Medidas de gesti贸n de las poblaciones de perdiz
20 marzo, 2017 Trofeocaza . 1887 Visualizaciones

Reportajes coto de caza

Medidas de gesti贸n de las poblaciones de perdiz

Las actuales pr谩cticas agr铆colas, el abandono del campo y la mala gesti贸n de los cotos han desembocado en la p茅sima situaci贸n actual de la reina de la menor鈥 y las perspectivas no son nada buenas. Ya se sabe que las situaciones excepcionales requieren de medidas excepcionales, as铆 que tome nota de los siguientes consejos y p贸ngalos en pr谩ctica.

El futuro de la perdiz roja tambi茅n est谩 en sus manos. Ha terminado la temporada de caza y llega la hora de hacer balance en nuestro coto, valorar c贸mo ha ido la reci茅n concluida campa帽a y revisar y corregir los errores de los que debemos aprender para optimizar recursos y esfuerzos en la gesti贸n de nuestras zonas de caza.

La situaci贸n es preocupante y ser谩n muy pocos aquellos que, realizando esa tarea de revisi贸n de resultados y observando el hist贸rico de datos que vengamos arrastrando, comprueben que sus resultados mejoran cada a帽o. Lo normal, por desgracia, ser谩 que cada a帽o tengamos menos caza, salvo temporadas excepcionales.

ADI脫S A LOS EGO脥SMOS聽

Los que nos dedicamos a esto de la gesti贸n lo venimos viendo desde hace mucho tiempo, pero, como siempre, el cazador suele ser bastante ego铆sta, en el sentido de que cada uno va a lo suyo. Se sale al campo, se cumple o no con los cupos y se protesta un poco, pero nada m谩s. Muy pocos son los que se comportan en su coto como se comportar铆an en un peque帽o coto en el que s贸lo cazaran ellos.

Aun as铆, es cierto que, sobre todo en este 煤ltimo a帽o, se va viendo m谩s conciencia del grav铆simo problema que atraviesa la caza menor en Espa帽a y, sobre todo, la perdiz roja. Hasta el punto de que he llegado a leer que la perdiz roja va camino de la extinci贸n, afirmaci贸n que, si la pensamos por un momento, es del todo cierta, a no ser que tomemos medidas de urgencia.

Lamentaciones como 鈥渉a sido un a帽o muy malo鈥, 鈥渉a criado mal鈥, 鈥渉a ca铆do piedra鈥… se escuchan a帽o tras a帽o鈥 Y no les falta raz贸n, pero el problema real es mucho m谩s complejo. Los cazadores y los gestores debemos actuar en todas las causas que ya conocemos para mitigar sus efectos, pero si sabemos y podemos realizar acciones鈥 驴cu谩l es el problema? Al final los unos por los otros, la casa sin barrer鈥 y el tiempo pasa y la situaci贸n cada a帽o va a peor.

En Espa帽a sabemos que, de cara a los pol铆ticos, en esto del medio rural siempre prima la todopoderosa agricultura, pero cuando muchas veces el agricultor y el cazador son la misma persona, vecinos o amigos鈥 digo yo que se podr铆a hacer mucho m谩s de lo que se hace.

HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE聽

Gestion-perdiz2

Las perdices han sido v铆ctimas de un exceso de caza en muchas partes de Espa帽a.

La primera medida que deber铆a llevarse a cabo es bien simple: hablar y negociar con los agricultores, evitando en todo lo posible el uso de semillas tratadas y de productos agresivos.

S铆, lo normal es que los agricultores esgriman que de esa manera la producci贸n es menor, pero realmente las ayudas las pueden cobrar igual, se ahorran en productos caros y, si aun as铆 no les compensa, se帽ores, hagamos n煤meros y paguemos esa tasa no producida.

Los efectos ser谩n mayores que cualquier mejora en el h谩bitat. En caso de tener tierras abandonadas o de propiedad municipal en los cotos, que los cazadores corran con el gasto de sembrarlas como anta帽o.

Sin duda, ser谩 una fuente de beneficios para el coto, primero en caza, pero tambi茅n econ贸micamente.

Estamos hablando de una especie ligada a los agrosistemas, es decir, a la agricultura de la mano del hombre. Si faltan esas tierras agr铆colas o si, en lugar de grano, las perdices encuentran veneno, no podemos pedir peras al olmo: no tendremos perdices.

