La Rehala. Compartiendo momentos con sus protagonistas
8 diciembre, 2022 Corina Oana

Caza mayor Monterías

La Rehala. Compartiendo momentos con sus protagonistas

Cuando hablamos de monter√≠a hay una figura que es imprescindible y que sin ella la Monter√≠a espa√Īola no existir√≠a y esta figura es LA REHALA.

En este primer art√≠culo quiero plasmar las vivencias que he tenido durante dos jornadas con la rehala de Salva Barroso; rehalero con una pasi√≥n y afici√≥n digna de menci√≥n, cuidando en todo momento de sus perros, sacrificando tiempo personal para ellos y siguiendo las tradiciones que nuestros antepasados nos ense√Īaron de este noble arte cineg√©tico que es la Monter√≠a.

El primer d√≠a y en plena temporada, acompa√Ī√°ndoles en la preparaci√≥n de los valientes ante el inminente comienzo montero y el segundo, ya en plena acci√≥n, monteando con ellos.

Las vivencias son intensas, el trabajo de un rehalero no se circunscribe solo a los meses de temporada, el esfuerzo por conseguir una buena rehala se madura d√≠a a d√≠a, durante todo el a√Īo y es donde se puede palpar la pasi√≥n que demuestran hacia sus perros y todo el sacrificio exigido para lograr un equipo √≥ptimo.

Los días antes del comienzo de la temporada la actividad es frenética, revisión de perros, documentación, collares , campeo y un sinfín de tareas para tenerlos preparados.

Y llega la hora de la verdad, ¡el día de la montería!

07:45 h de la ma√Īana. Desayuno r√°pido y ¬°a por los valientes!

La perrera es puro ladrido, ellos saben que hoy toca montear y quieren ser los elegidos; es impresionante verlos nerviosos, sin parar, llamando la atención de su rehalero para que les permita subir a la furgoneta y dirigirse hacia la finca. Ya subidos y preparados, el equipo seleccionado baja la tensión, descansa, son sabedores que pronto, los portones se abrirán y podrán dar rienda suelta a su instinto cazador.

Es impresionante el sonido de una suelta, la voz del rehalero, los empujones de los valientes tratando de salir los primeros, los hocicos al aire venteando el olor de las reses y en un segundo, carreras a toda velocidad para adentrarse en el monte y comenzar el trabajo, ¬°EMPIEZA LA MONTER√ćA!

Ya, en la espesura del monte suenan las primeras ladras, Salva y Luis animando a sus valientes, primeros lances en los puestos, de vez en cuando los ¬ęperretes¬Ľ vuelven , saludan para saber que todo est√° bien y un hasta luego para continuar tronchando jaras.

Poco a poco la montería va avanzando , parada en una charca para reponer fuerzas, reagrupar los perros y poco después, continuar con la mano que nos ha tocado.

Ya de vuelta, se escucha ese latir que nos pone los pelos de punta, una ladra a parado, ese puntero l√≠der, √°gil, siempre en primera l√≠nea, ha sentido los aires de un cochino y avisa fren√©tico a sus compa√Īeros.

Cuando llega el equipo, el se√Īor del monte se arranca, es un navajero, se levanta del encame a toda velocidad pero incomprensiblemente se vuelve hacia los valientes, no quiere regalar su derrota, demostrar su valent√≠a y esp√≠ritu salvaje; la suerte est√° echada, la rehala le agarra y con todo el valor le sujetan para que su rehalero, cuchillo en mano, culmine el lance evitando bajas innecesarias. Los valientes se sienten orgullosos, y se lo hacen saber a su due√Īo que con un, ¬°bravo perretes!, comparte su orgullo.

Continuamos rumbo al lugar de la suelta, más carreras, el cansancio se va notando teniendo en cuenta que es la primera montería de la temporada y necesitan unas pocas más para ponerse en forma.

