Tipos de arcos para caza. Introducción a la caza con arco (I)
5 diciembre, 2016 Trofeocaza . 291 Visualizaciones

Tipos de arcos para caza. Introducción a la caza con arco (I)

No es fácil determinar cuáles son las causas por las que, día tras día, tanto veteranos como nuevos cazadores se decantan por el arco ni tampoco podemos negar la evidencia de que está de moda. Además las perspectivas de futuro indican que, del mismo modo que ocurrió en Estados Unidos, el número de adeptos a esta disciplina cinegética continuará aumentando en España, razón por la que iniciamos esta serie de artículos con la esperanza de que sean útiles para quienes deseen adentrarse en el mundo de la caza con arco. El primer capítulo trata sobre los tipos de arcos.

Desde el aire, rumbo a Argentina, mientras en la bodega del avión mi arco espera impaciente vivir una nueva aventura cinegética, empiezo a escribir esta serie de artículos de introducción a la caza con arco que espero resulte interesante.

Me parece lógico comenzar presentando al lector los distintos tipos de arcos usados en la actualidad para cazar y los pros y contras de cada uno de ellos.

Podemos englobar los arcos de caza en dos familias: los compuestos y los tradicionales. Los primeros pertenecen a un grupo de arcos modernos que usan la máxima tecnología para aumentar el rendimiento. Este tipo de arcos se aleja de la estética tradicional y de la imagen que a priori podríamos tener en mente de lo que es un arco. En cambio, dentro de la familia de arcos tradicionales, nos encontramos los clásicos arcos de madera, que, aunque también han ido evolucionando a lo largo de los años, siguen conservando la estética y pureza de los arcos con los que soñábamos de niños.

Los arcos tradicionales

Son los arcos más clásicos, los más sencillos en su diseño y los que todo el mundo conoce por el cine o la literatura. Generalmente están fabricados en laminados de madera y materiales sintéticos. No suelen disponer de elementos de puntería, así que el cazador debe disparar utilizando únicamente las habilidades de la vista, coordinación muscular y memoria como única referencia. Este concepto es conocido como tiro instintivo.

Caza-con-arco-reportajes-tipos-de-arco-para-caza-image7

A la izquierda, arco longbow fabricado por Fox Archery. A la derecha, recurvado de la casa Black Widow, uno de los arcos tradicionales más conocidos.

Para que entendáis mejor el concepto de tiro instintivo, podríamos simplificarlo diciendo que consiste en disparar la flecha donde miramos, mirar y disparar. Llegar a dominar esta forma de tiro requiere de un entrenamiento constante.

Los arcos tradicionales en la caza nos permiten realizar tiros muy rápidos, resultando ideales para la caza al vuelo, la caza menor y la caza en ganchos o batidas.

Su falta de rendimiento (entendiendo por rendimiento la energía que el arco es capaz de transmitir a la flecha), comparada con arcos compuestos, se debe suplir con el empleo de flechas más pesadas y con puntas de cuchillas fijas que favorezcan la penetración.

Podríamos decir que estamos ante los arcos ideales para aquellos cazadores que quieran sentir el contacto de la cuerda en sus dedos, disfrutar de los complementos de cuero y de la pluma natural y con ello adentrarse en la parte más romántica de la caza con arco.

Dentro de los tradicionales nos encontramos otros dos subtipos de arcos: los longbows y los recurvados. Éstas son sus principales características:

El arco recto

Caza-con-arco-reportajes-tipos-de-arco-para-caza-arco-recto

Arco recto

El arco recto o longbow es ligero y manejable. El longbow es conocido también como “arco largo inglés”. Se desarrolló en la Europa de la Edad Media y es el arco tradicional de caza que más ha conservado la estética de los arcos de antaño. Es el representante por excelencia dentro de los arcos tradicionales.
Los más modernos generalmente se construyen intercalando láminas de madera con otros materiales como carbono o fibra de vidrio. Suelen ser arcos largos de más de 65” y se pueden encontrar en el mercado tanto modelos de una sola pieza como desmontables. Muchos artesanos pueden construir estos arcos personalizados  y adaptarlos a las exigencias de los clientes.

El longbow es adecuado tanto para caza mayor como menor. Su curva de potencia es progresiva e irá aumentando al tiempo que vamos abriendo el arco.

El longbow no es la elección para los cazadores que busquen en un arco el máximo rendimiento; en cambio, es ideal para aquellos amantes de la arquería tradicional que quieran disfrutar del tiro instintivo más puro.

El arco recurvado

Del mismo modo que el arco longbow, el recurvado está construido a base de láminas de madera y otros materiales, como la fibra de vidrio o el carbono.

A diferencia del longbow, que básicamente es un palo flexible, los recurvados suelen tener bien diferenciado el cuerpo de las palas, que son las encargadas de flexar y hacer el trabajo.

Su principal característica es la doble curvatura de sus palas, que mejora el rendimiento  del arco. Generalmente, es más corto que los longbows, pero con una empuñadura más grande y palas más gruesas que forman un arco más pesado y estable a la hora de su manejo.

En el mercado encontramos modelos desmontables y de una sola pieza, incluso es posible tener un mismo cuerpo de arco con varias palas de diferentes potencias y longitudes para adaptar el arco a diferentes necesidades.

Caza-con-arco-reportajes-tipos-de-arco-para-caza-arco-recurvado

Arco recurvado

En los arcos recurvados, la precisión y el ratio potencia/velocidad es mejor que en los longbows, por lo que suele ser la opción más extendida dentro de los arcos tradicionales.  Como en el caso de los longbows, son válidos para cualquier tipo de caza.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un arco tradicional?

