Nueva gama de munición metálica fabricada en España, EG Metallic Prestigio
3 abril, 2018 Trofeocaza . 4828 Visualizaciones

Reportajes armas y municiones

Nueva gama de munición metálica fabricada en España, EG Metallic Prestigio

La empresa Armas y Cartuchos Delsur, S.A., que hasta ahora solo producía cartuchos de escopeta, ha comenzado a fabricar una completa gama de municiones metálicas para armas cortas y rifles de caza, marca EG Metallic, que ya distribuye a las armerías.

Armas y Cartuchos Delsur, es, en palabras de sus fundadores,

«una empresa concebida por y para los cazadores y tiradores más exigentes»

Fue creada en Andalucía en 1998. Está ubicada en Alosno (Huelva) y la dirigen José Espinosa Cantero, que desempeña el cargo de gerente y es el responsable, como técnico y gran aficionado a la caza, al tiro y a las armas en general, de todo el proceso de investigación y desarrollo de los productos, y por Felisa Guerra, responsable del Departamento Comercial.

Hasta hace unos de meses, la empresa estaba especializada en la fabricación, importación y exportación de cartuchería de escopeta para caza y tiro de alta calidad que fabrica, bajo el lema «Perfeccionando lo inmejorable», con la marca EG Delsur (E y G son las iniciales de los responsables de a empresa: Espinosa y Guerra).

Pues bien, tras anunciarlo primero en repetidas ocasiones, recientemente ha comenzado a fabricar también cartuchería para armas cortas (pistolas y revólveres que, lógicamente, no tratamos) y rifles de caza con la marca EG Metallic, a cuya producción y características vamos a dedicar estas notas.

No obstante, antes de entrar en materia considero necesario puntualizar que hacía tantos años que no se fabricaban en nuestro país cartuchos para rifles de caza mayor que hay algunos cazadores que desconocen que se habían producido antes en España, lo que ha contribuido a que la nueva cartuchería EG Metallic despierte entre los aficionados tan inusitado interés que la ven como una proeza.

Incluso lo han llegado a escribir así en foros de Internet y en revistas especializadas, cuando no es cierto. España ha tenido una gran actividad como fabricante de cartuchería metálica desde que aparecieron los primeros cartuchos de este tipo hasta finales del siglo XX que, por diversas razones, cesó la actividad.

Y desde entonces, desde mucho antes de la guerra de Cuba, en numerosas plantas ubicadas por toda nuestra geografía e incluso en territorios coloniales de ultramar se ha fabricado munición metálica para todo tipo de armas rayadas, incluidas las de caza.

Sin ir más lejos, cerca de donde se encuentra Armas y Cartuchos Delsur, lo hicieron durante el siglo XX la Pirotecnia Militar de Sevilla (que además de muchos calibres militares produjo inmejorables cartuchos para rifles de caza) y Abarto. Especialmente esta última empresa sevillana cargó una amplía gama de calibres de caza, hasta que cerró en 1998, con la marca VM (Valentín de Madariaga).

PROEZA DEL SUR 

Pero lo cortés no quita lo valiente y lo cierto es que los cartuchos EG Metallic, aunque no sean los únicos de rifle que se han fabricado en nuestro país, se pueden considerar como el fruto de una proeza.

Y es que, sin tener en cuenta los muchos problemas administrativos y de seguridad que ha tenido que superar José Espinosa hasta poder obtener los permisos necesarios para fabricar municiones metálicas en un país tan exigente como el nuestro (lo que le ha llevado nada menos que 5 años), hay que reconocer que tiene mucho mérito que haya conseguido fabricar una cartuchería metálica de buena calidad sin tener prácticamente ninguna experiencia en este campo.

municion-eg-metallic-prestigio-forestEfectivamente, aunque Armas y Cartuchos Delsur lleva muchos años fabricando buenos cartuchos de escopeta, producir en serie una buena cartuchería de rifle le ha exigido enfrentarse a nuevos retos y resolver problemas tan diferentes y difíciles que, realmente, es para considerarlo realmente como una proeza.

Y es que para que una munición de caza mayor sea eficaz, además de estar cargada con un proyectil adecuado tiene que ser precisa y por tanto estar hecha con componentes de calidad: pistones que detonen con la misma intensidad, cargas de pólvora de buena calidad y muy homogéneas, balas que pesen igual, vainas con la misma capacidad, etc.

