¿Qué tipo de rifle necesito?
5 septiembre, 2018 Trofeocaza . 12037 Visualizaciones

Reportajes armas y municiones

¿Qué tipo de rifle necesito?

Estamos a un mes del inicio de la nueva temporada general de caza, un buen momento para hacer un resumen de las características que deben tener los rifles, según las diferentes modalidades de caza mayor, para que se ajusten a nuestras necesidades.

Hace unos años, cuando la oferta de rifles y de visores era mucho más reducida que la actual, era frecuente que los lectores nos pidieran que les recomendáramos un rifle que les sirviera para cazar en todas las modalidades, lo que no era posible porque las características que debe tener un arma de montería son muy diferentes a las que se emplean en la espera y en el rececho.

rifle-necesito-Blaser-R8

Los rifles de cañones intercambiables, como este Blaser R8, simplifican el problema de utilizar un arma con un mismo encare en todas las modalidades. No obstante, se debe usar una mira distinta con cada cañón.

 

Hoy día los rifles de cañones intercambiables han solucionado en parte este problema, pero aún es difícil poder recomendar un rifle para todas las modalidades de caza mayor porque, aunque las características de estas no han cambiado, en el mercado se ofrecen armas y visores con prestaciones mucho más específicas para cazar en alguna de las tres modalidades citadas.

Incluso se comercializan armas, miras y municiones diseñadas para recechar a grandes distancias, por lo que un cazador que desee practicar todas las modalidades de caza en España debería al menos contar con cuatro rifles distintos si quiere cazar en cada una de estas modalidades con el arma adecuada. O bien utilizar un rifle de cañones intercambiables con varios cañones y miras telescópicas.

VISORES Y MONTAJES DE CALIDAD

Las características del rifle, por sí solas, no son las únicas que se deben tener en cuenta a la hora de elegirlo para una determinada modalidad de caza. Hay que seleccionar muy bien el tipo de visor que vamos a montar en este, y más concretamente sus aumentos, retícula, campo de visión y calidad.

Más adelante indicaremos qué aumentos y retículas son los más adecuados para cazar en montería, esperas y recechos, pero antes es necesario hacer un alto para hablar en general sobre la calidad de las miras, que debe ser alta para que su diseño sea robusto y resista las duras condiciones de uso que normalmente le vamos a dar. Además, especialmente cuando se practica la espera o el rececho con poca luz, deben contar con unas lentes que posean una alta transmisión de la luz para que podamos apuntar durante la noche, cuando anochece o cuando amanece.

Los cazadores saben que cuanto más grande es el diámetro del objetivo de un visor mejor se ve con poca luz a través de la mira, pero no todos son conscientes de que con los visores que poseen lentes de mayor calidad, con el mismo diámetro de objetivo, se ve mejor que con los que usan lentes más mediocres. Tanto es así que a veces se ven montados en rifles caros miras de bajo precio, aunque con el diámetro de objetivo correcto.

Por otro lado, los mandos de ajuste de un visor barato son menos precisos que los de una mira de precio superior, lo que también representa un problema a la hora de poner a tiro el rifle, sobre todo si lo vamos a utilizar en rececho.

En cualquier modalidad de caza es muy útil utilizar visores con unidades de iluminación de la retícula, pues permiten apuntar con mayor rapidez en tiro en movimiento y con gran precisión y comodidad en rececho al poder distinguir el cazador mejor el centro de la retícula, que generalmente se indica con un punto de color rojo.

E igualmente sucede que las retículas con unidades de iluminación de las miras de mayor calidad se ven mejor y son más resistentes a la humedad, además de poseer mandos más ergonómicos y fácilmente manejables, y una mayor durabilidad de la batería.

rifle-necesito-Swarovski-z8i

Swarovski Z8i 1-8×24, la mira para montería más moderna del prestigioso fabricante austriaco. Como es muy potente, puede utilizarse también para recechar con luz de día.

En resumen, si no queremos que la mira se desajuste con los traqueteos de los desplazamientos por los carriles y el uso, que rinda bien con tiempo nublado o con poca luz, y que su unidad de iluminación no nos moleste y nos permita apuntar con precisión, en cualquier modalidad de caza deberíamos utilizar un visor de calidad hecho por una marca acreditada (Zeiss, Swarovski, Khales, Meopta…).

