Probamos el Opel Mokka 1.6 CDTI Excellence 4×4
15 junio, 2017 Trofeocaza . 2216 Visualizaciones

motor

Probamos el Opel Mokka 1.6 CDTI Excellence 4×4

Altamente recomendable

Opel ha llevado a cabo una renovación de sus propulsores diésel con la llegada del moderno motor 1.6 CDTi de 136 caballos.

La nueva generación de Astra fue la elegida para abrir un camino que han seguido el Zafira y el Meriva.

Posteriormente llegó este moderno propulsor a la variante todocamino. El Opel Mokka se encuentra con un propulsor muy a su medida, que responde con prontitud y sobre todo con total ausencia de vibraciones, algo en lo que destaca frente al propulsor 1.7 de origen Isuzu que montó anteriormente.

El Mokka, al que le llega el relevo con el Mokka X, gana muchos enteros especialmente los que tienen que ver con el confort de marcha ofrecido a sus pasajeros.

Más silencioso y de respuesta más brillante en toda la gama del cuentavueltas, especialmente en la parte más baja, donde el motor 1,6 litros es más poderoso.

Las vibraciones que llegan al interior del habitáculo son también menores, algo que se nota cuando llegamos a un semáforo y el star&stop no funciona porque le estamos pidiendo ‘mucha chicha’ al climatizador.

Son muchos a los que no gusta el sistema star&stop, pero cuando estamos a bordo de un diésel y en tráfico denso, la verdad es que es una maravilla; de repente nos quita ruido, vibraciones, y actualmente el arranque del motor se produce casi de forma instantánea cuando iniciamos la marcha, tanto que en algunas situaciones hasta olvidamos que está operativo.

CONSUMOS REDUCIDOS

Otra de las virtudes del Mokka, y centrándonos en la versión probada, el 4×4 con acabado Excellence, son los consumos, para nada disparados; es más, podríamos calificarlos de ajustados, no se superan los seis litros a los 100 km aunque realicemos una conducción donde los consumos no nos importen; registramos un consumo medio de 5,8 l/100 km a lo largo de nuestra prueba.

Cuando veamos una ficha de homologación de consumos debemos sumar un litro más para orientarnos en lo que serán los consumos reales.

opel-mokka-1.6-geeneral

La tracción total es un elemento que añade peso y que se nota en los consumos, pero en el Mokka no se deja notar demasiado; además, el peso del coche apenas supera los 1500 kg.

Hay una versión 4×2 de menor peso y consumos, pero no es igual de solvente cuando abandonamos el asfalto.

Probamos el Mokka con la caja de cambio de seis velocidades de buen escalonamiento y salto entre marchas, que nos permite aprovechar todo el potencial del motor de 136 caballos.

A este cambio solo le podemos achacar tener una timonería de accionamiento algo lento.

EN CAMPO Y CARRETERA

En la manta asfáltica el Opel Mokka es un coche que sorprende. A pesar de su carrocería más elevada el coche se muestra muy estable, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados el segmento, comportándose como una berlina más, donde esa posición más elevada nos transmite mayor dominio del tráfico.

Como digo, un comportamiento muy dinámico a nivel de sensaciones que se ven refutadas por la respuesta del motor contundente en toda la gama de revoluciones.

Por suspensiones resulta muy cómodo, aunque tiende un poco a duro, algo que se aprecia cuando superamos los guardias tumbados, en cambio en zona bacheada su absorción es mejor. El balanceo de carrocería es mínimo y la amortiguación no excesivamente dura.

En pista esta amortiguación más dura se deja notar, no resulta muy incómodo salvo que la pista esté muy rizada o bacheada.

La sensación de aplomo y dominio la tenemos en todo momento, incluso en pista, gracias la buena pisada de su eje delantero y a pesar de una dirección de filtra en exceso, lo que sucede en las ruedas delanteras.

Su uso como 4×4 se debe limitar a esto, a las pistas, pues la tracción 4×4 solo actúa cuando nota que hay pérdidas de motricidad en el eje delantero o cuando se pulsa el botón de control de descenso; es decir, no se puede actuar sobre la tracción de ninguna otra manera, estando aquí su mayor pega para usuarios que salgan mucho al campo, su sistema de tracción total no se puede bloquear a voluntad del conductor para conseguir ese reparto constante entre ejes, que es del 50/50.

