Cómo solventar las dificultades de la caza del sarrio en el bosque
29 marzo, 2018 Trofeocaza . 2576 Visualizaciones

Caza mayor nacional

Cómo solventar las dificultades de la caza del sarrio en el bosque

¬†Los sarrios solitarios, viejos, todos ellos con amplia experiencia, prefieren refugiarse en las entra√Īas de un bosque frondoso porque saben que van a estar m√°s tranquilos.

Cazarlos ‚Äúal encuentro‚ÄĚ en estos parajes no solo no es nada f√°cil sino que requiere utilizar el equipo adecuado y una gran pericia por parte del cazador.

José Ramón de Camps te cuenta que dificultades tiene esta caza y como solventarlas.

Siempre ha existido pol√©mica sobre las diferencias entre el sarrio del bosque y el de las alturas entre los cazadores de alta monta√Īa, de hecho, algunos insisten en diferenciar a estos dos animales, y muchos consideran que el sarrio del bosque es m√°s grande, m√°s oscuro de piel y tiene mejores cuernas que el de las cumbres.

En realidad, la √ļnica diferencia es, que, l√≥gicamente, dentro del bosque los sarrios especialmente en invierno encuentran m√°s comida y sobre todo protecci√≥n, y por tanto es casi seguro que cumplir√°n m√°s a√Īos, por lo que los cazadores podr√°n encontrar animales m√°s viejos en las profundidades del bosque pirenaico.

Normalmente los sarrios solitarios, viejos, todos ellos con amplia experiencia, prefieren refugiarse en las entra√Īas de un bosque frondoso porque saben que van a estar m√°s tranquilos, pero eso no implica que sean animales diferentes o subespecies distintas. No existe ninguna duda sobre esta cuesti√≥n por parte de la comunidad cient√≠fica.

Me extra√Īa tambi√©n que se siga manteniendo la creencia que los sarrios de los bosques son m√°s oscuros que los de las alturas, ya que ya hace m√°s de cincuenta a√Īos que Alfonso Urquijo lo aclaraba en su entra√Īable libro ‚ÄúEl Pirineo y los sarrios‚ÄĚ.

No sé por qué además muchos cazadores tienen la percepción que los machos más viejos son negros, como el color azabache, cuando es todo lo contrario. Siempre desconfió de los animales con pelajes cortos y de color oscuro, ya que por lo general, en su inmensa mayoría suelen ser sarrios muy jóvenes.

cazar-sarrio-del-bosque-cazado

Sarrio de oro cazado dentro del bosque

 

LA CAZA S√ć ES DIFERENTE

Lo que s√≠ estoy de acuerdo es que para cobrar un sarrio en las cumbres o en los bosques de la alta monta√Īa la manera de cazar es muy distinta, con m√©todos y estrategias en ambos casos muy diferentes.

Es por esto que se dice que la caza del rebeco es la mejor escuela de alta monta√Īa y que cualquier cazador de rebecos puede tranquilamente aspirar a cazar los grandes carneros o √≠bices, ya que las cacer√≠as de estos rupicrapinos son tan completas y diversas que permiten tener la experiencia necesaria para moverse en cualquier monta√Īa del mundo.

Si estamos cazando por sus cumbres, hoyas, barrancos o vertientes nos asomaremos por sus laderas, intentando sorprender al sarrio y descubrirlo sin que éste nos haya visto antes.

Así, tendremos tiempo para juzgarlo con calma, valorar su cuerna y sobre todo su edad, y en caso de ser bueno, decidir la mejor manera de acercarse y dispararle a la distancia adecuada.

Esta manera de cazar se llamaba antiguamente ‚Äúcaza a traici√≥n‚ÄĚ, el cazador va en busca del animal, lo descubre sin ser visto, lo juzga con tranquilidad y posteriormente le hace la entrada correspondiente, eligiendo la mejor posici√≥n para intentar cobrarlo a poder ser de un solo disparo con un tiro tranquilo y seguro.

Los cazadores de anta√Īo, amigo cazador, le explicar√≠an que esta es la alta escuela de caza de monta√Īa.

CAZA DEL SARRIO AL ENCUENTRO

Si por el contrario estamos cazando dentro del bosque, su manera de cazar es llamada por los tradicionalistas ‚Äúcaza al encuentro‚ÄĚ y consiste en acercarse mucho al animal e intentar sorprenderlo debido a la propia configuraci√≥n y orograf√≠a del terreno.

cazar-sarrio-del-bosque-sarrio-oro

Sarrio oro cazado sesteando en la misma frontera del bosque

Su caza es de sorpresa, y por tanto, de tiro rápido. Presenta además la dificultad de tener que disparar al sarrio en la mayoría de los casos sin apoyarse.

Suelen ser tiros r√°pidos y muchas veces precipitados, sin la posibilidad de tener el tiempo suficiente para juzgar si el animal que tenemos enfrente es el trofeo que cubrir√° nuestras expectativas.

