Urogallos en celo en Centroeuropa
6 abril, 2017 Trofeocaza . 2049 Visualizaciones

Caza menor internacional

Urogallos en celo en Centroeuropa

¬°Pies quietos! Si te mueves, pierdes

Seguro que alguna vez, en su infancia, se han divertido con aquel juego que consist√≠a en permanecer como estatuas, sin menearse ni un mil√≠metro. Pues la caza del urogallo en celo es igual‚Ķ Eso s√≠, con la recompensa de abatir uno de estos preciosos p√°jaros en un espl√©ndido amanecer en las monta√Īas centroeuropeas.

El urogallo es una gallin√°cea de tama√Īo grande que, en general, vive en zonas de con√≠feras de pa√≠ses fr√≠os, aunque tambi√©n es capaz de adaptarse a otros h√°bitats. Puede habitar en zonas llanas (en Rusia, los pa√≠ses n√≥rdicos, Suecia, Noruega y Finlandia vive en bosques llanos de con√≠feras), pero le gusta m√°s las monta√Īas, y dentro de ellas hay que buscarlo siempre en los lugares m√°s altos. S√≥lo se encuentra en Europa, Rusia y algunos pa√≠ses de Asia, realmente en las cordilleras colindantes con el sur de Rusia, Georgia, Azerbaiy√°n‚Ķ

Pero donde he visto más urogallos es en la cordillera del Cáucaso, en Georgia, en zonas abiertas donde no había árboles pero sí una hierba muy alta y densa en el suelo. Y allí, mientras nos desplazábamos para cazar tures y osos, nos salían constantemente volando de los pies, como si fuesen codornices.

Esta capacidad de adaptaci√≥n es l√≥gica: en el fondo es pariente de nuestra gallina dom√©stica y, como √©sta, es capaz de aguantar inclemencias meteorol√≥gicas y comer cualquier cosa. Al¬†vivir gran parte del a√Īo pisando nieve, ha desarrollado entre los dedos de las patas unos curiosos pelos cortos y duros que le sirven para ampliar la superficie de pisada y no hundirse en la nieve.

Urogallos-en-Centroeuropa-paisajes

T√≠pico paisaje de monta√Īas donde habita el urogallo.

SU DEFENSA, SU VUELO 

Si la presi√≥n humana sobre ellos no es alta, sus poblaciones son abundantes. Las hembras ponen todos los a√Īos cinco o seis huevos, y s√≥lo en esa fase son vulnerables a zorros, lobos y martas; pero en cuanto son capaces de volar se suben a dormir en los √°rboles y ya es muy dif√≠cil que los depredadores se hagan con ellos.

Las rapaces tampoco suelen causar bajas, pues viven en zonas frondosas donde no pueden ser localizados. Su defensa: en primer lugar, que los depredadores no los localicen, pero si lo hacen, vuelan formando un gran estruendo y se desplazan a otras zonas lejanas m√°s seguras.

En contra de su apariencia de p√°jaro rechoncho y apeonador, vuela con facilidad, de hecho habitualmente se desplaza volando desde los dormideros a las zonas de comida, como las becadas. Lo que s√≠ es un denominador com√ļn en el h√°bitat de este p√°jaro es que las zonas donde se encuentra en cantidad son lugares fr√≠os con muy poca presencia humana.

AS√ć SE CAZA

En muchas zonas, sus poblaciones son importantes, por lo que la posibilidad de obtener un permiso para su captura es sencilla y barata en varios pa√≠ses. B√°sicamente, se puede cazar de dos maneras: en mano, con la ayuda de perros, o en la √©poca de celo, aprovechando el canto que delata su posici√≥n. En cuanto a su legislaci√≥n, var√≠a mucho seg√ļn los pa√≠ses.

En Rusia y en los pa√≠ses n√≥rdicos, Suecia, Noruega y Finlandia, se pueden cazar con perros, en mano. Tambi√©n se practica una modalidad muy bonita en la que los canes los sacan, ladr√°ndolos cuando se paran en los √°rboles hasta la llegada del cazador. Es una caza similar a la de ardillas que se realizaba en Espa√Īa hace a√Īos y que consiste en, tras o√≠r a los perros ‚Äúladrando a parado‚ÄĚ, acercarse al √°rbol, en un verdadero rececho de distancias cortas, descubrir al p√°jaro y, con un rifle de peque√Īo calibre, abatirlo.

