Factores que determinan la berrea y métodos de caza
28 agosto, 2017 Trofeocaza . 3403 Visualizaciones

Caza mayor nacional

Factores que determinan la berrea y métodos de caza

Desde mediados de septiembre, en las serran√≠as espa√Īolas comenzar√°n a sentirse los ecos de los bramidos de los ciervos al entrar, como todos los a√Īos, en el periodo de celo.¬†Un espect√°culo que ya no solo atrae a los cazadores, sino tambi√©n, y cada vez m√°s, a curiosos y amantes de la naturaleza en general.

bramidos-en-el-monte-7El final del verano y la llegada de los meses oto√Īales constituyen uno de esos momentos m√°gicos de la naturaleza: despedimos a las especies que vinieron a pasar con nosotros el est√≠o y nos preparamos para recibir a las que arribar√°n para la invernada, los colores del campo cambian, brotan setas en bosques y praderas‚Ķ Y el ciervo berrea, ofreciendo uno de los espect√°culos m√°s impresionantes de nuestros montes.

Después de haber reconstruido, y probablemente aumentado, la cuerna que tiraron al final del invierno, a partir de mediados de septiembre los machos se encuentran en todo su esplendor y, desde luego, están dispuestos a demostrarlo.

Saben que las hembras estar√°n en breve listas para concebir y est√°n decididos a propagar sus genes. Para ello se asomar√°n a los calveros de los montes y lanzar√°n a los cuatro vientos su potente voz para decirles a los dem√°s venados que ese lugar tiene due√Īo y tambi√©n las hembras que en √©l pastan, algo que tendr√°n que defender con sus cuernas si alg√ļn rival decide ponerles a prueba.

UN EXTRA√ĎO CASO DE LA NATURALEZA

 Lo cierto es que esas cuernas que usan para solventar sus disputas los machos son un raro caso en el mundo animal, lo mismo que las de los demás cérvidos de nuestro país, el corzo y el gamo.

Nos referimos al enorme esfuerzo metab√≥lico que supone renovarlas a√Īo tras a√Īo, en vez de conservarlas y aportar cada temporada un poco m√°s de tama√Īo, como hacen cabras y rebecos.

Los grandes ejemplares han de ingerir y depositar en ella varios kilos de sales entre marzo y julio, que es cuando estos atributos alcanzan su tama√Īo definitivo para cada temporada. Esto conlleva un despilfarro energ√©tico que constituye un caso poco com√ļn entre los animales, que siempre tienden a optimizar al m√°ximo sus recursos.

 Una piel altamente vascularizada, la borra o terciopelo, es la encargada de ir aportando las sales cálcicas y fosfóricas necesarias hasta que, al término de la formación del trofeo, el alto nivel de testosterona impide la irrigación de esta zona, con lo que la borra muere y deja al aire dos cuernas, blancas en principio, que irán oscureciéndose con la intemperie y el roce.

CUESTI√ďN DE ALIMENTACI√ďN

bramidos-en-el-monte-11La berrea tiene lugar en Espa√Īa, dependiendo de la latitud, la altitud y las lluvias, entre los meses de septiembre y octubre.

¬†El acortamiento del fotoperiodo es probablemente el factor m√°s importante (estimula la hip√≥fisis de las hembras activando la secreci√≥n de las hormonas estimulantes de los ovarios, lo que, a su vez, desemboca en una mayor cantidad de estr√≥genos, que son las hormonas que atraen a los machos), pero tambi√©n influyen mucho las lluvias ca√≠das durante el verano, es decir, la existencia de pastos y alimento abundantes (no olvidemos que, sobre todo en la Espa√Īa mediterr√°nea, la √©poca de la berrea es tambi√©n √©poca de escasez).

Si el cielo ha sido generoso y no escasea la hierba verde, las hembras, con mayor masa corporal, entrarán antes en celo, por lo que los machos, por su parte, comenzarán a berrear también antes.

Si,por el contrario, los pastos están agostados y no abunda el alimento, el celo se retrasará y los machos berrearán más tarde y, muy probablemente, con menos insistencia. Estos retrasos pueden ser perjudiciales para el desarrollo de las crías que han de nacer la primavera siguiente.

Así pues, la disponibilidad de alimento es importante. Hasta tal punto puede serlo que es habitual que los machos, en vez de vigilar a las hembras, vigilen y defiendan contra otros venados los puntos donde existe alimento o agua, a sabiendas de que las ciervas no se alejarán mucho de allí.

Conociendo este dato, en las fincas en las que se les aporta alimentación suplementaria es muy conveniente hacerlo en comederos dispersos para que la población de la finca en cuestión no se concentre en un solo punto (o en unos pocos). Si los puntos de alimentación escasean y las hembras se concentran mucho, las peleas de los machos, también allí concentrados, serán más frecuentes, con las posibles roturas de puntas que esto conlleva.

