El Braco de Weimar. Enfermedades y soluciones veterinarias
26 febrero, 2017 Trofeocaza . 6793 Visualizaciones

Veterinaria

El Braco de Weimar. Enfermedades y soluciones veterinarias

Una rara patología ósea denominada osteodistrofia y una reacción inmunitaria excesiva a la vacunación suelen ser los principales problemas que esta raza padece más a menudo. Los analizamos de la mano de nuestro experto veterinario.

Revisando los datos sobre la afección de las enfermedades en las diferentes razas, llama la atención que el braco de Weimar (weimaraner) está considerado como un perro con una alta predisposición a sufrir reacciones alérgicas tras una vacunación.

Hasta tal punto es así que el Club del weimaraner de América y otros clubes internacionales recomiendan que las vacunas de parvovirosis y moquillo se apliquen por separado y con un intervalo de dos semanas.

Esto me trae a la memoria un art√≠culo que le√≠ hace a√Īos sobre los protocolos de vacunas y la respuesta inmunitaria provocada en los perros. Dec√≠a que, en el tema de las vacunas, hay tres variables a tener en cuenta: la enfermedad, la vacuna y el perro.

Las enfermedades contra las que vacunamos a los perros (la mayoría de ellas muy graves y contra las que no se suele tener más tratamiento que la prevención) están muy estudiadas y siguen un patrón más o menos previsible. Las vacunas son, de estas tres variables, las más exactas de todas, y muy especialmente con la tecnología que se utiliza actualmente.

La aparici√≥n de la vacuna fue un hito en la medicina, y desde entonces se han desarrollado productos cada vez m√°s eficientes y seguros. Las vacunas actuales, comparadas con las que utiliz√°bamos hace simplemente unos a√Īos, han dado pasos de gigantes.

La variable más inexacta de todas ellas es el perro, ya que no todos responden igual ante la vacunación. Al fin y al cabo, una vacuna es el virus, o parte del virus, con el que se ha trabajado para que induzca una respuesta inmunitaria que proteja al animal sin que se produzcan los síntomas de la enfermedad.

En la mayor√≠a de los perros, este Las razas de caza y sus enfermedades est√≠mulo funciona correctamente y el can crea los anticuerpos que le protegen. En algunos ejemplares ‚Äďmuy pocos‚Äď esta respuesta no es correcta y el perro no queda protegido por la vacuna.
También algunos canes tienen una respuesta anormal y la vacuna les provoca una reacción alérgica.

LA OSTEODISTROFIA, BASTANTE HABITUAL

Los bracos de Weimar padecen una rara enfermedad que se denomina osteodistrofia hipertorfiante y que afecta a perros en crecimiento. Aunque es una enfermedad com√ļn a todos los canes de gran tama√Īo y crecimiento r√°pido, el weimaraner lo padece un 20% m√°s que otras razas.

Esta patolog√≠a se presenta en animales j√≥venes, entre dos y ocho meses, y cursa con un cuadro inflamatorio no infeccioso de las extremidades anteriores a nivel de la articulaci√≥n del carpo. Concretamente, la parte que se ve afectada es el extremo final de los huesos largos de los brazos, c√ļbito y radio, en los que se produce un proceso que cursa con dolor, tumefacci√≥n, calor en la zona y cojera. Los carpos se engrosan, el animal se resiste a caminar y, en muchas ocasiones, aparece fiebre.

El origen de la enfermedad es desconocido, aunque se sugieren diferentes motivos por los cuales ocurre. Se ha especulado que problemas metabólicos o una dieta pobre en determinados elementos, como el calcio, puedan tener que ver, aunque el motivo que más se valora es una reacción a las vacunas.

Parece que las que provocan mayores reacciones son las fabricadas con virus vivos modificados polivalentes, de ahí que el plan de vacunación tenga mucha importancia en esta raza.

Se han propuesto diferentes posibilidades, como protocolos vacunales, de los que destacaría poner solamente las vacunas imprescindibles, como moquillo, parvovirus y adenovirus, y evitar las menos importantes.

Además, hay que confeccionar un plan de vacunación separando moquillo de parvovirosis cada 14 días y se deben utilizar vacunas con tecnología recombinante en lugar de las de virus vivo, ya que son más seguras para los bracos de Weimar y otras razas que padecen esta enfermedad.

Pero lo que parece claro es que hay una base genética en la predisposición de la aparición de esta enfermedad y que aproximadamente un 5% de los ejemplares de esta raza la van a padecer.

Esto se ve reforzado por la prevalencia de esta patología en este perro, y más concretamente en determinadas líneas dentro de la raza. Por ello, además del protocolo antes indicado, es conveniente buscar ejemplares que provengan de líneas genéticas que no tengan antecedentes de padecer osteodistrofia.

EL PROTOCOLO DE VACUNACI√ďN, M√ĀS QUE RECOMENDABLE¬†

Consideramos como alergia una respuesta excesiva del organismo frente a un compuesto que denominamos alérgeno. En este caso, el alérgeno es la propia vacuna, bien por el virus (o combinación de virus) que contiene o por alguno de los excipientes.

Los síntomas de la reacción alérgica son muy variados, pueden aparecer en el punto de inyección o ser generalizados y son más frecuentes a partir de la segunda vacuna. Inflamación y/o dolor en el punto de inoculación, decaimiento, fiebre, inapetencia, vómitos, diarreas, edemas en la cara… son algunos de ellos.

En perros que han padecido alg√ļn tipo de reacci√≥n al√©rgica es conveniente seguir un protocolo antes de vacunarle. En primer lugar, utilizar una vacuna diferente a la que le caus√≥ la reacci√≥n.

Además, existen en el mercado vacunas indicadas para perros alérgicos por su baja capacidad alérgena. En segundo lugar, es conveniente realizar una sencilla prueba que llamamos intra-dermo-reacción.

Juan J. García Estévez

Veterinario

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.