30 octubre, 2016 Trofeocaza . 1919 Visualizaciones

Opini贸n Ram贸n Soria

El problema de la introducci贸n de especies ex贸ticas

Los montes y los r铆os espa帽oles est谩n cambiando por la introducci贸n de especies vegetales y animales que no estaban aqu铆 hace unas pocas d茅cadas. Los ecosistemas son espacios de equilibro biol贸gico fr谩gil, que sufren o est谩n ya sufriendo cambios que son invisibles para la mayor铆a de los ciudadanos, que solo son estudiados por unos pocos bi贸logos y cuyas consecuencias a medio y largo plazo son hoy una inc贸gnita.

La ecolog铆a no es la bandera ideol贸gica de los 鈥榚cologistas鈥, sino la ciencia o el conjunto de ciencias que estudia e intentan comprender las sutiles interrelaciones entre todos los seres vivos y su entorno, incluyendo los llamados factores 鈥榓bi贸ticos鈥 locales como el clima o la geolog铆a. En la ecolog铆a, m谩s que en ninguna otra ciencia, se ha descubierto que se produce muchas veces el metaf贸rico 鈥榚fecto mariposa鈥: el vuelo de una mariposa en las ant铆podas provoca aqu铆 un hurac谩n. Es decir, un m铆nimo cambio, apenas visible, tal vez la introducci贸n de una bacteria, el cambio de un grado de temperatura, un insecto nuevo, o su desaparici贸n, provoca cambios muy grandes, a veces a largo plazo y a veces repentinos. Cambios que con mucha frecuencia no afectan al ser humano, pero otros s铆, y de forma muy grave.

La globalizaci贸n, la intensificaci贸n del comercio mundial por tierra, mar y aire, pero tambi茅n la voluntad consciente o inconsciente de algunos ciudadanos, han producido la proliferaci贸n de especies de plantas, insectos, peces, bacterias, aves y mam铆feros en nuestro pa铆s que antes no exist铆an. Eso puede parecernos curioso, asombroso o pintoresco, pocas veces entendemos el potencial catastr贸fico de esta 芦novedad禄 no solo para el equilibrio biol贸gico de nuestros espacios naturales o urbanos, la econom铆a agr铆cola y ganadera o la situaci贸n de nuestros r铆os, sino para nuestra propia salud humana.

Nos suenan, porque de cuando en cuando la televisi贸n o la prensa publica alguna noticia, el mosquito tigre, el caracol manzana, el siluro del Danubio, el mejill贸n cebra, el moco de roca, la hormiga argentina, el alburno, la rana toro, la cotorra argentina, el plumero de la pampa o avisp贸n asi谩tico, pero hay muchas docenas m谩s especificadas en el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Cat谩logo espa帽ol de especies ex贸ticas invasoras. Animales nuevos que transforman o destruyen nuestros ecosistemas y a las especies que los habitan.

Los cazadores y pescadores nos hacemos un l铆o con las especies aut贸ctonas, al贸ctonas, subespecies, end茅micas, invasoras, amenazadas, no amenazadas…, y la politizaci贸n de esta confusi贸n o la lucha contra la ley antes citada no ayuda mucho a que mejoren nuestras especies aut贸ctonas cazables o pescables.

Juan Carranza Almansa, director de la C谩tedra de Recursos Cineg茅ticos y Pisc铆colas de la Universidad de C贸rdoba, defiende por ejemplo la Certificaci贸n de la Calidad Cineg茅tica de los cotos en la que se valora una buena gesti贸n compatible con la conservaci贸n estricta de los ecosistemas. Una gesti贸n que potencia la naturaleza, el salvajismo, la no intervenci贸n humana para 芦facilitar la vida禄 o 芦mejorar a una especie禄 porque esas t茅cnicas est谩n cambiando la naturaleza, la forma de adaptarse a un medio hostil de los animales, impidiendo que la naturaleza juegue su variabilidad.

Los actuales problemas de tuberculosis con los jabal铆es, los ciervos de granja, los cotos monocultivo de perdiz 鈥榙e lata鈥, la disminuci贸n de la variabilidad gen茅tica, los cercones, la selecci贸n artificial con criterios ganaderos de determinados trofeos producen animales que ya no son del todo salvajes, que cada d铆a son m谩s eso: 鈥榞anader铆a鈥.

La otra opci贸n ser铆a certificar una buena gesti贸n compatible con la conservaci贸n. Calidad cineg茅tica no es 芦muchas piezas o cuernos grandes禄, sino sostenibilidad y conservaci贸n. Es 芦naturalidad禄, 芦aut贸ctono禄, 芦reproducci贸n natural禄, 芦no suelta禄, 芦no inseminaci贸n禄, 芦no pienso禄. Cuanto m谩s natural mejor. Lo que se certificar谩 ser谩 eso y eso tendr谩 valor.

Nos guste o no la caza en el futuro va a estar ah铆, por cuidar de lo salvaje y lo aut贸ctono, por no cambiar las subespecies que se han adaptado durante miles de a帽os al secarral manchego o a los dif铆ciles montes de la meseta, por no introducir perdices o ciervos de otros lugares, ni cambiar el ecosistema. Por supuesto que la agricultura moderna mata caza en mayor cantidad y proporci贸n que todos los cazadores de Espa帽a juntos porque arrasa toda la cadena alimenticia natural y eso tambi茅n deber谩 cambiar.

La lucha pol铆tica de los cazadores y pescadores contra ciertas cuestiones del Real Decreto 630/2013 debe ir m谩s all谩 de culpar a los ecologistas de ese l铆o. Los primeros 鈥榚cologistas鈥 deben volver a ser los cazadores que en un tiempo estuvieron en la vanguardia de la protecci贸n de los ecosistemas salvajes de Espa帽a o de sus aves. De hecho la mayor铆a de lo que son hoy los parques y espacios naturales m谩s salvajes y biodiversos de Espa帽a se han salvado de su desaparici贸n gracias a la caza, as铆 que esa herencia debe continuar hoy.

Miles de hect谩reas de monte y miles de kil贸metros de r铆o en Espa帽a siguen amenazados por la contaminaci贸n, los incendios, la especulaci贸n, la agricultura intensiva, la falta de escr煤pulos de algunos o la ignorancia de la mayor铆a. Cazadores y pescadores 鈥榰samos鈥 y disfrutamos el monte y los r铆os, pero estos no son solo 鈥榥uestros鈥, defenderlos para nosotros es defender tambi茅n lo que es de todos, y por ah铆 me gustar铆a que fuera tambi茅n nuestra lucha, no solo por derogar una ley.

Ram贸n J. Soria Bre帽a

Tambi茅n te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.