Eso sin contar además que, al dispararle casi a tenazón, es fácil herirlo, lo que dificultará mucho su cobro, ya que el sarrio correrá ladera abajo y se perderá en las profundidades del bosque pirenaico.

Si uno va en busca de machos viejos, en la mayor√≠a de ocasiones tendr√° forzosamente que penetrar dentro del bosque para poder cazar a uno de estos grandes ejemplares o a esas machorras que todos los cazadores de rebecos so√Īamos con ellas.

Los animales veteranos se refugian dentro del mismo durante todo el a√Īo y solo salen en contadas ocasiones, siendo por tanto muy dif√≠cil localizarlos e incluso saber de su presencia.

Algunos de estos animales, todavía adultos y con suficientes fuerzas, solo dejan el bosque durante la época del celo en busca de hembras y es entonces cuando se les puede sorprender e intentar cazar fuera de la espesura.

Otros, aunque debilitados, aun tienen energías para salir y secuestrar a dos o tres hembras durante el celo para empujarlas a las profundidades del arbolado, en donde no van a ser molestados por los sarrios jóvenes, con los que tendrían que competir en las cumbres por sus hembras.

Los animales con m√°s edad durante el celo ya no tienen fuerzas para salir del bosque.

Los m√°s resabiados sestear√°n a las horas del mediod√≠a en las laderas, pedrizas, riscos o paredones de rocas, en busca de los rayos de sol, pero siempre como si fueran centinelas controlando cualquier figura extra√Īa que les sorprenda, justo en la l√≠nea de los primeros pinos del bosque, dispuestos de un salto a protegerse en el mismo ante cualquier atisbo de peligro.

Las machorras son tambi√©n molestadas por animales j√≥venes que buscan en ellas un celo que ya no pueden dar, apart√°ndose de los reba√Īos y buscando en el arbolado la tranquilidad que las altas cumbres no pueden ofrecerles.

cazar-sarrio-del-bosque-machorra

Machorra vieja plata cazada en el bosque

Eso s√≠, al inicio de la primavera, los animales m√°s seniles, muertos de hambre despu√©s de un duro invierno y ya casi sin dientes, se atrever√°n a salir en busca de las primeras hojas que rebrotan en los prados, al detectar las primeras fragancias del vaho de la tierra h√ļmeda pirenaica.

Todos los a√Īos nos encontramos con historias de pastores, buscadores de setas, o cazadores de becadas que descubren dentro de los bosques pirenaicos cuernas, carcasas en estados de descomposici√≥n y pieles de viejos sarrios esparcidos por las zorras y perdidos entre la maleza, muchos de ellos trofeos excepcionales.

He visto personalmente dos cuernas encontradas en la espesura, una de un sarrio que midi√≥ 108 puntos y dieciocho a√Īos y otro de 105 puntos y quince a√Īos, ambos animales que se hab√≠an muerto sencillamente de viejos.

A nivel personal he tenido la inmensa suerte de cazar algunos buenos trofeos dentro de sus bosques, recuerdo especialmente un macho oro con veinte a√Īos, que viv√≠a encamado en sus profundidades y que ha sido el animal m√°s viejo cobrado dentro del Pirineo Oriental y una machorra plata de veintiuno a√Īos que por su aspecto al cobrarla, no creo que tuviera fuerzas para pasar el invierno que se avecinaba.

LA CAZA DEL SARRIO DENTRO DEL BOSQUE ES MUY GRATIFICANTE

Si ya de por sí es realmente complicado cazar un gran trofeo de sarrio, si además de su dificultad de rececharlo en sus cumbres, nos atrevemos a penetrar en sus bosques tupidos y tenemos la suerte de encontrarnos con un animal viejo y conseguimos cobrarlo, nuestra felicidad será inmensa y nuestro lance estará ya en nuestra memoria de por vida.

Cazar un trofeo de sarrio dentro del bosque es de las experiencias m√°s gratificantes que conozco y no tenga ninguna duda que si usted, cazador, lo consigue, tendr√° el respeto de todos aquellos cazadores que valoramos la dificultad de su caza dentro del bosque pirenaico porque habr√° logrado algo que est√° al alcance de muy pocos cazadores¬†de alta monta√Īa.

Como escribió Alfonso Urquijo: 

‚ÄúNo es mejor cazador de sarrios aquel que abate mas piezas de forma indiscriminada, sino aquel que caza solo cuando hay una raz√≥n para hacerlo, cobrando viejos solitarios, hembras machorras o ejemplares defectuosos‚ÄĚ.

