Opinión Tio Calañas

El verdadero hombre de campo, en peligro de extinción

Perdone que se lo diga, pero a la Administración no le gusta que alguien viva en el campo, y las leyes que aprueba solo sirven para molestarle, cuando, a ver si se enteran en los despachos, el hombre de campo da más vida que la que pueda quitar. Y de hecho, desde que lo abandonó por el pueblo o la ciudad, hay menos de todo.

Hay que respetar los dormideros

Hace veinte años una finca con la que lindamos tenía muchos eucaliptos, y por estas fechas, antes y después, miles de torcaces migratorias dormían en ellos y luego entraban a comer a nuestras encinas. Unos días entraban más y otros menos, pero siempre se veía alguna.

Comer lo Cazado

Después de muchos años, numerosos estudios han confirmado que la perdiz de granja no sirve para repoblar; se suelta para cazarla, y haciéndolo bien y con tiempo, dejando que la perdiz se aclimate, da juego a las escopetas, pero no sirve para repoblar. Se echan todos los años un buen número de ellas y se cazan, y así todos los años.

Repoblar con perdiz salvaje

Después de muchos años, numerosos estudios han confirmado que la perdiz de granja no sirve para repoblar; se suelta para cazarla, y haciéndolo bien y con tiempo, dejando que la perdiz se aclimate, da juego a las escopetas, pero no sirve para repoblar. Se echan todos los años un buen número de ellas y se cazan, y así todos los años.

Un ‘descaste’ injusto

Un año más las autoridades andaluzas abrieron la caza del conejo el 11 de agosto, con o sin perros. El año pasado abrieron más tarde. Recuerdo que antes de la llegada de la neumonía, que dejó el conejo tan tocado que no ha podido recuperarse en muchos lugares, se autorizaba su caza desde junio, primero sin perros, y luego, ya en agosto, con perros.

A vueltas con los comederos

Permitidme que vuelva a insistir con el tema de los llamados ‘comederos de tórtolas’, que tantos detractores tiene y que siempre he defendido y defenderé porque he visto que en definitiva ayudan a esta ave y a otras muchas granívoras a criar mejor.

La espera, siempre menospreciada

Ahora que la temperatura nocturna es más apacible y los jabalíes acuden más a sembrados y comederos, un montón de cazadores se apuntan a las esperas, que no es otra cosa que esperar que algún jabalí acuda al lugar donde lo esperamos y abatirlo, siempre por la noche, simplemente porque el jabalí tiene la manía de moverse a esta hora.