Además, el macho que se haga con las ciervas conseguirá fecundar a la mayor parte, mientras que si estuvieran dispersas serían más los venados que tendrían acceso a ellas con un reparto más equitativo y la consiguiente ayuda para evitar consanguinidad.

De esta manera, vemos que aparte del fotoperiodo, en la fecha de comienzo, duración e intensidad de la berrea influyen otros factores importantes como la abundancia de alimento (natural o suplementario), las lluvias caídas o incluso los posibles puntos de agua artificiales, si es que el estiaje ha secado los naturales.

L√≥gicamente, a m√°s agua y alimento la berrea ser√° m√°s larga e intensa. Esto se puede comprobar f√°cilmente en los t√≠picos cercados en los que los animales est√°n en semilibertad, pero bien provistos; en estos lugares, sobre todo en los a√Īos de m√°s sequ√≠a, los venados comienzan la berrea mucho antes que sus cong√©neres silvestres.

EL RECECHO EN BERREA

Se trata de una modalidad apasionante con todas las virtudes de cualquier otro rececho sumadas a los impresionantes ecos de los bramidos de los venados en los valles serranos.

La estrategia consiste en aproximarse al macho elegido aprovechando el relativo descuido por su seguridad que experimentan en época de celo. Sin embargo, no debemos olvidar que las hembras que forman los harenes no sufren del mismo modo este mal de amores y un acercamiento poco cuidado las alarmará, poniendo también en alerta al macho que se persigue.

bramidos-en-el-monte-6Otra opción aparte de la aproximación la encontramos en la espera, sobre todo si se caza de tarde. En las horas centrales del día la actividad de los ciervos desparece para volver a activarse al caer la tarde.

Se puede aprovechar esa costumbre para colocarse en un lugar propicio para aguardar sin ser descubierto antes de la aparición de los animales. Los puntos que debemos buscar para esas esperas, si es que no se ha llevado a cabo una labor previa de localización, pueden ser puntos de agua, cebaderos o los llamados picaderos o plazas, calveros en los montes y lugares abiertos a los que los venados suelen acudir durante la berrea.

La opción de la espera presenta además una ventaja respecto al rececho propiamente dicho. A finales de septiembre, si las lluvias no lo han remediado, nos encontraremos con unos montes agostados y resecos en los que conseguir moverse sin hacer ruido es una utopía, por lo que esperar sin tener que desplazarse evitará que nos descubran.

 En el caso de que optemos por la aproximación, habrá que emplear los momentos en los que resuena el bramido del venado para que disimule el ruido de nuestras pisadas e ir ganando distancia poco a poco.

Una vez el animal est√° a tiro, dado que se trata de una pieza de gran tama√Īo y estar√° quieto y tranquilo, abatirlo no deber√≠a ser problema salvo por una cuesti√≥n: los nervios. Muchas veces los tiros en berrea se realizan sobre animales que son ‚Äúel trofeo de su vida‚ÄĚ para el cazador y los nervios que eso causa no son buenos compa√Īeros para un tirador.

Ante esa tesitura no queda m√°s que respirar hondo, apoyar bien el arma y ser conscientes de que un fallo, por muy grande que sea el trofeo, no significa el fin del mundo.

La Culebra: la Meca de la berrea

En Espa√Īa, los ciervos habitan gran cantidad de montes de nuestra geograf√≠a, pero para el aficionado a la caza a rececho en esta √©poca no son todos iguales, ni mucho menos. En Espa√Īa hay un lugar que destaca sobre todos los dem√°s por cobrarse all√≠ los mejores trofeos de venado en completa libertad; se trata de la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora.

Estos terrenos, gestionados por la Consejer√≠a de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y Le√≥n, constituyen la m√°xima aspiraci√≥n para los aficionados al rececho de ciervo en berrea, adem√°s de ser el √°rea de Europa con mayor densidad de lobo. En La Culebra, de la aproximadamente docena y media de permisos que se conceden cada a√Īo, casi todos terminan siendo medalla de oro y la media de puntuaci√≥n est√° por encima de los 180 puntos.

En a√Īos anteriores a la crisis se han llegado a pagar 12.000 euros por disfrutar de una de estas autorizaciones, aunque actualmente los precios est√°n m√°s comedidos y la media est√° por debajo de la mitad de esta cifra, habiendo llegado a quedar incluso alg√ļn lote desierto en los √ļltimos a√Īos.