He visitado muchas fábricas de cartuchería de rifle y les puedo asegurar que cargar buenos cartuchos con máquinas industriales es difícil porque hay que hacer muchas pruebas hasta conseguir que agrupe. Máxime si además de agrupar, se pretende conseguir una munición que tenga una relación precio-calidad alta, como es el caso de la EG Metallic.

VISITAMOS LA FÁBRICA DE ARMAS Y CARTUCHOS DELSUR 

Visité la fábrica de municiones de Armas y Cartuchos Delsur en compañía de José Ignacio Ñudi, mi jefe durante muchos años en TROFEO, donde, tras ser recibidos por Felisa Guerra y José Espinosa, este último nos mostró las máquinas con las que se fabrica la cartuchería metálica EG y el proceso de producción.

También visitamos el banco de pruebas donde todos los cartuchos (metálicos y semimetálicos) se disparan en un cañón probeta para conocer la presión y velocidad que desarrollan.

Las máquinas industriales son modestas pero adecuadas para garantizar una cartuchería de buena calidad.

Mucho más complejas, en comparación, son las medidas de seguridad: por todos los rincones de la fábrica hay sensores de movimiento, cámaras, etc. que, lógicamente han debido de suponer un desembolso económico extra muy importante a sumar al coste de las máquinas y herramientas de carga.

Básicamente, para cargar la munición metálica se utiliza primero una máquina empistonadora con la que se ceban las vainas (de arma corta o larga) antes de pasar a otras dos máquinas idénticas en las que se cargan los cartuchos.

En una de estas máquinas se hace la munición de arma corta que, contra todo pronóstico y según supimos durante la visita, tiene una demanda muy alta para un país como España con muy pocos usuarios de armas cortas en relación con otros países.

Con esta máquina se fabrican por el momento calibres como: .32 S&W L.; .38 Spl; 9 mm. Parabellum y 9 mm. Corto (.380 Auto).

Y en la otra se hace la munición de rifle, por el momento, solo en los calibres: .243 Win.; .30-06; .300 Win. Magnum; .308 Win. y 7 mm. Rem. Magnum que, como la de arma corta, se carga con varios tipos y pesos de puntas.

PRODUCCIÓN EG METALLIC PRESTIGIO

Armas y Cartuchos Delsur ha anunciado que iba a fabricar dos series diferentes de cartuchos metálicos de rifle EG Metallic:

  • Los EG Metallic Prestigio (denominación que también utiliza el fabricante en sus cartuchos de escopeta de alta gama), que son los que vimos fabricar en calibre .300 Winchester Magnum durante nuestra visita a la fábrica.
  • Una segunda una serie de menor precio denominada EG Metallic Forest que durante la visita a la fábrica nos dijeron que no sabían cuándo o incluso si se distribuiría.

Aunque ya se producen y comercializan los cartuchos Prestigio, la fábrica no disponía aún de catálogo ni tampoco tablas balísticas por lo que no tengo datos oficiales sobre la velocidad que desarrollan los cartuchos ni tampoco les puedo proporcionar datos fiables o definitivos sobre los calibres y pesos y tipos de balas que se utilizan.

Solo les puedo decir sobre ellos que Armas y Cartuchos Delsur no fabrica ninguno de sus componentes. Solo los carga utilizando componentes de otros fabricantes y que de momento utiliza los siguientes:

– Pistones Winchester estándar o magnum de buena calidad.
– Pólvora francesa Tubal con índice de vivacidad adecuada a cada uno de los calibres que hace y que, dicho sea de paso, es una pólvora magnífica como bien sabe cualquier aficionado a la recarga.
– Vainas marca PPU y Sellier & Bellot.
– Proyectiles Hornady semiblindado Interlock y Hornady SST (tipo tip) que, atención, denomina en sus cajas como balas SP y PT respectivamente. Además, en el calibre .243, emplea una bala semiblindada cola de bote que denomina SPBT.

municion-eg-metallic-prestigio-bala

Pues bien, con estos componentes fabrica por el momento los siguientes cartuchos Prestigio:

