Las falacias animalistas sobre las granjas cinegéticas y la caza
27 mayo, 2020 Trofeocaza . 333 Visualizaciones

Noticias de actualidad

Las falacias animalistas sobre las granjas cinegéticas y la caza

Las granjas cinegéticas se pueden definir como instalaciones ganaderas dedicadas a la producción de especies cinegéticas para repoblación de terrenos no cinegéticos, abastecimiento de cotos de caza o para sacrificio en matadero, utilizando para ellos reproductores de genética silvestre.

Estas instalaciones deben cumplir con la ordenación zootécnica, sanitaria, sobre trazabilidad, de bienestar animal y cinegética, a nivel nacional y autonómico para estar registradas oficialmente en el Sistema Integral de Trazabilidad Animal de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

LAS GRANJAS CINEG√ČTICAS S√ďLO SUPONEN UN 0,12% DE LAS EXPLOTACIONES GANADERAS EN ESPA√ĎA

Seg√ļn los √ļltimos¬†datos del Registro de Explotaciones Ganaderas del MAPA,¬†actualmente en Espa√Īa existen 285 granjas de especies cineg√©ticas de caza mayor (ciervos, corzos, gamos, jabal√≠es y muflones) y 517 granjas de especies de caza menor (patos, codornices, palomas, faisanes, perdices y lep√≥ridos).

Comparativamente, es necesario contextualizar a nivel nacional estas cifras con las producciones ganaderas tradicionales de grandes animales (bovino, ovino, caprino, porcino y equino) que alcanzan en torno a 615.000 explotaciones; y de peque√Īos animales (gallinas y conejo dom√©stico) con 12.000 granjas.

En términos absolutos a nivel nacional se contabilizan 802 granjas cinegéticas frente a aproximadamente 637.000 explotaciones ganaderas tradicionales (sin contabilizar la apicultura); por tanto, suponen un 0,12 % del total de explotaciones ganaderas, y se pueden considerar estadísticamente poco representativas las de especies venatorias frente a las pecuarias.

Adem√°s, desde la Real Federaci√≥n Espa√Īola de Caza se trabaja con el MAPA para una¬†armonizaci√≥n nacional o reformulaci√≥n del concepto legal de granja cineg√©tica y n√ļcleo zool√≥gico, ya que, por ejemplo, en comunidades aut√≥nomas como Cantabria existen registradas en REGA 36 granjas cineg√©ticas, las cuales, en realidad, son propietarias de un √ļnico jabal√≠ amaestrado para marcar rastros de los campeonatos tradicionales de perros de rastro con tra√≠lla o para recogida de trufas. Por tanto, no cumplir√≠an las exigencias de ordenaci√≥n zoot√©cnico-sanitaria para incluirse en el registro como instalaci√≥n ganadera y, por supuesto, no se realiza ning√ļn tipo de suelta al medio de estos espec√≠menes entrenados de especial valor unitario.

LA REALIDAD DE LA PRODUCCI√ďN ANIMAL CINEG√ČTICA

Amén de la simple valoración de los datos oficiales es necesario plantear un estudio profesional de la realidad zootécnica de las granjas cinegéticas:

