Las siete mentiras ecologistas
18 diciembre, 2016 Trofeocaza .

Noticias de actualidad

Las siete mentiras ecologistas

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservaci√≥n y el Desarrollo Rural (ONC) quiere hacer constar su extraordinaria sorpresa ante¬†el eco y la credibilidad que ha tenido un supuesto informe de Ecologistas en Acci√≥n sobre la actividad de la caza en Espa√Īa que podr√≠a denominarse ‚Äúlas siete mentiras ecologistas que no por repetidas llegar√°n a ser verdad‚ÄĚ. Dicho panfleto, harto indocumentado, parte de premisas falsas, sesgo ideol√≥gico, adolece de apriorismos, estando marcado por una palmaria simpleza metodol√≥gica sin base t√©cnica ni cient√≠fica. Nos hayamos pues ante vagas opiniones de un grupo extractivo de los recursos p√ļblicos de todos los ciudadanos de bien para cubrir sus exclusivos intereses a trav√©s, en este¬†caso s√≠, de su pericia en la consecuci√≥n de subvenciones.

La ONC ha trasladado el panfleto a sus servicios jurídicos para que analicen, en su caso, posibles acciones legales.

Asimismo, debemos aclarar que lo que se ha trasladado a los medios como ‚Äúsiete verdades sobre el impacto de la caza en Espa√Īa‚ÄĚ son, en realidad, siete mentiras indocumentadas lanzadas desde un movimiento financiado, en su mayor parte, a trav√©s del dinero de los ciudadanos trabajadores de nuestro Pa√≠s, incluidos, parad√≥jicamente, aquellos ligados al campo y medio rural a los que¬†menosprecian. En efecto, Ecologistas o‚Ķ ‚ÄúSubvencionados en Acci√≥n‚ÄĚ, como ya son conocidos en los mentideros de muchas administraciones, siguen emborrachados de demagogia animalista de tal suerte que cualquier actividad que no sea de su particular gusto, aunque sea perfectamente¬†leg√≠tima, debe ser eliminada.

Ahora pasamos a desmontar sus sesgados argumentos sobre la caza:

1.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúConsiste en matar animales por diversi√≥n o por negocio‚ÄĚ

Empezamos por la primera contradicci√≥n en la que incurre el propio documento. En un primer momento dicho¬†panfleto admite que no existen datos oficiales completos ni fiables sobre el volumen de dinero que genera el sector cineg√©tico para luego tomarlos como referencia. Asimismo, llega a aseverar que el mundo de la caza est√° conformado por ‚Äúun reducido n√ļmero de personas‚ÄĚ que se acerca a las 850.000 licencias.¬†Nos extra√Īa que unos expertos en extraer recursos del Estado a trav√©s de subvenciones no se manejen del todo bien con los n√ļmeros y consideren que m√°s de un 2 por ciento de la poblaci√≥n espa√Īola sea ‚Äúun reducido n√ļmero de personas‚ÄĚ.

Ciertamente resulta lamentable considerar minoritaria una actividad que practican unas 850.000 personas. Aunque para poder hacer una comparaci√≥n, por¬†ejemplo, podr√≠amos tener en cuenta el n√ļmero de socios de Ecologistas en Acci√≥n. Pues bien, parafraseando su equ√≠voca sintaxis deber√≠amos concluir que, en atenci√≥n a sus asociados, Ecologistas en Acci√≥n, la cual seg√ļn datos actualizados de ‚ÄúONG Consumer‚ÄĚ cuenta con unos 30.000 socios, no existe.

En este¬†punto cabe recordar datos¬† contrastados e¬† incontestables¬† que sit√ļan al sector cineg√©tico en un mercado mucho m√°s amplio: producci√≥n y venta de carne de caza, guarder√≠a cineg√©tica, conservaci√≥n y mantenimiento de cotos, ¬†empresas armeras, sector textil, entidades de turismo cineg√©tico, organizaci√≥n de acciones cineg√©ticas‚Ķ en total se estima que el colectivo est√° formado por un¬† en torno a tres millones de personas. Nos preguntamos c√≥mo definir√≠a ‚ÄúSubvencionados en Acci√≥n‚ÄĚ dicha cifra‚Ķ

En el panfleto se¬†afirma sin rubor delos cazadores: ‚Äúpor lo general (se trata) de personas adineradas, como grandes propietarios de fincas, banqueros, empresarios, arist√≥cratas, pol√≠ticos y miembros de la judicatura y de las fuerzas de seguridad‚ÄĚ. Aunque entendemos la posible inquina de los responsables de la¬†citada¬† organizaci√≥n hacia las personas que han triunfado con su trabajo y su esfuerzo -quienes al¬† contrario que ellos inyectan dinero al estado con su trabajo¬† y no lo extraen-,¬† la gran mayor√≠a de las licencias, m√°s del 90%, corresponden a la caza social, a la gente humilde y de clase media, todos ellos tambi√©n trabajadores y contribuidores del Estado‚Ķ

