La caza del conejo de monte Vs fenología
9 junio, 2018 Trofeocaza . 722 Visualizaciones

Reportajes coto de caza

La caza del conejo de monte Vs fenología

Decir que el conejo (Oryctolagus cuniculus) es una de las especies m√°s importantes en la cadena tr√≥fica de los ecosistemas mediterr√°neos es algo ya manido, pero es as√≠. Multitud de especies predadoras ib√©ricas, algunas escasas y amenazadas, basan su dieta en el conejo gran parte del a√Īo. Hablamos del lince o el √°guila imperial, y hasta tal punto es as√≠ que de la recuperaci√≥n de este lagomorfo depende en buena medida la conservaci√≥n de estas especies ic√≥nicas de la Espa√Īa m√°s agreste y salvaje.

De los esfuerzos de recuperaci√≥n de las poblaciones conejeras hemos hablado en multitud de ocasiones. En estas p√°ginas vamos a esbozar la regulaci√≥n m√°s b√°sica de la caza del conejo, es decir, tratamos sobre los periodos h√°biles, las fechas de caza autorizadas en Espa√Īa y repasamos algunos estudios que han analizado esta regulaci√≥n y reflexionado al respecto, casi siempre desde el punto de vista de la sostenibilidad de su aprovechamiento cineg√©tico.

Pero la caza del conejo, en muchas zonas, se articula como herramienta para el control poblacional; en contraste con la escasez, a√ļn hoy persistente en vastas extensiones de monte mediterr√°neo y dehesas (que son el refugio, precisamente, de las relictas poblaciones linceras), hay otros sectores, por ejemplo del centro, nordeste y levante peninsular, donde el conejo es tan abundante como problem√°tico, sobre todo para la agricultura.

Los conejos viven en grupos sociales jerarquizados que ocupan madrigueras interconectadas por una red de galer√≠as subterr√°neas. Las conejas paren varias camadas al a√Īo y, en condiciones clim√°ticas favorables, los partos pueden ocurrir a lo largo de todo el a√Īo aunque generalmente desde octubre-noviembre hasta junio.

La actividad sexual es máxima al final del invierno-principios de la primavera y, tras un mes de gestación, los partos ocurren principalmente a partir de febrero, siendo el verano la estación con menos nacimientos.

Los conejos suelen parir en gazaperas separadas de los vivares. Tras el parto, los gazapos permanecen en la cámara de cría unas tres semanas, lo que viene a durar la lactancia y dependencia materna.

Visto lo anterior, se puede decir que puede haber conejas pre√Īadas y lactantes durante todo el a√Īo, aunque en menor medida desde mediados de verano a mediados del invierno, estaci√≥n en la que se produce el m√≠nimo poblacional.

Cómo es el ciclo de vida del conejo de monte

¬ŅCUANDO CAZAR EL CONEJO ?

Es importante la elección del periodo más adecuado para la explotación cinegética y que en principio debería corresponder con la época de inactividad reproductora [3] (al menos, de menor actividad).

En este sentido, diferentes simulaciones y modelos matemáticos han concluido que el periodo hábil para el conejo debería establecerse en el estío, entre los meses de junio, julio y agosto, cuando tiene lugar el pico poblacional [1, 7].

conejos-fenologia pLa caza en primavera optimiza la extracci√≥n, conservando las poblaciones de conejos; por el contrario, la caza en oto√Īo-invierno incide sobre la supervivencia de una poblaci√≥n estable que est√° preparada para reproducirse de nuevo, perjudicando su sostenibilidad a largo plazo [1].

Otro de los beneficios de la caza estival es que, cuando llegue la nueva temporada reproductora, habrá una menor competencia por los recursos en la población de conejos [7].

Hay otra corriente de opini√≥n que sostiene que la caza del conejo durante el oto√Īo-invierno no es tan perjudicial, ya que la caza con perro y escopeta est√° sesgada hacia los individuos que m√°s campean en cada momento del a√Īo. As√≠, mientras que la caza estival selecciona m√°s a los j√≥venes del a√Īo, la caza oto√Īo-invernal selecciona preferentemente a los machos subadultos, luego a los adultos, despu√©s a las hembras subadultas y por √ļltimo a las hembras adultas, tipo de ejemplares que ser√≠a el menos perjudicado en cualquier situaci√≥n [1, 4].

Aunque, como es habitual, se alega una falta de trabajos cient√≠ficos de campo que comprueben estas teor√≠as, lo que es indiscutible es que la caza en oto√Īo e invierno se realiza principalmente sobre ejemplares adultos de un alto valor potencial, por haber sobrevivido a enfermedades y predadores, que son los responsables del √©xito reproductor futuro, de modo que es beneficioso adelantar el final de la √©poca de caza con el objeto de evitar cazar las hembras que se est√°n reproduciendo o se van a reproducir e incrementar su supervivencia.

En definitiva, se trata de adelantar la desveda y evitar, en la medida de lo posible, la extracci√≥n de individuos en el momento de m√≠nimo poblacional invernal [2, 8]; por el contrario, all√≠ donde est√© t√©cnicamente justificado, este ser√≠a posiblemente el momento del a√Īo en el que el control poblacional puede ser m√°s efectivo.

PERIODOS H√ĀBILES DE CAZA DEL CONEJO EN ESPA√ĎA

Sobre la regulaci√≥n de la caza del conejo en Espa√Īa podr√≠a decirse, en s√≠ntesis, que la mayor parte de la normativa anual analizada en el estudio que se presenta en la primera parte del art√≠culo [5], diferencia dos periodos h√°biles de caza:

  • Una temporada general oto√Īo-invernal.
  • Un periodo estival denominado caza de verano, descaste‚Äô o media veda, (de hecho la justificaci√≥n de este periodo suele ser el control por da√Īos). La media veda est√° generalizada en el sur peninsular, mientras que solo se establece en algunas regiones del norte, en el valle del Ebro.

