Pablo Capote

Conejos sí, conejos no

La importancia del conejo en los ecosistemas peninsulares mediterráneos va más allá de ser el eslabón clave en la cadena trófica de muchos predadores, algunos tan emblemáticos como el lince o el águila imperial; es, además, un factor fundamental para la configuración y transformación de este entorno y su paisaje, y sin él el monte mediterráneo sería distinto.

Adaptaciones al medio y estrategias de supervivencia

La liebre ib√©rica es sin duda una de las especies de mayor importancia dentro de la caza menor. Me atrever√≠a a decir que, exceptuando a las migratorias, la liebre es como especie la m√°s arisca y salvaje de la caza peque√Īa, y la prueba la tenemos en las dificultades con las que se encuentran quienes intentan criarla en cautividad.

Espa√Īa ardiendo por ambos costados

Espa√Īa tiene una de las mayores masas boscosas de Europa, creo que la segunda tras Suecia, siendo adem√°s en d√©cadas pasadas el pa√≠s en el que m√°s crecieron los ecosistemas forestales a pesar del cambio clim√°tico y la desertizaci√≥n; no obstante, es de los pa√≠ses que peor gestiona este recurso renovable y sostenible. Esa falta de cultura forestal ha llevado al abandono del monte; y esto, unido a la p√©rdida paulatina de explotaciones tradicionales como la ganader√≠a extensiva y otras actividades rurales tradicionales, hace que vivamos en una tea.

Actividades rurales y medio ambiente

Si, como se afirma en el Parlamento Europeo, la agricultura no representa hoy en d√≠a m√°s que una peque√Īa parte de la econom√≠a de los pa√≠ses desarrollados, incluidos los de la Uni√≥n, ¬Ņpor qu√© en el art√≠culo 39 del TFUE, que establece los objetivos espec√≠ficos de la PAC, sigue figurando como el primero incrementar la productividad agr√≠cola fomentando el progreso t√©cnico?

Sobre tu vientre te arrastrar√°s…

Uno de los objetivos de esta redacción es traer a las páginas de Trofeo temas que, sin ser estrictamente cinegéticos, puedan interesar al cazador naturalista. Este mes Daniel Fernández Guibernau, experto en ofidios, nos revela las claves para reconocer y diferenciar las distintas especies de culebras, víboras y otros serpentiformes que pueblan la península ibérica y analiza los aspectos en los que algunos de estos reptiles afectan a la caza y al cazador.

Carta a Francisco Cuenca Anaya. ¬ŅY por qu√© no un ma√Īana?

Cuando recib√≠ tu art√≠culo me qued√© perplejo: ¬ę¬ŅHe le√≠do bien? Efectivamente, lo pone bien claro, se titula: ¬ęS√≠ a las perdices de granja¬Ľ. ¬ę¬°bah! ‚Äďpens√©‚Äď, lo ha escrito para alborotar el gallinero¬Ľ Pues bien, si es as√≠, quiero ser el primero en entrar al trapo y animar el cotarro.

Los ‚Äėcelos‚Äô se nutren de dudas

Conseguir un modelo de caza conservacionista y sostenible es un objetivo que puede ser optimista, aunque creemos que no ut√≥pico, y es el fin de muchos de los trabajos que aparecen en las p√°ginas de Trofeo Caza de mayo. Si se quiere alcanzar esta meta, tenemos la certeza de que la √ļnica v√≠a posible debe estar basada en criterios cient√≠ficos.

La transformación del hábitat

En alguna ocasi√≥n he tenido que documentarme para editar alguna gu√≠a de especies animales, principalmente sobre aves. Redactar este tipo de trabajos no tiene mucho misterio, se trata b√°sicamente de recopilar datos sobre cuestiones morfol√≥gicas, costumbres y distribuciones, y sobre algo que cada d√≠a tiene m√°s relevancia, como es su estado de conservaci√≥n, de lo que suele aportarse alg√ļn apunte.

El jabal√≠, un ‚Äėciudadano‚Äô en expansi√≥n

En nuestros d√≠as existen dos tipos de verdades: unas son esas que circulan de tuit en tuit sin ning√ļn tipo de contraste; y otras las que, aunque puedan parecer de perogrullo, no alcanzan el estatus de verdad mientras no exista alg√ļn estudio cient√≠fico que lo corrobore o sea la conclusi√≥n de alg√ļn congreso. Cualquier cazador sabe que cada d√≠a hay m√°s jabal√≠es y cu√°les son las consecuencias de esta realidad, algo que, afortunadamente, avalan multitud de estudios cient√≠ficos.