Opinión Pablo Capote

Carta a Francisco Cuenca Anaya. ¿Y por qué no un mañana?

Cuando recibí tu artículo me quedé perplejo: «¿He leído bien? Efectivamente, lo pone bien claro, se titula: «Sí a las perdices de granja». «¡bah! –pensé–, lo ha escrito para alborotar el gallinero» Pues bien, si es así, quiero ser el primero en entrar al trapo y animar el cotarro.

Los ‘celos’ se nutren de dudas

Conseguir un modelo de caza conservacionista y sostenible es un objetivo que puede ser optimista, aunque creemos que no utópico, y es el fin de muchos de los trabajos que aparecen en las páginas de Trofeo Caza de mayo. Si se quiere alcanzar esta meta, tenemos la certeza de que la única vía posible debe estar basada en criterios científicos.

La transformación del hábitat

En alguna ocasión he tenido que documentarme para editar alguna guía de especies animales, principalmente sobre aves. Redactar este tipo de trabajos no tiene mucho misterio, se trata básicamente de recopilar datos sobre cuestiones morfológicas, costumbres y distribuciones, y sobre algo que cada día tiene más relevancia, como es su estado de conservación, de lo que suele aportarse algún apunte.

El jabalí, un ‘ciudadano’ en expansión

En nuestros días existen dos tipos de verdades: unas son esas que circulan de tuit en tuit sin ningún tipo de contraste; y otras las que, aunque puedan parecer de perogrullo, no alcanzan el estatus de verdad mientras no exista algún estudio científico que lo corrobore o sea la conclusión de algún congreso. Cualquier cazador sabe que cada día hay más jabalíes y cuáles son las consecuencias de esta realidad, algo que, afortunadamente, avalan multitud de estudios científicos.