Opinión Francisco Cuenca

Si a las perdices de granja

Considero que la caza es una actividad de igual naturaleza que la agrícola o ganadera; de hecho, así viene siendo desde hace tiempo, y en muchas fincas constituye buena parte del rendimiento. Para que la explotación de la caza sea rentable es necesaria cierta densidad, y para conseguirla no basta lo que el campo produce espontáneamente, así que la cría artificial se impone.

Montería y Perdiz con reclamo, palabras que pierden su sentido

Es evidente que con el paso del tiempo se pierden muchas palabras, en el mundo de la caza también ha ocurrido; pero no es a la pérdida de palabras a lo que quiero referirme, sino a un fenómeno distinto: las palabras subsisten, pero han cambiado de contenido. La ‘Caza’ no es lo que era, porque algunas de sus modalidades básicas no son lo que han sido. Tomaré como ejemplos ‘perdiz con reclamo’ y ‘montería’.

El relevo generacional de los cazadores

«La idea de relevo generacional implica el juicio de que los adultos entregan algo a los jóvenes que se acercan a ser adultos».

Es sin duda el mayor problema del sector. Ese paulatino aporte de juventud que viene diluyéndose en el conjunto del colectivo, con mayor o menor intensidad, de continuo y de siempre, da muestras hoy de su poco caudal.

Disfrutar de lo que se tiene y no sufrir por lo que falta

Comparto esta manera de ver las cosas. La vida no es un acervo que va perdiendo cosas a medida que pasa el tiempo hasta quedar en nada; más bien, creo yo, es un misterioso pozo del que por mucha agua que se saque permanece siempre lleno.

Sucedáneos

Entre los alimentos abundan los sucedáneos. A veces la etiqueta nos advierte de que el producto envasado tiene esa naturaleza; así, en el supermercado encuentro como “sucedáneo del caviar” los huevos de salmón, trucha o mújol; otras veces, sin previo aviso, se nos da gato por liebre.