La caza genera 6.475 millones de euros y emplea a 187.000 personas en Espa√Īa
20 abril, 2018 Trofeocaza . 1043 Visualizaciones

Noticias de actualidad

La caza genera 6.475 millones de euros y emplea a 187.000 personas en Espa√Īa

Artemisan presenta el estudio Impacto Econ√≥mico y Social de la Caza en Espa√Īa

El gasto traccionado (efecto econ√≥mico directo, indirecto e inducido) de la actividad cineg√©tica en Espa√Īa es de m√°s 6.475 M‚ā¨ al a√Īo y crea 187.000 puestos de trabajo, seg√ļn el primer informe Impacto Econ√≥mico y Social de la Caza en Espa√Īa, elaborado por Deloitte para Fundaci√≥n Artemisan. Asimismo, el gasto directo de la actividad cineg√©tica supera los 5.470 M‚ā¨.

La actividad cinegética representa el 0,3% del PIB, que equivale al 13% del sector agrícola, ganadero y pesquero, al 4% del sector de la construcción o al 9% del sector financiero.

El estudio ha sido presentado hoy en Madrid por parte de Jos√© Luis L√≥pez-Sch√ľmmer, presidente de la Fundaci√≥n Artemisan, y de Mar√≠a Lambarri, gerente de Estrategia y Operaciones de Deloitte, con la participaci√≥n de Esperanza Orellana, directora general de Desarrollo Rural y Pol√≠tica Forestal, y de Alfonso Codes, secretario general t√©cnico del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentaci√≥n y Medio Ambiente.

En su intervenci√≥n, Jos√© Luis L√≥pez-Sch√ľmmer ha resaltado que

‚Äúnunca se hab√≠a realizado en Espa√Īa un estudio de esta profundidad que no solo refleja la contribuci√≥n econ√≥mica de la caza, sino que valora su importancia desde el punto de vista social y ambiental, estimando la inversi√≥n de los cazadores y gestores cineg√©ticos en la conservaci√≥n de nuestro medio natural‚ÄĚ.

De hecho, L√≥pez-Sch√ľmmer ha destacado que

‚Äúlos gestores cineg√©ticos invierten cerca de 300 M‚ā¨ en la conservaci√≥n y mantenimiento de infraestructuras forestales, por lo que es necesario un reconocimiento sin tapujos de la importancia del sector cineg√©tico‚ÄĚ.

El presidente de Artemisan ha defendido que

‚Äúes hora de poner en valor la caza, sin complejos, que se entienda la profesionalizaci√≥n que ha sufrido el sector en los √ļltimos a√Īos y se haga una apuesta verdadera, m√°s all√° de las buenas palabras, en el desarrollo de un gran proyecto para el mundo de la Caza en Espa√Īa‚ÄĚ.

Generaci√≥n de riqueza, empleo y aportaci√≥n a las arcas p√ļblicas

Con respecto al empleo, la caza mantuvo casi 187.000 puestos de trabajo anuales (el 1% de la poblaci√≥n activa en Espa√Īa), de los cuales cerca de 45.500 empleos fueron empleos directos generados por titulares de cotos y organizaciones profesionales de caza. Si realizamos una comparativa con otras actividades intensivas en empleo, la dimensi√≥n de la actividad cineg√©tica, en t√©rminos de empleo, representa el 81% de la ocupaci√≥n que crea el sector de fabricantes de veh√≠culo a motor o casi la mitad de los trabajadores ocupados en servicios de alojamiento.

Seg√ļn el informe de Fundaci√≥n Artemisan, por cada euro gastado en la actividad se generan 1,18‚ā¨ de PIB. Adem√°s, la actividad cineg√©tica contribuye a la recaudaci√≥n de las haciendas p√ļblicas espa√Īolas de m√°s de 614 M‚ā¨, de los que el 33% son aportados directamente en concepto de tasas e impuestos por cazadores, rehaleros y gestores de terrenos cineg√©ticos.

La caza forma parte del acervo cultural de la sociedad espa√Īola y es practicada por cerca de 800.000 personas, de las que 334.000 cuentan con licencia federativa, consolid√°ndose en el tercer deporte m√°s practicado en Espa√Īa, tras el f√ļtbol y el baloncesto. Espa√Īa es, adem√°s, uno de los pa√≠ses con mayor n√ļmero de licencias, por detr√°s de Francia.

