10 Mejoras en el hábitat de tu coto para recuperar las poblaciones de caza menor
6 octubre, 2018 Trofeocaza . 1118 Visualizaciones

Reportajes coto de caza

10 Mejoras en el hábitat de tu coto para recuperar las poblaciones de caza menor

¿Es posible recuperar las poblaciones de caza menor?

Se habla mucho de la recuperación de especies emblemáticas como el lince, el oso o el águila imperial –afortunadamente– en los últimos años de forma optimista, ya que, contra todo pronóstico, las poblaciones de estas especies han aumentado. Su dinero ha costado. Pero, ¿qué ocurre con las especies más representativas de nuestras especies de caza menor?

El caso de la liebre, por ejemplo, es preocupante; y en zonas tradicionales de abundancia, sus poblaciones han mermado en algunos casos drásticamente. Eso lo saben bien los galgueros.

Las reiteradas campañas de envenenamiento de topillos ha contribuido, amén de otros problemas derivados de la agricultura moderna.

Los esfuerzos por recuperar las especies emblemáticas antes citadas son encomiables, pero en el caso de águilas y linces serían baldíos si no se atiende antes a la situación del conejo. La importancia de este lagomorfo en los hábitats mediterráneos es incuestionable, pero la gestión de sus poblaciones es conflictiva; y mientras en algunas zonas se habla de plagas por explosiones demográficas, en otras ha desaparecido por completo, lo que demanda un manejo escrupuloso y ajustado de sus poblaciones.

mejoras-coto-perdizSeguramente el caso más preocupante sea el de la perdiz salvaje. La perdiz roja, un ave que debería ser el icono representativo de este país, se extingue en estado salvaje.

Las causas más decisivas en esta desaparición están ligadas a la agricultura industrial implantada en la actualidad, y su principal enemigo, tras la industria agroquímica –o quizás antes de ella–, es la perdiz de granja.

Hace poco dábamos la noticia de la suelta, por parte de la Fundación Naturaleza y Hombre, de 600 perdices en 4000 hectáreas de fincas de Extremadura y Castilla y León para recuperar las poblaciones de águila imperial ibérica, lo que da idea de la falta de rigor y de la arbitrariedad en las acciones de grupos supuestamente familiarizados con los problemas relacionados con el medio ambiente.

No hay que eludir nuestra responsabilidad como cazadores. Es raro escuchar a un cazador decir que prefiere las perdices de granja a las salvajes; sin embargo la gran mayoría sucumbe a la tentación de soltar perdices en sus cotos, y es muy raro que las organizaciones comerciales contemplen otra opción.

A pesar de todo, aún hay espacio para el optimismo. Nuestra perdiz es un ave de naturaleza dura y adaptable y sus poblaciones responden muy positivamente con un mínimo de cuidados. Además, existen todavía cazadores y organizaciones realmente comprometidos con la recuperación de la perdiz salvaje.

Recibimos una nota de prensa en la que se anuncia la propuesta de realizar un proyecto de cinco años de duración, coliderado por la Federación Extremeña de Caza y la Fundación Artemisan. Este proyecto se suma al anteriormente presentado por la Federación para crear un Grupo operativo de innovación  ‘Agricultura Convergente y Resiliente’.

En dicho trabajo se aplicarían, de forma experimental, una serie de actuaciones en una finca extremeña encaminadas a mejorar las poblaciones de caza menor, de las que se llevaría un seguimiento exhaustivo para determinar su efectividad.

Dada la importancia y repercusión, principalmente sobre la perdiz roja, que este tipo de iniciativas pueden tener, hemos decidido dedicar un espacio en Trofeo para informar sobre este asunto y animar al cazador a llevar a cabo en su coto las mejoras más interesantes que vayan desvelándose como tales.

Pasamos a continuación a desgranar las actuaciones que se van a realizar en este proyecto y algunas propuestas adicionales.

GESTIÓN EXPERIMENTAL EN UNA FINCA EXTREMEÑA 

La finca en cuestión es representativa del campo extremeño y cuenta con las explotaciones agroforestales características del entorno mediterráneo, como la dehesa, los campos de cultivo de secano y regadío, y los ganados ovino y porcino en extensivo que conviven con las especies cinegéticas menores más representativas de nuestra fauna, como la perdiz roja (Alectoris rufa), el conejo de monte (Orytolagus cuniculus) y la liebre ibérica (Lepus granatensis).

El objetivo del proyecto es aplicar y hacer un seguimiento de una serie de medidas de gestión cinegética relativas a la mejora del hábitat, el aporte suplementario de agua y alimento y el control de predadores, y encaminadas a recuperar y conservar las poblaciones de especies de caza menor y a promover la investigación, la educación, la formación y colaboración con cotos vecinos.

Pasamos a tratar a continuación con más detalle las medidas propuestas.

EJEMPLO DE POSIBLE DISTRIBUCIÓN DE LAS MEJORAS DEL HÁBITAT

Uno de los grandes problemas de las especies ligadas al medio agrícola mediterráneo es la pérdida de diversidad paisajística. Para enmendarlo en la medida de lo posible, en esta iniciativa se proponen una serie de actuaciones.

