La escopeta fina, un arma √ļnica y exclusiva
17 abril, 2017 Trofeocaza . 940 Visualizaciones

Reportajes armas y municiones

La escopeta fina, un arma √ļnica y exclusiva

Con el grado de perfecci√≥n que han alcanzado las¬† armas modernas, resulta dif√≠cil comprender que a√ļn se¬† sigan fabricando escopetas, la mayor√≠a yuxtapuestas¬† pero tambi√©n algunos modelos de superpuestas,¬† cuyas piezas se hacen y se ensamblan, al gusto del¬† cliente, de forma totalmente artesanal. Reciben el¬† nombre gen√©rico de escopetas finas y, aunque se trata¬† de armas que a los aficionados nos pueden parecen¬† caras o muy caras, lo cierto es que no solo no son¬† caras sino que no deber√≠an tener precio.

En 1879, la prestigiosa firma Holland &  Holland lanzó al mercado sus primeras escopetas  con mecanismo de percusión de  llaves ocultas (sin martillos exteriores), que mejoró  en 1889 al crear las escopetas Royal Hammerles  que llevaban el sistema de percusión, también  oculto, pero mejorado y montado sobre pletinas  laterales.

Por √ļltimo, en 1893 Holland & Holland¬† le a√Īadi√≥ a su Royal Hammerles expulsores autom√°ticos¬† y cre√≥ la Royal Hammerles Ejector, arma¬† que desde entonces se considera como la mejor y¬† m√°s elegante escopeta de ca√Īones yuxtapuestos jam√°s¬† fabricada y que adem√°s ha sido fuente inagotable¬† de inspiraci√≥n para los armeros y maestros¬† grabadores de muchos pa√≠ses porque, debido a la¬† amplia superficie de sus pletinas laterales, se pod√≠a¬† adornar con espectaculares escenas de caza u otros¬† bellos motivos ornamentales.

INCOMPATIBLE CON LA FABRICACI√ďN EN SERIE

la-escopeta-fina-3

Una escopeta √ļnica por sus grabados, medidas y caracter√≠sticas, como la que se aprecia en las fotos (una AYA N¬™ 2).

Particularmente, su dise√Īo fue r√°pidamente adoptado¬† por muchos armeros espa√Īoles, quienes, especialmente¬† en Eibar y su comarca, han manufacturado¬† armas similares desde poco despu√©s de que¬† apareciera este tipo de escopeta en Inglaterra.

Empresas¬† como AYA, Arrieta, Grulla, Garbi, Pedro Arrizabalaga y Ugartechea contin√ļan fabric√°ndola¬† con tanto esmero y maestr√≠a que, junto¬† con otras empresas hoy desaparecidas, como V√≠ctor Sarasqueta, le han dado a la comarca de Eibar y a nuestro pa√≠s fama y presencia en todo¬† el mundo.

Aunque durante a√Īos las escopetas¬† yuxtapuestas sistema H&H siguieron siendo las¬† m√°s apreciadas, su popularidad comenz√≥ a decaer a medida que las t√©cnicas de fabricaci√≥n en serie permitieron que se pudieran fabricar otro tipo de¬† escopetas.

Uno de sus primeros y mayores rivales¬† fue la escopeta superpuesta B25, dise√Īada por el famoso armero¬† J. M. Browning trabajando para la F.N. de¬† B√©lgica, as√≠ como todas las dem√°s escopetas superpuestas¬† y semiautom√°ticas que se fabricaron a partir¬† de los a√Īos 60 del siglo XX, pues ambos tipos¬† de armas se pudieron construir con m√©todos modernos¬† y con el tiempo fueron adoptando muchos¬† adelantos que, por dise√Īo, no admiten las yuxtapuestas¬† sistema Holland: chokes intercambiables,¬† materiales sint√©ticos m√°s ligeros (en bandas, guardamontes,¬† cajones de mecanismos y otras piezas),¬† sistemas antiretroceso que han hecho posible que¬† las escopetas modernas puedan disparar de forma¬† m√°s agradable cartuchos muy potentes, puntos luminosos,¬† etc.

Sin embargo, hasta la fecha ninguna escopeta comercial¬† ha podido competir con estas yuxtapuestas cl√°sicas ni en exclusividad ni ergonom√≠a porque las fabricadas en serie poseen las medidas, especificaciones y adornos que impone el fabricante y que no siempre se adaptan perfectamente a las medidas anat√≥micas y necesidades del cazador, mientras¬† que la escopeta artesanal se hace por encargo: es decir, totalmente al gusto del cliente (largo de ca√Īon,¬† banda, peso, grabados‚Ķ) y siempre teniendo¬† en cuenta sus medidas anat√≥micas, de modo que¬† cada escopeta fina, adem√°s de ser una pieza √ļnica, es perfecta desde un punto de vista ergon√≥mico y¬† permite mejorar el promedio de aciertos.