Aun con todo el Mokka no responde mal cuando se saca de las pistas, pero que nuestra cabezonería no sea la causante de que nos quedemos atrapados, si las cosas se complican mejor es no continuar.

EL INTERIOR

opel-mokka-1.6-interior

Un refinado diseño de los instrumentos de mando, junto a una acertada elección de los materiales, dan empaque al interior.

 

Los asientos son cómodos y de una gran sujeción, con unos pétalos, tanto en la banqueta como el respaldo, muy marcados, lo que hace que en curva el cuerpo no se mueva ni un ápice; pero cuando nos enfrentamos a recorridos muy largos no nos permiten mover el cuerpo dentro del asiento ni un milímetro, lo que hace que el cuerpo se acabe resintiendo, y eso que están certificados por la Asociación Médica de Fisioterapia de América.

El Mokka lleva ya unos años en el mercado, desde 2012, y eso se nota en cuanto a estética; quizá sea que nos hemos acostumbrado, pero tanto en el exterior como en el interior se nota el paso de los años.

No hay tacha por acabados o materiales, al contrario, es un coche que transmite empaque, como el refinado diseño de la instrumentación; pero la excesiva botonería de la consola central hace que tengamos que fijarnos muy bien antes de dar a ningún botón.

Por otro lado, el hecho de que el navegador no tenga pantalla táctil y haya que introducir el nombre de la calle entera hace que se complique la tarea de usarlo.

El espacio existente en las plazas traseras es más que suficiente, tanto por espacio para las piernas como por anchura para los hombros.

Arriba, el maletero, sin ser muy grande, está bien aprovechado.

El maletero amplio y de formas muy regulares es muy aprovechable, aunque el paso de los años ha hecho que sea de los más pequeños de su categoría, con 356 litros de volumen.

Incorpora el Opel OnStar, con el que se puede tener respuesta automática en caso de colisión; disponemos de un servicio de emergencia, asistencia en carretera, asesor personal que nos envía destinos al navegador y con el que podemos convertir nuestro coche en zona wifi.

Todo un avance que sitúa a Opel en cabeza de conectividad a bordo de un vehículo.

FICHA TÉCNICA  DEL OPEL MOKKA 1.6 CDTi EXCELLENCE 4X4

  • Motor: 4 cilindros en línea
  • Cilindrada: 1598 cc
  • Combustible: Gasóleo
  • Potencia máx: 136 CV a 4200 rpm
  • Par máx: 320 Nm a 1750 rpm
  • Velocidad máx: 188 km/h
  • Tracción: 4×4
  • Consumos (ciudad/carretera/mixto): 5,2/4,4/4,7 litros
  • Capacidad maletero: 356 – 1372 litros
  • Dimensiones: 4278 x 1777 x 1658 mm.
  • Peso en vacío: 1504 kg.
  • Precio unidad probada: 25.905 €
  • Precio gama desde: 19.658 €

opel-mokka-1.6-despiece

 

Destacable

  • Opel On Star.
  • Comportamiento.
  • Consumos.

Mejorable

  • Maletero.
  • Reparto tracción imposible.
  • Tacto dirección.

GAMA OPEL MOKKA 

  • Opel Mokka Selective 1.4 Turbo 4×2: 19.658 €
  • Opel Mokka Selective 1.4 Turbo 4×2 Aut. 21.320 €
  • Opel Mokka Selective 1.6 CDTi 4×4 21.689 €
  • Opel Mokka Excellence 1.4 Turbo 4×2 22.296 €
  • Opel Mokka Selective 1.4 Turbo GLP 4×2 22.306 €
  • Opel Mokka Selective 1.6 CDTi 4×2 Aut. 22.822 €
  • Opel Mokka Excellence 1.4 Turbo 4×2 Aut. 23.473 €
  • Opel Mokka Excellence 1.6 CDTi 4×2 23.521 €
  • Opel Mokka Color Edition 1.6 CDTi 4×2 23.614 €
  • Opel Mokka Selective 1.6 CDTi 4×4 24.055 €
  • Opel Mokka Excellence 1.4 Turbo 4×4 24.677 €
  • Opel Mokka Excellence 1.6 CDTi 4×2 Aut. 24.677 €
  • Opel Mokka Ecellence 1.6 CDTi 4×4 25.905 €

Tito Fernández

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.