Las especificaciones aparecen marcadas en la pala inferior de los arcos

Potencia. Es la fuerza requerida para tensar un arco hasta una apertura definida (normalmente 28 pulgadas, medidas desde el fondo del surco del culatín de la flecha hasta la línea vertical que pasa por el fondo de la garganta de la empuñadura, medida en libras). Para cazar en España recomendaría un mínimo de 50 libras para caza mayor y de 45 para caza menor, aunque debo recalcar que si se maneja el arco cómodamente es preferible usar más potencia.

Apertura. El valor indicado en la pala corresponde al valor de apertura definido en el que el arco alcanza su potencia indicada. La apertura es la distancia entre la cuerda y la parte interior de la empuñadura tomada con el arco tensado en posición de anclaje. En los arcos tradicionales cada arquero, en función de su complexión física, tendrá su propia apertura haciendo que dos arqueros de diferente estatura y envergadura usando el mismo arco obtengan potencias diferentes.

El arco de poleas o compuesto

Caza-con-arco-reportajes-tipos-de-arco-para-caza-arco-compuesto

Ejemplo de arco compuesto

La popularidad de la caza con arco va ligada sin duda a la creación del arco compuesto, los conocidos como “arcos de poleas”.

Gracias a ellos, la caza con arco se ha hecho accesible para infinidad de personas, pues su uso no requiere de tantas horas de entrenamiento como los arcos tradicionales y su rendimiento y su precisión son mucho mayores.  Los arcos compuestos se caracterizan por tener en el extremo de sus palas unas poleas accionadas por un sistema de cables. Estas poleas están encargadas de disminuir la fuerza de tensado necesaria para mantener el arco abierto.

Un arco compuesto, a diferencia de los tradicionales, tiene una apertura máxima fija, independientemente del tamaño del tirador. Al llegar a ese máximo es donde las poleas generan un efecto “relajación” que permite aguantar el arco sin mucho esfuerzo y apuntar con calma.

A diferencia de los arcos tradicionales, los de poleas se equipan con sistemas de puntería, estabilizadores, reposaflechas y disparadores, accesorios creados con el objetivo de aumentar la precisión y rendimiento del equipo.

Desde que Holless Wilbur Allen creara el primer arco de poleas en la década de 1960, los arcos compuestos han evolucionado modificando su diseño y maximizando su rendimiento en una carrera continua por conseguir arcos más manejables, rápidos y estables.

Al comprar un arco compuesto, hay muchos términos que aparecen en las especificaciones. Estos términos ayudan a conocer las características del arco ya que indican el tamaño, la potencia, la velocidad a la que se puede disparar, lo estable que a priori puede ser y cuál es su let-off.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un arco de poleas?

Estas especificaciones aparecen marcadas en la pala inferior de los arcos y en las etiquetas que lo acompañan

Caza-con-arco-reportajes-tipos-de-arco-para-caza-image12

Curva de potencia en un arco compuesto. Cuando abrimos el arco aplicamos progresivamente una cantidad de energía siempre superior a la fuerza que éste opone a ser tensado. A cada punto de recorrido que realiza la cuerda desde la posición de reposo hasta el anclaje definitivo del arquero le corresponde una resistencia del arco. La situación de cada punto del recorrido de la cuerda (apertura) la medimos en pulgadas y la resistencia a ser tensado (potencia) la medimos en libras.

Potencia (marcada en libras)

Fuerza requerida para tensar un arco hasta una apertura definida.

Los arcos compuestos son graduables en su potencia y tienen un abanico de potencia aprovechable generalmente de 10 libras. El valor indicado en la pala o en la etiqueta es el punto máximo de potencia que alcanza el arco. Es decir, a un arco de 70 libras se le podrá disminuir su potencia hasta las 60 solamente aflojando unos tornillos.

Apertura

En un arco compuesto o de poleas, la apertura es un dato determinante. Teniendo en cuenta que los arcos de poleas tienen como característica un tope al final del recorrido de ser abiertos, este tope debe quedar alojado en diferente posición según la envergadura de cada tirador. Es por eso por lo que podríamos decir que cada arquero necesita una talla correcta de arco y esta viene impuesta por la apertura del arquero.

El let-off

Es el porcentaje de fuerza que ejercen las poleas para reducir el esfuerzo en el momento de mantener el arco abierto. Por ejemplo, con un arco de poleas de 60 libras y un let-off del 65%, necesitaremos una fuerza de 21 libras para mantenerlo abierto. En el caso de tener un let-off del 80% necesitaríamos una fuerza de 12 libras.

Actualmente, la mayoría de los arcos compuestos están fabricados en uno de los dos estándares de niveles de let-off: 65% ó 80%. Aunque, como en todo, podemos encontrar excepciones y arcos que incluso llegan al 99%.

Medidas

Cuerdas y cables

Nos indican la longitud de los cables y de las cuerdas de nuestro arco. Este dato que no aparece en todos los arcos es muy útil a la hora de reemplazarlos.

Medida del arco

Este dato nos indica el tamaño del arco (distancia medida entre ejes o extremo exterior de las palas). Por norma general, los arcos más largos suelen ser algo más estables, mientras que los más cortos suelen ser más manejables.

Salvador Ramírez

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Feder5ico Magrans Fontrodona
    diciembre 08, 19:00
    Me parece bien el articulo , i con la sencillez requerida para quien quiera iniciarse en la caza con arco , pero hecho en falta el comentario de que , lo ideal para iniciarse en esta caza es , segun mi parecer , es poder empezar con cazadores arqueros con una cierta experiencia , puesto que un fracaso al empezar hace que muchas personas abandonen . de todas formas felicidades por el articulo . Buena caza Fredi
  2. Trofeocaza .
    diciembre 08, 21:30
    Muchas Gracias Fredi por tu comentario. Y muy buena tu aportación.

Deja una respuesta

CAPTCHA

*