CONSEJOS PARA SOLVENTAR LAS DIFICULTADES DE LA CAZA DEL SARRIO EN EL BOSQUE

Desde mi propia experiencia, existen 4  grandes dificultades que el cazador tiene que solventar para poder tener éxito en la cacería de un gran trofeo dentro del bosque pirenaico:

  • La dificultad de caminar por dentro del bosque sin, por supuesto, hacer el ruido necesario para que el sarrio nos descubra antes que nosotros a √©l.
  • El poco tiempo que tendremos para juzgar al animal, cosa imprescindible para no equivocarnos en la elecci√≥n del sarrio y desperdiciar un permiso de trofeo con un animal que no se corresponde.
  • El disparo en s√≠ mismo, en la mayor√≠a de las veces, como ya hemos dicho, sin tiempo a encontrar un buen apoyo y con el sarrio en movimiento.
  • La de su cobro si has tenido la mala suerte de dejar al animal herido con un disparo apresurado, existiendo muchas probabilidades de perderlo para siempre.

Los bosques del Pirineo est√°n vivos, sus √°rboles parece que hablen, con el viento susurran, con las tormentas resuenan, con la calma se escucha el silencio y con el fuego chillan como si se oyera el crujir de nuestros huesos rotos.

Andar por su sotobosque es de una gran dificultad, sus agujas, los enebros, sus conocidos espinos, el rododendro, las sabinas rastreras y los serbales dificultan y entorpecen su caminar, la cantidad de ramas caídas de sus árboles jóvenes, sus troncos muertos o partidos por las tormentas hacen que al pisarlos los sarrios detecten tu presencia y estén siempre a la defensiva.

El cazador necesitar√° de toda su inteligencia para poder enga√Īarlos y acercarse a una distancia suficiente para poder dispararlos.

En pocas ocasiones el cazador sorprenderá al sarrio y será por lo general el sarrio quien descubra al cazador, dándole a éste solo unos pocos segundos antes que el animal desaparezca de su vista en un santiamén.

El cazador necesitara mucha experiencia para realizar la aproximación adecuada.

En la mayoría de ocasiones dentro de los bosques espesos, vamos a encontrarnos con el sarrio a distancias muy cercanas, y tendremos muy poco tiempo en poder juzgar al animal.

El cazador por tanto, necesitara valorar al animal en pocos segundos, decidir si es un macho o una hembra, si es una machorra vieja, si el animal es adulto o viejo, si algunas de las puntas de sus cuernas estas rotas, si son excesivamente abiertas o cerradas, si su cuerna tiene el suficiente grosor, altura y longitud para ser medalla, en definitiva, si el animal que tenemos enfrente es el trofeo que andamos buscando.

‚ÄúCazar en la alta monta√Īa no es solo coleccionar cornamentas‚ÄĚ dijo el conde de Seefried.

cazar-sarrio-del-bosque-saliendo-del-bosque

José Ramón de Camps saliendo del bosque con un sarrio muy viejo.

El cazador tendrá que tomar la decisión de dispararlo o dejarlo marchar en unos pocos segundos, decisión que a posteriori le permitirá valorar en función del resultado si ha sido la acertada, cobrando un magnifico trofeo o perdiendo un permiso al disparar a un animal no deseado debido a la precipitación del momento.

La dificultad del disparo dentro del bosque viene determinada sobre todo por la rapidez del mismo y la contrariedad de encontrar con prontitud un buen apoyo, siendo en la mayor√≠a de las veces tiros a pulso, lo que implica un problema a√Īadido.

Al disparar tan cerca, es necesario utilizar un visor con un gran campo de tiro (todo lo contrario que en los disparos en las cumbres).

En la mayor√≠a de las ocasiones, el sarrio estar√° en movimiento, huyendo del cazador, sin ense√Īarle su costado, lo que obligara a una mayor pericia para no solo acertarle, si no hacerlo en una de sus partes vitales que permita pararlo y cobrarlo.

Ya sabemos que en la caza de alta monta√Īa hay un principio fundamental y √©ste es el matar a la pieza en la forma que esta sufra lo menos posible. Si a esto a√Īadimos que los √°rboles, arbustos y ramas dificultaran el propio disparo al interferirse entre el animal y nuestro rifle, exigir√° que cazar un sarrio dentro del bosque est√© solo predestinado para cazadores que conozcan muy bien su rifle y sean excelentes tiradores.

El cobro de un sarrio dentro del bosque puede acarrear grandes complicaciones. Por propia experiencia, aconsejo llevar un perro de sangre experimentado en la b√ļsqueda de su rastro ya que al tirar tan r√°pido y en condiciones tan complicadas, es posible que toquemos al animal, pero solo lo dejemos herido.

Los sarrios son animales muy duros y cualquier tiro que no sea certero, les permitir√° coger la pendiente abajo y perderse en dos segundos dentro de un caos de arbustos, abedules, chopos, avellanos, hayas o pinos, todos ellos casi impenetrables.

Buscar su rastro ser√° una tarea complicada, siendo su cobro muy embrollado, incluso llevando un buen perro de sangre. Es por tanto otro riesgo a√Īadido a la hora de decidir si queremos adentrarnos en el bosque pirenaico.

José Ramón de Camps Galobart

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.