30 octubre, 2016 Trofeocaza .

Opinión Tico Medina

La cabeza -cortada- del lobo

Como uno, al menos yo, solo tiene una vida que contar, que no es poco, siempre o, con frecuencia, a veces, me repito. Me copio a m√≠ mismo. Pero en muchas ocasiones la actualidad te hace recordar aquello que ya contaste. Como ahora es el caso. Porque esa cabeza de lobo, colgada de un gancho en una carretera de Espa√Īa, me ha sobrecogido. No he vomitado porque ten√≠a el est√≥mago vac√≠o, pero me ha causado una terrible sensaci√≥n. Y miren que uno, a estas alturas de la vida, m√°s de ochenta y un tacos, tacos de Tico, ya no se asombra por nada.

Dicho lo cual, me explico. Es cierto, aunque no siempre, que una imagen vale mas que mil palabras, que cien mil en este caso. Esa chorreante, de sangre, cabeza de lobo, cortada por la mano de un verdugo, por muchas cabras que hayan muerto por su hocico feroz, ha sido un golpe para m√≠. ¬ŅPor qu√© m√°s que esas fotos a color de las portadas de los peri√≥dicos de hoy mismo, en las que aparecen, de ayer mismo, las carnes desgarradas en las calles de Bagdad de m√°s de cien seres humanos que no ten√≠an nada que ver con el odio criminal de sus hermanos, tambi√©n seres humanos, y que me perdonen los seres humanos que me est√©n leyendo en este instante?

Porque la verdad es, siempre, ¬ęame al lobo¬Ľ. Siempre. Incluso cuando F√©lix Rodr√≠guez de la Fuente, al que yo llev√© a la televisi√≥n, cuando la televisi√≥n nac√≠a, para contar la historia paralela de que ¬ęse iba a buscar y a cazar al √ļltimo halc√≥n blanco que viv√≠a en la alta Groenlandia y al que llamaban el ‚Äúpr√≠ncipe n√≠veo‚Ä̬Ľ? F√©lix defendi√≥ al lobo hasta el final de su vida, form√≥ parte de su equipaje de gloria, de su fama total y merecida. Pero cuando el lobo baj√≥ de la alta sierra gallega, eran los √ļltimos lobos hambrientos de entonces, que descend√≠an a la basura que se dejaba a la vera de las casas de piedra y de hiedra, porque arriba ya no hab√≠a nada que cazar, y sembraban el miedo en las aldeas; y hab√≠a batidas de lobos en aquellas noches con m√°s bruma que luna…

F√©lix, en su programa, defend√≠a al ¬ęhermano lobo¬Ľ. Yo defend√≠a a los pastores. Entonces era jefe de reporteros de ABC. No era por llevar la contraria, pero cuando un hombre val√≠a m√°s que un lobo, defend√≠a al aldeano que no ten√≠a m√°s remedio que luchar por su supervivencia, incluso cazando al lobo. Eran otros tiempos.

Y tanto escribir sobre el lobo, el lobo que deb√≠a ser ¬ęexterminado¬Ľ, aqu√≠ est√° mi trofeo, frente a m√≠, entre mis libros: el cr√°neo ya blanqu√≠simo de aquel lobo que me regalaron un d√≠a los √ļltimos loberos de la bra√Īa de Asturias, de la que me hicieron en su d√≠a ¬ęvaqueiro de honor¬Ľ. T√≠tulo que ostento con orgullo. Como el capazo de cuero con mi nombre y el bast√≥n labrado: ¬ęPara un c√©lebre se√Īor, periodista sin igual, grabo este palo, un pastor a la sombra de un rosal¬Ľ. Eso dec√≠a el bast√≥n, que formaba parte del nombramiento de Pastor Querido de Barrios de Luna en Le√≥n.

Después, un almuerzo por todo lo alto junto al santuario de la Vírgen del Camino, con misa dominical, cantares, bailes, pero sobre todo mucha comida a base de cordero, que comí aunque inmediatamante después tuve que vomitar. Les diré por qué. ¡Ha vivido uno tanto!
En Agadir, en Marruecos, donde acud√≠ para contar el terremoto en el diario Pueblo, pas√© una noche en un morabito que hab√≠a sobrevivido al cataclismo entre los escombros de la muerte y de la sangre. All√≠, aquella noche de luna inmensa, asomado a una peque√Īa ventana pude ver, con los ojos m√°s espantados del mundo, c√≥mo ratas m√°s grandes que conejos devoraban las entra√Īas de las ovejas que no hab√≠an podido sobrevivir a la cat√°strofe.

Desde entonces, en una casa en la que se ha comido y se come cordero ‚Äďyo he nacido en un pueblo de los montes orientales de Granada, donde fui cabrero de ni√Īo y llevaba a pastar las cabras de mi abuela Concha‚Äď no he vuelto a comerlo, no s√© por qu√©, aunque cuelga del cuello de mi esposa un collar de hilo de oro con los dientes de un viejo lobo gallego, aquel lobo blanco que perseguimos toda una noche hace tantos a√Īos, bajo la lluvia, en la sierra de la Penagueira.

He sentido la mirada amarilla del lobo sobre mi nuca, el escalofr√≠o en la Sierra Morena de C√≥rdoba. He escrito tanto sobre el lobo que llegu√© a enfriar mi relaci√≥n con F√©lix, a tener una biblioteca respetable sobre el animal m√≠tico, a coleccionar cuadros sobre el tema, a tener una l√°mpara de hierro hecha con una vieja y terrible trampa contra lobos que parece una escultura de Chillida…

Pero ahora, esa imagen tan gr√°fica de la cabeza decapitada, guillotinada, del lobo vuelve a despertarme un sentimiento, no de cazador, sino de pieza. Pero quiero que se sepa que hay algo m√°s que un documento cineg√©tico en ese retrato terrible. El buen cazador lo sabe, lo cuida, lo trabaja. Se debe cazar sin odio. Porque esta carne de gallina del viejo reportero, superviviente de tantas otras cacer√≠as humanas, siente que la cabeza del lobo le mira a los ojos con la mirada del hombre…

Tico Medina

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

RESPONSABLEEdiciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTOC/Musgo n¬ļ 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), Espa√Īa
Tel. 91 805 35 52 - Email: administracion@trofeocaza.com
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email rgpd@auratechlegal.es
FINALIDADESGestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACI√ďNGesti√≥n clientes : Durante un plazo de 5 a√Īos a partir de la √ļltima con{rmaci√≥n de inter√©s. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOSGestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
p√ļblica con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALESNo realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIASuscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOSUsted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Espa√Īola de Protecci√≥n de Datos).
Más información en nuestra https://www.trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
rgpd@auratechlegal.es

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.