Los Claros, Paraíso cinegético en plena Sierra Morena
19 Abril, 2017 Trofeocaza . 8 Visualizaciones

Reportajes coto de caza

Los Claros, Paraíso cinegético en plena Sierra Morena

Dirigido por Pedro Corell, el coto Los Claros es uno de los espacios naturales más bellos, ricos y mejor conservados de Europa, con una conjunción de clima, vegetación, tranquilidad y orografía idónea para la caza mayor. Nos adentramos en él….

Gestionado con el objetivo de lograr grandes trofeos, ya en 1972 se consiguió el récord anual de venado de Sierra Morena… y actualmente en él también se siguen cazando algunos de los mejores venados de España.

En Los Claros se permite cazar cinco especies de mayor: ciervo, jabalí, muflón, corzo y macho montés. Y también se pueden abatir diez de menor: conejo, liebre, perdiz roja, zorzal común, paloma torcaz, tórtola común, urraca, zorro, ánade real y paloma bravía. De igual modo, la Administración autoriza la práctica de las tres modalidades de caza mayor por antonomasia: recechos, aguardos y monterías, así como cuatro de las de menor más emblemáticas: caza en mano, en ojeo, desde puesto fijo y perdiz con reclamo.

A principios de los años 80 se introdujeron en el coto muflones,  alcanzado un desarrollo espectacular hasta el punto de haberse situado cuatro trofeos entre los mejores de España, ostentando uno de ellos el actual récord nacional absoluto desde 1991, con 230,10 puntos, lo que le convierte en uno de los mejores del mundo.

coto-los-claros-muflones

Igualmente, es un lugar excepcional para vivir el monte mediterráneo y uno de los mejores entornos de España para observar y fotografiar la larga lista de especies que viven en él.

Además de las especies cinegéticas, en Los Claros podemos encontrar ginetas, gato monteses, garduñas, hurones, tejones, meloncillos… Entre las aves destacan los buitres negro y leonado; águilas imperial, real, perdicera, culebrera; búho real; cernícalo común; garza real; ánade real; abejaruco; arrendajo; rabilargo; oropéndola; chotacabras… También son muy abundantes anfibios, reptiles e invertebrados.

Ha sido declarado Espacio Natural Protegido (ENP), Lugar de Interés Comunitario (LIC), y Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), formando parte de la Red Natura y de las Áreas Críticas de Expansión de cuatro especies en peligro (águila imperial, lince ibérico, buitre negro y cigüeña negra), así como del Parque Natural de Sierra Madrona y Valle de Alcudia.

El coto colabora, además, con la Junta de Castilla-La Mancha, universidades y otras instituciones en proyectos y acciones en favor de la formación para la conservación del medio ambiente, la biodiversidad y el desarrollo rural, impartiendo cursillos sobre estos temas.

Al frente de Los Claros se encuentra Pedro Corell, a quien le preguntamos sobre algunos aspectos relacionados con el coto:

P: ¿Cómo comenzó su relación con Los Claros?

R:. Desde su fundación, a principios de los años 70, cuando tenía cinco o seis años. Por entonces varios miembros de la familia solíamos viajar allí todos los años aprovechando las vacaciones de Fallas, Semana Santa y Pascua, llegando a juntarnos una treintena de personas. Aquello parecía un campamento.

Hasta primeros de los años ochenta estuvimos viajando allí de forma continuada, pero a partir de esa fecha sólo volví en alguna ocasión, especialmente entre 1992 y 1994, con motivo de la redacción de mi trabajo de fin de carrera, que, como extensión natural a mi inicial vocación agropecuaria, versó sobre la utilidad de la cría de ciervos para el desarrollo rural en zonas desfavorecidas. Finalmente, en 1995, tras acabar un curso de Ordenación y Aprovechamiento de los Recursos Cinegéticos en Madrid, pasé un par de días en Los Claros para darle el adiós definitivo ante la inminente venta de la finca por parte de nuestros amigos.

Curiosamente, dos años después de aquello, mi padre nos reunió a toda la familia y nos dijo: “Por fin voy a poder cumplir el sueño de mi vida, tener una finca de caza. Y esa, además, puede ser Los Claros, pero no quiero embarcarme en esta aventura si Pedro no se hace cargo de ella. ¿Estáis todos de acuerdo en que se encargue él de la finca?” Ni qué decir tiene que nadie puso ninguna pega y que yo renuncié al puesto fijo que me habían ofrecido en Mutua Universal como técnico en Prevención de Riesgos Laborales y me dediqué en exclusiva a Los Claros. Y ahí he seguido y sigo.  Desde finales de 2012 me he dedicado también a dar forma a la recién creada Asociación Española de Criadores de Ungulados Silvestres (AECUS) como medio para que mi experiencia académica y profesional sirva de beneficio a la sociedad.