  • Frente a la indocumentada manipulaci√≥n animalista es sencillo ser riguroso y veraz. Que exista una granja de una especie, como la perdiz roja, en un municipio (instalaci√≥n controlada y vallada perimetralmente que impide la entrada o salida de animales de la explotaci√≥n por motivos obvios como los econ√≥micos, legislativos o sanitarios), no afecta en nada en absoluto a la din√°mica poblacional de las especies cineg√©ticas con sobreabundancia en esa zona, como pudiera ser el conejo silvestre o el jabal√≠. En el caso muy excepcional, si eventualmente existiera, de que la especie criada en la granja tambi√©n presentara una elevada poblaci√≥n silvestre en el t√©rmino municipal donde est√° ubicada,¬†las normativas cineg√©ticas proh√≠ben taxativamente la introducci√≥n de animales de granja en estos lugares o en otros con sobrepoblaci√≥n.
  • El mayor n√ļmero de granjas cineg√©ticas se corresponde con las de cr√≠a¬†de perdiz roja. Dichas granjas presentan un intenso control sanitario y de pureza gen√©tica, ya que sin esta condici√≥n las propias leyes de caza proh√≠ben cualquier tipo de suelta de esta especie en el medio, y suponen otra medida suplementaria de gesti√≥n cineg√©tica para el¬†mantenimiento de las poblaciones silvestres¬†en algunas zonas del pa√≠s, donde factores como la intensificaci√≥n agraria o las concentraciones parcelarias puede suponer un lastre para el sostenimiento colectivo de esta especie. Destaca que esta singular ave venatoria de la Pen√≠nsula ib√©rica¬†no genera ning√ļn tipo de da√Īos o perjuicios,¬†pese a ser la especie con mayor n√ļmero de granjas cineg√©ticas en nuestro pa√≠s¬†y, recientemente, un estudio realizado por IREC en participaci√≥n de la Universidad del Pa√≠s Vasco, la Universidad Aut√≥noma de Madrid y el Game and Wildlife Conservation Trust, de Reino Unido,¬†se ha demostrado que en acotados intensivos donde se realizan repoblaciones de perdiz roja¬†(asociado a las medidas de gesti√≥n y h√°bitat),¬†tambi√©n se beneficia al sostenimiento de otras aves esteparias¬†no cineg√©ticas singulares como el sis√≥n com√ļn.
  • Como se ha plasmado en la definici√≥n legal de granja cineg√©tica, una¬†parte importante de los animales criados en estas granjas no tienen un fin estrictamente venatorio, sino¬†que su destino es¬†la obtenci√≥n de carne de caza¬†directamente en industrias alimentarias (de ciervo, codorniz, perdiz, √°nades‚Ķ) y, en ocasiones, para¬†fomento de poblaciones silvestres en zonas no cineg√©ticas¬†con el objetivo de la mejora de biodiversidad o el sostenimiento de especies emblem√°ticas realizadas por la propia administraci√≥n competente en biodiversidad y medio natural (como las decenas de miles de conejos silvestres criados para ser presa del¬†lince ib√©rico o el √°guila imperial¬†en lugares como el Parque Nacional de Do√Īana, donde no realiza ning√ļn tipo de modalidad cineg√©tica reglada).
  • En los cotos en abierto, en su mayor√≠a sociales o municipales, por lo general no se realizan sueltas de ungulados silvestres (considerando que los¬†individuos seleccionados en granjas son animales de alto coste econ√≥mico), ya que los espec√≠menes disponen de libertad para salir fuera del acotado en poco tiempo tras la repoblaci√≥n, resultando est√©ril desde cualquier punto de vista empresarial, biol√≥gico o venatorio.
  • Por otro lado, las pocas sueltas relacionadas con motivos cineg√©ticos no suelen estar asociadas a su captura inmediata o caza de los animales; sino m√°s bien a una¬†mejora de la diversidad gen√©tica de la poblaci√≥n silvestre¬†albergada en estos terrenos cineg√©ticos vallados que generan una econom√≠a rural alternativa en zonas donde otras producciones agrarias tradicionales no son sostenibles econ√≥micamente. Se ubican en espacios rurales muy despoblados, por lo que fijan poblaci√≥n y generan puestos de trabajo en zonas muy deprimidas, cumpliendo importantes objetivos del reto demogr√°fico.¬†Las poblaciones alojadas en interior de las fincas valladas no tienen contacto con los animales silvestres de otras zonas¬†(y, por tanto, no generan da√Īos agrarios o accidentes de tr√°fico por su densidad), con lo cual las sueltas regulan de forma absolutamente imprescindible la endogamia de la caba√Īa residente renovando el perfil gen√©tico y evitando la susceptibilidad a patolog√≠as de la especie de caza manejada por consanguinidad.
  • Para terminar, un dato aclaratorio del √ļltimo Anuario Estad√≠stico Forestal publicado por el MAPA en 2018:¬†en Espa√Īa se soltaron 863 jabal√≠es¬†sanitariamente controlados¬†y se cazaron 373.225.¬†Aunque no existe un censo nacional de jabal√≠es, las √ļltimas estimaciones cient√≠ficas promulgadas por el IREC calculan, al menos, la¬†presencia de un mill√≥n de animales de esta especie en Espa√Īa; por tanto,¬†las sueltas de¬†jabal√≠es suponen un 0,09% de la poblaci√≥n, resultando estad√≠sticamente¬†insignificante¬†para categorizarlas como causa o motivo del aumento poblacional.
  • Por otro lado, tambi√©n es interesante se√Īalar que especies como la¬†cabra mont√©s, de la que¬†no existe ninguna granja cineg√©tica¬†en REGA,¬†presentan superpoblaciones¬†en varias zonas de nuestro pa√≠s ocasionando da√Īos agrarios, accidentes de tr√°fico y sufriendo problemas sanitarios, como la sarna sarc√≥ptica, con impactos en sanidad y bienestar animal e, incluso, en salud p√ļblica. Otro ejemplo an√°logo podr√≠a ser el¬†conejo silvestre,¬†pr√°cticamente sin granjas, pero con el severo conflicto socioecon√≥mico¬†que generan sus perjuicios agrarios e infraestructurales, e incluso, problemas zoon√≥ticos como reservorio de la leishmaniosis en algunas zonas espa√Īolas.
  • A nivel cient√≠fico es muy relevante resaltar la importancia de las granjas cineg√©ticas para el¬†desarrollo de investigaci√≥n sobre la sanidad, ecolog√≠a, gen√©tica, nutrici√≥n, etc., de especies silvestres, al disponer de instalaciones y utillaje que permiten el manejo de especies silvestres que en campo abierto son imposibles de implementar, adem√°s de cumplir con las¬†m√°ximas garant√≠as de protecci√≥n y bienestar animal.

