Los corzos hablan espa√Īol
9 Mayo, 2017 Trofeocaza . 32 Visualizaciones

José García Escorial Opinión

Los corzos hablan espa√Īol

En el mes de junio del 2016 se consigui√≥ en Guadalajara un corzo que ha hecho saltar por los aires el ranking de trofeos de esta especie: el trofeo con m√°s de 250 puntos C.I.C. que puede ser que, ya de entrada, se convierta en un mito, como as√≠ lo son nuestros veteranos r√©cords espa√Īoles: de jabal√≠, que data de 1983 , y de mufl√≥n, que es de 1991.

El que lo hayan cazado en abierto y que el joven cazador no pertenezca a ninguna saga económica, o a familia de relumbrón social, es otro motivo de alegría. Parece ser que el dinero o el apellido no han sido determinables para alzarse en lo más alto del escalafón corcero.

Ya tenemos una decena de trofeos de corzos abatidos en Espa√Īa que han superado los 200 puntos, y lo han hecho tan solo a partir de 1999, hace menos de veinte a√Īos. Siendo nuestro pa√≠s, en este periodo, el origen del mayor n√ļmero de corzos por encima de esos so√Īados 200 puntos, en el siglo XXI.

En Espa√Īa hubo pocos corzos, entre otras cosas porque en las batidas oto√Īales r√ļsticas se disparaban sin recato alguno a las corzas (los machos hab√≠an perdido la cuerna, por tanto todo eran corzas); adem√°s, los furtivos en primavera dejaban listo el Pinar Grande de Soria, la Garganta del R√≠o Moros en Segovia, o el Valle del Lozoya en Madrid, por poner tres claros ejemplos, con el sistema habitual del farol√≠n nocturno.

Esta escasez (Montes de Propio en Jerez era la excepci√≥n) llev√≥ a muchos cazadores ib√©ricos fuera de nuestras fronteras; al principio los corzos hablaban ingles o polaco, luego con el derrumbe general del Tel√≥n de Acero pasaron a hablar magiar, serbo-croata, b√ļlgaro, rumano.

Pregunt√© hace muchos a√Īos sobre los corzos de cereal en la llanura h√ļngara (Hungr√≠a, Yugoslavia, Ruman√≠a), y me qued√© sorprendido cuando me respondieron que los corzos comenzaron a abandonar el bosque para adentrarse en el llano a mitad de los a√Īos sesenta del siglo XX. Cuando equivocadamente yo cre√≠a que estaban all√≠ desde siempre.

En aquella √©poca, cuando no hab√≠a manera que nuestros corzos superaran los 160 puntos C.I.C., se pensaba que nuestro Capreolus al sur de los Pirineos deber√≠a ser una especie diferente de menor tama√Īo y adem√°s se consideraban medallas de oro los 120 puntos C.I.C. en vez de los 130 C.I.C., que era donde comenzaba el dorado metal en el resto de Europa.

En estas est√°bamos cuando, en el √ļltimo decenio del siglo XX, empiezan a salir corzos de Soria, de Guadalajara, de Burgos, de C√°diz, de Le√≥n, de Segovia, de Zaragoza y de Toledo, que se cargan la tesis del p√°rrafo anterior. El corzo, ante el abandono del carboneo, de la recogida de le√Īa, de la emigraci√≥n a la ciudad, de la rapidez de las talas y de la facilidad de las labores agr√≠colas mecanizadas abandona el bosque como lo hizo en su d√≠a el resto del corzo europeo.

José García Escorial

garciaescorial@safariheadlands.com

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*