La Narbona ha vuelto para vengarse
22 agosto, 2017 Trofeocaza . 576 Visualizaciones

Antonio Pérez Opinión

La Narbona ha vuelto para vengarse

Ahora ya estamos otra vez con el roneo. Y en coplas pretender√°n tenernos otro a√Īo para acabar por volver a traicionarnos. Ronean porque temen el castigo, porque hasta muchos de los suyos se les han sublevado, pero no porque pretendan enmendar ni error ni da√Īo. Porque traici√≥n fue, felona y alevosa, la del PSOE y Ciudadanos a cazadores y pescadores, violando su palabra dada, sus promesas y sus propias propuestas.

Y cambiando el voto los unos a un seco ¬ęno¬Ľ y los otros a una cobarde abstenci√≥n para reformar la ley 42/2007 que permiti√≥ la alucinada sentencia del Supremo y los delirantes efectos sobre un pu√Īado de especies ‚Äďel arru√≠, el cangrejo rojo, la trucha arcoiris y la carpa‚Äď, la caza y la pesca deportiva y las subsistencia de miles de familias y de las econom√≠as de poblaciones enteras.

Impidieron pues al Gobierno y al Partido Popular comenzar siquiera a tramitar el cambio de ley; y ahora, al temerse las consecuencias, que en su caso es que les afecten al sillón y al voto, han vuelto a venir haciendo todo tipo de pamemas. Obras y por escritos son razones. Hasta que no se vea no se crea y mejor que no se crea.

Porque la mano que mece la cuna ahora en el PSOE, que es la mayor enemiga que cazadores, pescadores y el mundo agrario en general han tenido, es Cristina Narbona. Es ella quien diera a luz aquella ley nefasta y ha sido ella la que ha impedido que se modificara. Y ser√° ella la que les diga a quienes ahora nos vienen de nuevo con la promesa en ristre y mucha palabrer√≠a lo que han de hacer; y ellos lo har√°n y traicionar√°n lo que sea, como ya lo traicionaron, porque se juegan el esca√Īo y el cargo.

Y porque, adem√°s, en esta nueva etapa ellos y los podemitas van a ir en todo de la mano y no van a ser los sanchistas quienes les hagan un feo, y menos por esos tipos que cazan y pescan, a sus aliados morados con quienes esperan ponerse a gobernar ma√Īana o la semana que viene. El pacto es impedir que el Gobierno saque una sola ley en positivo adelante, ni agua. O sea, menos a√ļn peces o cabras.

En ese panorama pol√≠tico lo que vamos es aviados y mejor que vayamos prepar√°ndonos y dejemos de hacer el ingenuo. Que si te enga√Īan una vez la culpa es suya, pero ya de segundas es de ser profundamente idiotas. Y no otra cosa puede uno maliciarse si al mando de aquellos con los que se pacta est√° tu m√°s declarada enemiga.

La ministra Narbona, puntal de las cat√°strofes zapateriles en sus a√Īos de poder en el Ministerio de Medio Ambiente (2004-2008) se rode√≥ de una corte de ultra ecologistas, hoy todos altos mandos podemitas, a la que aneg√≥ en subvenciones, y entre todos alumbraron la ley 42/2007 causante de esta aberraci√≥n prohibitiva que soportamos.

Fue igualmente ella el origen, all√° por 2008, a causa de otra lesiva ley que pretend√≠a, de las protestas crecientes, empeoradas por su trato agresivo y despectivo contra todo lo que significara medio agrario, que culminaron en la enorme y recordada manifestaci√≥n en Madrid, en marzo de aquel a√Īo, de todos esos colectivos atacados en sus intereses e insultados en su dignidad. Aquella movilizaci√≥n, por cierto, acab√≥ por ser la gota en que se desbord√≥ su poder. Tras las elecciones de aquel a√Īo, y aunque las gan√≥ ZP, ella fue destituida y sustituida por Elena Espinosa, que devolvi√≥ algo el sosiego.

Ahora, apuntada al sanchismo rampante, ha regresado como presidenta del PSOE; y desde ese cargo, que otros llevaron con la prudencia y la ecuanimidad que exige, ella est√° dispuesta a cobrarse todas y cada una de las venganzas. Ya ha comenzado y ya da muestras de nuevo de su sectarismo hacia la sociedad, pero tambi√©n ‚Äďya lo est√°n sufriendo‚Äď hacia sus propios compa√Īeros de partido que no comulgan con sus propuestas extremistas del m√°s rancio talibanismo ecologista.

Así que mejor vayamos teniendo claro lo que podemos esperar y a lo que vamos a enfrentarnos de ahora en adelante. Nosotros, las gentes del campo, de la caza y de la pesca, somos para ella sus peores enemigos y ahora vuelve con el rencor y el ánimo de venganza redoblados.

Ya nos ha hecho la primera, y de nada ha servido que sus compa√Īeros hubieran dado su palabra. Ella fue quien se emple√≥ a fondo para traicionar los compromisos y las promesas y forzar la voluntad de muchos diputados. Para ello cont√≥ con el fiel sanchista y ahora escudero parlamentario como portavoz en Medio Ambiente, el albacete√Īo Manuel Gonz√°lez, tan de fiar a tenor de lo sucedido como la propia Narbona. O peor, porque a la exministra se la ve venir y el de Albacete la pu√Īalada la meti√≥ por la espalda y doblada. Y ahora llora y gime que la culpa no fue suya y que vamos a arreglarlo.

Y en parecidas pamemas est√° tambi√©n la muy ‚Äėestupenda‚Äô y muy urbanita muchachada de Ciudadanos. Lo que temen es la respuesta. De nosotros y de sus propias gentes que, como nosotros, han sido traicionadas: alcaldes, comarcas y hasta comunidades aut√≥nomas. Temen hacia fuera, pero tambi√©n hacia dentro, hacia su propio partido. Y en ello, y sin cejar, hasta que no haya hechos y estos est√©n en el BOE seguir denunci√°ndolos y poni√©ndolos ante el espejo de su tropel√≠a. Palabras y promesas ya no sirven. Y menos con quien tiene al frente.

Cristina Narbona ha vuelto. Para jolgorio de los extremistas y para pesar de la gente sensata, para alegría de Podemos y para preocupación de la despreciada socialdemocracia, para campaneo del ecologismo de salón asfáltico y urbanita y para temor de la gente que en verdad vive, trabaja y sostiene el campo y el medio.

Narbona ha vuelto a imponer sus dogmas y a cobrarse su venganza. Ella es quien ha estado detr√°s de estos dos √ļltimos desafueros. Ella estar√° ah√≠ para seguir perpetr√°ndolos. Ella va a ser mucho m√°s, y desde luego mucho peor, que una presidenta del PSOE. Es la que va a mandar porque ya manda, con la excepci√≥n de S√°nchez, por encima de todos. Desde luego m√°s que nadie en el grupo parlamentario, que se vaya enterando Margarita Robles. Y que nos vayamos enterando nosotros.

Antonio Pérez Henares

antonioperezhenares@yahoo.es

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*