Si el urogallo nos ve, podremos valorarlo rápidamente y no lo veremos más, por lo que la fase final de la aproximación y localización del pájaro es muy excitante. Estos tipos de caza, en las que se abaten machos y hembras, se practican en zonas donde sus poblaciones están muy sanas. Y además de este tipo de pájaros, podremos encontrarnos con otros similares: los gallos liras. La caza que sí se autoriza en todos los países donde es posible abatirlo legalmente es la que se lleva a cabo durante el celo en los cantaderos.

CAZA EN CANTADERO 

Urogallos-en-Centroeuropa-cantando

Excepcional macho de urogallo cantando.

En Europa s√≥lo se permite la caza en el cantadero, nunca en mano o con perros, y las hembras se respetan rigurosamente: √ļnicamente se abaten algunos machos viejos. Pero para entender esta caza hay que conocer varias caracter√≠sticas de la vida de los urogallos.

En primer lugar, este p√°jaro es tremendamente territorial, nace y muere en la misma zona.

Los urogallos llevan una vida rutinaria en sus lugares donde comen y duermen. Los cantaderos forman parte de sus territorios y se repiten siempre, a√Īo tras a√Īo, lo mismo que pasa con los ciervos y sus territorios de berrea.

Durante el día, se separan, comen, viven su vida y, por la tarde, se desplazan sistemáticamente a las zonas de canto.

Normalmente, en un cantadero, al atardecer, se congregan varios pájaros de ambos sexos. Los machos cantan, en una demostración ostentosa de que allí hay hembras, atrayendo a otros machos. Normalmente, en la zona hay más de un macho. Y en el cantadero pueden cantar hasta media docena de ellos.

Otra caracter√≠stica de estos cantaderos es que siempre est√°n en las zonas m√°s altas, normalmente crestas, nunca vaguadas o valles, y siempre son claros peque√Īos en el bosque orientados al sur. Los gu√≠as locales conocen estos lugares y los respetan como santuarios, cuid√°ndolos y mim√°ndolos para que perduren en el tiempo.

El urogallo es un pájaro muy tímido que no tolera la presencia humana, por lo que, si los cantaderos se visitan en exceso, puede ocurrir que las aves abandonen la zona, por lo que nunca más se recuperará el cantadero. Es como cuando los pájaros aborrecen el nido. Para cazar un macho es necesario que al menos haya dos ejemplares en el cantadero.

De esta manera, se abate el viejo, molestando lo menos posible, y se deja aquel lugar sin tocar hasta el pr√≥ximo a√Īo. A la temporada siguiente, el superviviente cantar√° en el mismo sitio sin lugar a dudas, y a este cantadero se a√Īadir√°n los nuevos machos que se hayan criado en la zona. Si no se respeta esta norma, se corre el riesgo de ‚Äúmatar‚ÄĚ el cantadero para siempre.

Urogallos-en-Centroeuropa-autor-urogallos

El autor, con dos urogallos de los Montes Rodopes (Bulgaria)

LA APROXIMACI√ďN, IMPORTANT√ćSIMA¬†

Es difícil encontrar cacerías de aproximación en las que tengamos que aplicar alguna actuación diferente a las habituales en cualquier acercamiento a un animal en un rececho, pero una de ellas es esta caza que estamos relatando: cuando el urogallo está en celo y canta como un poseso expresando su excitación amorosa.

La caza se lleva a cabo de madrugada y hay que estar en la zona del cantadero una hora antes de que amanezca, lo que implica levantarse muy temprano y subir de noche por veredas que nos llevarán a la zona. La distancia en la que nos detendremos será la adecuada para oírlos cuando canten, pero suficientemente distante para no molestarlos o que nos detecten.

Mientras no canten, permaneceremos quietos, pero, en cuanto empiecen a cantar, el gu√≠a nos acercar√° poco a poco a nuestro objetivo. El canto tiene tres fases, un tak, tak, tak fuerte, una segunda fase similar pero m√°s r√°pida y suave, y finalmente un siseo. En esta √ļltima fase del siseo es cuando el p√°jaro no oye nada, lo que aprovecharemos para aproximarnos a su posici√≥n unos cent√≠metros, normalmente uno o dos pasos, no m√°s. El canto ir√° aumentando de intensidad y de frecuencia y, cuando el p√°jaro est√© m√°s excitado, es cuando hay que intentar la aproximaci√≥n final. Puede ocurrir que est√© en el suelo, pero normalmente se posar√° en una rama grande de un abeto.

