¿Que cachorro elijo? El Test de Campbell
29 Enero, 2017 Trofeocaza . 442 Visualizaciones

Reportajes perros de caza

¿Que cachorro elijo? El Test de Campbell

Decídalo con el test de Campbell

La selección del que será nuestro futuro compañero de caza es importantísima y de ella dependerá en gran medida el éxito en nuestras jornadas cinegéticas. Nuestro adiestrador les ofrece en el siguiente artículo algunos consejos que puede seguir para escoger al cachorro que más promete de la camada, aunque ello no nos evitará que le dediquemos muchísimo tiempo a su posterior adiestramiento.

No podemos olvidar el tipo de coto donde vayamos a desarrollar nuestras jornadas cinegéticas, pues será determinante a la hora de elegir uno u otro perro. Así, si este terreno es abrupto (montes, esparteras…) o cuenta con bastante vegetación, intentaremos buscar siempre la raza más idónea para este entorno: canes que no se alarguen demasiado, metódicos, sin miedo a meterse entre esparteras, cardos… Nos referimos a los conocidos como “levantadores”, aunque también podríamos incluir aquí alguna otra raza de muestra, como el pachón navarro.

Si por el contrario, cazamos en campos abiertos, de grandes extensiones de cereales, girasoles, maíces… necesitaremos perros incansables, con gran andadura y metódicos que muevan bien el campo y que cuenten con una magnífica nariz. Aquí entrarían las razas continentales o británicas, que ya analizaremos en otro artículo.

Una vez que tenemos clara la raza de perro que nos interesa, pasaremos a la siguiente decisión: ¿qué cachorro elijo? Para ello, podemos aplicar el método conocido como “test de Campbell”, integrado por una serie de pruebas que son aplicables a cualquier perro. Creado por el psicólogo norteamericano William Campbell, especialista en el estudio del comportamiento canino, es una de las herramientas más utilizadas por los expertos a la hora de seleccionar un cachorro. •

ANTES DE REALIZAR EL TEST…

Para que sea efectivo, el método deberá realizarse bajo las siguientes condiciones:

antes-del-test

En principio, un cachorro que acuda a nuestra llamada será más sociable y más fácil de adiestrar en un futuro.

a) El cachorro contará con una edad aproximada de siete semanas.

b) Una única persona examinará al cachorro de manera individual y totalmente aislada.

c) El lugar donde se realice el test debe ser totalmente tranquilo, sin ningún tipo de ruidos que puedan distraer la atención del cachorro.

d) Este tipo de pruebas deben llevarse a cabo sin ninguna preparación por parte del cachorro y en lugares totalmente neutrales, nunca en sitios familiares que puedan propiciar comportamientos viciados del cachorro.

 

Tenidas en cuenta estas circunstancias, deberemos hacernos con una tabla de puntación o baremo donde iremos apuntando los resultados, que irán del 1 al 5. Los valores intermedios los clasificaremos según la reacción del cachorro sea más o menos intensa.

1. LLAMADA O ATRACCIÓN SOCIAL

Nos indicará el grado de atención del cachorro hacia nosotros y a nuestra llamada.

¿Cómo se realiza?

a) Colocaremos al cachorro en el centro del recinto donde vayamos a realizar el test.

b) Lo dejaremos con cuidado en el suelo, mirando hacia nosotros.

c) Nos alejaremos unos pasos y, agachados, lo llamaremos con unas pequeñas palmadas, intentando siempre llamar su atención.

Resultados y conclusiones

a) El cachorro acude inmediatamente, sin dudarlo, con alegría, o titubea pero finalmente acude, aunque tarda un poco en hacerlo: en principio tendremos menos problemas a la hora de adiestrarlo.

b) No acude: nos encontramos ante un perro independiente y dominante, por lo que su adiestramiento será muy costoso.

2. PREDISPOSICIÓN A SEGUIRNOS 

Nos indicará el grado de dependencia del cachorro.

¿Cómo se realiza?2-predisposicion

a) Dejamos al cachorro en el suelo con cuidado y nos disponemos a alejarnos de él.

b) Procuraremos dar vueltas a su alrededor para incentivarle y que nos siga.

Resultados y conclusiones

a) Nada más colocarlo en el suelo nos sigue o lo hace al rato: el cachorro podría tener demasiada dependencia hacia nosotros, lo que en el futuro podría acarrearnos algún problema.

b) Se queda quieto, ni se inmuta y tiende a alejarse de nosotros: podría ser demasiado independiente, lo que podría suponernos problemas de obediencia.

De esta manera, deberíamos buscar el cachorro con un comportamiento intermedio.

3. DIGNIDAD

Nos dará alguna pista del carácter que puede llegar a tener el cachorro elegido en un futuro. Lo que queremos es ver su reacción frente a la pérdida de control. Su comportamiento nos indicará el grado de temperamento y dignidad frente a una obligación social impuesta por el dueño.

3-dignidad¿Cómo se realiza?

a) Colocaremos nuestras manos entrelazadas debajo del pecho del cachorro y lo levantaremos sin que sus patas toquen con el suelo.

b) Lo mantendremos entre 15 y 20 segundos en esta posición.

