3 Claves para identificar los rastros del gamo
12 julio, 2018 Trofeocaza . 1093 Visualizaciones

Caza mayor nacional

3 Claves para identificar los rastros del gamo

El gamo es el ungulado que por el momento ha sobrevivido a la ley de especies alóctonas invasoras, existen poblaciones de gamo en la Península en estado salvaje y en semilibertad, al menos desde el siglo XIX, tras haber desaparecido durante distintos episodios de su historia ibérica.

Pero mejor no demos ideas. El autor ofrece en este artículo las particularidades del rastro del gamo, para diferenciarlo del de otros ungulados con los que pueda confundirse, sobre todo con los de ciervo.

A pesar de ser muy vistoso, es sorprendentemente difícil distinguir a un gamo quieto en el interior del bosque mediterráneo.

Su preciosa librea moteada, a la que los antiguos griegos comparaban con el cielo estrellado, lo funde con el juego de luces y sombras del matorral.

No encuentro al gamo fuera de lugar all√≠ donde lo he observado en la pen√≠nsula ib√©rica. Ya sea en las suaves colinas de Sierra Morena, en las √°speras laderas cubiertas de matorral de un coto en la Sierra de Guara, la Vera del Coto del Rey o, incluso, en un bosque de monta√Īa del Pirineo.

Resulta parad√≥jico que animales al√≥ctonos como el gamo encajen de forma tan precisa en un h√°bitat que supuestamente han invadido. El caso de otra criatura moteada, la gineta, invasora milenaria, me lleva a una reflexi√≥n similar. ¬ŅEn qu√© punto hemos de poner el corte temporal para considerar a una especie como al√≥ctona o aut√≥ctona?

La √ļltima glaciaci√≥n empuj√≥ a este c√©rvido, tan bien adaptado al benigno clima del sur de Europa, hacia Oriente Medio. De all√≠ fueron rescatados, ya en tiempos hist√≥ricos, por griegos y romanos, a los que sedujeron con su gracia y mansedumbre.

Durante la Edad Media, los se√Īores feudales los manten√≠an en parques y reservas como ornamento y trofeo cineg√©tico. As√≠, los gamos regresaron a sus antiguos dominios gracias a que su belleza est√° en el exterior.

LOS RASTROS IDENTIFICATIVOS DEL GAMO

– Huellas

– Escarbaduras

РHeces y orín

– Pelo

– Camas

– Escodaduras

LAS HUELLAS DEL GAMO

rastros-gamo-huella ok

Como rastreador, los ungulados representan un desafío. Reconozco que no le he dedicado al estudio del gamo el tiempo que a otras especies.

Hace unos a√Īos, gracias a una gesti√≥n de mi amigo Ricardo Villar, un naturalista experimentado, estuve una ma√Īana observando y sacando moldes de los gamos de un peque√Īo n√ļcleo zool√≥gico privado.

La finca se encontraba en la sierra de Collserola y, si no recuerdo mal, se llamaba Cal Castillo. Su propietario, un jubilado barcelonés, mantenía allí un grupo de animales, cabras, pavos reales y una manada de gamos, en unas condiciones impecables.

Cobraba la voluntad, si en los fines de semana quer√≠as dar un paseo con los ni√Īos entre los animales.

Me explicó la lobada que habían protagonizado dos o tres huskies escapados de un chalet de la urbanización. Le mataron catorce gamos.

No pudo reclamar nada. Los da√Īos de los perros ni se indemnizan con facilidad ni despiertan la alarma social que en el caso de que el responsable sea el lobo.

Esta ‚Äėperrada‚Äô o ‚Äėperrer√≠a‚Äô me record√≥ la vulnerabilidad a la depredaci√≥n del lobo que demostraron los gamos en aquella c√°rcava del r√≠o Dulce a su paso por Peregrina, cerrada para los rodajes de El Hombre y la Tierra, en la que se manten√≠an diferentes especies de ungulados y la manada de lobos de F√©lix.

En el estudio de los rastros de los gamos de Cal Castillo, desechamos la idea de tomar excrementos como significativos, puesto que la alimentación de los animales era absolutamente artificial y no creí que sirvieran para identificar los excretados por animales más salvajes. Así que es un tema pendiente que he ido posponiendo.

Las huellas resultaron ser las t√≠picas de un ungulado, con los dedos II y V como pezu√Īas secundarias; y los dedos III y IV, los principales sobre los que las extremidades se apoyan en el suelo.

Quizá la mejor manera de describir las huellas de un ungulado es a partir de su comparación con otro conocido, con el que además la especie tratada pueda vivir en simpatría.

Creo que las huellas de gamo son lo suficientemente diferentes de las de jabalí, corzo, muflón o cabra para que puedan plantear problemas para el rastreador ibérico.

https://www.trofeocaza.com/caza-mayor/reportajes-caza-mayor/caza-mayor-nacional/como-identificar-los-rastros-y-las-huellas-del-jabali/

La posible confusi√≥n puede llegar con las huellas del ciervo, particularmente con las de hembras y j√≥venes de esta especie, que por su tama√Īo se puede solapar con las de los gamos m√°s grandes.

Mis observaciones y el estudio de los moldes indubitados de gamo, además de la lectura de la bibliografía más fiable (Galán y Vázquez, 2016), me permiten escribir aquí unas claves:

‚ÄĘLa forma general de las huellas del gamo es triangular, mientras que las del ciervo ser√≠an ovoides. Esto se debe a que los muros exteriores tienden a ser rectos en el gamo y m√°s arqueados en el ciervo.