Alegar que ‚Äú(la caza) consiste en matar animales por diversi√≥n o por negocio‚ÄĚ es tan intelectualmente vano como decir que comer paella consiste en torturar toda clase de peces por placer arrocero‚Ķ

2.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúNo es compatible con la conservaci√≥n de la biodiversidad‚ÄĚ

Los datos son tozudos en esto tambi√©n, pues existen numerosos estudios, estos¬†documentados rigurosos y fundamentados, de diversas universidades internacionales, que concluyen que la caza resulta una herramienta de conservaci√≥n esencial, los √ļltimos de universidades tan prestigiosas y poco sospechosas como Cambridge. Son innumerables los ejemplos donde la¬†gesti√≥n cineg√©tica ha permitido mejorar la conservaci√≥n de los ecosistemas y la biodiversidad.

Estudio de las universidades de Cambridge, Adelaida y Helsinki:

Si hablamos de la conservaci√≥n de especies protegidas, la realidad, le pese a quien le pese, es que diversas entidades de caza trabajan activamente en la conservaci√≥n de especies como el urogallo, el lince, el √°guila imperial, el oso pardo y el lince ib√©rico. As√≠, trabajan conjuntamente con la Fundaci√≥n Oso Pardo y con la Fundaci√≥n Amigos del √Āguila Imperial, Lince Ib√©rico y Espacios Naturales Privados, entre otras. Afirmar, como hacen los se√Īores de los 30.000 socios, que la caza hace peligrar a las especies protegidas es, probablemente, adem√°s de una falsedad, una calumnia.

3.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúConvierte los cotos en granjas intensivas y en campos de tiro‚ÄĚ

Sobre este punto aclarar que, en primer lugar, el furtivismo no es caza, sino un delito, además de una lacra para los cazadores. Por lo tanto, desde la ONC se considera a los furtivos como delincuentes, como ya hemos expresado en varias ocasiones.

Por otra parte, el sector de la caza viene apostando tradicionalmente por modelos sostenibles de gesti√≥n cineg√©tica. Aclarar, para¬†que se documenten e informen un poco, que el caso que se cita por Ecologistas en Acci√≥n, el de la perdiz de granja, viene motivado por la progresiva desaparici√≥n de esta especie en nuestro pa√≠s provocada, no por la caza, sino por el uso de determinados productos qu√≠micos en el sector agrario. De hecho, desde la ONC se est√° dise√Īando un proyecto de recuperaci√≥n de la perdiz roja silvestre. Entre tanto, felicitamos a quienes mantienen esta especie cineg√©tica en sus campos para suelta y disfrute de todos, incluidos cazadores.

4.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúNo sirve para gestionar la fauna ni para controlar sobrepoblaciones‚ÄĚ

No existe mejor m√©todo de gesti√≥n poblacional que la caza, y eso est√° tan sobradamente acreditado que huelga cualquier comentario. No obstante, aunque resulte innecesario, por ocioso, incidir, por ejemplo, en que acciones irresponsables como la del PACMA en Madrid, deteniendo la extracci√≥n de ejemplares¬†de¬†monteses mediante controles poblacionales,¬† provocan un incremento tan incontrolado de dichos ungulados que puede llegar a provocar graves problemas sanitarios. Algo que ya se ha demostrado en el pasado en otras zonas de Espa√Īa, donde no se quiso utilizar la caza como medio de gesti√≥n, resultando en una desaparici√≥n de la¬†especie por epizootia de sarna. Nos remitimos a lo ocurrido en los a√Īos 80 en los¬†montes de Cazorla por hacer caso a los ‚ÄúEcologistas en Acci√≥n‚ÄĚ de entonces‚Ķ

La caza es una actividad legal enormemente regulada (infinitamente más que los movimientos ecologistas, por cierto), y son las administraciones las que establecen cuánto y qué se puede cazar, en muchos casos atendiendo incluso, de manera equivocada, a las reivindicaciones de los grupos ecologistas más que a las recomendaciones técnicas y científicas. Ello genera los problemas de sobrepoblación, no la caza.

5.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúLimita los derechos de la mayor√≠a de ciudadanos‚ÄĚ

La actividad de la caza es legal y leg√≠tima en Espa√Īa, por lo que tambi√©n merecen protecci√≥n las personas que la practican durante determinados periodos de tiempo en zonas determinadas.

