El podenco, enfermedades y soluciones veterinarias.
22 mayo, 2018 Trofeocaza . 4997 Visualizaciones

Veterinaria

El podenco, enfermedades y soluciones veterinarias.

Su gran instinto de supervivencia le  ha llevado a convertirse, además  de en un magnífico cazador, en  un perro totalmente sano y casi  inmune a cualquier enfermedad.  De hecho, es habitual que algunos  ejemplares de esta raza sean  portadores de la letal leishmania y,  sin embargo, nunca la padezcan.

Si me dijesen que me dejan solo en una¬† isla y que tengo que decantarme por un¬† perro para que me acompa√Īe y ayude en¬† la caza, no tendr√≠a la m√°s m√≠nima duda: elegir√≠a¬† un podenco. A pesar de sus peculiaridades, bien¬† seleccionados, educados y entrenados, son capaces¬† de cazar desde una codorniz a un ciervo o un¬† jabal√≠.

¬†Aunque el objetivo de estos art√≠culos sobre¬† las razas y sus enfermedades que hemos publicado¬† durante los √ļltimos meses no es tratar las¬† caracter√≠sticas cineg√©ticas de las diferentes razas,¬† en el caso del podenco har√© una excepci√≥n, pues¬† su fortaleza f√≠sica, gran resistencia y sus cualidades¬† cineg√©ticas tienen un origen com√ļn.

PODENCO

Hay razas que son altamente resistentes a la leishmania, como es el caso del podenco, cuyo sistema inmunitario es especialmente eficiente.

Cuando los británicos describieron a los podencos,  especialmente los de las baleares, hablaron  de animales semi-salvajes. En muchas zonas, los  podencos han vivido en semi-libertad, en ocasiones  fuera del control de las personas, y se han tenido  que buscar la vida.

Efectivamente, si no cazaban,  no se alimentaban, y si no se alimentaban,  no sobrevivían. Tan solo los mejores cazadores  procreaban. Y esta característica de supervivencia  se sigue observando en los podencos actuales,  que tienen un instinto innato para la caza.

Yo digo¬† que a los podencos no les gusta caza… ¬°viven para¬† la caza! Aportando m√°s datos, es el √ļnico perro¬† que conozco que posee una vista equiparable a la¬† de un humano, incluso puede ser que en algunos¬† aspectos nos supere, y que tambi√©n la utiliza para¬† cazar.

Su mente parece que solo piensa (y con  mucho acierto y habilidad) en un solo sentido, la  caza. He visto cazar a podencos fuera de serie pero  que tenían serias dificultades para adaptarse a ser  perros “faldero

RESISTENTES A LA LEISHMANIA

En cuanto a las enfermedades, pasa lo mismo. Los  podencos son originarios de la cuenca mediterránea,  donde determinadas patologías son endémicas  debido a las condiciones de temperatura  y facilidad para la reproducción de los parásitos  transmisores.

Entra ellas hay que destacar la leishmania,  popularmente conocida como la enfermedad  del mosquito. Pues bien, los podencos llevan  miles de generaciones enfrentándose a ella y, de  nuevo, los más fuertes se han hecho resistentes y  han sobrevivido, transmitiendo esta característica  a las siguientes generaciones, de manera que ha  prevalecido en la raza.

¬†En las ocasiones en las que¬† he visitado las Islas Baleares y he hablado con los¬† cazadores locales, me dicen que la mayor√≠a de los¬† perros de las islas son positivos a la leishmania, y¬† los √ļnicos que no padecen la enfermedad son los¬† podencos.

En la actualidad, la inmunidad tiene  una importancia sustancial en la aparición de la  enfermedad. Hay perros que, habiendo sufrido  la picadura del mosquito portador, no la llegan  a desarrollar.

En cambio, otros ejemplares, en las  mismas condiciones de manejo y alimentación, sí  la padecen. Esto se debe a que hay razas que son  altamente resistentes a esta patología, como es el  caso del podenco, pues su sistema inmunitario es  especialmente eficiente.

Precisamente en esta cualidad se han basado  los estudios para desarrollar las primeras vacunas  contra la enfermedad, que es uno de los métodos  de prevención de la misma. Pero antes de hablar  de la en vacuna, vamos a repasar brevemente  cómo prevenir esta infección, de especial importancia  ahora que estamos en verano y existe mayor  riesgo de transmisión.

Como siempre, decir que  en Medicina es mejor prevenir que curar, por lo  que evitar que el perro contraiga la enfermedad  es lo más prudente. Para ello contamos con varios  sistemas.

El primero de ellos son las barreras  físicas que impiden que el insecto pique al perro.  En humanos, y contra enfermedades también  transmitidas por mosquitos, como la malaria, una  simple mosquitera puede ser la diferencia entre  contraer o no la enfermedad.

 En el caso de los  perros, dormir dentro de casa o a la intemperie  es un factor clave, ya que el hecho de estar dentro  de una vivienda durante la noche (que es cuando  están activos los mosquitos) disminuye mucho  el riesgo de picadura.

Si además utilizamos mosquiteras  en las ventanas y productos repelentes de  insectos dentro de la casa, mucho mejor.

 

¬ŅES EFECTIVA LA VACUNACI√ďN?¬†

La siguiente barrera es la qu√≠mica, a base de¬† collares y pipetas para ahuyentar a los mosquitos¬† y evitar as√≠ su picadura. Cada a√Īo se lanzan al¬† mercado nuevos productos de cara a prevenir los¬† par√°sitos externos y las picaduras, y cada vez son¬† m√°s eficaces y, sobre todo, m√°s seguros.

Hasta  ahora los más utilizados han sido los collares a  base de deltametrina, aunque también se usan  las pipetas a base de permetrina. Y en zonas de  riesgo es aconsejable utilizar y combinar más de  un producto.

Recientemente han aparecido las vacunas contra¬† la leishmania, que comercializa el laboratorio¬† Virbac. En el mundo de los perros, y especialmente¬† en los de caza (que son los que m√°s sufren¬† esta enfermedad) llevaban tiempo esperando este¬† producto, que es una √ļltima barrera contra la¬† enfermedad.

 No obstante, para que la vacuna sea  efectiva debe seguirse un protocolo. Comienza  con el diagnóstico del estado sanitario del perro  con respecto a la enfermedad. No se pueden  vacunar perros que estén enfermos, ya que la  vacuna es ineficiente. Después hay que seguir un  protocolo de tres vacunas espaciadas cada 21 días.

Por √ļltimo, llevaremos a cabo una revacunaci√≥n¬† anual.

DURO Y MUY VALIENTE

Durante a√Īos he criado esta raza y nunca he tenido problemas¬† con ella m√°s all√° de los relacionados con su trabajo.¬† Tengo amigos y conocidos que tambi√©n llevan muchos a√Īos¬† trabajando con esta raza y afirman lo mismo.

¬†En los a√Īos duros¬† en los que la parvovirosis se llevaba camadas enteras, los¬† cachorritos peque√Īos sufr√≠an esta patolog√≠a como cualquier¬† otra raza, pero una vez superada esta etapa, eran perros¬† fuertes y sanos.¬† Haciendo memoria, la gran mayor√≠a de los problemas que¬† he observado en los podencos tienen que ver con accidentes¬† de caza, y muy especialmente con la caza mayor.

Son¬† innumerables los podencos que he cosido por cuchilladas¬† de jabal√≠, as√≠ como muchos los que he visto morir en ‚Äúcombate‚ÄĚ.¬† Una pena, pues siempre se pierden los mejores.

Veterinario

Juan J. García Estévez 

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*