CONCLUSIONES

Como conclusiones prácticas al respecto incidimos en que:

  • Desde el¬†sector animalista radical existe un incesante esfuerzo de manipulaci√≥n y distorsi√≥n sociopol√≠tica¬†de la verdad¬†de la caza¬†como actividad esencial para el medio rural.
  • La ciencia, los profesionales y las organizaciones m√°s representativas del mundo rural defienden que la caza es necesaria, adem√°s de sostenible econ√≥mica, social y ambientalmente.
  • El¬†reducido n√ļmero de granjas cineg√©ticas existentes en Espa√Īa (0,12%), para inscribirse en el Registro de Explotaciones Ganaderas del MAPA¬†deben cumplir con¬†exigentes est√°ndares normativos y controles oficiales sanitarios¬†y de bienestar animal.¬†As√≠ mismo,
    • Fomentan la biodiversidad, adem√°s de permitir el sostenimiento de poblaciones albergadas en fincas valladas evitando los problemas gen√©ticos y sanitarios de la consanguinidad.
    • Generan una econom√≠a profesional alternativa¬†que contribuye a los objetivos del reto demogr√°fico en zonas vulnerables y desfavorecidas en base a la sostenibilidad econ√≥mica, social y ambiental del medio rural.
  • Por √ļltimo, es rotundamente FALSO afirmar que la causa de la sobreabundancia de las especies cineg√©ticas en Espa√Īa¬†(y las consecuencias derivadas como da√Īos agrarios, riesgos de sanidad animal y salud p√ļblica, afecciones sobre la seguridad ciudadana, perjuicios en infraestructuras viales, etc.)¬†est√° asociada a las sueltas de ejemplares de las granjas cineg√©ticas.

Autores: Nicol√°s Urbani Barrios, veterinario de RFEC y ARRECAL, y
Manuel Reglero, doctor en Veterinaria especialista en Gestión y Granjas Cinegéticas

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.