Gasto medio de cazadores y otros actores del sector

El estudio tambi√©n describe el perfil medio del cazador espa√Īol: hombre asalariado, de m√°s de 46 a√Īos, con estudios universitarios y que gasta una media anual de 9.694‚ā¨ en la actividad. Practica tanto caza mayor y menor, mayoritariamente en cotos privados de caza, y sus principales destinos para la pr√°ctica de la caza son las comunidades de Castilla-La Mancha (86%), Castilla y Le√≥n (35%), Andaluc√≠a (34%) y Extremadura (33%).

Respecto al gasto medio anual, otros actores del sector, como los rehaleros alcanzan los 10.140‚ā¨, los titulares de coto los 41.885‚ā¨ y los organizadores profesionales de caza, una media de 81.883‚ā¨ de gasto medio anual.

Espa√Īa es uno de los principales destinos para cazadores de todo el mundo, especialmente europeos, tanto por su diversidad como por las distintas modalidades de caza. El 87% del territorio espa√Īol est√° declarado como de aprovechamiento cineg√©tico, lo que suponen 43,8 millones de hect√°reas, distribuidas en 32.817 cotos.

El 19% del terreno cinegético nacional se concentra en Castilla y León, que es la comunidad autónoma con mayor extensión, seguida por Castilla-La Mancha y Andalucía, con un 16% cada una.

El 82,6% de los terrenos cinegéticos están organizados en cotos privados, el 7% en cotos deportivos y el 10% por el resto de tipologías de terreno.

Contribución social: educación, seguridad vial, reducción de siniestros agrícolas y arraigo social

La contribución social de la actividad cinegética se materializa en varios ámbitos, entre los que destacan las actividades de educación y sensibilización, que desarrollan los cotos y sociedades de caza; el impacto positivo en seguridad vial, sanidad animal y reducción de siniestros agrícolas y el arraigo social que crea la propia actividad junto con el valor cultural de algunas modalidades de caza, como la cetrería.

Respecto a la seguridad vial, la caza evita la sobrepoblaci√≥n de especies como los jabal√≠es y los corzos, que son los responsables del 54% de los accidentes en carreteras ocasionados por fauna silvestre. En cuanto a siniestros agr√≠colas, seg√ļn datos de 2016 que recoge el informe, el 12% de los 147.432 siniestros agr√≠colas fueron causados por fauna silvestre, en su mayor√≠a por especies cineg√©ticas.

La caza es también clave para el control poblacional de especies abundantes, como el jabalí y los cérvidos, contribuyendo a minimizar la expansión de enfermedades, con un coste económico elevado para las explotaciones ganaderas.

Contribución medioambiental: inversiones en la conservación de hábitats naturales y el control de sobrepoblaciones

Seg√ļn el informe de Fundaci√≥n Artemisan, la actividad cineg√©tica contribuye directamente al mantenimiento y cuidado del medio ambiente gracias a que es una actividad clave para el control de sobrepoblaciones, as√≠ como de enfermedades animales, y la conservaci√≥n de h√°bitats naturales.

De hecho, la caza es reconocida por m√ļltiples organismos internacionales (incluida la Comisi√≥n Europea) como un instrumento de gesti√≥n de la fauna silvestre y de los ecosistemas, por el impacto positivo que tiene tanto en las especies cineg√©ticas como en las que no lo son.

En la actualidad, se destinan conjuntamente 233 M‚ā¨ en repoblaciones y otras inversiones de conservaci√≥n medioambiental y 54 M‚ā¨ al mantenimiento de accesos, pantanos, podas, mejora del monte, cortafuegos y cortaderos, entre otros. Estos casi 300 M‚ā¨ que los diferentes sectores invierten en la Conservaci√≥n del Medio Natural tienen una influencia muy positiva en la conservaci√≥n de los h√°bitats.

El ejemplo más relevante de la labor ejercida por los actores cinegéticos en la preservación de la fauna silvestre es la recuperación del lince ibérico, gracias al mantenimiento en los cotos privados de las poblaciones de conejo de monte y perdiz que le sirven de alimento. De hecho, todos los planes de recuperación del lince ibérico destacan la necesidad de implicar a las sociedades de cazadores, que participan activamente en la elaboración y seguimiento de dichos planes.

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.