Como se puede ver en el gr√°fico, la decena m√°s frecuente para la caza estival es la de mitad de agosto y, por su parte, noviembre y diciembre son los meses en los que se autoriza la caza en temporada general en todo el √°mbito analizado.

conejos-fenologia-grafico

Periodo h√°bil de caza para el conejo en la Espa√Īa peninsular ‚Äď(n): n√ļmero de regiones en las que se autoriza la caza, por decenas‚Äď.

Se han representado exclusivamente los periodos h√°biles de caza; no se incluyen aquellos periodos especiales y espec√≠ficos de control por da√Īos as√≠ mencionados en la normativa, a no ser que sean una cierta prolongaci√≥n de los periodos h√°biles de caza ordinarios [5].

Teniendo en cuenta que el periodo h√°bil de caza se extiende generalmente de mediados de octubre a finales de enero, as√≠ como secundariamente tiene lugar un pico en verano, se puede decir que la caza del conejo en Espa√Īa se produce en el momento de menor actividad reproductora. Se evita, por lo tanto, en gran medida la posibilidad de mortalidad de conejas gestantes y lactantes [5].

Hay en cambio varias excepciones de regiones que autorizan la caza en el momento √°lgido para la reproducci√≥n del conejo, por ejemplo en febrero-marzo. Y despu√©s, tras el par√≥n cineg√©tico de abril-mayo, en que no se cazan conejos (al menos de manera ordinaria, es decir, sin autorizaciones excepcionales por da√Īos), se inicia ya la caza, quiz√° prematuramente, en junio.

En todos estos casos la caza tiene lugar en un momento a√ļn delicado del ciclo reproductor, en los extremos de la √©poca m√°xima de partos.

Hay que indicar, no obstante, que la caza en esta √©poca, incluso en verano, suele estar orientada al control por da√Īos y estar sujeta a determinadas restricciones.

Por ejemplo, se autoriza la caza solamente en zonas concretas; o también es habitual que se restrinja el uso de perros en esta época dado que la caza podría no resultar selectiva (los perros podrían capturar pollos de aves o crías de otros mamíferos).

Como vemos, el conejo es una de las especies que se cazan casi todo el a√Īo en Espa√Īa, consecuencia de la fina l√≠nea que separa caza de control; laxitud del periodo de caza es un ‚Äėmal‚Äô com√ļn a los mam√≠feros. En esos casos se incurre habitualmente en situaciones conflictivas entre caza y fenolog√≠a, aunque en la autorizaci√≥n de la caza como m√©todo de control por da√Īos puede que sean superables los l√≠mites exigibles a una ‚Äėcaza sostenible‚Äô [5].

CONCLUSI√ďN

Algunos autores sostienen que las recomendaciones para una caza sostenible del conejo en nuestro país, que se desprenden de todos estos estudios, no se han tenido en cuenta en las normativas cinegéticas ni se han llevado a la práctica [7].

Sin embargo, la realidad es que se van haciendo importantes progresos en ese sentido, en un intento de adaptar los periodos tradicionales de caza del conejo, posiblemente heredados en su d√≠a de los dise√Īados para ejercer el control sobre la especie [5, 8].

Felipe Canales Basabe

(1) Angulo E. y Villafuerte R. 2003. ¬ęModelling hunting strategies for the conservation of wild rabbit populations¬Ľ. Biological Conservation, 115: 291-301.

(2) Angulo E., Cabezas S. y Moreno S. 2009. ¬ęGesti√≥n del conejo¬Ľ. En: M. S√°enz de Buruaga y J. Carranza (eds). Gesti√≥n cineg√©tica en los ecosistemas mediterr√°neos. Consejer√≠a de Medio Ambiente. Junta de Andaluc√≠a: 397-429.

(3) Ballesteros F. 1998. Las especies de caza en Espa√Īa. Biolog√≠a, ecolog√≠a y conservaci√≥n. Ed. Estudio y Gesti√≥n del Medio, Colecci√≥n T√©cnica. Oviedo. 316 pp.

(4) Calvete C., Estrada R. y Angulo E. 2005. ¬ęConservation of European wild rabbit populations when hunting is age and sex selective¬Ľ. Biological Conservation, 121: 623-634.

(5) Canales F., Luque-Larena J.J. y Arroyo B. 2015. An√°lisis comparado y valoraci√≥n t√©cnica de los periodos h√°biles de caza en Espa√Īa: adecuaci√≥n al ciclo biol√≥gico, fenolog√≠a reproductiva y, en su caso, migratoria, de las especies cineg√©ticas ib√©ricas. TFC Ingeniero de Montes. ETS Ingenier√≠as Agrarias. Campus de Palencia. Universidad de Valladolid. 386 pp + Anexos.

(6) Capote P .2014. ¬ęCiclo biol√≥gico del conejo de monte¬Ľ. Trofeo, 525.

(7) Cassinello Roldán J. 2013. La caza como recurso renovable y la conservación de la naturaleza. Ed. CSIC y Los Libros de la Catarata. Madrid. 135 pp.

(8) Villafuerte R. 2002. ¬ęOryctolagus cuniculus (Linnaeus, 1758) Conejo¬Ľ. En: L.J. Palomo y J. Gisbert (eds). Atlas de los Mam√≠feros Terrestres de Espa√Īa. Direcci√≥n General de Conservaci√≥n de la Naturaleza -SECEM-SECEMU. Madrid: 464-467.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.