Reportajes de caza mayor internacional


Reportajes caza mayor internacional

Jabalíes en Turquía, seis días de caza auténtica y trabajada

Sab√≠a que Turqu√≠a posee unos bosques espectaculares en la parte norte, en las orillas del mar Negro. En esta ocasi√≥n √≠bamos a cazar en la parte m√°s europea, concretamente entre Izmir (Esmirna) y Estambul….

Técnicas y equipo para cazar en el Círculo Polar

La caza nórdica es apasionante, extrema y con un componente de aventura que tiene que gustar si se desea practicar. Es todo menos cómoda, pero probablemente es de las más genuinas y naturales que se pueden encontrar en la actualidad.

Cacería del íbice, Hybrid Bezoar en Turquía

Era la √ļltima especie que necesitaba el autor para completar su colecci√≥n de cabras admitidas por la organizaci√≥n norteamericana de caza de monta√Īa, un mestizo de cabra dom√©stica y de √≠bice bezoar, que habita en unas pocas quebradas rocosas de Turqu√≠a

Cazando jabalíes y corzos en la primavera de los Balcanes

Había cazado en Bulgaria previamente pero en finca cercada y en circunstancias diferentes. Sin duda esa zona de los Balcanes es uno de los santuarios más agrestes y de caza auténtica que quedan en Europa.

Aventura en las monta√Īas de Baluchist√°n

Cuando el protagonista de esta andanza cinegética preparaba sus maletas, no podía imaginarse el sinfín de sorpresas que le depararía su estancia en territorio pakistaní. Su objetivo era dar caza al íbice de Sind, pero en sus planes no entraba el de abatir uno de los mejores trofeos del mundo de esta especie.

La dif√≠cil y peligrosa caza de los 4 ant√≠lopes ‚Äúespiralados‚ÄĚ del Cabo

Viajamos hasta la regi√≥n del Cabo, para conocer a una curiosa familia de ant√≠lopes que poseen un denominador com√ļn: su trofeo en forma de espiral. Nos detenemos en sus caracter√≠sticas morfol√≥gicas y nos adentramos en su dif√≠cil y peligrosa caza.

Rececho de √ćbice persa del desierto

Precisamente por el hecho de ser considerada una especie cineg√©tica propia, y no una subespecie, el √≠bice persa del desierto se ha convertido en un gran atractivo para muchos cazadores, que viajan hasta el este de Ir√°n, en su l√≠mite con Afganist√°n, para intentar abatirlo. Y eso es lo que hizo el autor de esta cr√≥nica, quien nos relata de su pu√Īo y letra esta emocionante aventura en pos del ansiado trofeo.

De rececho en Kirguizia tras los pasos del Marco Polo

El rey de los carneros era el principal objetivo de unos intrépidos cazadores que viajaron hasta el corazón de Asia Central atraídos por la majestuosidad del argali y la dificultad de su caza. Y además tenían la posibilidad de cazar a ibex y lobo. La emoción estaba asegurada.

Darting. Captura y Suelta

La ‚Äėcaptura y suelta‚Äô, eso que es hoy tan frecuente en la pesca y que parec√≠a vetado al cazador, es una realidad. En su √ļltimo viaje a Namibia, el autor tuvo la oportunidad de pasar un par de d√≠as con un equipo de veterinarios capturando animales vivos para luego devolverles la libertad. Este es el relato de esta singular experiencia.

Cheeta. La dif√≠cil caza del “Misil” africano en Namibia

Gracias a sus u√Īas semi retr√°ctiles puede realizar continuos cambios de direcci√≥n y quiebros a la hora de perseguir a sus presas. Una gran vista y una vertiginosa velocidad son las facultades que convierten al guepardo en una de las especies m√°s complicadas de abatir en √Āfrica. Conocemos sus h√°bitos, costumbres y la manera de cazarlo en este interesante art√≠culo.

Buey almizclero en Canad√° y Groenlandia

Pese a que el objetivo que perseguía el cazador era el mismo: abatir al esquivo y poderoso almizclero, el entorno y las condiciones climatológicas propias de cada zona eran muy distintas. Por encima de ella, el frío extremo es casi inhumano, mientras que al sur, la Corriente del Golfo dificulta la formación de placas de hielo, dejando al descubierto la piedra y pasto.

Cacería de rebeco cartusiano

Cinco a√Īos tuvo que esperar el autor de esta cr√≥nica para recibir un permiso de caza de la √ļltima subespecie de rebeco que completar√≠a su colecci√≥n particular de las diez que son pieza venatoria. Finalmente, el a√Īo pasado pudo cumplir su ansiado deseo, aunque ya les adelantamos que le cost√≥ sangre, sudor y l√°grimas.

  • 1
  • 2