  • .243 Winchester. 100 grains.
  • .243 Winchester. 95 grains.
  • .30-06. 150 grains.
  • .30-06. 165 grains.
  • .30-06. 180 grains.
  • .30-06. 162 grains.
  • .300 Win. Magnum. 165 grains.
  • .300 Win. Magnum. 180 grains.
  • .300 Win. Magnum. 162 grains.
  • .308 Win. 150 grains.
  • .308 Win. 165 grains.
  • .308 Win. 180 grains.
  • .308 Win. 165 grains.
  • 7 mm. Rem. Magnum. 175 grains.
  • 7 mm. Rem. Magnum.162 grains.

La munición se empaqueta en cajas de 20 cartuchos que tienen el mismo diseño, si bien no se pueden confundir porque en uno de sus costados llevan una etiqueta en la que se indica el calibre y el peso y tipo de bala de los cartuchos que contiene.

Normalmente, las balas de mayor peso e intermedios de todos los calibres son del tipo SP (o SPBT solo en .243) y proyectiles PT las de peso inferior, pero existen excepciones, por lo que, si desean más información, deben ponerse en contacto con el fabricante (tel. 959 055 045).

El precio de las cajas de 20 cartuchos depende del calibre y del tipo de proyectil que cargan. Oscila entre poco menos de 40 € (calibre .243 Win. con proyectil semiblindado SPBT) y poco más de 50 € (cartuchos .300 Win. Mag y .7 mm. con bala PT).

DESARROLLO Y CARGA 

Antes de comenzar a utilizar las máquinas industriales, José Espinosa diseña el cartucho que quiere fabricar utilizando máquinas, dies y otros accesorios manuales de recarga. Luego comprueba que esta munición genera la velocidad, presión y demás prestaciones exigidas y, si todo es correcto, se programa y equipa la máquina industrial en la que se va a cargar con los dies adecuados para que hagan la misma munición.

El proceso de producción es muy simple: la máquina posee en la parte superior dos tolvas por donde se introducen, respectivamente, las vainas cebadas y los proyectiles, así como otra tolva interna para la pólvora conectada a un dosificador. Al conectarla, las vainas pasan automáticamente a un plato giratorio donde cada una recibe la dosis correcta de pólvora y un proyectil que queda totalmente engarzado al pasar por tres dies consecutivos. Una vez completamente cargado, cada cartucho es expulsado por un lateral y cae en un recipiente donde se va apilando la munición terminada que, por último, se envasa y etiqueta manualmente.

Cabe añadir que, aunque ambas máquinas pueden llegar a fabricar hasta 4.000 cartuchos a la hora, se trabaja con velocidades muy inferiores para conseguir que la calidad sea máxima.

Además, las tolvas de la pólvora poseen un mecanismo que las hacen vibrar cada cierto tiempo para que ésta se dosifique correctamente.

PRUEBAS

Durante la visita nos facilitaron munición para que pudiéramos probarla: cartuchos calibre .30-06 cargada con bala PT (Hornady SST) de 150 grains y .300 Winchester Magnum con bala SP (Hornady Interlock) de 180 grains, esta última sacada directamente de la máquina que la había cargado momentos antes.

La del calibre .30-06 la probé en un coto de caza mayor poniendo a tiro un rifle CZ, propiedad de José Ignacio. Utilicé para ello un banco diseñado para regular miras de rifles, bien apoyado en una mesa muy firme (estaba hecha de obra) y un blanco de precisión bien enfrentado con el puesto de tiro y colocado, con la ayuda de un medidor de distancia, a 100 metros.

municion-eg-metallic-prestigio-blanco

Blanco conseguido a 100 metros con la munición EG Prestigio con bala SP.

Los primeros impactos dieron altos y agrupados pero, actuando sobre los mandos de ajuste, logré centrarlos por lo que no me cabe la menor duda que la cartuchería del .30-06 con bala PT está bien cargada y es precisa, ya que en caso contrario no hubiera sido posible poner a tiro el visor: un Meopta 1,5-6 x 42.

