Entrevista a Alfonso Aguado Puig, presidente de la Asociación Española de Rehalas
24 enero, 2018 Trofeocaza . 1488 Visualizaciones

Monterías

Entrevista a Alfonso Aguado Puig, presidente de la Asociación Española de Rehalas

Si no hubiera rehalas, habría que inventarlas

Iniciamos con esta una serie de entrevistas a personas relevantes dentro del mundo de la montería y la rehala. Monteros, rehaleros, perreros, capitanes de montería, mujeres monteras, guardas, presidentes de asociaciones de caza y federaciones, personal auxiliar y un largo etcétera que componen el mundo de la montería y que tendrán un sitio destacado dentro de esta sección.

Hemos quedado con Alfonso Aguado Puig, presidente de la Asociación Española de Rehalas (AER), en su sede de Sevilla para charlar de rehalas, su gran pasión y de lo que es un reconocido experto por sus publicaciones en libros y revistas especializadas en el tema, aparte de por tener una rehala en activo, compuesta principalmente de podencos paterninos, con la que montea todas las temporadas.

La AER, en constante aumento y con más de un millar de socios distribuidos por toda España, ha sido pionera en la creación de secciones dedicadas a los jóvenes rehaleros y a la mujer rehalera, que buscan el relevo generacional y la integración de la mujer en este colectivo, respectivamente. Aparece en el panorama cinegético en la temporada 1996/1997 respondiendo a la necesidad de la unión entre los miembros del mundo de la rehala.

Lo que comenzó como una reunión de unos 25 rehaleros y aficionados en un restaurante de carretera entre Soria y Guadalajara, encabezados por la figura de su primer presidente, Jaime Cortecero, se fue consolidando posteriormente bajo la presidencia de José Luis Domínguez a partir del año 2000, en una expansión por todo el territorio nacional.

Desde esa fecha la asociación ha encabezado muchos proyectos y realizado actividades destinadas a poner en valor de forma independiente las figuras de la rehala y del rehalero.

Fundamentalmente, la actividad de la AER se ha centrado en el mejor asesoramiento y formación posible de los rehaleros en el cumplimiento de las muchas, diversas y dispersas normas legales, que nos afectan y que varían en el tiempo y en el espacio a una velocidad muchas veces injustificada.

No hay que olvidar que a la actividad de las rehalas no solo les afecta la regulación cinegética, sino también la relativa en materia de sanidad animal, transporte o núcleos zoológicos, bienestar de animales de compañía o su relación con el uso de animales potencialmente peligrosos.

Para ello ha sido fundamental tejer un sistema de representación territorial lo más completo posible y contar con una junta directiva, dispuesta a trabajar de forma incansable en la defensa de la rehala, innovando en proyectos socio-culturales que mejoren la imagen del rehalero y de la rehala, y a mostrar la grandeza y sacrificio de esta afición a una sociedad cada día más alejada de la realidad cinegética.

Alfonso-Aguado-Puig-rehala

Alfonso Aguado con su rehala

Desde su visión como presidente de la Asociación Española de Rehalas ¿Cuáles son los principales problemas con que se encuentran las rehalas?

Fundamentalmente, los rehaleros nos seguimos quejando de la legislación a la que estamos sometidos. Partimos de la base de que en materia de transporte existe un control excesivo que la propia Administración tiene problemas para cumplir.

Respecto a las normas de bienestar animal, hay una auténtica avalancha de modificaciones legislativas en las comunidades autónomas que tienen como consecuencia una fragmentación aún mayor de las obligaciones del propietario; y, sobre todo, lo que más nos preocupa es que la mayoría de estas modificaciones legales proponen un sistema en el que no se tiene en cuenta un aspecto fundamental, que es la utilidad y destino, en este caso, de los animales en general y de los perros de rehalas en particular.

Un régimen que limite o prohíba su uso tradicional privará a los animales de su utilidad, como paso previo a su desaparición. Una paradoja para una ley de protección animal.

¿Qué medidas ha tomado la AER para solventar estos problemas?

Desde la Asociación Española de Rehalas prestamos especial atención a todas estas reformas en las que actuamos en distintas fases.

  • En primer lugar, durante su elaboración, formulando alegaciones a los borradores que se someten a información pública y solicitando reuniones con los responsables de la tramitación de estas normas.
  • A continuación, analizamos el contenido de las normas definitivas una vez que se publican en los diarios oficiales, de tal manera que, si su resultado no es conforme con los intereses de nuestros asociados y de la actividad, proceder a su impugnación.
  • A partir del momento en que una norma es definitiva y de obligado cumplimiento, nuestra función consiste en informar a los rehaleros de su contenido, ya que somos los primeros interesados en cumplir la ley.
  • Por último, no nos duele en prenda echarnos a la calle si la ocasión lo requiere, no solo en defensa de nuestros intereses sino por solidaridad con otros colectivos, como ocurrió con la manifestación en defensa del silvestrismo organizada por la Federación Andaluza de Caza o la de la Plataforma de la Pesca en Madrid.