Resultados y conclusiones

a) Se debate con fuerza a la vez que gruñe y muerde o se debate moderadamente sin mordernos: puede llegar a ser un perro con un carácter fuerte, lo que debemos impedir trabajándolo desde el primer momento, pues en el futuro evitaremos enfrentarnos a un perro muy dominante y problemático.

b) Se debate poco tiempo y rápidamente se calma e incluso nos lame la mano o no se debate nada e incluso se queda como adormecido: nos encontramos ante perros equilibrados y de fácil manejo.

4. PRESIÓN

Nos servirá para comprobar el grado de sumisión del cachorro. Esta prueba nos mostrará si el cachorro es sumiso o dominante.

¿Cómo se realiza?4-presion

a) Lo colocaremos tumbado, boca arriba, sobre el suelo.

b) Apoyaremos nuestras manos sobre su pecho entre 15 y 20 segundos.

Resultados y conclusiones

a) Salta, muerde, gruñe, ladra, nos intenta arañar o se retuerce mientras nos gruñe: deberemos tener cuidado con el trato que le demos en el futuro, pues es probable que se vuelva agresivo.

b) Se retuerce pero enseguida se queda quieto o nos intenta chupar las manos o incluso se queda como adormecido, sin oponer resistencia: nos encontramos ante un perro relativamente equilibrado, ni demasiado agresivo ni demasiado sumiso.

5. TEST DE LA MARIPOSA

Nos ayudará a conocer el grado de muestra con que cuentan nuestros cachorros, algo genético e innato. Por lo tanto, hay que dejar claro que nunca deberá realizarse este test con el objetivo de fijar la muestra.

¿Cómo se realiza?

a) Utilizaremos una vara de unos dos metros de largo.

b) Colocaremos una cuerda en su extremo, también de unos dos metros de longitud, y en su punta colocaremos una plumas o alas.

c) Soltaremos al cachorro y lo colocaremos delante el extremo de la cuerda con las plumas.

d) No deberá cogerlas nunca, pues atrapar las plumas podría perjudicarle a la hora de realizar la muestra.

e) Moveremos la vara de lado a lado hasta que el cachorro se pare y muestre.

Resultados y conclusiones

a) Nada más colocarle las plumas delante se queda de muestra o las persigue, tardando un poco en ponerse de muestra: el cachorro cuenta con muestra.

b) Al ponerle las plumas delante las persigue o no las hace caso, no poniéndose de muestra en ningún momento: tendremos cuidado a la hora de ponerlo en contacto con la caza.

6. INSTINTO DE COBRO 

Con esta prueba nos adelantaremos a posibles problemas con el cobro, intentando resolverlos con antelación. En el test de cobro con pelotas, trapos u otro tipo de aport tampoco debemos volvernos locos, pues si lo que se tira es una pieza de caza, probablemente la cobraría sin problemas. Nuestro objetivo debe ser motivar al cachorro para que muestre su interés.

6-instinto¿Cómo se realiza?

a) Nos situaremos cerca del cachorro.

b) Cuando nos preste atención le lanzaremos un aport.

Resultados y conclusiones

a) Lo coge nada más tirarlo o tarda en cogerlo, pero al final nos lo trae: su instinto de cobro es bueno.

b) Se lo tiramos y no hace ni caso: trabajaremos el cobro mucho más en el futuro.

7. MIEDO A LOS RUIDOS 

Con esta prueba conoceremos el grado de miedo a los disparos que puede tener en el futuro.

¿Cómo se realiza?7-miedo

a) Colocaremos al cachorro en el centro del recinto e intentaremos que asocie el disparo, detonación o palmados con algo que le motive. Podríamos empezar con juguetes, pelotas, trapos…

b) Le lanzaremos algunos de estos objetos y aprovecharemos que el cachorro está distraído jugando con ellos para efectuar las palmadas o estallar unos globos a su alrededor.

Resultados y conclusiones

a) Con las primeras palmadas o detonaciones de globos el cachorro ni se inmuta o se asusta un poco pero continúa jugando: es un buen síntoma, aunque seguiremos trabajando con él, siempre alerta, pues no deja de ser un cachorro.

b) Con las primeras palmadas o detonaciones de globos el cachorro se para, se asusta y viene corriendo hacia nosotros: estamos ante un cachorro muy delicado, por lo que deberemos cuidar mucho este aspecto.

DESPUÉS DE REALIZAR EL TEST…

El resultado puede ser variable, pero siempre elegiremos un cachorro con un carácter equilibrado, ni muy agresivo ni muy sumiso, que nos obedezca y que tenga un buen trato hacia nosotros. Es muy importante ser responsables a la hora de elegir un cachorro, pues hay que tener en cuenta que estará con nosotros durante mucho tiempo y que sus cualidades o defectos pueden provocar que nuestras jornadas de caza sean más o menos satisfactorias.

Prácticamente todas las actitudes de nuestros compañeros pueden modificarse o corregirse con el adiestramiento, pero si el cachorro demuestra que no tiene las condiciones que queremos para un perro de caza, lo mejor es descartarle para evitar futuras decepciones.

José Antonio Sanz

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*