30 octubre, 2016 Trofeocaza . 1496 Visualizaciones

Eduardo Coca Vita Opinión

El tiempo entre contrastes

En la novela El perfume (RBA Editores, S. A. y Seix Barral, S. A, Barcelona 1992) se leen unas meditaciones de Patrick S√ľskind, su autor alem√°n, puestas en boca de uno de los personajes ‚Äďde identidad indiferente al caso‚Äď como abstracci√≥n general sobre el origen de las peores supersticiones en lo m√°s remoto y pagano, ¬ęcuando los hombres a√ļn viv√≠an como animales, no pose√≠an la vista aguda, no conoc√≠an los colores, pero se cre√≠an capaces de oler la sangre y de distinguir por el olor entre amigos y enemigos, se ve√≠an a s√≠ mismos husmeados por gigantes can√≠bales, hombres lobos y Furias, y ofrec√≠an a sus horribles dioses holocaustos apestosos y humeantes¬Ľ.

Se me ha ocurrido relacionar este pasaje de la prehistoria rec√≥ndita con el momento en que podr√≠amos situar, no solo el nacimiento de la superstici√≥n ‚Äďfinalidad del novelista‚Äď, sino el inicio de la caza de animales por el hom√≠nido, si es que de la caza racional cupiera fijar un principio n√≠tido sin acudir a la fantas√≠a de lo indemostrable. Vaya usted a saber.

Pero a mí me sirve esa especulativa construcción para poner un punto de partida al cazador humano y comparar, después de no se sabe cuántos siglos, aquella inicial acción cinegética con algo tan radicalmente opuesto como lo también leído este verano en alguna revista que informaba de avances sorprendentes en instrumentos para observación, puntería y medición, dejándome estupefacto saber que se le auguran las posibilidades de un smartphone a la óptica montera digital, verdugo y sepulturera de la analógica.

Porque no hablamos de prism√°ticos o visores, sino de c√°maras de foto y v√≠deo conectadas a computadoras que almacenan datos en tarjeta de memoria o los mandan instant√°neamente por wifi a un port√°til, tableta o m√≥vil: nuestros, de colegas o del guarda o vigilante, que no tendr√°n que ir al lado. Prodigios de la imaginaci√≥n convertidos en utensilios cotidianos con br√ļjula electr√≥nica, GPS, medidor trigonom√©trico, men√ļ de d√≠a, penumbra o noche‚Ķ, junto a otros inventos y adelantos exigidos de cursos de formaci√≥n.

Entre aquella remot√≠sima fecha convencionalmente determinada (sin concretar ni siquiera siglo) y el mes de julio de los corrientes, en que tantas maravillas descubro, media el desarrollo que cualquier cazador ha experimentado en el curso de su edad o supuesto en el devenir de la vida de sus antecesores. Un proceso de evoluci√≥n inexistente al principio, inapreciable m√°s tarde, lent√≠simo y lento luego, r√°pido despu√©s, acelerado posteriormente y aut√©ntico torbellino en los postreros decenios del siglo XX y lo que va del XXI. ¬ŅBueno para nuestra afici√≥n? Conteste cada cual. Yo me ci√Īo a los hechos como soporte de una interrogaci√≥n envuelta en estremecedora intriga sobre lo √ļtil que llega a muy √ļtil y pasa a ser in√ļtil para acabar volvi√©ndose nocivo emborrachado de progreso, vengado por la naturaleza y desterrado por la justicia divina.

No sobra pensar que los excesos pueden hacer desaparecer el lecho de la actividad cinegética, como desaparece el cauce de los ríos en las avenidas después de querer hacer del arroyo un mar, sin reparar en que la avaricia rompe el saco y lo revienta. Las altas cotas de perfeccionamiento en el armamento de la caza militarizada, tan celebradas por los más simples y superficiales del gremio, tienen un peaje social que acabaremos pagando. Si los anteojos o telémetros van para sofisticados ordenadores de usuarios con instrucción técnica y pueden actuar con más seguridad que los seres inteligentes, la caza tiene sus lustros contados. Por la sensibilidad del practicante generacional y por su normativa legal. Es intolerable el refuerzo sin fin del contendiente culto frente al estatismo del bruto, incapaz de cambiar alguna regla del combate ni aumentar nada su instinto.

De insustancial cabe tildar a quien caza con tecnolog√≠a que suple los sentidos f√≠sicos. Pero con la sorna de ¬ęinsuperable aficionado e invencible deportista¬Ľ me atrevo a catalogar a quien, disfrazado de marciano, se apunta por modernidad a ceder su funci√≥n cerebral a la maquinaria que exhiben cada temporada los escaparates vanguardistas de las ferias de pro. Y, con manifestaci√≥n o sin ella, de diez mil o de un mill√≥n, cazar no puede concluir en apuntillar a cautivos inmutables mediante indoloros pu√Īales electr√≥nicos, como se sacrifica por caridad y deber moral un perro afectado de una enfermedad mortal. A esta marcha, mejor que federarse, graduarse en las facultades de jiferos y cacheteros, lo que terminar√°n siendo los cazadores, un club de matarifes doctorados en m√°gica, eficaz y c√≥moda neurolog√≠a inal√°mbrica. Solo falta uniformarlos de bata verde y calzos blancos.

Hasta yo me asombro de mi tenacidad en el pregón de la verdad a sordos solemnes que se obstinan en airear su imprevisibilidad y, sobre todo, su irracionalidad. Allá cada cual. Del hombre, solo la carne es mortal. Sus obras perviven. Y las malas con mayor influjo y peor efecto que las buenas. Es lo que le oí a alguien muy sabio que ahora no recuerdo.

Eduardo Coca Vita

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.