NOGAL, ARTE Y ACERO

Normalmente, en el proceso de fabricaci√≥n de una¬† escopeta fina, es decir, para manufacturar los ca√Īones, b√°sculas, grabar y poner a punto todos los mecanismos de la escopeta, etc, intervienen cuatro armeros que se denominan basculero, culatero, grabador y montador, cuyas funciones son:

1. El basculero, partiendo del ca√Ī√≥n en bruto, de¬† la b√°scula en bruto y de la piecer√≠a en bruto de todos¬† los mecanismos de la escopeta, fabrica la b√°scula partiendo de un bloque de acero sobredimensionado que mecaniza sucesivamente hasta que la consigue ajustar a los ca√Īones.

Luego le termina de¬† dar la forma deseada a la b√°scula y pone en movimiento todos los mecanismos de la escopeta.¬† Igualmente, para hacer el ca√Ī√≥n, o mejor dicho los ca√Īones, se parte de barras macizas de acero que se taladran, se ajustan por dentro hasta obtener¬† el calibre y el choke deseado y luego se sueldan para darle forma y ponerlos a tiro.

la-escopeta-fina-canon

Secuencia de fabricaci√≥n de los ca√Īones (sistema demiblok): se parte de barras macizas que, en una primera fase, se taladran ,mecanizan, perforan y sueldan.

2. Culatero. Partiendo de la madera de nogal o de ra√≠z de nogal en bruto, hace a mano totalmente el guardamanos y la culata a la medida y necesidades del cliente. Para fabricar las culatas se utilizan tablones que han estado secando durante a√Īos y que previamente han sido seleccionados y marcados.

Luego cortan los tablones en tacos que también se marcan y secan, a partir de donde se fabricará la culata y el guardamanos, proceso que se hace, por supuesto, manualmente, rebajando la madera hasta apuntar las piezas que luego se lijan y pulen, tapando los poros, se hace el picado y se acaban y se  terminan al aceite.

3. Grabador. Más que un armero es un artista encargado de hacer todos los grabados del arma, tanto en las pletinas como en las demás piezas de la escopeta, que lleve un modelo determinado o desee el cliente (llave de apertura, seguro, guardamontes…).

Es capaz de recrear cualquier tema en las superficies de acero, desde el ‚Äúretrato‚ÄĚ de su propietario o de su perro hasta cualquier motivo, pieza o escena de caza, √ļnicamente utilizando como herramientas un buril, martillo y lupa para poder grabar los detalles m√°s peque√Īos.

4. Montador. Es el encargado ensamblar todas las piezas y de poner a punto todos los movimientos¬† de la escopeta, para lo que tambi√©n tiene que aprender el oficio de basculero, ya que debe conocer perfectamente c√≥mo act√ļan todos los mecanismos de la escopeta.

Por √ļltimo, se termina la escopeta en cuatro fases:

  • Primero se ajusta la b√°scula a los ca√Īones y coloca el expulsor.
  • Luego termina un poco m√°s los ca√Īones, la culata se pone en medidas definitivas y se ajusta la madera al ca√Ī√≥n.
  • En una tercera fase¬† se acaban totalmente los ca√Īones, se pule, se graba y templa la b√°scula y se termina completamente¬† la madera.
  • Y, por fin, en una cuarta y definitiva fase, se arma, se prueba y se termina totalmente la escopeta.

ESCOPETAS √öNICAS

El autor de estas líneas ha visto cómo se fabrican estas armas y, concretamente durante una visita al taller de Pedro Arrizabalaga, se me ocurrió preguntar cuánto se tardaba en hacer una escopeta fina, a lo que me respondieron que no se puede calcular.

Y es que, lógicamente el tiempo de fabricación depende muchos factores, como por ejemplo del grabado, pues dependiendo de su complejidad, se pueden invertir 500 horas o más en grabar una sola báscula.

Si a estas horas de trabajo del artista grabador sumamos el coste de los materiales de primera calidad que se utilizan en su construcci√≥n y las horas de trabajo del basculero, culatero y montador, se comprende perfectamente que, estas escopetas, aunque por su precio no pueden competir comercialmente con las fabricadas en serie, no son solo armas caras sino piezas √ļnicas y exclusivas que no deber√≠an tener precio.

¬ŅO acaso se le puede poner precio al arte?

Juan Francisco París

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*