Hoy día la mayoría de los rifles, incluso los más económicos, tiran bien y cumplen su cometido, pero no sucede lo mismo con los visores, por lo que es preferible montar en estos rifles un visor de buena calidad, aunque cueste el doble o el triple que el arma, que usarlos con visores de bajo precio.

Y, salvo que nos decantemos por uno fijo, igual podemos decir del montaje. Pretender que el visor se pueda retirar y montar de nuevo en el rifle todos los días que salimos de caza, sin que varíe el punto de impacto, aunque sea para utilizarlo para cazar a distancias medias (por ejemplo, en montería y recechos hasta los 200 metros), no es posible salvo que utilicemos un montaje de alta calidad que, al igual que los visores, son caros.

Eso sí, siempre podemos optar por un montaje fijo, mucho más económico y robusto a tal punto que es el que se recomienda en las armas que se destinan a caza a larga distancia.

Si estás buscando un visor para esta temporada de caza no te pierdas nuestra sección “Óptica y Accesorios”, dónde encontrarás las pruebas realizadas por Juan Francisco París, de los mejores visores del mercado.

Estos son solo algunos ejemplos de lo que encontrarás.

RIFLES ADECUADOS PARA ESPERAS NOCTURNAS 

En teoría en esta modalidad se puede utilizar cualquier rifle que sea como mínimo tan potente o más que un .270 Win. con tal de que sus mecanismos y seguro sean silenciosos para poder cargarlo sin hacer ruido, mantenerlo asegurado en el puesto y poder quitar el seguro momentos antes de disparar sin que alertemos al jabalí.

También es muy interesante que, en vez de un seguro convencional, el rifle posea un tensor de armado manual del percutor que lo mantiene desarmado mientras no se activa, por lo que es mucho más seguro y evitaría que el arma se disparara si se nos cae de las manos porque nos dormimos, lo que no es la primera vez que ha pasado cuando se caza de noche.

La mayoría de los rifles semiautomáticos son ruidosos, pero muchos rifles de cerrojo, incluidos algunos modelos de cañones intercambiables, cumplen estos requisitos.

Tan importante como el arma es el visor, que debe tener las lentes de mayor calidad que podamos pagar para que tengan una alta transmisión de la luz y podamos distinguir lo mejor posible el blanco.

Antiguamente, como no existían retículas iluminadas, si se utilizaban visores con aumentos variables, se recomendaba el uso de miras de alta calidad provistas de retículas en primer plano, porque las referencias de puntería se ven más grandes al incrementar la potencia del visor y se distinguen mejor de noche.

Hoy día lo mejor es utilizar una mira de aumentos variables provista de unidad que ilumine el centro de la retícula en color rojo, siendo muy útiles las del tipo 4Ai (cuatro abierta iluminada).

Si el visor posee unas lentes de primera calidad, con un objetivo de 50 milímetros suele ser suficiente (por ejemplo, los fabricados por Swarovski o por Zeiss) pero es preferible utilizar objetivos de 56 mm, siendo especialmente útiles para cazar en esta modalidad las miras clásicas del tipo 3-12×56.

Pero disponer de un rifle silencioso y de una mira adecuada no es suficiente. Es preciso además que el visor esté perfectamente montado en el rifle de modo que, al encarar, la cara quede apoyada en la culata y nuestro ojo perfectamente alineado con el visor y a la distancia correcta de este, porque de noche es fácil cometer un error de paralaje o de situar más cerca de lo conveniente el ojo del ocular del visor, por lo que podemos lastimarnos con el retroceso.

Podemos comprobar que el montaje es correcto encarando con los ojos cerrados; al abrirlos la cara tiene que estar apoyada en la culata y tenemos que ver a través del ocultar todo el campo de visión; si no es así, necesitamos modificar el montaje, la culata o incluso usar otro rifle, porque hay armas cuya culata no está pensada para disparar con visor y no es posible o es muy difícil montar en ellas correctamente una mira. Lo mejor es, antes de comprar el arma y el visor, advertirle al armero de lo que queremos.

Aunque no es muy amplia la oferta de modelos y marcas, otra solución es adquirir un rifle de caza con carrillera regulable en altura, que ofrecen, por ejemplo, Tikka, Sauer y Merkel, entre otros fabricantes.

rifle-necesito-Merkel-Helix

Con los rifles que tienen carrillera elevable, como este Merkel Helix Alpinist, el visor siempre queda a la altura adecuada del ojo.

