Características, distribución y caza del Lagópodo común
19 febrero, 2018 Trofeocaza . 1733 Visualizaciones

Caza menor internacional

Características, distribución y caza del Lagópodo común

Perdices con patas de liebre

De pies fuertes y alas cortas y redondeadas como la perdiz, su característica más llamativa es que, como el resto de tetraónidas, sus tarsos están cubiertos de una especie de pelo o plumas más o menos rudimentarias, sujetas a la muda. Esta particularidad da nombre al término ‘lagópodos’, palabra que deriva del griego lago, ‘liebre’, y podo, ‘pie’. es decir, ‘pie de liebre’.

LAGÓPODO COMÚN (Lagopus lagopus)

El lagópodo común, la mítica grouse del Reino Unido, es la tetraónida más ampliamente extendida del mundo. Ocupa principalmente las tundras subáricas y subalpinas del hemisferio norte, donde en las grandes extensiones continentales puede efectuar migraciones estacionales y situarse más al norte y a más altura en invierno, ya que sus áreas de cría e invernada pueden ser distintas, sin que estas generalmente disten más de 100 km. Lo más frecuente es que se desplacen para criar a los propios valles de los montes que habitan, valles árticos, bosques caducos, llanuras pantanosas y regiones costeras con densa vegetación y humedad.

En Norteamérica, sus preferencias en cuanto a la vegetación son el abedul (Betula) y, principalmente, el sauce (Salix); aquí convive con más de cuarenta especies de este arbusto, y sus nombres comunes suelen estar asociados a esta planta: wilow partridge, wilow grouse, etc.

En Europa el brezo (Erica, Calluna), en determinadas zonas, es más de su gusto, sobre todo al oeste de su área de distribución, en las Islas Británicas, donde no solo le sirve de refugio contra el frío y para anidar. Además su dieta la constituyen casi exclusivamente los brotes y bayas de este pequeño matorral.

lagopodo-dsitri

Una curiosidad de la subespecie L. l. escóticus, la mencionada grouse, es que no muta su plumaje a blanco en invierno, por lo que se la conoce como red grouse, muy apropiadamente, todo el año. Esta característica parece una adaptación lógica a un entorno isleño en el que nieva menos que en las áreas continentales del resto de Europa y América, donde sí muta.

Su tasa de mortalidad es muy alta, según estudios de entre un 60 o 75 %, aunque, al contrario de lo que se podría pensar, sus causas están más relacionadas con la depredación que con el frío y la alimentación, ya que su adaptación le permite superar los inviernos más duros desplazándose para buscar alimento, formando bandos y escarbando madrigueras como otras tetraónidas, estrategias que no parece que sean tan efectivas para evitar a los predadores como zorros y, principalmente, a las rapaces.

Los machos en verano tienden a ocupar zonas más expuestas y altas que las hembras y ejemplares juveniles de su grupo; y en invierno, además, se desplazan más al norte. En los movimientos migratorios citados, los machos llegan un par de semanas antes que las hembras a su destino; estos, los machos, son monógamos principalmente aunque pueden ser polígamos y ocupar territorios y zonas de campeo más amplias para albergar a su ‘harén’ que los que comparten con una sola hembra en la cría.

lagopodo-escandinavo

Lagópodo escandinavo, esta subespecie si muta de color en invierno.

En este tiempo se muestran agresivos con otros machos ante la perspectiva de la llegada de sus parejas. Tras cambiar por completo el plumaje invernal, en abril y mayo, los machos adoptan un plumaje nupcial que combinan con espectaculares bailes para atraer a las hembras, como los jóvenes bororo en el worso nigeriano. El macho de lagópodo común es el que más se implica en el cuidado del nido y de los pollos de todas las tetraónidas, siendo unos padres admirables.

El lagópodo común es una de las especies de aves terrestres más apreciadas por los cazadores. Su caza es auténtica y salvaje ya que, al no haber prosperado los intentos de cría en cautividad, no cabe otra opción que cazar aves nacidas en el campo.

Por un lado, su franco y rápido vuelo –puede alcanzar más de 120 km/h– y su relativa abundancia en determinadas zonas hacen que sea ideal para cazarla en ojeo; es más, esta modalidad tal y como hoy se entiende surge como un método específico para cazar grouses.

También se adapta perfectamente a los requisitos de la caza al salto con perro, tanto en mano como en solitario. Su instinto le lleva a intentar alejarse de sus perseguidores a peón, dejando largos y patentes rastros. Cuando el peligro se acerca tiende a amonarse para pasar desapercibida confiando en su camuflaje, un comportamiento que favorece su búsqueda con perros de muestra.

Su arrancada es potente, y sus requiebros y querencias imprevisibles no dan muchas facilidades para el tiro, aunque una vez que ha tomado velocidad este es rectilíneo y hacerse con él no entraña más dificultad que cobrar una perdiz roja.

En época de caza suelen encontrarse en bandos en ocasiones muy nutridos, y cuando son levantadas no cubrirán mucho terreno antes de posarse de nuevo, lo que permite al perro levantar el mismo grupo varias veces. Su vuelo a principio de temporada puede ser de menos de quinientos metros, aumentando el tiempo y la distancia del mismo a medida que avanza el invierno.

A diferencia de la perdiz nival, el lagópodo tiende a evitar volar a los altos y prefiere seguir las laderas o dirigirse a los valles, querencias que recuerdan más a las de nuestra perdiz.

Tanto en Gran Bretaña como en América son muy apreciados los retrievers y labradores sobre todo para el cobro, aunque también pueden seguir rastros con solvencia; y cuando existe una buena compenetración con su dueño, ambos pueden formar un tándem muy eficaz, a pesar de que la ausencia de las muestras pueda hacer menos estética la cacería.

Sus dinámicas poblacionales cubren ciclos de abundancia cada varios años, y conviene conocer sus efectivos para establecer cupos o acortar periodos de caza.

Otras medidas compensatorias contra las bajas ocasionadas por factores naturales son el control de predadores:

  • La mejora de su hábitat para favorecer la cría mediante una silvicultura específica tendente a clarear zonas de denso arbolado.
  • La creación de canales de drenado en zonas pantanosas.
  • Las quemas de brezo controladas.
  • Favorecer la adaptación de abedules, sauces y pastizales antes que la de bosques de coníferas.

SUBESPECIES

L. l. scoticus. Islas Británicas.  Según autores, se puede considerar una especie aparte.

L. l. variegata. Costas de Noruega (islas frente al fiordo Trondheim).

L. l. sserebrowsky. E Siberia (lago Baikal  al mar de Okhotsk  y montes Sikhote Alin).

L. l. alba. N Yukón y Columbia Británica al golfo de San Lorenzo.

L. l. lagopus. Escandinavia y N Rusia.

L. l. rossica Países bálticos  al centro de Rusia.

L. l. birulai. Islas de Nueva Siberia.

L. l. koreni. Siberia a Kamchatka.

L. l. kamtschatkensis. Kamchatka y Kuriles.

L. l. alleni. Terranova.

L. l. maior. Estepas del SO de Siberia  y N Kazajistán.

L. l. brevirostris. Montes Altai y Sayan.

L. l. kozlowae. O Mongolia (montes  Tanmu-Ola, Khangai  y Kentei).

L. l. leucoptera. Islas N Canadá  y S de I. de Baffin.

L. l. muriei. E Aleutianas y Kodiak.

L. l. alexandrae. Alaska al NO Columbia Británica.

L. l. alascensis. Alaska.

L. l. ungavus. N Quebec  y N Labrador.

L. l. okadai. Sakhalin.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.