QUE NO NOS OIGAN 

La primera vez que el gu√≠a nos aproxima al p√°jaro, nos suele llevar de la mano y, mediante un c√≥digo de se√Īales, explicado previamente, nos indica cu√°ndo debemos andar y cu√°ndo permaneceremos inm√≥viles. La fase de siseo es corta, por lo que no podremos dar m√°s de dos pasos. Es como el juego de pies quietos: si te mueves, pierdes.

La entrada al árbol suele ser por la ladera abajo, ya que es donde el pájaro tendrá más dificultades para descubrirnos. Eso sí, verlo a él también nos será más difícil. Le dispararemos entre dos luces o de noche y es un pájaro oscuro que no se mueve mucho. La fase final de la aproximación es larga, tendremos la garganta seca y nos dará la impresión de que oiremos hasta nuestra respiración.

Si se encuentra cantando, veremos un p√°jaro subiendo y bajando la cabeza, con la cola desplegada y las alas un poco separadas del cuerpo, por lo que parecer√° m√°s grande de lo que realmente es. Pero la imagen es preciosa y quedar√° grabada en nuestra mente para siempre.

Una vez localizado, el abate es f√°cil. Normalmente lo tiraremos con una escopeta del 12 con perdig√≥n zorrero y siempre parado. Otra posibilidad es un rifle de peque√Īo calibre, pero esta opci√≥n es mejor para un local avezado en esta caza. Lo recomendable si lo cazamos por primera vez: una escopeta.

Una vez abatido, los gu√≠as le coger√°n con mimo, le pondr√°n una ramita de abeto en el pico y agradecer√°n a San Huberto y a la madre naturaleza el regalo que les ha dado. El transporte del trofeo a nuestro pa√≠s de origen es sencillo: lo introducen con cuidado en una media de se√Īora, que mantendr√° todas las plumas en la mejor posici√≥n, y lo congelar√°n. Nos entregar√°n la documentaci√≥n pertinente que acredita la legalidad de la caza y en el avi√≥n se transporta en el equipaje sin problemas. Un urogallo bien disecado, en una urna de cristal, es uno de los trofeos m√°s bonitos que podemos tener en nuestra colecci√≥n.

Urogallos-en-Centroeuropa-urogallo

El urogallo después de abatido, es tratado con un cuidado y respeto que roza la veneración.

¬ŅPODR√ćA RECUPERARSE EN ESPA√ĎA?

En nuestro pa√≠s se practicaba la caza de esta especie, hasta no hace muchos a√Īos, en las monta√Īas del Pirineo y del Cant√°brico, pero, lamentablemente, la sobreexplotaci√≥n en la caza ha llevado a este p√°jaro al borde de la extinci√≥n. Siempre me he preguntado por qu√© no se intenta la reintroducci√≥n de urogallos en Espa√Īa, tra√≠dos de Centroeuropa, y s√≠ se hace con osos y otras especies.

Si quieres saber m√°s sobre la caza del urogallo en espa√Īa te recomendamos “Urogallos al canto. Una apasionante y dif√≠cil caza, hoy prohibida”

Este p√°jaro tiene una gran capacidad de adaptaci√≥n y las zonas en las que habita en nuestras monta√Īas son un h√°bitat ideal para √©l, por lo que creo que reforzar las exiguas poblaciones actuales con p√°jaros for√°neos tendr√≠a un resultado exitoso.Esta caza es muy bonita, diferente a otras y no es cara, por lo que animamos a los cazadores espa√Īoles a viajar fuera para practicarla.

Para un cazador deportivo espa√Īol, lo l√≥gico es desplazarse a Centroeuropa y, en tres d√≠as, intentar obtener su trofeo. En Europa, su caza tiene una gran tradici√≥n y los cantaderos est√°n localizados. Adem√°s, contaremos con la ayuda de los guardas, que son aut√©nticos profesionales. Viajar a Rusia o Asia no tiene sentido.

El abate ser√° m√°s barato, pero el viaje y los d√≠as adicionales que necesitamos para llegar al cazadero encarecer√°n m√°s la cacer√≠a que si la hubi√©semos programado en Europa, donde nos encontramos con dos destinos cl√°sicos para llevar a cabo esta modalidad: Ruman√≠a y Bulgaria. Sin embargo, en Ruman√≠a, esta caza se ha cerrado en la √ļltima temporada sin motivos l√≥gicos. As√≠ que s√≥lo nos queda Bulgaria. Su periodo h√°bil es del 15 de abril al 15 de mayo, cuando, con la excepci√≥n de los rececho de corzos, los cazadores estamos en √©poca de inactividad. ¬ŅPor qu√© no se animan? ‚ÄĘ

Arturo de Onis

www.deonissafaris.com

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.