 

En cuanto a los calibres, aunque un .270 ya hemos dicho que es suficiente, es preferible utilizar municiones más potentes. Dada la escasa distancia a la que se dispara o se debería disparar en una espera, se pueden utilizar los mismos calibres y proyectiles, aptos para cazar en montería, sobre los que nos detendremos en el siguiente apartado.

Muchos cazadores piensan que, como se tira muy cerca, en una espera se puede utilizar cualquier diseño y peso de bala si el calibre es potente. Sin embargo no es así, porque si utilizamos una bala más dura o pesada de lo necesario no expandirá lo suficiente y, al revés, si es muy blanda se fragmentará y no penetrará lo necesario, por lo que también quedará herido el animal y no podremos cobrarlo en las inmediaciones de donde le hemos disparado, lo que es un problema porque de noche puede que sea difícil o incluso peligroso pistearlo.

Hay que tener en cuenta, además, que de noche se apunta peor que de día, ya que no se distingue bien el blanco, por lo que siempre se corre el riesgo de herir al animal. Por esta razón no hay que potenciar este riesgo utilizando una bala con un diseño incorrecto, caso por ejemplo de los proyectiles tipo tip (con punta de polímero aguda) diseñados para recechos a grandes distancias.

EL RIFLE PARA LA MONTERÍA 

Como en las esperas, el visor de un rifle de montería debe estar muy bien montado. La mejilla del tirador debe quedar pegada a la culata, y la distancia al ojo debe ser la adecuada para que el cazador pueda divisar todo el campo visual, ya que en caso contrario tardaremos en encontrar la pieza o no podremos seguir su trayectoria. Además, si la cara no queda bien apoyada en la culata o la distancia al ojo no es la correcta con el retroceso puede lastimarnos el ojo o la ceja.

En esta modalidad se utilizan visores con pocos aumentos porque se tira cerca y es contraproducente usar miras potentes, ya que estas tienen un campo de visión muy reducido, lo que dificulta apuntar y seguir la carrera de la res. Lo ideal es utilizar visores con retícula iluminada del tipo 4i, 60 o similares con aumentos 1-4×24; 1-5×24; 1-6×24 ó 1-8×24 y miras análogas que permitan apuntar en la gama baja de aumentos con los dos ojos abiertos, lo que es muy útil cuando tenemos que disparar cerca y tan rápido que prácticamente no tenemos tiempo para apuntar y mucho menos para repetir el disparo.

Por fortuna, no todos los lances son tan complicados y en otras ocasiones podremos apuntar con más tranquilidad y, si fallamos, tendremos la oportunidad de dispararle al jabalí o al venado un segundo o tercer tiro, razón por la que es muy importante que el arma utilizada posea un sistema de repetición adecuado.

Los mejores resultados se consiguen con los rifles semiautomáticos pero también se pueden utilizar armas de repetición manual provistas de una acción que sea rápida. Cada día se utilizan menos armas de palanca o de corredera, pero siguen siendo muy populares las de cerrojo que, gracias a las mejoras que han sufrido sus acciones, son hoy día más rápidas de recargar que hace unos años cuando utilizaban acciones mucho más duras y lentas, como las Mauser 98 con dos tetones en la cabeza del cerrojo.

Dicho de otro modo, si pensamos utilizar un rifle de cerrojo en montería tenemos que comprobar que el arma se pueda recargar rápidamente, y para ello debe contar con un cerrojo con giro de apertura reducido y suave de desplazar y con una palanca que se pueda asir y manipular cómodamente.

Otro rifle que cada vez se usa menos, pero muy adecuado para cazar en esta modalidad, es el express, que es el arma con el que es posible repetir el segundo tiro con mayor velocidad.

rifle-necesito-torreta

Como sucede en la espera, como mínimo el cartucho que utilicemos debe desarrollar la potencia del .270 Winchester, pero es preferible usar municiones más potentes y que disparen proyectiles más gruesos para poder mejorar el poder de parada utilizando balas que expandan bien. Por ejemplo, cartuchos estándar de potencia comprendida entre .30-06 y el 9,3x74R, entre los que destacan los europeos de 8 mm, como el 8x57JS y el 8x57JRS, así como el también europeo 9,3×62.

