Jabalí estilo Obelix
25 febrero, 2017 Trofeocaza . 2672 Visualizaciones

Opinión Ramón Soria

Jabalí estilo Obelix

-¬°Ese es bueno!- Susurr√≥. Apunt√≥ con una soltura de western el peque√Īo rifle del siete y dispar√≥. El jabal√≠ no dio ni un paso. El resto de la piara atraves√≥ el claro en dos direcciones. El macho grande pas√≥ despu√©s a trote, sin correr demasiado, olisqueando con los morros hacia donde est√°bamos apostados nosotros. La pieza abatida apenas pesaba veinte kilos.

Comenz√≥ a salir el sol por la uve del cerro de la lobera. Flore hacia ya muchos a√Īos que no cazaba a los grandes, esos se los dejaba a los monteros finos que luego se retratar√≠an con los animales en la explanada de la casona, bajo los dos enormes eucaliptos. Dejamos la pieza cubierta de brezo para que no le picara la moscarda y bajamos al bancal abandonado del llano donde, a la sombra fresca de grandes robles olvidados, nac√≠an todos los octubres buenos hongos marrones.

La garganta bajaba por fin crecida tras las √ļltimas tormentas y el campo comenzaba a reverdecer con esa timidez incierta que da el primer fr√≠o. Metimos el mont√≥n de boletos dentro de mi jersey y volvimos a por el peque√Īo jabal√≠.¬† Los recuerdos son as√≠, minuciosos a veces aunque llegan de muy lejos, vagos e imprecisos a pesar de haberlos vivido ayer.

Ya en la casa, tras desollar, destripar y sangrar bien al bicho, meti√≥ su cuerpecillo en una vieja tinaja que parec√≠a hecha a medida. Dentro verti√≥ un gran cubo de adobo hecho con un gran manojo de tomillo, varias ramas de laurel, romero, piment√≥n, varios pu√Īados de flores de or√©gano, dos litros de vino de pitarra, un kilo de miel de brezo, medio de sal y el machado de dos cabezas de ajo.

Ahora que ya no está, cada vez que piso de nuevo sus dominios vuelve a mi lado esa voz y vuelven sus sentencias, decires, consejos, razones. Tenía un voz ronca, franca, orgullosa, libre. Ahora lo sé. Era un tipo curioso, sin apenas prejuicios, todo lo que afirmaba antes lo había comprobado a través de su propia experiencia en la vida o en el campo. Pero le hacía gracia que tomase en tanta consideración sus palabras, que anotase de forma minuciosa sus historias en mi grueso cuaderno de campo.

Tiempo atr√°s hab√≠a visto en una de las revistas atrasadas que le sol√≠a dejar el due√Īo de la dehesa, que en lugares lejanos de Am√©rica, en Misisipi o Montana, otros cazadores asaban y ahumaban los puercos cazados. As√≠ que siguiendo el dibujo que hab√≠a en la revista, con dos bidones grandes de gruesa chapa de acero, fabric√≥ su propio ahumador y aprendi√≥ a asar as√≠ muchas de las piezas de caza.

El peque√Īo jabal√≠ se pas√≥ nadando en el adobo dos d√≠as y metido en el bid√≥n caliente de arriba un d√≠a entero mientras Flore regulaba con mano experta la le√Īa y las hierbas precisas que si iban quemando despacio en el bid√≥n de abajo o untaba a cada hora, una y otra vez, la carne con el chimichurri espeso del adobo. Por la noche vinieron al husmo o al humo los cuatro pastores que ten√≠an las ovejas en los rediles del hondo que daba a la laguna cercana.

Ellos trajeron el pan, tres quesos frescos, uno bien curado y un cesto con los √ļltimos tomates del a√Īo con los que hicieron el t√≠pico rinr√°n de la tierra. Yo aportaba el vino fino del norte que luego hizo chascar muchas veces las lenguas y soltar tantas risas. Flore coloc√≥ el jabal√≠ entero y renegrido encima de una gran fuente de loza.

Sixta, su mujer, guisó un revuelto con los boletos, una docena de huevos y un ligero ciscado de pimentón rabioso. De postre teníamos una gran fuente de higos de pezón largo y corazón rojo. Recuerdo que hice alguna foto porque la estampa de aquella mesa lista para el festín me recordaba al gran tablón final de los comic de Asterix y Obelix.

También recuerdo que lo dije en voz alta y todos se me quedaron mirando sin saber muy bien quienes eran aquellos dos tipos de nombres tan raros. Hoy me asombra como ese sabor sigue vivo en mi memoria con tanta precisión. Tras la primera costra del asado la carne del animal era tierna, jugosa, muy perfumada, tenía un sabor intenso a las hierbas del campo pero también un gusto delicado y agridulce.

Cada cual con su navaja iba cortando y comiendo, mojando la conversación en el vino y en una complicidad en la que me dejaron entrar sin reparos, a pesar de la amenaza de mi bolígrafo garabateando palabras de cuando en cuando en el cuaderno. En mi vida he probado una carne de caza tan rica.

Ahora que yo mismo estoy aprendiendo a ahumar me doy cuenta de la dificultad de conseguir ese punto, de lo complicado que es dar con la temperatura, el tiempo y el humo adecuado. Ahora que yo tambi√©n tengo la edad de Flore en aquel tiempo me doy cuenta de lo preciosa que es la memoria, poder recordar y mantener de alguna forma en la vida a quienes ya no existen pero a√ļn siguen estando.

Cuantos m√°s alimentos nuevos pruebo, cuantas m√°s golosinas descubro, cuanta m√°s guisos finos degusto, me doy cuenta que aquella cena fue de verdad fastuosa, propia de reyes antiguos, de cazadores remotos, de hombres dichosos y libres. Ahora lo s√©. A√ļn guardo el cuaderno aunque las palabras y sucesos de entonces est√°n escritos a fuego en otra parte. Y ahora aqu√≠.

Ram√≥n J. Soria Bre√Īa.

¬ŅQuieres saber m√°s sobre el¬†jabal√≠? En Trofeo Caza podr√°s descubrir toda la informaci√≥n relacionada con una de nuestras especies cineg√©ticas m√°s representativas, los mejores art√≠culos y reportajes sobre la caza del jabal√≠, las esperas, las mejores armas para su caza, aspectos legales, los mejores art√≠culos de opini√≥n de expertos en esta especie, y las mejores recetas del jabal√≠.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.