BUENA SINTONIA CON LOS AGRICULTORES

Lo mismo pasa a la hora de cosechar: el que pasen el peine dejando cinco o diez cent铆metros m谩s de rastrojo… 驴de verdad cuesta tanto dinero el que se coseche siempre desde el interior hacia el exterior, o incluso la selecci贸n del cultivo a sembrar estudiando las ayudas y los beneficios?

Pero si no somos los cazadores los que estemos encima de los agricultores para tomar esas medidas, nadie lo har谩 por nosotros. En segundo lugar, el abandono del campo provoca que prolifere cada vez m谩s la caza mayor y, a su vez, disminuya la menor. Primero, por la falta de tierras agr铆colas en muchas zonas.

Y, en segundo lugar, por la competencia con las especies de caza mayor y por la predaci贸n por parte de algunas. Dependiendo del tipo de acotado, son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo en este sentido.

La realizaci贸n, por ejemplo, de un plan de ordenaci贸n forestal puede contemplar medidas como la limpia de monte, con ayudas importantes en muchas comunidades aut贸nomas y que pueden ser una herramienta de trabajo a coste cero e incluso una fuente de ingresos.

Por otro lado, como ya he comentado, la siembra de tierras abandonadas o de propiedad municipal puede ser otro punto a favor de la maltrecha perdiz.

Gestion-perdiz_comedero

reportajes cotos Gestion-perdiz_bebedero

En muy pocas ocasiones en los planes t茅cnicos se contempla una inversi贸n en medidas de gesti贸n, como la colocaci贸n de comederos o bebederos, el control de predadores.

En 煤ltimo lugar en esta serie de desprop贸sitos, toca entonar el mea culpa: la mala gesti贸n en nuestros acotados. Como he planteado, hay varios factores sobre los que trabajar, pero si esto no fuese posible, el cazador s铆 puede trabajar directamente sobre la planificaci贸n de la caza. Estamos en las mejores fechas para repasar la temporada acabada y enfocar la pr贸xima, empezando a trabajar ya.

SEAMOS SENSATOS

Las perdices, adem谩s de sufrir la p茅rdida de h谩bitat propicio y las agresivas pr谩cticas agr铆colas, han sido v铆ctimas de un exceso de caza en muchas partes de Espa帽a.

Cuando las densidades son muy bajas en estas fechas, y adem谩s el h谩bitat no es el propicio, la supervivencia de las poblaciones y la cr铆a no va a ser la esperada.

De aqu铆 la importancia de elaborar un plan t茅cnico de caza real que planifique la presi贸n de caza soportable, respetando una madre suficiente como para obtener una poblaci贸n decente de cara al pr贸ximo comienzo de la temporada.

No valen censos mal planteados ni aplicar las f贸rmulas tal cual, pues el papel lo aguanta todo.

Saber de caza no es saber cazar, como dice mi amigo y profesor Miguel Montoya, aunque para saber de caza hay que saber cazar. En Espa帽a hoy en d铆a todo el mundo cree que sabe cazar y que sabe de caza, cuando en realidad la mayor铆a no sabe de ninguna de las dos cosas. Cazamos mucho y cazamos mal, no s贸lo a nivel de planificaci贸n y cupos.

Tambi茅n a pie de campo, con tiros largu铆simos a piezas que se marchan con alguna perdigonada que al caer la noche pasa factura, no respetamos los cupos, no estamos dispuestos a atrasar el comienzo (buena medida en climas fr铆os de la mitad norte peninsular) ni a adelantar el cierre (ideal para la mitad sur), pero luego nos quejamos de que no hay perdices.

Hacemos los planes t茅cnicos por cumplir, y en muy pocas ocasiones contemplamos la buena gesti贸n cineg茅tica como una inversi贸n en nuestra afici贸n, en nuestros campos, pero luego todos queremos rentabilidad, mucha caza.

Y la verdad es que ni el mejor de los economistas ha descubierto la forma de obtener rentabilidad sin inversi贸n, as铆 que, si de verdad queremos caza, como el que quiere peces, habr谩 que mojarse. 鈥

Juan Pascual Herrera Coronado

Ingeniero T茅cnico Forestal. Experto en Caza y Pesca

Tambi茅n te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.