Sabemos que, cuando atacan a alguna actividad del mundo rural, nos están atacando también a nosotros y ha llegado la hora de tomar iniciativas.

¿Qué acciones se van a realizar a favor de nuestra práctica?

La primera reacción, ante la situación que venimos padeciendo todos los sectores del mundo rural, debe ser la unión del colectivo, creando un frente común.

En este sentido apostamos por la necesidad de crear un lobby de presión bien organizado y que se está materializando en la Alianza Rural. Esta plataforma ya ha celebrado varias reuniones, se van incorporando más entidades y está en pleno proceso de consolidación.

Todos debemos apostar por utilizarla, para transmitir nuestras reivindicaciones, pero también debemos aprender a vivir en esta nueva comunidad, lo que obliga a un esfuerzo suplementario de todos, empezando por incrementar y mejorar la comunicación.

¿Cuántos recursos interpuestos por AER están en marcha en las distintas comunidades?

Actualmente, y tras el rotundo éxito de nuestro recurso contra el Plan de Caza de Aragón, no tenemos ningún recurso contencioso administrativo en vigor.

No obstante, asistimos con bastante preocupación a las diversas reformas legales que se están produciendo en comunidades como Madrid, Galicia o Castilla-La Mancha, por ejemplo.

No cabe la menor duda de que, si el resultado final es desfavorable y tenemos la oportunidad procesal, impugnaremos cualquier norma que limite o prohíba el uso tradicional de los perros de caza en general y de las rehalas en particular.

¿Qué medidas legales se van a realizar desde la asociación para esta temporada?

Como decía, vamos a mantener la presión en aquellas comunidades en las que se están produciendo reformas legales para que el resultado sea comprensivo con nuestra afición y no suponga una limitación. No nos vamos a conformar con cualquier producto. Conocemos nuestros derechos, contamos con una eficiente asesoría jurídica y vamos a darlo todo en defensa de nuestra afición.

Alfonso-Aguado-Puig-caracola¿Qué piensa que va a ocurrir con los apoyos políticos en un futuro inmediato?

Desde el sector político se está analizando con interés el proceso de unión que se está llevando a cabo en torno al mundo rural. Esta plataforma reúne a personas que pretenden vivir del campo y mantener sus tradiciones, que son las que dan a España una identidad propia.

La mayoría de fuerzas políticas saben que esta «gente tranquila», que trabaja, produce y paga sus gastos con el sudor de su frente, está cansada de que nos engañen y que en lo nuestro pretendan mandar otro tipo de gente diferente, que son muchos menos en número; que no se juega más que el negocio que supone dejar el campo abandonado, para que ellos aparezcan como los salvadores, eso sí, previo pago de su importe. La gente tranquila somos muchos y tenemos mucho en común.

Si los partidos tradicionales no saben interpretar esta realidad, prosperarán nuevas formaciones, como ha ocurrido en otros países; y, dependiendo de sus líderes, es posible que el mundo rural llegue a tener una representación parlamentaria propia. Esta es una prueba de madurez democrática que tenemos que afrontar en España. El futuro dirá.

¿Cree que existe unidad entre los distintos estamentos de la caza?

Creo que es un buen momento para trabajar en ello, y desde la AER no perdemos la ilusión en trabajar a favor de esa unidad. La Alianza Rural es el soporte ideal, y para ello el mundo de la caza debe mostrar unión.

De hecho –en una crítica constructiva–, debemos reconocer que la falta de unión en el mundo de la caza ha provocado, tiempo atrás, un cierto retraso en la puesta en marcha de la Alianza Rural. Todos los representantes de federaciones, asociaciones, etc. que representan algún sector de la caza debemos sacrificar intereses en favor de este proceso de unión, conscientes de que merece la pena y de que, además, nos lo exigen nuestros representados. Nadie es la caza, pero todos formamos parte de ella.

La AER es promotora del proyecto para declarar a la montería y la rehala como Bien de Interés Cultural en Andalucía (BIC). ¿Cómo ve su resolución?

Tenemos muy claro desde el principio que la montería española y la rehala son dos instituciones únicas, con un peso cultural enorme. Poner en valor este aspecto ha sido nuestro objetivo desde que hiciéramos las primeras gestiones en el Ministerio de Cultura en 2015, coincidiendo con la primera conferencia que organizamos al respecto en Cinegética Madrid a cargo del antropólogo François Zumbhiel.

