Cómo manejar y guardar las armas de caza de forma segura en casa
16 junio, 2018 Trofeocaza . 4053 Visualizaciones

Reportajes armas y municiones

Cómo manejar y guardar las armas de caza de forma segura en casa

Al sacarlas del armero para guardarlas en sus fundas, antes de salir de caza, al regresar al domicilio y especialmente cuando las limpiamos, estaremos ‚Äúarmados‚ÄĚ en casa. Los accidentes que ocurren en el hogar mientras manipulamos armas de caza son escasos, pero cuando se producen suelen tener graves consecuencias. Es necesario extremar la precauci√≥n.

Los accidentes en el hogar con armas de fuego suelen producirse porque durante la cacer√≠a se nos olvid√≥ descargar bien el rifle o la escopeta y qued√≥ en el arma alg√ļn cartucho en la rec√°mara o en el cargador, de modo que al manipularla √©sta se dispara.

Pero tambi√©n los ni√Īos u otras personas autorizadas son en ocasiones los protagonistas de alg√ļn disparo que se ha escapado en el domicilio por no haber guardado en un lugar seguro o con el mecanismo de percusi√≥n desactivado el arma.

Por esta razón, en el hogar y, en general, en cualquier escenario, aunque estemos seguros de que están descargadas, las armas siempre se deben manipular como si estuvieran listas para ser disparadas y se deben guardar de forma segura y alejadas de la munición para que nadie que no esté autorizado pueda manipularlas ni cargarlas.

La seguridad debe comenzar en el campo Es muy difícil que en una armería nos proporcionen un arma cargada que hemos comprado o reparado, pero no es tan difícil dejarla cargada después de cazar, por lo que debemos comprobar que no lo está antes de guardarla en el coche, siempre en el maletero, en su funda o maletín.

Manejo-de-armas-en-el-hogar-cuchillo-y-rifleSobre todo con los modernos rifles que poseen tensores del mecanismo de disparo, de modo que éstos se pueden llevar con total seguridad con un cartucho en la recámara mientras no se active el mecanismo, más de un cazador ha terminado la montería o el rececho y se ha olvidado del cartucho que tenía la recámara, por lo que el rifle ha llegado alimentado a casa.

Este ‚Äúolvido‚ÄĚ tambi√©n se suele producir cuando tenemos que interrumpir la cacer√≠a de modo urgente por cualquier causa, como que se ponga a llover o recibamos una llamada urgente que nos obligue a suspenderla.

M√°s frecuente es que queden cartuchos en los cargadores por olvido o bien porque de forma imprudente no se descarga porque no vemos por estar cazando de noche o porque viene el postor a recogernos y tenemos que recoger r√°pido, por ejemplo.

Por otro lado, en las armas semiautomáticas y las que tienen cargadores fijos, que se descargan accionando el cerrojo del rifle o de escopeta, también puede quedar un cartucho en el cargador o en la recámara si después de accionar el cierre no comprobamos, con éste abierto y retenido, que estén completamente descargadas, observando la teja elevadora del cargador y la recámara.

Tenga en cuenta el lector, y quien escribe estas l√≠neas as√≠ lo presenci√≥, que, aunque accionemos el cierre, puede quedar en la rec√°mara un cartucho porque est√© averiada o sucia la u√Īa extractora o defectuoso el culote del cartucho, raz√≥n por la que siempre se debe comprobar visualmente que la rec√°mara est√° vac√≠a y, una vez hecho esto, relajar el mecanismo de percusi√≥n o, mejor a√ļn, disparar la escopeta o rifle en vac√≠o hacia un lugar seguro.

Es, efectivamente, perjudicial para el arma dispararla reiteradas veces en vac√≠o, pero por hacerlo de vez en cuando con armas de fuego central cuando se termina de cazar, no pasa nada, a diferencia de las de fuego anular (las del calibte .17 HMR; .22 Long Rifle √≥ .22 Magnum), que s√≠ se deben descargar manualmente porque si las disparamos en vac√≠o se puede da√Īar la aguja percutora.

Muy buena idea es llevar en la mochila o estuche un falso cartucho ‚Äúaliviamuelles‚ÄĚ para disparar el arma despu√©s de utilizarla porque as√≠ nos aseguraremos de que no est√° cargada y que, adem√°s, no sufrir√° la aguja percutora.

C√ďMO MANEJAR LAS ARMAS DE FUEGO EN EL DOMICILIO¬†

Una vez en el domicilio y aunque estemos seguros de que las hemos descargado bien en el campo, antes de guardarlas o limpiarlas conviene volver a comprobar que est√©n descargadas. ‚ÄúM√°s vale prevenir que curar‚ÄĚ, dice el refr√°n.

Manejo-de-armas-en-el-hogar-armeroPor ley, los espa√Īoles estamos obligados a guardar los rifles en un armero homologado. S√≥lo los rifles, no los cartuchos, que, por seguridad, deben guardarse en otro lugar, alejados de las armas.

Las escopetas, sin embargo, no es necesario guardarlas dentro de un armero, aunque sería el sitio más idóneo para mantenerlas alejadas a salvo de que no las manipule nadie que no esté autorizado a hacerlo.