Otra opción es utilizar un cartucho de alta velocidad como el 7 mm Remington Magnum, el .300 Winchester Magnum, el 8×68 S o el .338 Win. Magnum que, en general, causan heridas más considerables y dan mejores resultados. Igualmente, al ser más veloces los proyectiles que disparan, con ellos no hay que adelantar tanto el tiro y, como además se tira cerca, es más fácil acertarle a una pieza en movimiento.

En la práctica, sin embargo, estos rifles son más largos y pesados, y por tanto menos manejables, y tienen un retroceso mayor, por lo que no es recomendable que los usen cazadores sin mucha experiencia.

La oferta de balas que se ofrece en los calibres mencionados es tan amplia que es imposible siquiera hacer un resumen de las más adecuadas, pero sí podemos decir, como apuntamos para cazar en espera, que no se deben utilizar balas muy expansivas, diseñadas para cazar a grandes distancias, ni muy ligeras ni tampoco muy pesadas, porque las primeras expandirán más de lo aconsejable y las pesadas no lo harán, no logrando parar la res.

Con todos los calibres estándar mencionados, salvo los 9,3 mm, se debe utilizar balas de peso medio y los proyectiles más ligeros posibles en el 9,3. (menos de 250 grains).

En el 7 mm Remington Magnum, proyectiles de peso comprendido entre 150 y los inferiores a 175 grains; 180 grains en el .300 Win. Magnum; 187 grains en el 8x68S y los más ligeros que encontremos en el .338 Win. Mag. (200 grains, máximo 225 grains).

Cabe añadir que, como en montería se caza de día, no es imprescindible utilizar una mira muy cara porque no tiene por qué llevar lentes de alta calidad. Una mira de precio medio que sea robusta y tenga un gran campo de visión puede sernos útil.

Si esta es tu modalidad de caza mayor preferida no te pierdas el artículo “Los mejores rifles para montear

RIFLES PARA CAZAR A RECECHO

Para recomendar las armas y visores más adecuados, vamos a distinguir entre los recechos realizados a menos y a más de 250 metros.

Para cazar hasta 250 metros todas las piezas que podemos abatir en España, no se necesita usar armas ni visores ni calibres especiales. Es suficiente con utilizar un rifle de calibre estándar que sea ligero y manejable, como por ejemplo un monotiro o un rifle de cerrojo equipado con un visor de 10-12 aumentos que sea luminoso si vamos a cazar con poca luz, en cuyo caso es preferible que vaya equipado con unidad de iluminación y con una retícula del tipo 4Ai o 60.

Los calibres aconsejables, dependiendo del animal a cazar, estarían comprendidos entre el .243 Winchester para las piezas más pequeñas (como el corzo) y el .30-06 para las más grandes (venado), pasando por calibres como el magnífico .270 Winchester, que se puede utilizar para cazar todas las piezas, pequeñas y grandes, españolas.

rifle-necesito-rececho

El visor tiene que estar muy bien montado para que, tirando con un apoyo inestable (o en movimiento), no nos lastime el ocular con el retroceso.

Evidentemente, también se puede usar un rifle magnum, aunque portaríamos un arma más pesada, menos manejable y con una potencia sobrada para la distancia de tiro y las piezas a abatir.

Otro caso muy distinto es cazar a más de 250 metros, sobre todo si tenemos que disparar a más de 300 y el animal no es muy grande, caso de un corzo o de un rebeco.

En estos supuestos los mejores resultados se obtienen con rifles de cerrojo de cañón fijo provistos de miras de grandes aumentos (16 o más), con torreta balística y con mando que permita regular el error de paralaje, que se deben utilizar en combinación con el medidor de distancia y deben estar perfectamente reguladas para que puedan ser efectivas.

Además, si en todas las modalidades de caza es importante que el disparador del arma no sea muy duro, en rececho y especialmente cuando se dispara a larga distancia es imprescindible que el arma monte un disparador perfectamente reglado para que el tiro salga cuando el tirador lo desea, porque la más mínima retención provocará que se falle el disparo.

Hoy día la mayor parte de los rifles modernos del mercado poseen disparadores únicos muy sensibles que proporcionan mejores resultados incluso que los tensores del mecanismo de disparo clásicos (‘pelo’) porque son regulables en presión y carecen de recorridos muertos, pero también hay muchas armas nuevas y de segunda mano que no cumplen este requisito. Hay que tener cuidado.

