¿Qué es un perro de sangre? Y la importancia del rastreo de reses heridas
5 junio, 2018 Trofeocaza . 1223 Visualizaciones

Reportajes perros de caza

¿Qué es un perro de sangre? Y la importancia del rastreo de reses heridas

Todos deberíamos estar de acuerdo en que la caza, para ser aceptada por los no cazadores, debe entenderse y valorarse en sus aspectos más tradicionales, éticos y de conservación.

Esta idea movió, allá en 2008, a un grupo de cazadores españoles a crear una asociación, AEPES, basada en modelos ya existentes desde tiempo atrás en Francia y CentroEuropa, en la que se unirían dos aficiones inseparables para muchos cazadores al incorporar al propio hecho de cazar al perro y su entrenamiento específico para el rastreo de piezas heridas.

Todos los años, en las distintas modalidades de caza mayor, quedan en el monte gran número de piezas heridas o muertas que nunca son cobradas. El perro de sangre, que en principio puede ser cualquier perro convenientemente adiestrado, se convierte en nuestra herramienta para recuperar esas piezas, evitando una muerte inútil sin aprovechamiento de carne o trofeos o un sufrimiento innecesario si el animal queda herido.

Desde AEPES, tal y como definimos en nuestra página web, «divulgamos y promocionamos el rastreo de animales heridos de caza mayor, con ayuda de perros, como contribución a una forma de entender la caza en la que se valoren los aspectos éticos y tradicionales de la actividad cazadora así como el respeto a los animales abatidos».

Esta filosofía está implantada en Europa desde hace tiempo y pretendemos ponernos al día en España al respecto cuanto antes y en eso estamos. El ‘arte’ de rastrear con perros, por otra parte, ya formaba parte de la cultura y tradición venatoria españolas desde el siglo XVII al menos.
Las líneas de acción son:

  1. Sensibilizar a los cazadores sobre la necesidad de usar perros entrenados para el rastro de sangre para minimizar la pérdida inútil de animales en el monte.
  2. Formar a los conductores de perros de sangre, proporcionándoles conocimientos, apoyo en el entrenamiento de su perro y en el rastreo.
  3. Defender la necesidad del rastreo con perros de reses heridas ante los organismos responsables de la caza en España, como disciplina NECESARIA y complementaria a la acción de cazar y como contribución a la gestión de los territorios de caza y a la promoción de una caza ética y respetuosa con el animal.
  4. Profundizar en el conocimiento y difusión del ‘arte’ de rastrear con perros.

perro-de-sangue-corzo

 

¿QUÉ ES UN PERRO DE SANGRE?

En principio puede ser casi cualquier perro de cualquier raza, incluso mestizos y con o sin pedigrí. Aunque obviamente la genética ayudará siempre, el secreto está en la convivencia personal conductor/perro y su adecuado adiestramiento desde muy cachorro.

No entraremos aquí en mucho detalle en cómo se elige un perro de sangre, razas, adiestramiento, trazado de rastros, uso de suelas trazadoras, etc.; remitimos al interesado a nuestra página web, www.aepes.es foro de internet y otros documentos de la asociación (libros) donde podrá satisfacer todas sus dudas. Resumiremos, eso sí, cuáles deben ser los primeros pasos.

Después de asesorarnos, preguntar mucho y haber alcanzado el consenso familiar, el perro va a ser en muchos casos un miembro más de la familia; ya tenemos elegido el cachorro y en casa, que lo ideal debería ser con solo 2-2,5 meses de edad.

El entrenamiento debe empezar ahí mismo para que relacione el rastreo como un juego divertido e interesante para él, como por ejemplo que vaya siguiendo pequeños rastros de comida (bolitas de pienso). Pero antes o en paralelo de esa fase tenemos que educarlo en las prácticas de obediencia básica: «aquí, ven, siéntate, y no».

El perro debe socializar correctamente y ser equilibrado, no debe ser ni nervioso ni miedoso. Un perro que esté disperso con todo lo que tiene alrededor o, peor, tenga miedo difícilmente podrá concentrarse en un rastro.

perro-de-sangue-pe

Jean Guy Gendras, directivo de UNUCRN y “catedrático” de AEPES desde los inicios.

Una herramienta básica a utilizar diariamente es la ‘caña de estímulo’, palo largo con una cuerda a la que se le ata una piel salada y seca que se mueve de manera que el perro intente atraparla para despertar sus instintos de caza y juegue así con nosotros un tiempo suficiente, pero que no llegue a aburrirlo.

Un error típico es introducir al perro en rastros reales antes de que esté preparado y ‘doctorado’ en rastros artificiales. Los rastros reales serán siempre más interesantes para el perro y puede perder interés en los rastros artificiales, que son necesarios para conocer sus reacciones, corregir errores y llegar a una buena compenetración con su ductor.

Otro entrenamiento típico como cachorro es hacerle perder miedo a las detonaciones.

En cuanto a los rastros artificiales, inicialmente con comida, poco a poco iremos ampliando la distancia y el tiempo, pasando luego a arrastrar un pedazo de piel o hígado de un animal y después un goteo de sangre, disminuyendo la cantidad de esta poco a poco e introduciendo dificultades y ‘trampas’ para que el perro aprenda a resolverlas.

Lo más importante es que el perro tenga al final del rastro éxito y se le premie con comida, efusivas caricias y halagos, de manera que reconozca que eso es lo que se espera de él.

El otro aspecto a considerar en el entrenamiento es la paciencia. No todos los perros son iguales y unos son más aplicados que otros. Una recomendación seria es no salir al campo a cubrir rastros de más de 24 horas sin tener éxito con solvencia y seguridad en al menos 40 rastros artificiales, que deberán irse complicando poco a poco aumentando el recorrido y el tiempo desde su trazado y disminuyendo la cantidad de sangre .

Como referencia a este respecto puede valer la normativa de las pruebas de trabajo sobre rastro de sangre de la Real Sociedad Canina de España, que fija algunas condiciones como trazado del rastro entre 1000 y 1200 m (sin suelas trazadoras), con 20 o 40 horas de antigüedad, utilizando solo 1/4 de litro de sangre y con una serie de cambios de sentido obligados.

Luis Manuel Jara Rolle

Presidente de la Asociación Española del Perro de Sangre

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.