La diferencia entre comerse la carne cruda y preparar un asado con guarnición
6 marzo, 2018 Trofeocaza . 855 Visualizaciones

Opinión Pablo Capote

La diferencia entre comerse la carne cruda y preparar un asado con guarnición

La inmediatez y la objetividad están sobrevaloradas

Al pensar en la estructura y contenidos Trofeo Caza en el momento que me hice cargo de ella, tuve que afrontar un hecho del que era consciente hacía tiempo, un problema que ha ido haciéndose más patente con los años y que hoy en día sufre cualquier publicación en papel, incluso los diarios, y lógicamente más aún las publicaciones mensuales del corte de Trofeo y que ha sumido en una crisis al sector.

Se trata de lo rápido que parecen quedarse obsoletos los temas de ‘actualidad’ frente a la inmediatez de internet, en el trepidante momento que nos ha tocado vivir. Siempre se ha dicho que la misión de un medio de comunicación es informar, formar y entretener, y esa primera premisa parecía limitada por la imposibilidad de ofrecerla al momento. Está claro que intentar ofrecer actualidad es una guerra perdida hace tiempo para este tipo de publicaciones.

También es frecuente escuchar que un medio de comunicación debe ser objetivo. En realidad, los hechos pueden ser objetivos, pero todos están sujetos a la interpretación de cada uno, sin que ello suponga faltar a la verdad. Para nosotros esta es la vía más atractiva, la de abordar los asuntos de actualidad desde un punto de vista personal, original y desde la libre opinión de diversos colaboradores, siempre defendiendo un modelo de caza sostenible, salvaje y conservacionista. Además, limitarse a dar las noticias de un modo aséptico y objetivo seguramente entraría en conflicto con las otras dos premisas del periodismo: la formación y, sobre todo, el entretenimiento.

Con el tiempo, hemos percibido que en una redacción como la nuestra tenemos la fortuna de recibir de primera mano mucha información, en este caso de la actualidad cinegética, que permite crearse una idea global de los temas más acuciantes del panorama actual y el tiempo que la edición de una revista de estas características impone sirve para valorarlos, compartirlos, filtrarlos y madurarlos, con la participación de otras personas con puntos de vista muchas veces contrapuestos, lo que hace que la falta de inmediatez, más que un desdoro sea, aunque impuesta, una alternativa que enriquece nuestra forma de entender esas realidades y los asuntos concretos que en cada momento preocupan a los cazadores. Para nosotros, la aportación de nuestros colaboradores marca la diferencia entre ‘comerse la carne cruda y a bocados y preparar un asado con guarnición en una mesa bien puesta, con un vino y una conversación’.

Pues bien, desde este ‘otero’ hemos percibido claramente este mes, a través de notas de prensa y aportaciones diversas, que los temas relacionados con los perros y las leyes de bienestar animal se han llevado la palma con holgura a la hora de inquietar al sector. En páginas interiores encontrará cumplida información, noticias, opiniones y el análisis de distintos colaboradores acerca de estos asuntos, además de enlaces donde informarse más en profundidad.

Revista del mes

En este caso, y puestos a ser objetivos, el titular, o más bien el resumen, de la noticia más comentada podría ser:

«Unidos Podemos, En Comú Podem y En Marea han presentado en el Congreso una proposición de ley de reforma del Código Penal para duplicar las penas por maltrato animal e incluir como delito el maltrato a especies silvestres y a todos los vertebrados». Además habría que añadir que: «Podemos asegura que prohibir la caza no está entre sus objetivos».

Esta sería la noticia, pero el trasfondo del asunto tiene sin duda más miga y resultan más interesantes y reveladoras las reacciones o interpretaciones que hemos recibido ante la afirmación de Podemos de que su intención no es prohibir la caza, que se mueven invariablemente entre el escepticismo y la certeza de que se trata de una burda mentira.

Por un lado porque pueden leerse continuamente en la prensa declaraciones de los dirigentes de estos partidos que apuntan en sentido contrario; por otro, porque estas formaciones han demostrado sobradamente su falta de realismo y su modo de actuar ambiguo, poco riguroso y siempre tendencioso en estos asuntos. Es el problema que tienen los partidos populistas, que ceden a las demandas de los sectores más extremistas que los rodean, en el caso que nos ocupa el del animalismo radical, valorando únicamente el voto fácil. Existen sobrados ejemplos de ello en la historia, también en la reciente ha habido algún sonoro ‘trumpazo’.

Aunque perdonen, esto es una opinión personal.

Pablo Capote Urosa

pablo.capote@edicionestrofeo.es

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.