Comparativa del cartucho 6,5 Creedmoor, el m√°s valorado del siglo XXVI
13 junio, 2018 Trofeocaza . 863 Visualizaciones

Reportajes armas y municiones

Comparativa del cartucho 6,5 Creedmoor, el m√°s valorado del siglo XXVI

Pese a que fue dise√Īado en EE. UU. hace tan solo una d√©cada para practicar el tiro a larga distancia, el 6,5 Creedmoor est√° conquistando a los cazadores y tiradores de todo el mundo por su gran precisi√≥n y eficacia.

Incluso ha llegado a Espa√Īa, donde ya se comercializan cartuchos y algunos modelos de rifles para caza y tiro. ¬ŅC√≥mo es posible que su popularidad haya alcanzado niveles tan altos en tan poco tiempo? Intentaremos dar respuesta a esta cuesti√≥n analizando sus prestaciones bal√≠sticas.

Hasta hace poco nunca hab√≠a disparado con este calibre, del que pr√°cticamente solo conoc√≠a que exist√≠a y que se trataba de un cartucho dise√Īado en 2008 para practicar el tiro a larga distancia.

Lo ideó un ingeniero de Hornady y experto tirador de competición a 1000 yardas, Dave Emary, en colaboración con otro experto tirador: Dennis DeMille, director de la empresa Creedmoor y dos veces campeón del NRA Nacional High Power Rifle.

Emary quer√≠a crear un cartucho de bajo retroceso que adem√°s de muy preciso y apto para disparar a largas distancias lo pudieran utilizar rifles con acciones cortas, es decir, las que usan los rifles dise√Īados para disparar cartuchos con vainas de la misma longitud o m√°s cortas que las del .308 (51 mm), como por ejemplo, el calibre 7 mm-08; el .243 Win., etc.

Y, tras realizar pruebas, se decant√≥ por utilizar balas de calibre 6,5 mm y la vaina de otro cartucho de tiro que usaba vainas de 48 mm de longitud obtenidas a partir de las del .308 Winchester: el .30 T/C, munici√≥n que hab√≠a dise√Īado un a√Īo antes la empresa Thompson Center en colaboraci√≥n con Hornady.

El resultado fue todo un éxito porque la munición, cuya vaina al modificarla 6,5 mm mide 48,8 mm, era capaz de agrupar en media MOA y a más de 1000 metros su velocidad remanente seguía siendo supersónica (superior a 340 m/s).

UN COEFICIENTE BAL√ćSTICO EXCEPCIONAL

cartucho-6,5-creedmoor-2Por tanto, se puede decir que el cartucho 6,5 Creedmoor procede de la vaina del .308 Win. y que, seg√ļn las reglas que rigen la nomenclatura de la cartucher√≠a expresada en sistema m√©trico, se trata de un 6,5×49 mm. Pero, ¬Ņpor qu√© se decidi√≥ Emary por un calibre tan peque√Īo que, adem√°s, no es americano sino t√≠picamente europeo?

La respuesta es que lo eligió por el alto coeficiente balístico que tienen las balas modernas de punta aguda y cola de bote de este calibre, especialmente las de peso igual o superior a 130 grains, ya que proporcionan muy buenos resultados en precisión y, además, pierden poca energía (velocidad) a medida que se alejan de la boca de fuego.

Efectivamente, el mayor o menor coeficiente balístico de un proyectil determina la capacidad que tiene para vencer la resistencia del aire que, al oponerse a su avance, lo frena y hace que pierda velocidad.

Matemáticamente se determina por CB = (Peso de la bala en grains /7000)/(Calibre en pulgadas al cuadrado X factor de forma) y cuanto más alta es la cifra resultante al aplicar esta fórmula, menor es la pérdida de velocidad que sufre a medida que avanza, lo que significa también que el proyectil tiene una trayectoria más tensa, se desvía menos por la acción del viento y es capaz de alcanzar el blanco con mayor energía.