No obstante, si no queremos utilizar un armero, lo mejor es guardarlas en un lugar seguro, desmontadas en el caso de que se puedan desmontar f√°cilmente o armadas pero en un estuche con cerradura o inutilizadas con un candado de seguridad.

Existen dos tipos básicos de candados de seguridad para armas que cierran y abren con llaves o con cerraduras con combinación: los que se colocan en el guardamonte e impiden que se pueda accionar el gatillo y los que poseen un lazo que impiden que se accione el cierre (porque se interpone entre la acción el cerrojo).

Estos candados se pueden comprar e incluso los regalan los fabricantes de armas con sus escopetas y rifles, como por ejemplo Remington, Browning, Weatherby, Ruger‚Ķ Son muy √ļtiles para mantener inutilizadas las armas en el domicilio y tambi√©n cuando viajamos en los hoteles y casas rurales donde nos hospedamos.

Hay fabricantes que incluso entregan sus modelos de rifles o escopetas en estuches con cerradura junto con accesorios, entre los que suele figurar un candado de seguridad, caso por ejemplo de Browning.

Los maletines especiales con cerraduras de seguridad tambi√©n son √ļtiles cuando viajamos, adem√°s de obligatorios en los desplazamientos en avi√≥n.

EL MANEJO DE CUCHILLOS Y OTRAS ARMAS BLANCAS 

Si practicamos la caza mayor, lo m√°s seguro es que, adem√°s de rifle, utilicemos cuchillos de caza de remate, desolladores o incluso hachas.

No disparan, pero cortan y pueden ocasionar serias lesiones, por lo que, después de limpiarlos con cuidado, se deben guardar en sus fundas en lugares seguros, como por ejemplo dentro del armero donde tenemos los rifles.

También debemos tener en cuenta como medida de seguridad no guardar en una mochila un cuchillo u otra herramienta cortante, una precaución lógica, además de muy saludable. No sólo podemos cortarnos al ir a cogerla, sino que, si nos caemos, podemos clavarnos la hoja si no está enfundada.

LA MUNICI√ďN A BUEN RECAUDO¬†

El punto más peligroso de un cartucho es su pistón, pues si éste recibe un golpe, puede detonar y encender la carga de pólvora. Sin embargo, a diferencia de lo que creen las personas que no están acostumbradas a manejar cartuchería, las municiones modernas que utilizan las escopetas y rifles son completamente seguras.

Manejo-de-armas-en-el-hogar-cartuchosIncluso si una caja de cartuchos se cae al suelo o se golpea violentamente, el √ļnico problema que puede ocurrir es que los cartuchos se bollen y luego no entren en la rec√°mara del arma. De hecho, se pueden portar sin peligro en los bolsillos o sueltos en la mochila y manipular con total tranquilidad.

Sin embargo, en el domicilio y en cualquier lugar, los cartuchos se deben mantener alejados de dos fuentes de peligro:

  • El calor, que como m√≠nimo los deteriora y puede hacer peligroso su uso al dispararlos
  • Los ni√Īos, que, con su habilidad para explorarlo todo, pueden terminar golpeando con fuerza el pist√≥n con alg√ļn objeto punzante y sufrir un grave accidente.

Almacenar cartuchos cerca de estufas, chimeneas, etc. o al alcance de los ni√Īos es una temeridad.

La mejor forma de guardar la munición es almacenarla en muebles o cajas fuertes (sin armas) a temperatura ambiente y aislados de la humedad, en sus cajas originales o bien en cajas plásticas especiales para guardar cartuchos, de venta en el comercio especializado.

¬ŅY si alg√ļn d√≠a nos da falta, es decir, el arma percute pero no dispara un cartucho? Pues si no sabemos desmontarlo, lo mejor es d√°rselo a nuestro armero para que √©l lo desactive.

PRECAUCI√ďN DURANTE EL MANTENIMIENTO DE LAS ARMAS DE CAZA¬†

Manejo-de-armas-en-el-hogar-despiSi queremos que nuestras armas nos duren muchas temporadas o incluso toda la vida, tendremos que limpiarlas a menudo. De hecho, todos los fabricantes de escopetas y rifles aconsejan limpiarlas después de dispararlas y, sobre todo, después de utilizarlas para cazar.

Y limpiando armas se han producido bastantes accidentes porque √©stas llegaron del campo o se guardaron cargadas. Por eso, y a√ļn cuando sepamos a ciencia cierta que est√°n descargadas, es crucial volver a comprobarlo y, por supuesto, nunca apuntar con el arma a nosotros mismos (por ejemplo al meter la baqueta por la boca de fuego) ni a nadie durante el proceso de limpieza.

Una vez realizada √©sta es importante revisar el interior del ca√Ī√≥n o ca√Īones para comprobar que no los obstruyen ninguna escobilla o trapo de limpieza, pues si no lo advertimos y disparamos con los ca√Īones taponados, pueden reventar y ocasionarnos severas lesiones.

La limpieza del arma puede provocar una situaci√≥n de peligro si no comprobamos antes de comenzar que est√© descargada. No obstante, aunque¬† lo hayamos verificado, no debemos apuntarnos a nosotros mismos ni a nadie , por ejemplo al introducir la baqueta por el ca√Ī√≥n si no lo hemos desmontado de la escopeta o rifle. Tambi√©n es importante recordar que el ca√Ī√≥n tiene que quedar libre de obstrucciones.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.