Los calibres estándar ya no sirven y los magnum tampoco si la distancia es superior a los 300 metros, por lo que hay que recurrir a otros aún más potentes, caso del .257 Weaherby Magnum para las piezas más pequeñas o a otros cartuchos hiperveloces, como el .270 WSM o el .270 Weatherby Magnum para cazar las piezas más grandes.

rifle-necesito-balas-tip

Ejemplos de balas tipo tip para larga distancia. No deben emplearse en montería y esperas porque expanden demasiado a corta distancia.

Cabe añadir que tanto en el primer caso como en el segundo, para cazar a rececho se deben emplear balas de punta aguda y cola de bote, siendo las tipo tip (punta de polímero) muy adecuadas porque, además de precisas y describir una trayectoria muy tensa, son muy expansivas.

También comentar que utilizar un cartucho hiperveloz tiene, a partir de los 250 metros, la ventaja de que el proyectil tarda muy poco en alcanzar el blanco en comparación a lo que tarda una bala disparada por un cartucho magnum normal (y no digamos por uno estándar), por lo que, aunque sea posible tirar a más de 250 metros con un calibre magnum convencional, a partir de esta distancia es preferible utilizar los más veloces. Así se evita fallar o herir la pieza porque el animal se mueva mientras el proyectil vuela hacia este.

Si aún no has decidido que rifle necesitas para recechar consulta los siguientes artículos:

PRESTACIONES DE ÚLTIMA GENERACIÓN

A la derecha, culata del rifle Argo E Confortech, diseñada para minimizar el retroceso.

Como ha sucedido con los visores y con las municiones, en las últimas décadas las armas en general y los rifles en particular han experimentado grandes avances que han mejorado sus sistemas de repetición, resistencia al uso, ergonomía y diseño, por lo que si pretendemos adquirir un rifle nuevo conviene tener presente estas mejoras con el fin de adquirir un modelo que se ajuste a nuestras necesidades.

Por ejemplo, si vamos a comprar un rifle para rececho o espera que dispare un cartucho potente sería buena idea elegirlo con una cantonera especial antirretroceso que nos permitirá apuntar con mayor comodidad. Este tipo de cantoneras son también muy útiles cuando se utilizan en montería, sobre todo cuando se usan en rifles semiautomáticos de calibres potentes magnum o estándar, como el 9,3×62, porque permiten recobrarnos mejor del retroceso y repetir los disparos a mayor velocidad.

Muy útiles son también las cada vez más extendidas culatas sintéticas, que hoy día se ofrecen en múltiples colores, incluso con tonos de camuflaje o en tonos de seguridad (butano), tanto para rececho como para batida.

Además, especialmente para rececho, muchos fabricantes ofrecen rifles con culatas con agujero (thumbhole) que mejoran la precisión al propiciar que el cazador siempre sujete en la misma posición la empuñadura.

También se ofrecen actualmente un mayor número de rifles que carecen de miras por estar especialmente diseñados para cazar en rececho con visores, en los que el alza y el punto para lo único que sirven es para aumentar el peso del arma.

Por último, pero no menos importante dependiendo del uso que le vamos a dar al arma, comentar que muchos fabricantes comercializan sus modelos con tratamientos especiales que protegen al acero de la lluvia y el sudor, impidiendo que se oxide, por lo que es buena idea interesarse por este tema antes de adquirir el rifle si pretendemos darle un uso extremo.

Juan Francisco París

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Trofeocaza .
    enero 23, 09:37
    Buenos días Yoel Le recomendamos lea los siguientes artículos para decidir que rifle de larga distancia necesita https://www.trofeocaza.com/caza-mayor/reportajes-caza-mayor/caza-mayor-nacional/caza-a-larga-distancia-la-tecnica-y-los-materiales/ https://www.trofeocaza.com/armas/pruebas-de-armas/buscas-un-rifle-preciso-en-larga-distancia-descubre-el-nesika-long-range/ https://www.trofeocaza.com/armas/opticas-y-accesorios/prueba-visor-kahles-k-6-24x56/ https://www.trofeocaza.com/armas/pruebas-de-armas/probando-los-rifles-sako-mas-exclusivos/ https://www.trofeocaza.com/armas/reportajes-armas-y-municiones/rifle-cerrojo-merkel-rx-helix/ Muchas Gracias por su confianza
  2. Yoel
    enero 22, 13:20
    Quisiera comprar una carabina o rifle de larga distancia .... quisiera que me recomiende que rifle me pudiera comprar para la caza de venados caza mayor .... con mayor alcance. Gracias

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.