Se comprende, por tanto, que su creador, que quería obtener un cartucho para tiro a grandes distancias, y por tanto muy preciso, eligiera el 6,5 mm para el que además Hornady, Sierra, Norma, etc., entre otros fabricantes de proyectiles, manufacturan magníficas balas de tiro con coeficientes balísticos que superan normalmente el valor de C.B. 0,550, mientras que los proyectiles de mayor calibre (7 mm.; .30, etc.) tienen un C.B. notablemente inferior.

Y se comprende también que creara una munición con una vaina tan corta, porque deseaba que tuviera poco retroceso, que se pudiera disparar en rifles con acciones cortas y, como era para tiro, no necesitaba que fuera muy potente.

PERO… ¬ŅY EN CAZA?

Lo que no es f√°cil de comprender es que, adem√°s de en tiro, r√°pidamente se haya popularizado en caza. Ni en EE.UU., donde se utilizan muchos calibres espec√≠ficos para larga distancia, ni mucho menos en Europa, donde el calibre 6,5 mm es tan popular que se emplea en varios cartuchos similares, si bien utilizan vainas m√°s largas que las del 6,5 Creedmoor y montan balas menos aerodin√°micas. Es el caso, por ejemplo, del del 6,5×55; el 6,5×57 (y 6,5x57R), 6,5×65 RWS, etc.

Para poder entender su éxito en caza es necesario comparar sus prestaciones balísticas con las de la mayoría de las municiones comerciales del mercado.

cartucho-6,5-creedmoor-308-win

Cotas expresadas en pulgadas. Nótese que la longitud máxima del 6,5 es ligeramente superior a la del .308 Win. pese a que la vaina de éste es más larga, lo que le permite cargar proyectiles de alto C.B.

 

Lo vamos a hacer teniendo en cuenta los datos de la cartucher√≠a Norma 6,5 Creedmoor para caza (tambi√©n fabrica modelos de tiro) que ofrece como novedad con proyectil Scirocco II de 130 grains (8,4 gramos) porque esta munici√≥n ya est√° disponible en Espa√Īa (En EE. UU., Winchester y Hornady, entre otras muchas firmas, lo ofrecen con balas de mayor y menor peso de 130 grains, como 120 y 142 grains).

En concreto, la bala Scirocco II tiene un coeficiente balístico de 0,571 y genera hasta los 300 metros los siguientes valores de velocidad y energía:

‚Äď Inicial (Vo): 850 m/s y 2.848 julios.
‚Äď 100 metros: 797 m/s y 2.669 julios.
‚Äď 200 metros: 746 m/s y 2.338 julios.
‚Äď 300 metros: 697 m/s y 2.040 julios.

Pues bien, si comparamos estos datos con los de cualquier otro cartucho comercial de calibre inferior que desarrolle una energía inicial similar (como el .25-06 o el popular .243 Winchester, por ejemplo) o de igual calibre (6,5 mm europeos, incluido el moderno 6,5-284 Norma), comprobaremos que en algunos casos la velocidad inicial de estos cartuchos es superior pero, sin embargo, el 6,5 Creedmoor pierde menos velocidad, por lo que siempre llega a 300 metros con una energía superior debido a su altísimo coeficiente balístico y, a partir de esta distancia, se impone a los demás.

Solo, aunque por muy poco, la potente cartuchería RWS del calibre 6,5x68S cargada con bala de 8,2 gramos, alcanza los 300 m con una energía algo superior, por no decir despreciable: 2049 julios, si bien a mayor distancia el 6,5 Creedmoor también termina imponiéndose.

Y, por la misma razón, sucede igual cuando lo comparamos con cartuchos que disparan balas del mismo peso (130 grains) de mayor calibre, como .270 Win. Aunque hasta los 250-300 metros son más potentes, a partir de esta distancia el mayor C.B. de las balas del 6,5 Creedmoor pierden menos velocidad y alcanzan siempre el blanco con mayor energía.

UN CARTUCHO IDEAL PARA LLANURA Y MONTA√ĎA¬†

Y esto es precisamente lo que ha ‚Äėencandilado‚Äô a los cazadores europeos y norteamericanos: su excepcional utilidad en caza a larga distancia con la que pocos cartuchos pueden competir, salvo que sean mucho m√°s potentes y, por tanto, los disparen rifles m√°s pesados, menos manejables (m√°s largos) y con mayor retroceso.