De regreso

Ya de nuevo en la suelta, los valientes se agrupan, quieren subir a la furgoneta y disfrutar de un merecido descanso, han cumplido. Las puertas se abren, comienza el conteo y como siempre, algunos faltan. Viene el momento de tensa espera, para el rehalero siempre es una preocupaci√≥n que alguno de sus valientes se quede en el monte. Voces que retumban en las umbr√≠as y solanas llam√°ndoles, surcando el aire y esperando que puedan llegar a aquel rec√≥ndito rinc√≥n de la mancha donde est√° el rezagado buscando todav√≠a alg√ļn rastro.

Mientras dura la espera toca cambio de ropa, el d√≠a ha sido muy lluvioso, estamos empapados y despu√©s, ya con ropa seca , el merecido almuerzo en compa√Ī√≠a de otros rehaleros que han soltado en el mismo lugar, compa√Īeros desde hace a√Īos y que comparten la misma pasi√≥n por la rehala.

He de reconocer que un almuerzo en el campo, acompa√Īado de personas curtidas en el monte, que saben de perros, de monter√≠a y de caza es una experiencia que te ense√Īa realmente el valor que tienen los rehaleros y sus perros. Conversaciones que hacen la espera m√°s llevadera, de vez en cuando alguno se separa para lanzar su voz al infinito llamando al √ļltimo que queda por recoger; llamadas por la emisora con otros compa√Īeros que han soltado en la otra punta de la mancha , tengo un perro tuyo ¬°¬° se escucha por la emisora y que demuestra que todav√≠a queda mucho compa√Īerismo entre rehaleros, que no se pierda nunca.

Llega el √ļltimo valiente, la alegr√≠a se palpa en el ambiente, ¬°ya estamos todos! Cerramos puertas, visita a la junta de carnes para ver el resultado, hablar con el organizador y por supuesto, cobrar por el trabajo bien hecho.

Ahora toca volver a casa, los perros ni se mueven, ya no hay ladras, ni nervios, solo quieren descansar, reponer fuerzas y pensar ya en la próxima montería.

Entramos en el hogar de los valientes, descargamos, toca ración doble de comida para recuperar y, más tarde, cada uno a su lugar para terminar el día con la satisfacción del trabajo bien hecho.

Todavía queda un rato de tertulia con Salva y Elena, es impresionante la pasión que demuestran por sus perros, comentan los lances con ese orgullo que caracteriza a los que aman la rehala y esta forma de cazar, como esa gama que por muy poco nos arrolla, el agarre del cochino y el comportamiento de cada uno de sus valientes.

Se terminó el día, cargado de ilusión, de fotografías que han inmortalizado estas vivencias y de haber podido compartir estos momentos tan maravillosos viviendo la montería desde una mirada rehalera.

Gracias a ellos, todos los monteros podemos disfrutar de nuestros ansiados lances, de vibrar escuchando las ladras, el arrollón de monte de una res con los valientes pisándole los talones y las voces del perrero animándolos, esto es montería en su más pura esencia.

Cuando cualquier montero reciba la visita de los perros en su puesto, que se detenga un instante y valore la importancia que tiene la rehala; sin ellos, nuestra monter√≠a espa√Īola no tendr√≠a raz√≥n de ser.

Solo queda que este futuro incierto lleno de nubes y exigencias burocr√°ticas no empa√Īe la ilusi√≥n de muchos rehaleros.

Si todos respetamos, valoramos y defendemos a la rehala, la monter√≠a espa√Īola nunca desaparecer√°.

¬°Va por ellos!

Mi m√°s sincero agradecimiento a Salva Barroso, Elena y Luis por dejarme compartir estos momentos con ellos y su rehala.

Por Carlos Mu√Īoz
@miradasmonteras

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

RESPONSABLEEdiciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTOC/Musgo n¬ļ 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), Espa√Īa
Tel. 91 805 35 52 - Email: administracion@trofeocaza.com
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email rgpd@auratechlegal.es
FINALIDADESGestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACI√ďNGesti√≥n clientes : Durante un plazo de 5 a√Īos a partir de la √ļltima con{rmaci√≥n de inter√©s. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOSGestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
p√ļblica con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALESNo realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIASuscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOSUsted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Espa√Īola de Protecci√≥n de Datos).
Más información en nuestra https://www.trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
rgpd@auratechlegal.es

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.