El proceso ha sido un ejemplo de unión y ha estado abierto a la participación de cualquier entidad que así lo ha deseado. En este sentido debemos felicitarnos por la labor de los tres promotores del proyecto, la Federación Andaluza de Caza, Ateca y la AER.

El informe científico, elaborado por el equipo del profesor Palenzuela, está en la Consejería de Cultura desde el pasado 27 de julio y esperamos tener noticias en breve desde la Administración. El peso del apoyo popular y político que ha tenido este proceso merece una pronta y favorable resolución.

En el proyecto BIC en Extremadura, ¿cuál es la participación de AER?

Desde el momento en que el Gobierno regional de Extremadura ha dado síntomas claros de defensa de la caza, hemos visto que llegaba el momento de poner en marcha esta iniciativa. Así se lo hicimos saber al presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, con quien formamos en la actualidad un tándem de trabajo para poner en marcha el proceso.

Debemos decir que, en la reunión con el presidente de la Junta de Extremadura del pasado 19 de julio de 2017, sacamos una opinión suya muy favorable al proyecto. El BIC en Extremadura está en un momento ilusionante, ya que contamos con la experiencia del proyecto en Andalucía, un apoyo político decidido y una Federación Extremeña de Caza comprometida con el mismo.

Ahora queda abrir la posibilidad de participación al colectivo en Extremadura y dejar que los investigadores hagan su trabajo. Si se mantienen las condiciones actuales, estamos seguros de que el resultado se producirá en un plazo medio y será favorable.

¿Cuál ha sido el papel de AER en el nuevo Reglamento de Ordenación de la Caza (ROC) de Andalucía?

Como miembro de la Mesa Andaluza en Defensa de la Caza, hemos participado en el equipo de trabajo que colaboró con la Consejería de Medio Ambiente en la redacción del texto, centrando nuestra aportación en aquellos aspectos relacionados con la rehala y su participación en la montería.

Si bien nos hubiera gustado que hubiese recogido con mayor detalle algunas propuestas, sobre todo en materia de seguridad de perreros y perros, no es menos cierto que prácticamente el resto de nuestras propuestas han sido recogidas en el reglamento definitivo.

Fundamentalmente, la definición de rehala supone un éxito sin precedentes en la legislación cinegética española. La ampliación del número de perros a utilizar de 24 a 30 lo consideramos otro logro, que permite sacar cachorros sin mermar la calidad de la rehala.

Estas y otras novedades están siendo ya objeto de programas de información a los rehaleros andaluces, con suficiente antelación al inicio de la temporada cinegética.

¿Cuál cree que es el futuro de las rehalas?

Tal y como están las cosas, depende de nosotros mismos, de la presión que hagamos como colectivo y de la imagen que demos a la sociedad. Por ello, ahora más que nunca, pienso que el rehalero tiene que implicarse en la defensa de su afición, involucrarse en las actividades que se organicen y hacer de su perrera el mejor ejemplo de lo que debe ser un buen aficionado.

La caza con rehala no solo es una actividad tradicional que nos identifica, además es una modalidad de caza con perro que nos proporciona el campo de trabajo perfecto para la selección de razas autóctonas, una actividad que engancha a todo el que la prueba y que, además, es absolutamente necesaria para el control de determinadas poblaciones de animales silvestres que causan daños a la agricultura y pérdida de biodiversidad.

Si no hubiera rehalas, habría que inventarlas.

Rehalas, el alma de la montería

¿Desearía añadir algo más?

Quiero aprovechar para recordar la figura de José Luis Domínguez Torres, quien ha sido nuestro presidente muchos años y figura esencial no solo para la Asociación Española de Rehalas sino para la afición en general de la caza en España. Su inesperada pérdida a primeros de agosto ha puesto de luto a la AER y permanecerá en nuestro recuerdo indefinidamente.

Por último, quiero destacar el incansable trabajo de todos los representantes de entidades del sector cinegético, los cuales me consta que, cada uno en el ámbito de sus competencias, desarrollan una labor imprescindible en defensa de nuestra actividad, muchas veces callada y poco conocida, otras veces incomprendida y criticada.

Sin su trabajo diario y su compromiso en favor de todos los cazadores probablemente hablaríamos de la caza en España como de un recuerdo. Por el mero hecho de asumir su responsabilidad merecen el respeto de todos, y por mi parte quiero expresar mi reconocimiento a su labor.

Muchas gracias, Alfonso, ha sido un placer charlar con usted, espero que los problemas por los que pasan las rehalas, y la caza en general, se vayan solucionando de una manera eficaz, por el bien de la montería y de nuestra afición.

Felix Sánchez Montes

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.