubre, 2017 Trofeocaza . 268 Visualizaciones

Noticias caza mayor

El Real Club de Monteros entrega sus premios anuales

El pasado 3 de octubre se celebraron los solemnes actos de entrega de los premios anuales del Real Club de Monteros, correspondientes al a√Īo 2016. Por imposibilidad de llevar a cabo estos actos en su sede social tuvieron que recurrir al restaurante Loft 39 de Madrid, que fue colmado en su capacidad, debido a la excelente acogida que tuvieron estos actos, entre socios, familiares y amigos de los premiados.

Una vez terminada la cena el presidente del Real Club de Monteros, C√©sar Fern√°ndez de la Pe√Īa, hizo una breve exposici√≥n sobre los ideales y objetivos de nuestro Club, haciendo un especial √©nfasis en el impulso que le ofrece al mundo de la caza, y a la monter√≠a y la rehala en particular, ya que a√ļn a pesar de las transformaciones que la vida actual ha impreso en nuestras tradiciones, la esencia sigue vigente gracias a los esfuerzos que muchos aficionados ponen en ello, con un ejemplo claro en las rehalas, imprescindibles en esta forma de caza. No quiso pasar por alto el agradecimiento del Club hacia la firma de √≥ptica Leica, que patrocina por primer a√Īo el Premio Literario Jaime de Fox√°, y que deleg√≥ una representaci√≥n del m√°ximo nivel en estos actos.

En este instante, el presidente pasó la palabra a Pablo Fernández Gasset, quien dio lectura del acta de los acuerdos por el que se nombraba al galardonado en esta edición 2016, con el Premio a la Personalidad Venatoria.

En primer lugar refiri√≥ como reunido el Jurado, conformado por los miembros de la Junta Directiva del RCM, presididos por C√©sar Fern√°ndez de la Pe√Īa, acord√≥ por unanimidad, una vez estudiadas las diversas candidaturas presentadas, conceder el Premio a la Personalidad Venatoria 2016 a D. Pedro de Ampuero Castellanos ¬ępor considerar al premiado un ejemplo a seguir entre los j√≥venes, ya que encarna unos valores en los que se a√ļnan el amor por la pureza de la naturaleza salvaje, el af√°n de superaci√≥n y la asunci√≥n de retos inalcanzables, que adem√°s traslada a todos los actos de su vida¬Ľ.

Tras este momento, el Excmo. Sr. D. Rafael Castellano Bar√≥n, conde de Priego, ofreci√≥ la lectura del acta del Jurado del Premio Literario Jaime de Fox√°, que decidi√≥ conceder este galard√≥n en su edici√≥n del a√Īo 2016, al¬†Sr. D. Lu√≠s Ventoso Casti√Īeira, por su art√≠culo ¬ęCazadores. Sus trofeos son la libertad, la cultura y la tradici√≥n¬Ľ publicado por el autor el 21 de octubre de 2016, en el diario ABC. El jurado de este premio es diferente del de los otros dos premios del Club y est√° designado a tal efecto.

Tras este punto S.A.R. D¬™ Teresa de Borb√≥n, marquesa de Laserna, efectu√≥ la entrega de los premios, y despu√©s el Excmo. Sr. D. I√Īigo Moreno de Arteaga, marqu√©s de Laserna, efectu√≥ una breve pero simp√°tica y distendida semblanza de los premiados en su condici√≥n de presidente honor√≠fico del RCM.

Inició el uso de la palabra remarcando sobre Pedro de Ampuero Castellanos que

¬ęEl Premio a la Personalidad Venatoria se ha concedido este a√Īo {‚Ķ} a un personaje singular e inhabitual para este galard√≥n. Pedro es insultantemente joven y la distinci√≥n suele premiar el recorrido vital de personas de edad m√°s bien avanzada, adem√°s es arquero y es el primer disc√≠pulo de Guillermo Tell en alcanzar este honor¬Ľ

Tras glosar el recorrido vital del premiado por sus éxitos profesionales, nos hizo también un breve resumen de su trayectoria cinegética con estas palabras:

¬ęMorralero primero, lo mismo tras las perdices en Castrojeriz y los corzos burgaleses que en busca del bongo en Centro√°frica, cuando le lleg√≥ el tiempo de cazar por su cuenta, escogi√≥ el arco. Siempre de la forma m√°s dif√≠cil y esforzada y evitando aguardos tranquilos sobre un cebo que garantiza la presencia de las reses; nada de eso, en los riscos y monta√Īas donde el √©xito se alcanza cuando se logra acortar distancias en el terreno m√°s complicado. Sarrios, carneros silvestres, el el√°nd de Derby, el bongo y el sitatunga e incluso b√ļfalos figuran con sus fechas en su diario de caza. Este a√Īo ha rizado el rizo y ha conseguido uno de los trofeos m√°s complicados, el tur oriental, en la cordillera m√°s dif√≠cil, sin m√°s armas que su arco, las flechas, mucha dedicaci√≥n y mayor conocimiento.¬Ľ

En cuanto a Lu√≠s Ventoso Casti√Īeira, pr√°cticamente al inicio de su presentaci√≥n nos hizo ver que siendo gallego

¬ęeso imprime car√°cter, y no hablo del chascarrillo de la escalera, lo afirmo porque conozco su tierra: Los suevos vinieron y se prendaron de ella y ah√≠ contin√ļan mientras los v√°ndalos (algo har√≠an cuando su nombre tiene las connotaciones que conserva) abandonaron la rica Andaluc√≠a. Galicia es pobre, con tierras √°cidas que han impulsado la emigraci√≥n, y con un mar generoso aunque muy bravo.¬Ľ

Sobre las razones que llevaron al Jurado a premiar su art√≠culo, refiri√≥ que a√Īade este premio a otros que ya posee

¬ęcon un valiente art√≠culo que titula ‚ÄėCazadores‚Äô y en el que se atreve a decir que la caza honra al animal pues nadie lo ama m√°s que el cazador, y m√°s adelante identifica a la cacer√≠a actual como un ejemplo de las libertades, as√≠ dicho con la misma expresi√≥n que siempre se us√≥ en Castilla para designar lo que ahora se llaman derechos.¬Ľ

De entre los premiados Pedro Ampuero fue el primero en intervenir, invitando a realizar dos reflexiones. La primera relativa a ¬ęla amenaza que en la actualidad sufre la caza por pol√≠ticos, administraci√≥n, animalistas, ecologistas y la gente en general¬Ľ, pero para el premiado nuestra principal amenaza proviene de la falta de relevo generacional, diciendo que ¬ęla caza desaparecer√° el d√≠a en que no exista gente capaz de defenderla {‚Ķ} por el alejamiento del mundo rural¬Ľ.

En segundo lugar invitó a que se introduzca a los jóvenes en todo lo que representa la caza, ya que lo menos importante es la propia caza del animal, lo realmente importante es todo lo que conlleva el acto de la caza y todo lo que hay antes de aprehender la pieza.

Tras sus palabras tom√≥ el micr√≥fono Lu√≠s Ventoso, quien refiri√≥ su escasa vinculaci√≥n con el arte venatorio. Sin embargo, desde hace tiempo, al observar el creciente movimiento animalista comenz√≥ a ver a los cazadores ¬ęcomo un refugio de libertades y de amor por la naturaleza¬Ľ, que tienen un afecto real por ella, no impostado con actitudes y adornos nada reales, con poco fondo de autenticidad y menos contribuci√≥n econ√≥mica a su conservaci√≥n, al contrario de lo que sucede con los cazadores.

Fotografías: Marcos Ruíz Espín

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*