Eso s√≠, esta munici√≥n tiene, como todo en la vida, algunos inconvenientes: el mayor es su moderada potencia y calibre que solo le permite abordar a larga distancia animales de talla peque√Īa y media, como corzos o las piezas de monta√Īa espa√Īolas.

¬ŅY las balas de mayor peso de 6,5 mm no pueden abatir animales m√°s grandes en recechos normales?

Por supuesto, se puede y de hecho con cartuchos europeos m√°s ‚Äėmodestos‚Äô de este calibre, como el 6,5×55 cargado con sus balas m√°s pesadas, yo lo he hecho.

El problema es que el 6,5 Creedmoor, al estar dise√Īado para cazar a grandes distancias, monta normalmente balas de caza muy expansivas que, en tiros a media distancia y sobre un animal grande, como un venado, pueden expandir demasiado y no penetrar lo suficiente.

Este problema se puede resolver utilizando las balas menos expansivas que monte la cartucher√≠a (por ejemplo, Winchester la fabrica con bala Accubond) o recargando el cartucho, pero no parece que tenga sentido utilizar esta munici√≥n de 6,5 mm, expresamente dise√Īada para cazar a larga distancia piezas peque√Īas y medias, existiendo para este fin otros calibres m√°s grandes, m√°s potentes y adecuados para cobrar animales grandes.

Por √ļltimo, comentar que Espa√Īa, por el momento, hay pocos rifles y cartuchos disponibles, aunque los empieza a haber: munici√≥n Norma, rifles de caza Blaser R8, Sauer 100 y algunos modelos de tiro, como el nuevo Remington 700 ADL Tactical, que acaba de introducir Borchers, S.A., o el Bergara B14 HMR.

Pero teniendo en cuenta su origen norteamericano (avalado por una gran empresa como Hornady y por el resto de la industria armera de este país) y que, debido al éxito que está teniendo, lo han ya adoptado numerosas fábricas de rifles y municiones, todo apunta a que el 6,5 Creedmoor también alcanzará cierto grado de popularidad en nuestro país.

El tiempo lo dir√°. De momento, de lo √ļnico que estoy seguro es de que, si yo cazara el corzo en planicies o practicara m√°s la caza de alta monta√Īa, ya ser√≠a propietario de un rifle de este calibre.

CARTUCHO 6,5 CREEDMOOR Vs 6.5 EUROPEOS 

cartucho-6,5-creedmoor-despijpgHemos dicho que la efectividad del 6,5 Creedmor se debe al tipo de balas de alto coeficiente bal√≠stico que usa, pero ¬Ņqu√© pasar√≠a si recargamos con estas balas los calibres de 6,5 europeos?

Pues que no se consiguen mejorar los resultados o que mejoran despreciablemente porque para poder respetar la longitud total del cartucho (lo que es fundamental para que la presión en recámara no se dispare) es necesario introducir mucho los largos proyectiles de alto C.B. de la munición Creedmoor en las vainas de la cartuchería europea. Y esto, unido al mayor peso de estos proyectiles, hace que la velocidad inicial sea inferior o, como máximo, similar a la que genera el 6,5 Creedmoor.

Además, por otro lado, como sucede con cualquier cartucho, las prestaciones de la cartuchería comercial del 6,5 Creedmoor también pueden mejorarse utilizando técnicas de recarga, lo que nuevamente pondría en una posición de ventaja a este brillante cartucho norteamericano sobre los demás 6,5 mm, recargados o no.

De hecho, debido a su alta popularidad y uso como cartucho de tiro, todas los fabricantes de material de recarga fabrican proyectiles, matrices y √ļtiles de recarga de alta calidad, dise√Īados para optimizar su rendimiento bal√≠stico.

Los europeos de 6,5 mm disparan balas de menor C.B. que no pueden competir a larga distancia con la munición americana

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.