La del .300 Win. Mag. la probé, sin embargo, en Madrid. Primero la desmonté (tres cartuchos) para comprobar el peso de las puntas y las cargas de pólvora con una balanza RCBS de recarga que arrojó valores correctos y muy regulares: cada uno de los cartuchos desmontados contenía 69, 3; 69,3 y 69,2 grains de pólvora Tubal 7000 y los proyectiles pesaron 179, 9; 179,9 y 180 grains. Mejor, imposible.

Y por último la disparé a 100 metros utilizando un rifle Blaser R8 con visor Zeiss Victory 3-12×56 para comprobar la agrupación que ya presuponía que iba a ser correcta después de haber comprobado la regularidad de la carga: conseguí 5 impactos agrupados en una superficie de 2,0 x 2,5 cm.

Además los impactos están desplazados hacia la izquierda y unos 5 centímetros más bajo porque no quise modificar el ajuste de mi visor que está puesto a tiro con la munición que utilizo esta temporada para que agrupe centrado 5 centímetros por encima del 10.

En suma, la EG Metallic Prestigio que he tenido la oportunidad de probar es una munición que agrupa y tiene una buena relación precio-calidad. No me importaría en absoluto cazar con alguno de los dos modelos de cartuchos probados.

POR BALAS Y FANDANGOS 

Por haber sido director de TROFEO , y ser cazador y tirador onubense, siempre tuve muy buena relación con Cartuchos Delsur. Además la fábrica se ubica en Alosno, un municipio muy cercano a Calañas, mi pueblo.

municion-eg-metallic-prestigio-tiroPor todas estas razones siempre tuve mucha relación con esta fábrica de cartuchos y sus responsables, el matrimonio formado por Felisa Guerra y Pepe Espinosa. Felisa es la comercial, la que lleva las cuentas; y Pepe, perito industrial, es el cerebro, el alma de sus cartuchos. Quien los diseña, los prueba y los mejora.

He visitado sus instalaciones varias veces y siempre termino hablando con Pepe de presiones, velocidades y cargas. Él disfruta hablando de sus cartuchos, como si fueran hijos suyos, y yo escuchando.

Lógicamente he tirado (en compack sporting y recorridos de caza) y cazado con Cartuchos Delsur y van muy bien. Y si encima he hablado tanto con quien los fabrica, la confianza se multiplica. Y ahora que se han metido a fabricar munición metálica, convirtiéndose en la única empresa española que la produce, no puedo dejar de presumir.

Conociendo los requisitos, sobre todo de seguridad, que les han pedido las autoridades nacionales para fabricar munición metálica y el tiempo que han tardado en darle el visto bueno para comercializarla, le pregunté a Pepe si el esfuerzo merecía la pena; y, como lo conozco un poco, su respuesta era la que esperaba.

Para él es un nuevo reto, un cartucho de escopeta poco tiene que ver con un cartucho metálico, donde presiones y velocidades se multiplican, pero al fin y al cabo son municiones. Y el cartucho metálico es un paso más, un reto personal de una mente inquieta. Además Pepe es sobre todo cazador de mayor, y era cuestión de tiempo que terminara tirando sus propias balas.

Y es una ventaja probar sus balas en el cañón probeta y luego en el campo, que es donde realmente un cartucho metálico de rifle de caza mayor se la juega.

Así que Pepe se convenció que tenía que cazar con sus propias balas, inspeccionó el mercado como futuro fabricante, compró algunas máquinas, se enfrentó a una larga burocracia y ha terminado fabricando y comercializando sus primeros modelos para los calibres más usuales.

Ya sé que lo mío es una cuestión de fe, pero sé que sus balas van a funcionar tan bien como han funcionado sus cartuchos porque, al margen de que Armas y Cartuchos Delsur es una empresa que quiere ganar dinero y eso implica fabricar bien, para Pepe es también un reto profesional y personal, y cuando una persona sabia y responsable se propone un reto, siendo además cazador de mayor, sé que se ha volcado en ello hasta conseguirlo.

Alosno es la cuna del fandango, y ahora, gracias a Cartuchos Delsur, es también cuna de la cartuchería metálica en España, algo que a los cazadores de mayor, sobre todo si eres de Huelva, nos llena de orgullo.

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Jose
    mayo 16, 15:49
    Espero que pronto fabrique el 307 Winchester, con la escasez que tenemos de esta municion para el Cetme en España pronto haría su agosto.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.