SOBRE RIFLES, MUNICI√ďN Y √ďPTICAS ¬†J.F. Par√≠s

En general, cualquier rifle que tenga un solo ca√Ī√≥n que dispare un cartucho con prestaciones bal√≠sticas similares o superiores en potencia y trayectoria al .270 Winchester con bala de 130-140 grains es adecuado para cazar en esta modalidad.

Por ejemplo, el .30-06 con bala de 150-165 grains; el 7 mm. Remington Magnum con bala de 150 grains o el .300 Win. Mag. con bala de 150 a 180 grains, etc. Igual podemos decir de los calibres europeos 7×64 y 8×57 con los proyectiles de peso medio m√°s aerodin√°micos que disparan.

No obstante, el rifle que mejor se adapta para cazar en cualquier tipo de rececho y en particular el venado en berrea es el de cerrojo, que debe poseer un disparador sensible y bien regulado que nos permita concentrarnos en la puntería y disparar sin dar gatillazos.

También se puede emplear con un monotiro, que es, si se trata de un buen rifle, tan preciso como el de cerrojo e incluso se puede utilizar un moderno rifle semiautomático que no sea muy pesado y disponga de indicador de cerrojo obturado (para poder cerrar el cerrojo sin hacer ruido).

También existen rifles de palanca, como el Browning BLR, que disparan cartuchos de rifle de cerrojo y podrían emplearse perfectamente en rececho.

M√°s importante que el peso del proyectil es el tipo de bala a utilizar, que, con los calibres mencionados, debe ser lo m√°s expansiva posible, sobre todo si se tira a distancias superiores a los 250 metros. Hasta esta distancia, las balas semiblindadas cl√°sicas (tipo Winchester Power Point, Remington Core Lokt, Geco Classic, etc.) de los pesos citados son demoledoras si el cazador apunta donde debe

Para tirar m√°s lejos, sin embargo, se deben utilizar puntas muy aguzadas tipo ‚Äútip‚ÄĚ, como la Ballistic Tip o similares. Igualmente, debemos prestar mucha atenci√≥n al visor y a su ret√≠cula, pues es tan o m√°s importante como el arma o la munici√≥n, pues si no podemos apuntar bien no nos servir√° de nada el rifle ni los cartuchos.

La mejor opción la constituye cualquier visor de calidad que posea retícula, a ser posible iluminada, con trazos finos (como la 30/30, 20, 4, 60, etc.) y un objetivo de, por lo menos, 50 mm.

Por ejemplo, un 2,5-10×50 √≥ un 3-12×50 nos permitir√°n recechar a cualquier hora y tambi√©n disparar muy lejos, aunque con un visor que posea objetivo de 56 mm. nos ir√° mejor para apuntar en zonas en sombra y, en general, cuando no haya mucha luz. Los objetivos de 42 mm. tambi√©n dan buenos resultados en esta caza con luz de d√≠a.

Adem√°s, como el venado es un animal muy grande, se pueden utilizar con √©xito las miras del tipo 1,5-6×42, si bien es mejor usar miras de m√°s aumentos, como las de 3-9×42 o las del tipo 2,5-10×42,

Es importante tener en cuenta que los prismáticos deben tener una calidad, como mínimo, similar a la del visor y que es de gran ayuda contar en el equipo con un medidor láser que sea capaz de medir con precisión los metros a los que se encuentra el venado a las distancias usuales de tiro.

BERREA Y TURISMO

No son s√≥lo ya los cazadores los √ļnicos que sienten la atracci√≥n de la berrea en los montes espa√Īoles. Aficionados a la naturaleza, a la fotograf√≠a o simplemente curiosos demandan cada a√Īo m√°s el poder acercarse a escuchar estas potentes voces montunas y observar, ya de paso, al animal que las emite.

¬†Buceando un poco en Internet no es complicado encontrar ofertas para presenciar este espect√°culo en lugares tan emblem√°ticos como el Parque Nacional de Caba√Īeros, el Monfrag√ľe, la dehesa de San Pedro, la Sierra de la Culebra y muchos otros por toda la geograf√≠a nacional.

En muchas zonas rurales, √©ste puede ser un recurso econ√≥mico y de desarrollo tan v√°lido como la propia caza, las setas o cualquier otro aprovechamiento del medio ambiente, que es, sin duda, el mayor potencial de muchas √°reas espa√Īolas que actualmente est√°n entre las m√°s deprimidas.

El habitante rural, cada día más distanciado del campo, gusta en su tiempo de ocio de aproximarse a la naturaleza y la berrea es una estupenda manera de hacerlo que además puede dejar beneficios en las zonas que se visitan para ello.

Muchos establecimientos de turismo rural e incluso empresas ya ofrecen guías que explican al profano todos los secretos de los ciervos y su berrea.

Miguel Herrera

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.