Basándonos en la información remitida por los promotores de este proyecto, hemos realizado una recreación de las posibles mejoras y su distribución en una finca imaginaria de entre 1500 y 2000 ha, con parte dedicada a la agricultura, otra parte a dehesa y otra de monte.

mejoras-coto-parcela

Lazos ‘alares’

Una de las propuestas del proyecto extremeño es la instalación de lazos ‘alares’ para la captura de predadores en buena parte del perímetro de la finca, alcanzando una longitud aproximada de 7800 metros.

Otros métodos

Para el control de predadores se utilizarán otros métodos autorizados, además de lazos, como cajas-trampa o escopetas todo el año, especialmente durante la época de reproducción (primavera y verano).

mejoras-coto-bebederoBebederos

La localización de los bebederos dependerá de la disponibilidad de agua en verano y la existencia de parejas de perdices en los censos primaverales.

Aunque, como en el ejemplo, se cuente con cursos de agua y alimento buena parte del año, en este proyecto se considera fundamental asegurar la disponibilidad de ambos en los momentos de carestía, especialmente durante la reproducción.

Por lo que se procederá a la colocación de un comedero-bebedero cada 5 ha. Si es necesario, se protegerá con una malla metálica para evitar su destrucción por parte de los jabalíes, por ejemplo.

Existen muchos sistemas para construir bebederos con bidones, cisternas y mecanismos de boyas que alimentan recipientes o balsas. En el proyecto se recomienda la utilización de depósitos de al menos 100 litros.

El que pasamos a detallar, aunque algo pequeño, es sencillo y económico.

Para construirlo solo es necesario un bidón de los apilables, de 25 o 30 litros, y un plato grande en el que quepa.

Hay que hacer unos taladros a los dos lados del asa del bidón de 10 o 12 mm, llenarlo de agua –si se le añade un poco de antialgas, mejor– y colocarlo invertido en el plato.

El agua llenará el plato hasta los orificios y, por acción del vacío, no seguirá saliendo hasta que se evapore o los animales hagan bajar el nivel, lo que provoca que entre aire y salga más agua.

Es importante que el plato quede justo para minimizar la evaporación.

Una piedra grande evitará que sea volcado por el viento.

Cómo hacer un bebedero natural en 5 pasos

Caballones

Los caballones (beetle-banks) son montículos lineales elevados en el terreno en los que se siembran distintos tipos de gramíneas silvestres amacolladas –es decir, que nacen del mismo pie de planta–, junto con otras especies vegetales, como cañuelas y lastones, y otras de mayor porte, como retamas y genistas, en menor proporción.

mejoras-coto-caballones

Siembras

En las zonas adehesadas o de monte se realizarán pequeñas bandas de siembra de especies leguminosas de entre media y una hectárea, a razón de una cada 10 hectáreas, que no serán tratadas con productos fitosanitarios.

mejoras-coto-linderosLinderos

Los linderos son franjas que, al dejarlas sin sembrar, crecen comunidades herbáceas naturales de la zona. En el proyecto se propone la creación de linderos entre las distintas parcelas y el mantenimiento de los que ya existan: lindes, vallados, muros (en la foto) y caminos.

Chozos de protección

Los chozos son refugios artificiales realizados con restos de podas en los que aves, pequeños mamíferos y reptiles pueden refugiarse. Se dispondrán en hilera cada 75-100 metros a lo largo de los linderos y caballones.

Franjas de cultivo sin tratar

Se respetarán bandas de cultivo de cinco metros de ancho sin tratar con herbicidas ni pesticidas a lo largo de linderos y caballones, que favorecerán el crecimiento de amapolas y hierbas silvestres, así como de insectos. Estos ecotonos o zonas de transición proporcionan cobijo y alimento en forma de semillas e insectos.

La existencia de insectos en los primeros días de vida de los pollos de las perdices y otras especies granívoras es esencial.

También se evitará el uso de semillas blindadas, por las ya demostradas consecuencias negativas para las especies granívoras.

Una agricultura respetuosa con la fauna

En el proyecto extremeño se apunta a la importancia crucial de ajustar el calendario del laboreo con la reproducción de las especies de interés y se recomienda que comience la siega una vez que se haya observado que las polladas de perdiz ya han abandonado el nido.

También se insta a realizar las labores de cosecha de día y a realizar un esfuerzo de localización de nidos durante la siega, creando ‘rodales’ en caso de hallar nidos a su alrededor.

La figura de un guarda de caza

Un guarda de caza profesional se considera imprescindible para realizar un control de predadores selectivo y efectivo; y como disuasión para furtivos y pieza clave para disminuir las molestias derivadas de las actividades humanas.

INVESTIGACIÓN, EDUCACIÓN, FORMACIÓN Y COLABORACIÓN. OTRO PILAR PARA EL ÉXITO

Para evaluar el efecto de la gestión realizada se llevará a cabo una labor de investigación sobre la presencia y densidad de las poblaciones de las especies objeto de estudio y otras –como las de insectos– que no han sido estudiadas en profundidad.

Este proyecto y la finca escenario donde se llevará a cabo servirán para la educación y formación en materia de gestión cinegética. En este sentido, se tiene previsto organizar visitas de colegios e institutos, así como de tipo técnico –para guardas, cazadores, gestores, científicos y técnicos de la Administración–, y actividades prácticas para estudiantes universitarios.

Realizar una acción conjunta con los cotos vecinos es algo primordial para la consolidación del éxito del proyecto, por lo que se pretende la colaboración con sus propietarios o gestores.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.