‚ÄĘLa suela ocupa m√°s superficie en el gamo, que puede llegar a la mitad de la pezu√Īa; por el contrario, en el ciervo no va mucho m√°s all√° del tercio inferior de la pezu√Īa. Este es un detalle bastante caracter√≠stico pero sutil y dif√≠cil de apreciar en la mayor√≠a de huellas, por lo que es mejor atender a la forma general de las mismas.

Respecto a otros indicios, mi poca experiencia con la especie me hace desconocer si escoda como lo hacen el ciervo y el corzo.

Así que, para detectarlo de forma indirecta, solo puedo escribir aquí sobre sus huellas.

Aun as√≠, la ronca, su celo oto√Īal, s√≠ que ser√≠a otro indicio para localizarlo.

Este berrido extra√Īo es inconfundible si lo has escuchado una vez; y, aunque donde coincide con el ciervo es posible comenzar a escucharlos roncar t√≠midamente solap√°ndose con el final de la berrea, alcanza su m√°ximo una vez sus m√°s indiscretos primos mayores han finalizado extenuados su per√≠odo de apareamiento.

CARACTER√ćSTICAS ESPEC√ćFICAS DE LA HUELLA DEL GAMO

De aspecto similar a la del ciervo, es m√°s estrecha y puntiaguda que la de esta especie. Marca las dos pezu√Īas, siendo su tama√Īo de unos 7-8 cm de largo por 4-5 de ancho en los machos y de 5-5,5 cm de largo por 3-3,5 de ancho en las hembras.

Como otras especies, la forma de la pezu√Īa depende del tipo de terreno donde viva el ejemplar, y se desgasta m√°s en zonas pedregosas y menos en terreno encharcado, por ejemplo. El de la foto tiene poco desgaste debido a la poca actividad de los animales en cautividad.

LOS EXCREMENTOS DEL GAMO 

rastros-gamo-excrementosLos excrementos del gamo adulto son algo m√°s peque√Īos por t√©rmino general a los de una hembra adulta de ciervo, de unos 15-16 x 10-11 mm, algo menores las hembras.

Son quiz√°s menos redondos que los de ciervo y tienen normalmente un color oscuro aunque, seg√ļn el tipo de alimento y la vejez del excremento, pueden aclararse.

Son, por la humedad, m√°s brillantes cuando son frescos. Suelen encontrarse dispersos, en montones o compactados.

OTROS RASTROS DEL GAMO

Como en el caso de otros c√©rvidos, el gamo ofrece otro tipo de se√Īales que dan testimonio de su presencia.

Las escodaduras o descortezamientos de peque√Īos √°rboles, que provocan al frotar sus cuernas para descorrear, son muy similares a las de los corzos y ciervos; y el pelo o la correa que pueda dejar el autor podr√≠a ser la √ļnica pista para identificarlo.

Tambi√©n marcan el suelo rascando con las pezu√Īas y los troncos para marcar su territorio, impregnando estos, a su vez, con secreciones de sus gl√°ndulas olorosas preorbitarias y con orina.

– Los desmogues, que se producen entre abril y mayo, son m√°s claramente identificables a partir del primer a√Īo, por su caracter√≠stica pala.

rastros-gamo-desmogue okj

El desmogue del gamo, a partir de la segunda cabeza es inconfundible.

SU SISTEMA DE COMUNICACI√ďN

Con ocho o nueve a√Īos me arrastro por la maleza, con todo el sigilo adquirido en los juegos de ni√Īos, en un bosque de la Sierra de Cazorla. Llevo preparada una c√°mara fotos (anal√≥gica, claro) que me han regalado por mi santo.

rastros-gamo-colaCreo que una hembra de gamo y su precioso recental no han podido verme ni oírme. De repente la hembra, que ni siquiera ha mirado en mi dirección, levanta su cola verticalmente con la punta mirando al cielo y los dos desaparecen en la espesura, en esa huida ordenada que las matriarcas de la especie suelen liderar cuando se trata de desaparecer de un sitio donde la amenaza puede ser superada sin caer presa del pánico.

Y all√≠ me qued√© yo con cara de tonto. Aprend√≠ entonces que, para acercarme a un mam√≠fero, he de tener en cuenta el viento y que el lenguaje corporal es un sistema de comunicaci√≥n com√ļn en el mundo animal.

No quisiera dejar al gamo sin hablar brevemente de su sistema de comunicación fanérico. Estos ciervos tienen, sin duda, el escudo anal más llamativo de todos los ungulados ibéricos.

La combinaci√≥n de blanco y negro da muy buenos resultados en la naturaleza cuando se trata de hacerse visible; solo hay que pensar en las urracas y en su papel de se√Īal en la detecci√≥n de las carro√Īas por parte de las grandes necr√≥fagas planeadoras.

Estos colores presentes en la grupa de los gamos y la combinación de las diferentes posiciones de la cola suponen todo un código por el que los gamos comunican a sus congéneres diferentes estados, como tranquilidad o alertas de diferente intensidad.

Se especula si la se√Īal de alarma con la cola vertical puede haber evolucionado de la posici√≥n que este ap√©ndice adopta al defecar.

José Carlos de la Fuente Fernández

Naturalista.Experto en rastreo de fauna

Primera foto: José María Mompart Fábregas

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.