Berrea salvaje, la esencia de la caza del ciervo
16 agosto, 2018 Trofeocaza . 1574 Visualizaciones

Caza mayor nacional

Berrea salvaje, la esencia de la caza del ciervo

La caza del ciervo salvaje es de las más enriquecedoras que puede practicar un cazador exigente. Si además de perseguir una especie arisca, salvaje y esquiva, esto se lleva a cabo en un entorno duro y agreste como los montes de Zamora, la Cabrera leonesa o los Pirineos, la experiencia se convierte en algo difícil de igualar.

Demasiado tarde. El buscar una zona adecuada donde acampar en una sierra agreste tiene su miga. Intento hacerlo en alg√ļn promontorio donde domine y vea sin ser visto la actividad de los animales que me rodean.

Tambi√©n intento no cortar ninguna trocha o v√≠a de tr√°nsito habitual de mis vecinos. A veces, en una orograf√≠a monta√Īosa es sencillamente imposible encontrar tres metros cuadrados llanos para dormir, y una noche sobre un plano inclinado es un tormento.

Me ha costado hallar una peque√Īa cornisa con un rellano suficiente para instalar mi peque√Īa tienda de campa√Īa. Hubiese querido hacerlo antes para tratar de aprovechar la berrea a √ļltima hora, pero ya es pr√°cticamente de noche y adem√°s no se escucha ning√ļn venado.

Un solitario jabalí aparece a mis pies. Es un macho y quién sabe si sus defensas podrían ser una grata sorpresa, pero no he venido a eso. Cuando ceno tranquilamente el bocadillo que llevo en el macuto, escucho a mi lado unos pasos que me sobresaltan.

La cornisa en la que me hallo no es el paso de ning√ļn animal y si alguno ha subido es que ha seguido mi rastro al amparo de la noche.

Enciendo la linterna, pero no veo nada. A los pocos minutos escucho cortos aullidos de lo que parecen ser lobos, probablemente cachorros, y quiz√°s son los que se han aproximado a curiosear mi tienda de campa√Īa.

Los sigo oyendo durante m√°s de media hora y decido acostarme. Pero a las tres de la ma√Īana me despierto sobresaltado con el potente berrido de un venado, muy cerca de la tienda.

La berrea es una actividad fundamentalmente nocturna y el cazador debe estar preparado para desenvolverse en la oscuridad.

Tomo el rifle y me recuesto en una pe√Īa que domina la ladera opuesta, donde berrea el venado, a poco m√°s de cien metros. Con luna y un visor luminoso a veces se puede tirar. Pero no es el caso y adem√°s la ladera de enfrente est√° cubierta por un espeso bosque de robles, en el que se cobija el ciervo.

Berrea-ciervo

Hace frío, pero aguanto hasta el amanecer, con la esperanza de que entre dos luces pueda tirar al venado. Como suele ocurrir, media hora antes de hacerse de día la voz del ciervo se va alejando hasta perderse por completo.

Amanece con niebla a la altura de la tienda. Debo ascender si quiero evitarla. Curiosamente ya no escucho ninguno de los venados lejanos que han berreado durante la noche. La situación no tiene nada que ver.

Asciendo a pico y tengo un buen corzo a tiro a menos de cien metros. Tampoco he venido a eso. Me invaden espor√°dicamente jirones de niebla, pero consigo estar en zonas visibles la mayor parte del tiempo.

Debo evitar las zonas de brezos espesos donde puedes perder en balde toda la ma√Īana. Constituyen un trampal donde ni avanzas ni puedes cazar, al no tener visibilidad y hacer demasiado ruido para acechar. A las dos horas asomo a un profundo vallejo y all√≠ est√°.

Rodeado de un s√©quito de ciervas, un hermoso venado de cuerna gorda y catorce puntas. Se halla a m√°s de trescientos metros pero no hay posibilidad de entrada. En cualquier caso, son reses del tama√Īo de una vaca y un tiro a esa distancia tampoco es complicado.

Berrea-juan-ciervoNo puedo evitar tener la sensaci√≥n de que me estoy aprovechando de un momento de debilidad en la vida del animal, el celo, y sentirme culpable. Por otro lado pienso que es el √ļnico modo de localizar a estos grandes ciervos, y que solamente cazo uno al a√Īo, de un modo muy selectivo.

Aunque el disparo es lejano, el ejemplar se desploma totalmente fulminado. Probablemente un tiro de columna. Las ciervas permanecen alarmadas y completamente desconcertadas a su alrededor. Observo la escena un tanto sobrecogido, por qué no decirlo.

Tardo en llegar al lugar cerca de media hora, y, una vez m√°s, me cuesta encontrar una res de casi 250 kilos en un brezal que me llega por la rodilla. Hago fotos y empleo m√°s de una hora en sacar la cabeza, limpiarla de piel y quitarla las maxilas. Todo el ahorro de peso se agradece.

Me llevo los lomos y parte de un jamón. Marco el lugar para decir a mis amigos del pueblo dónde queda la carne. No es fácil recogerla y hay que emplear casi un día para ello. A veces lo hacen y otras sirve de alimento al águila real, a los buitres negros y leonados que viven en la zona, y a los lobos.

Berrea-juan-tienda

Meto todo en la mochila y tardo dos horas en llegar a la tienda. Descanso y como un tentempié, para después recoger el campamento. Introduzco todo en una mochila inmensa y me preparo para una caminata de varias horas hasta el coche, con una carga exagerada.

Me quejo de que mis vértebras no están bien y sufro mucho a estas alturas de la vida. La razón es evidente y parece mentira que siga cometiendo estos errores, me reprocha mi conciencia. Llego bien entrada la tarde, cansado pero profundamente satisfecho. Mi espalda me lo recordará en los meses posteriores.

Este es el relato fiel de mi berrea en las monta√Īas de la Cabrera la temporada pasada. He tenido el privilegio de vivir lances similares durante los √ļltimos lustros, cazando en una sierra particularmente agreste, a cerca de 2000 metros de altitud.

Durante mucho tiempo debo reconocer  que los ciervos no me parecieron una pieza atractiva para cazar. Tirar a ciervos de ración en una montería me parecía casi lo mismo que disparar sobre ganado y no me gustaba en absoluto.

Mi pieza predilecta era el corzo por su salvajismo, hasta que conoc√≠ a los venados de las grandes sierras abiertas y agrestes espa√Īolas.

Un venado ib√©rico criado en libertad, que convive con lobos y osos en monta√Īas salvajes,¬† es un animal poderoso y admirable.

Juan Delibes

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.