 

coto-los-claros-casa

P. ¿Puede realizar un sucinto recorrido por la historia del coto?

R. Desde el primer momento, tanto mi padre como yo tuvimos claro que preferíamos gestionar la finca a base de recechos selectivos y capturas en vivo en vez de dar monterías. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que nos diéramos cuenta de que controlar la población suponía un esfuerzo muy considerable y que no nos permitía conseguir una cuenta de resultados positiva, habida cuenta del bajo precio de la carne y la escasez de grandes trofeos debido al exceso de población de cervuno. No nos quedó más remedio que comenzar a dar monterías y a tratar de reducir la población para evitar el deterioro del monte y aumentar la calidad de los trofeos.

Gracias a un exhaustivo control, fuimos reduciendo la población inicial, de aproximadamente 1.000 reses en 1999, a unas 500 en el 2004, y ese año conseguimos los mejores resultados cinegéticos y económicos, equiparando los ingresos por superficie con los obtenidos por la ganadería de vacuno de carne que por entonces explotábamos, con ayudas de la PAC incluidas. Sin embargo, también me di cuenta de que cuando la mayor parte de tus ingresos dependen de la caza de unos pocos grandes trofeos, un sólo furtivo puede dar al traste con todo tu trabajo, llegando, incluso, a que no puedas pagar los salarios a los empleados.

Por ello, con todo el dolor de mi corazón, tuvimos que optar por ofertar más machos en las monterías, aunque estos fueran más jóvenes, y por tanto con peor trofeo, puesto que de esta forma podíamos mantener el balance de la cuenta de resultados, aun en el caso de que se perdieran algunos trofeos por la caza furtiva. Ese mismo año, en 2004, acabamos por descifrar un enigma relacionado con los muflones que nos había estado atormentando durante los últimos años. Por un lado, ante la fama de que era muy difícil controlar la población de muflones, desde el principio estuvimos haciendo una gran presión cinegética sobre los mismos. Y por otro, desde el año 2000, habíamos estado observando la paulatina desaparición de hembras con crías.

Ese año, a causa del “mal de las vacas locas”, se había obligado por ley a la retirada de cadáveres de todas las ganaderías. Como nosotros justamente nos encontramos dentro de una zona con una población de aves necrófagas extraordinaria,  la falta repentina de cadáveres en el campo a su disposición hizo que optaran por atacar a ovejas, e incluso a vacas durante el parto, lo cual nos hizo pensar que también eso estaba ocurriendo con las muflonas.

Decidimos capturar todas las muflonas que fuésemos capaces para criarlas fuera del alcance de los buitres y tratar de evitar su desaparición, aprovechando un antiguo capturadero y unos cercados ganaderos.  Gracias a esta acción pudimos ir recuperando la población de muflones, al tiempo que nos permitió su selección y mejora genética.

P. ¿Cual es el modelo de explotación de Los Claros?

coto-los-claros-caza-mayor

Muflones, Ciervos y Jabalíes son algunas de las especies faunísticas presentes en Los Claros

R. La conclusión a la que llegué en mi tesis de fin de carrera fue que la cría de ciervos en áreas desfavorecidas podía ser una alternativa más rentable que la ganadería doméstica,  siempre y cuando el precio mínimo de la carne estuviera por encima de unas 400 pesetas/kilogramos de canal con piel, a precios de 1994. Pero en la temporada 1997-98, cuando me hice cargo de la finca, el precio de la carne fluctuaba entre 200 y 400 pesetas, con un mayor coste de los insumos con respecto a 1994. Por lo que, en esas circunstancias, lo mejor que podía hacer era tratar de mejorar el rendimiento de la explotación ganadera de vacuno de carne y del coto.

En 2007, cuando nos comunicaron que TRAGSA se iba a encargar de hacer los saneamientos en lugar de los veterinarios oficiales de la ADSG, y teniendo saneada nuestra cabaña, decidimos vender la ganadería de vacuno y dejar ya toda la finca para la producción cinegética. Pero, con la llegada de la crisis, bajó la venta de derechos de caza y empezamos a depender cada vez más de los ingresos por venta de carne de caza. Esta situación me llevó a buscar una salida alternativa, y por suerte encontré a la Federación Europea de Asociaciones de Criadores de Ciervos (FEDFA por sus siglas en inglés). A finales de 2012, en La Romera Puertollano, asistí al encuentro de otoño de la Federación y tuve claro que el futuro pasaba por ahí. En marzo de 2013 aprobaron mi candidatura como representante de España en FEDFA para poner en marcha la Asociación Española de Criadores de Ungulados Silvestres.

