cabecera
Hemeroteca :: Edición del 01/04/2008 | Salir de la hemeroteca
23/27

Motor Tata Grand Safari

Un vehículo polivalente

Juan Carlos DELGADO “El Pera”

Última actualización 21/04/2008@16:10:38 GMT+1
El nuevo Tata Gran Safari ofrece polivalencia de uso, mejores terminaciones y un motor más a la altura de lo esperado y en la línea de la competencia. Es un todoterreno puro y duro en el que se aprecia una considerable mejora con respecto al anterior modelo. La relación entre precio y equipamiento es su mejor baza.
FICHA TÉCNICA

Motor: De cuatro cilindros en línea, turbodiésel de 3.0 litros

Potencia: 115 caballos

Cambio: Manual de cinco marchas

Tracción: Trasera, engranable a las cuatro ruedas

Prestaciones: Velocidad: 160 kilómetros por hora;

Consumo: 8,6 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto; 9,8 litros en ciudad y 8,0 litros en carretera

Seguridad: Doble airbag frontal. ABS con distribución electrónica de la frenada EBD en las versiones 4x4. Barras laterales de protección

Dimensiones: Longitud, 4.650 milímetros; ancho: 1.810 milímetros; alto: 1.925 milímetros; distancia entre ejes: 2.650 milímetros; vía delantera: 1.500 milímetros; vía trasera:1.470 milímetros

Precio: Desde 16.600 hasta 20.700 euros.



Garantía de tres años o 100.000 kilómetros



El nuevo modelo es una simple actualización del Tata Grand Safari, que ya existía, y no supone demasiados cambios con respecto al existente, pero sí son de cierta importancia, empezando por la nueva mecánica, por lo que lo hemos querido probar.



Al mismo tiempo, se aprecia en el coche un mayor cuidado en la ejecución del interior, aunque a la marca india le falte aún mucho terreno por recorrer para alcanzar los estándares de calidad europeos. Para el rediseño del exterior del Grand Safari, Tata ha trabajado con el estudio de diseño italiano IDEA con el fin de conseguir una estética más moderna, elegante y del gusto europeo a pesar de tratarse de un todoterreno tradicional más enfocado al trabajo que al ocio; si bien, por sus características de habitabilidad y de equipamiento está más preparado que antes para el segundo empeño.



En el frontal la calandra tiene un dibujo más fino, más pequeño, más elegante. Está enmarcada por unos faros de diferente forma dotados con cristales transparentes. El parachoques se integra en ella e incluye una generosa toma de aire por debajo de la placa de matrícula y los faros antiniebla. En su parte trasera, de gran sencillez, llama la atención el gran portón de apertura lateral que desciende hasta el parachoques –también integrado con la carrocería– para dar lugar a una línea muy baja de carga. La rueda de repuesto se ubica en la parte exterior del portón.



Tres detalles dan al Grand Safari un cierto toque de deportividad. Por un lado, el aspecto de los grupos ópticos traseros, y por otro las barras del techo y el spoiler situado en la parte superior del portón trasero. También las llantas de aleación aportan deportividad al modelo. Son de serie en la versión de acabado “FE” y opcionales en las demás variantes.



Aunque se aprecia una mejorada presentación del habitáculo, también existen ciertos desajustes entre elementos y piezas que sólo son admisibles en vehículos que, como el Grand Safari, tienen un precio tan bajo. De todas maneras, en la fábrica del Grand Safari ya se están tomando medidas. En cuanto a las novedades que aporta el interior, se ciñen al diseño de la consola central, de líneas muy rectas, y al equipamiento, que incluye aire acondicionado y calefacción para las plazas delanteras y traseras, elevalunas y retrovisores exteriores eléctricos, dirección asistida, equipo de sonido, etcétera. El interior está configurado para cinco plazas, pero en su enorme maletero, con capacidad de 1.000 litros, se han dispuesto dos trasportines laterales plegables que suponen dos plazas suplementarias. Sin embargo, su utilización es muy limitada porque no cuentan con cinturones de seguridad. El nuevo Tata Grand Safari sólo se ofrece, como el anterior modelo, con un propulsor turbodiésel. Se trata de un bloque de cuatro cilindros y tres litros, asociado a un cambio manual de cinco marchas, que sustituye al anterior motor de dos litros.



Dotado con un sistema de inyección directa a alta presión por conducto común –‘common rail’– y con un turbo, desarrolla una potencia de 115 caballos a 3.000 revoluciones por minuto, 28 caballos más que el anterior motor. También ha evolucionado el par motor, que alcanza los 300 Nm a 1.800 rpm. El anterior motor disponía de 200 Nm de par.



El motor 3.0 CRDi no es brillante, desde luego, aunque mueve los 2.225 kilos que pesa el coche de modo aceptable y, sobre todo, con unos consumos que se nos antojan bastante ajustados. No obstante, este motor no es el definitivo, ya que está previsto que a finales de año sea sustituido por un nuevo propulsor turbodiésel de moderna factura desarrollado por Fiat. Tendrá una cilindrada de 2,2 litros y una potencia de 140 caballos.



La caja de cambios manual se ha desarrollado enfocando sus desarrollos a obtener un buen compromiso entre conducción por campo y utilización por ciudad y por carretera. La marca comercializará dos versiones del Grand Safari, una con la tracción en las ruedas traseras y una con tracción total a tiempo parcial. Esto quiere decir que a velocidades inferiores a los 60 kilómetros por hora el conductor podrá engranar la tracción también en las ruedas delanteras. La transmisión incluye una caja transfer que permite pasar a las marchas reductoras para abordar los terrenos más difíciles. La situación de los mandos en el salpicadero, ocultos por la parte derecha del aro del volante, no es la más idónea.



La suspensión está formada por un eje delantero independiente de doble trapecio con barra de torsión y por un eje trasero rígido multibrazo. En la toma de contacto pudimos observar que, si bien en campo es efectiva, no lo es tanto sobre asfalto y con el coche descargado, ya que produce unos balanceos bastante molestos. La marca ofrece una suspensión trasera, denominada Heavy Duty, como opción por 404 euros. Tiene unos tarados más firmes, pero con el coche descargado produce unos rebotes tremendos. En cuanto a la dirección, con asistencia hidráulica, es algo pesada y tiene 3,6 vueltas de volante. Exige acostumbrarse a ella para sacarle partido. Una vez que se logra tiene un funcionamiento correcto, como correctos son los frenos, con discos ventilados en las ruedas delanteras y tambores en las traseras. Es un vehículo para un público muy determinado: para el que quiere un todoterreno a un precio asequible, y en este sentido la oferta del Grand Safari, con una excelente relación entra equipamiento, tamaño y precio, se compone de tres modelos: el 3.0 CRDi 4x2, que cuesta 16.600 euros; el 3.0 CRDi 4x4 con aire acondicionado, que cuesta 18.900 euros; y el 3.0 CRDi 4x4 FE (Full Equipe) que cuesta 20.700 euros. Sólo están disponibles dos opciones generales, además de la ya comentada suspensión trasera Heavy Duty. Se trata de la pintura metalizada (300 euros) y del equipo multimedia (1.157 euros).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
23/27
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Trofeo Caza
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies


Ediciones Trofeo, S.L. - © 2013 Todos los derechos reservados

Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.2.0.1