El drahthaar y sus enfermedades
23 mayo, 2016 Trofeocaza . 4299 Visualizaciones

Veterinaria

El drahthaar y sus enfermedades

La mayor√≠a de los perros de caza son sanos, fuertes y generalmente longevos. Y si alguna raza cumple fielmente este principio es precisamente el drahthaar, que tiene fama de ‚Äúduro‚ÄĚ y resistente, aunque determinadas l√≠neas pueden padecer algunos problemas‚Ķ

Una de las primeras enfermedades que se citan en la bibliograf√≠a y que afectan a esta raza es la enfermedad de von Willebrand. Se trata de una rara enfermedad que altera la coagulaci√≥n, impidiendo que las plaquetas se aglutinen y formen un‚ÄĚtap√≥n‚ÄĚ en el caso de sangrado.

Esto supone que los animales que padecen este problema tienen el tiempo de sangrado aumentado, por lo que pueden morir desangrados por un corte o un golpe.

Y aunque la sintomatología es muy evidente cuando existe una herida, el cuadro clínico en un perro que no ha sufrido un trauma puede variar: hemorragias gastrointestinales, sangre en orina, sangrado abundante de las encías con la erupción de los dientes, sangrado por la nariz… o perras con celos muy hemorrágicos.

En condiciones normales no requieren tratamiento, pero en caso necesario (por ejemplo, cuando tienen que enfrentarse a una cirugía), la transfusión de suero sanguíneo o sangre completa es el protocolo recomendado.

Es también importante tener claro que esta enfermedad es genética y, por lo tanto, va ligada a determinadas líneas de perros, a su selección y, posiblemente, a su consanguinidad.

Un perro que padece la enfermedad de von Willebrand no debe nunca utilizarse como reproductor. La epilepsia Dentro de los problemas neurológicos, la epilepsia primaria es uno de los más frecuentes.

El Drahthaar enf

Por lo general, el drahthaar es un perro sano y muy activo.

Consideramos epilepsia primaria a la que cursa con convulsiones recurrentes pero sin que exista una alteración manifiesta del encéfalo. Es decir, el encéfalo tiene una estructura normal pero un funcionamiento anormal.

Este funcionamiento anormal se puede manifestar de diferentes maneras, pero la más frecuente son las convulsiones más o menos intensas, de duración variable y que se repiten con cierta frecuencia.

Normalmente, las convulsiones se manifiestan con rigidez del animal, pérdida de la consciencia, batir de boca, salivar de forma abundante, orinar, defecar y pedalear con las cuatro extremidades…

Después de los ataques sigue un periodo de desorientación y confusión en el que el animal deambula sin un propósito definido. Se puede recuperar inmediatamente o necesitar un tiempo, incluso de 24 horas. Este cuadro tiende a aumentar si al animal no se le trata.

Esta enfermedad tiene una base gen√©tica, aunque no se conoce muy bien c√≥mo se transmite, y se suele presentar entre los seis meses y los cinco a√Īos de edad. Cuanto antes se presente y m√°s frecuentes, intensas y prolongadas sean las convulsiones, el pron√≥stico es peor, ya que suelen ser m√°s resistentes a las medicaciones.

Existen diferentes tratamientos para la epilepsia con diferente respuesta por parte de los pacientes. En este sentido, lo m√°s importante es saber que el protocolo de tratamiento y las dosificaciones var√≠an de manera importante de unos pacientes a otros. Por ello, la medicaci√≥n se ajusta no solamente en funci√≥n del tama√Īo del perro, sino tambi√©n de su respuesta.

Además, es conveniente realizar pruebas periódicas de los niveles del fármaco en sangre para determinar si su absorción es correcta. Esta medicación suele ser de por vida, con la peculiaridad de que si se quita, las convulsiones suelen aparecer con mayor intensidad que antes de comenzar el tratamiento.

HIPOTIROIDISMO: DIF√ćCIL DE DIAGNOSTICAR

El hipotiroidismo es una patología provocada por la disminución de la hormona que produce el tiroides, denominada tiroxina, y que ocasiona una reducción del metabolismo celular en la mayoría de los tejidos corporales.

El cuadro clínico que presenta este enfermedad es variable y, al menos al inicio de la misma, no demasiado fácil de reconocer. Lo más destacable de ella es la letargia y depresión mental, así como el aumento de la somnolencia, pero también se puede notar una intolerancia al ejercicio y un aumento del peso sin que el animal ingiera más alimento.

Hay que destacar los s√≠ntomas cut√°neos, pues suelen ser los m√°s llamativos para el due√Īo y muchas veces el motivo por el que se consulta al veterinario. Los perros hipotiroideos presentan p√©rdida de pelo, que comienza y es m√°s manifiesto en la cola, la cual llega a pelarse totalmente (‚Äúcola de rata‚ÄĚ).

También es frecuente encontrar alopecias en los costados, que además son bilaterales, y en todos los ejemplares el pelo está seco, mate y ralo. Además, la piel se oscurece (hiperpigmentación) y se engrosa (hiperqueratosis).

Diagnosticar un hipotiroidismo puede no ser fácil, pues existen otras enfermedades (hormonales y no hormonales) con síntomas parecidos. Además, el grado y características de la sintomatología también varían mucho de unos pacientes a otros.

El diagn√≥stico definitivo siempre pasa por pruebas de laboratorio para valorar los niveles de tiroxina y otras pruebas similares. El tratamiento se basa en la administraci√≥n de una tiroxina sint√©tica (L-tiroxina), que requiere controles peri√≥dicos de nivel en sangre de la hormona, ya que la dosificaci√≥n debe hacerse individualizada seg√ļn el paciente.

Si las dosis se ajustan correctamente y el due√Īo cumple con los tratamientos, generalmente el pron√≥stico es bueno, aunque el tratamiento debe hacerse de por vida. De nuevo hay que indicar que los perros que padecen este problema deben de excluirse de los programas de cr√≠a y nunca utilizarse como reproductores.

Veterinario

Juan J. García Estévez

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.