No soy partidario de que los cotos de caza tradicionales españoles se conviertan en granjas cinegéticas, ni mucho menos, pero sí es cierto que se puede mejorar el rendimiento económico de muchos de nuestros cotos, al tiempo que se desarrolla un mercado adulto entorno a la carne de caza, con  una ganadería paralela de ungulados silvestres en determinadas condiciones. Tampoco quiero decir que se tengan que criar ungulados silvestres como si de ganado tradicional se tratara.

P. ¿Y cómo ve el futuro de la caza en nuestro país?

R. La conjunción de muchas circunstancias, tanto de nuestro país como del resto del mundo, especialmente en el aspecto alimentario, me hace pensar que la gestión del medio natural, y más concretamente la cinegética, va a desempeñar un papel muy importante en el futuro. En la medida que sepamos valorar y pagar la calidad de la carne procedente de las especies cinegéticas, los cazadores cada vez van a ser mas necesarios para el control de poblaciones y el aprovechamiento de esta fuente de alimentos de tanta calidad, máxime si se han criado en espacios naturales libres de químicos, hormonas y medicamentos. Para ello será preciso que implementemos protocolos de actuación para el adecuado sacrificio de los animales durante la acción de caza y el correcto manejo postmortem de los cuerpos para garantizar la máxima calidad de la carne. Todas estas cuestiones también van a ser tratadas y desarrolladas desde la asociación.

P. Volviendo a los muflones, ¿cómo fue el traslado de los animales a Los Claros?

R. Fueron un regalo que mi padre hizo a los anteriores propietarios de la finca. Los elegí y trasladé personalmente yo desde una finca española que contaba con una selección de algunos de los mejores muflones de varios orígenes, pero que no tenía las condiciones óptimas para alimentar a todos sus animales. Cuando los descargamos en Los Claros, estuvieron encerrados en un cercado de aclimatación durante un año hasta que las hembras parieron y luego se dejaron libres.

Los Claros de toda la vida había sido una finca eminentemente ganadera con ovejas y cabras, pero desde los años 60 ya no existían esas ganaderías, por lo que, cuando los muflones colonizaron el coto, se encontraron con una vegetación que llevaba más de 20 años sin ser pastoreada por cabras ni ovejas, tan sólo por un número aún reducido de venados y corzos, de forma que, alimentados de forma natural a capricho y a boca llena, pudieron desarrollar todo su potencial genético.

P. Y uno de ellos es el actual el récord de España, ¿no es así?

Los-Claros_record-de-muflonR. El actual récord de España de muflón lo cazó en 1991 José Luis Martín Tomás. Y el año anterior su propio hijo cazó otro que en ese momento fue el tercero de España. Después de aquéllo, en Los Claros se han cazado algunos muflones sueltos muy buenos, pero ninguno se ha aproximado a esa puntuación.

Esto se puede explicar por el cúmulo de una serie de circunstancias que casi llevaron a la desaparición de los muflones alrededor de 2004. Pero nos dimos cuenta de cuál era la situación e iniciamos un programa para recuperar la población. Desde entonces mantenemos sólo a las hembras en condiciones de granja y recriamos a los machos dos años, momento a partir del cual los ponemos a la venta o los liberamos.

Gracias a esta gestión, en estos últimos años hemos empezado a cazar algún trofeo interesante, pero es probable que el gran récord aún se haga de querer unos años más. Este último año hemos empezado a homologar algunos trofeos según la fórmula Americana del Safari Club Internacional. De hecho, hace tan sólo unos pocos días, el Representante del SCI para Europa, Mr. Norbert Ullmann, midió los dos últimos muflones que hemos cazado y ahora están pendientes de que sean aprobados oficialmente como el nuevo Récord Absoluto de muflón ibérico según el SCI (lo que equivale para el SCI a récord del mundo al considerar al muflón ibérico una especie diferente de los demás muflones), y como el segundo trofeo más grande cazado con arco. No obstante, según la fórmula del CIC, el mayor de ellos ni siquiera está entre los 50 mejores muflones de España.

P. Y por último, ¿cuál es para usted el trofeo más espectacular?

R. Creo que seguirá siendo aquel que está aún por llegar, aquel que no logras encontrar, o a aquel que, no estando seguro de ser capaz de abatirlo con un mínimo de seguridad, se le deja ir. Pero, sin duda, mi mejor trofeo probablemente será saber que he ayudado a que las personas que quieran vivir en entornos rurales de zonas desfavorecidas.

Y allende nuestras fronteras que las comunidades indígenas puedan desarrollar un trabajo digno y verdaderamente sostenible que les posibilite integrarse en el desarrollo económico mundial a través de la conservación del Medio Ambiente y la Biodiversidad como productores de la Naturaleza, ofreciendo a los ciudadanos del mundo alimentos absolutamente naturales y de una calidad extraordinaria, sin por ello dejar de aprovechar el turismo de naturaleza y el cinegético.

Jesús Nuño

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*