En este caso, nos gustar√≠a sugerir a muchos ecologistas (en acci√≥n o no) que ‚Äúpractican en el monte otras actividades‚ÄĚ, que dejen de generar suciedad, traten de conciliar en vez de enfrentar y cuiden del campo intentando no provocar da√Īos irreversibles en el ecosistema como incendios o, en los √ļltimos d√≠as, como parece que hacen ciertos grupos de seteros a los que parece¬† defender la organizaci√≥n de los 30.000 asociados por encima de quienes lo limpian,¬† evitan incendios e inciden en la conservaci√≥n: los¬† cazadores. Ver a este respecto el informe del Parlamento Europeo de¬† 2016 sobre el¬† valor econ√≥mico intangible¬† de la Caza.

6.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúNo favorece el desarrollo rural‚ÄĚ

Afirma el panfleto, sin informe econ√≥mico¬†que lo sostenga, que ‚Äúla caza no solo no estar√≠a favoreciendo el desarrollo del medio rural, sino que estar√≠a limitando las posibilidades futuras de desarrollo de los entornos m√°s deprimidos econ√≥micamente‚ÄĚ, un argumento lanzado con una visi√≥n urbanita de quienes ni conocen ni comprenden nuestro mundo rural.

Y es que la caza es una actividad profundamente arraigada en numerosos pueblos espa√Īoles, genera miles de empleos (directos e indirectos) y permite que se mantenga la poblaci√≥n en esos entornos rurales en un momento en el que la falta de trabajo es uno de los grandes dramas de nuestro pa√≠s. Eliminar la caza provocar√≠a de manera inmediata la despoblaci√≥n de zonas rurales, aunque suponemos que los ecologistas contratar√≠an al d√≠a siguiente a las miles de personas que trabajan en el entorno del sector cineg√©tico (guardas rurales, veterinarios, armeros, trabajadores de empresas de carne de caza‚Ķ) para paliar el impacto de esta medida. Ver los informes aludidos de¬†las Universidades y el de FACE y el Parlamento Europeo.

7.¬†¬†¬†¬† ‚ÄúNo s√≥lo mata, tambi√©n maltrata‚ÄĚ

Esta es la gran mentira que cada a√Īo corean como un mantra los ecologistas con el objetivo de que una mentira mil veces repetida se convierta en verdad. ‚ÄúSe estima que, al finalizar la temporada de caza, cerca de 50.000 galgos son abandonados en Espa√Īa cada a√Īo‚ÄĚ. Se estima, no. Estiman los grupos ecologistas, que en este caso concreto siempre prefieren aludir a sus estimaciones que a los posibles datos reales.

Ciertamente, los propios datos del Servicio de Protecci√≥n de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) desmienten esto. En concreto, a lo largo de 2015 en el conjunto de Espa√Īa, el Seprona tramit√≥ 226 denuncias penales relacionadas directamente con el maltrato y abandono de perros, de los que 71 se entendieron -repetimos no se demostraron, se entendieron- vinculados a la caza por ser razas cineg√©ticas, aunque en muchos de ellos no est√© probada dicha vinculaci√≥n. Si nos referimos a infracciones administrativas, en s√≥lo la mitad de los 11.275 casos analizados por el Seprona, menos del 40% de las infracciones son atribuidas, en el peor de los supuestos interpretativos, a los cazadores. Hablamos, por tanto, de unas 4.500 denuncias (interpretadas¬† no demostradas) en total en un colectivo de m√°s de 850.000 personas: algo m√°s del 0,5% de los cazadores.

Afirmar que la ONC persigue y denuncia cualquier maltrato a los perros, como no puede ser de otra manera. Adem√°s, en los √ļltimos d√≠as hemos asistido a lamentables muertes y peligro¬† de muerte¬† de¬† dos cazadores en sendos actos de salvar a¬† sus perros¬† de morir ahogados. Ninguno de ellos, por cierto, miembro de Ecologistas¬† en Acci√≥n‚Ķ

Por lo tanto, sí, los cazadores somos parte de la  naturaleza y estamos más  cerca de la realidad de la misma.

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Ana Blanco
    diciembre 28, 19:34
    Bien , Bien muy Bien el articulo seguir así a ver si se consigue que los ecologistas se callen de una vez por todas y dejen de molestar a los que realmente se preocupan por la caza, por que si se dejara de cazar se produciría un desequilibrio en el ecosistema que ya quisiera yo ver a los ecologistas realmente en acción. Entonces si que sería un desastre en la naturaleza

Deja una respuesta

RESPONSABLEEdiciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTOC/Musgo n¬ļ 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), Espa√Īa
Tel. 91 805 35 52 - Email: administracion@trofeocaza.com
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email rgpd@auratechlegal.es
FINALIDADESGestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACI√ďNGesti√≥n clientes : Durante un plazo de 5 a√Īos a partir de la √ļltima con{rmaci√≥n de inter√©s. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOSGestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
p√ļblica con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALESNo realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIASuscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOSUsted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Espa√Īola de Protecci√≥n de Datos).
Más información en nuestra https://www.trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
rgpd@auratechlegal.es

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.