Cómo educar el ladrido de un perro para la caza I
8 julio, 2019 Trofeocaza .

Adiestramiento

Cómo educar el ladrido de un perro para la caza I

Los perros, como descendientes del lobo, son cazadores. disponen de poderosas armas para matar a otros animales, incluso de mayor tama√Īo que ellos mismos. adem√°s, son animales sociales que necesitan pertenecer a un grupo para ser m√°s eficientes en la caza.

Pero para que estos animales puedan coexistir en grupo sin que se maten unos a otros han tenido que idear un sistema de convivencia, la jerarquía. Y para poder establecer jerarquías y ser cooperativos necesitan unos buenos sistemas de comunicación. Uno de éstos sistemas es el ladrido.

Vamos a centrarnos en las se√Īales auditivas, que son mucho m√°s ricas de lo que podemos imaginar, ya que los perros gru√Īen, a√ļllan y ladran para comunicarse. Pero, adem√°s, cualquier persona que conviva con perros sabe que el tono y cadencia de los ladridos var√≠an seg√ļn lo que el perro quiera decir.

No es lo mismo un ladrido de incitación al juego que un ladrido de amenaza. Si combinamos los ladridos con expresiones corporales (posturas de la cola, del pelo o dientes y lengua) obtendremos una comunicación variada y compleja, que los perros de forma natural y por aprendizaje entienden.

Estudios llevados a acabo en perros salvajes, indican que el ladrido nace como medio de comunicaci√≥n para situaciones concretas, por ejemplo, la presencia de un enemigo. Ladrar avisa a los de su grupo, les atrae y les a√ļna frente a un peligro com√ļn, aunque en el perro actual el ladrido ha sido seleccionado gen√©ticamente y ha llegado a ser m√°s rico y complejo o ha desaparecido.

Existen razas que no ladran, que tan a√ļllan, como los perros n√≥rdicos (Alaskan Malamute, Husky Siberiano, Samoyedo) aunque pueden aprender a ladrar en presencia de otros perros. Otras razas, en cambio, suelen ser muy ladradoras, como las razas peque√Īas (Jack Russel Terrier, Teckels, etc√©tera).

EL LADRIDO EN LA CAZA

En los perros de caza, el ladrido tiene la misma funci√≥n que para los perros salvajes, avisar de que algo ocurre a los dem√°s miembros del grupo. Casi todos los perros de caza ladran frente a una pieza que les supone una amenaza, por ejemplo, un jabal√≠, o simplemente avisan con el ladrido al resto del grupo de que persiguen una pieza, como hacen los podencos ‚Äúlatiendo‚ÄĚ tras un conejo.

Esta característica se ha reforzado en algunas razas para sacar ventaja en la actividad cinegética, y se ha tratado de evitar en otras por los mismos motivos.

Entre los primeros ‚Äďy por poner un ejemplo- est√°n los Elkhounds de Noruega, perros dedicados a la caza del alce en el norte de Europa, y en los que se ha seleccionado precisamente el ladrido como una de las caracter√≠sticas destacables de su t√©cnica de caza. A los Elkhounds, que son parecidos a Malamutes pero algo m√°s peque√Īos, se los libera en el monte con el objetivo de que encuentren la caza.

Son perros independientes, que se alejan mucho de su due√Īo buscando el alce. Cuando lo encuentran, no dejan de ladrarles, lo que pueden hacer durante horas. El alce, un c√©rvido de gran tama√Īo que se acerca a los mil kilos de peso, no suele huir mucho, ya que el peque√Īo perro les supone m√°s una molestia que una amenaza. La caza consiste en localizar al perro ladrando para aproximarse lo suficiente y abatir a la pieza.

En el extremo opuesto est√°n los perros que han sido seleccionados para que sean silenciosos. Los perros utilizados para que hagan presa sobre la pieza suelen serlo. En su libro ‚ÄúEl dogo Argentino‚ÄĚ, el doctor Nores explica que en la selecci√≥n gen√©tica de esta raza busc√≥ el silencio como una caracter√≠stica funcional para que pudiese llegar hasta la pieza sin que √©sta se diese cuenta, para posibilitar hacer presa en ella. En estos perros, el instinto natural de ladrar a un animal mayor en tama√Īo ha desaparecido en favor de una aproximaci√≥n sin ser descubiertos.

Latiendo-rastro

EDUCAR EL LADRIDO

Como vemos, el ladrido es algo que en mayor o menor medida se ha seleccionado gen√©ticamente en razas de trabajo con idea de aprovecharlo para la caza. Pero tambi√©n educar a un perro a que ladre en determinadas situaciones puede ser muy √ļtil.

En el norte de Espa√Īa, la caza del jabal√≠ es la reina, y se procura educar a los perros a que ‚Äúmarquen a parado‚ÄĚ. Los sabuesos no son muy buenos defendi√©ndose en el monte frente a un jabal√≠, por lo que generalmente suelen salir muy mal parados cuando el enemigo tiene cierto tama√Īo y defensas.

Por ello, los sabueseros valoran mucho los perros que localizan las piezas en el monte y las marcan con sus ladridos, descubriendo su escondite, pero no las levantan. El propio perrero es el que acude en ayuda del perro para levantar al jabalí a la defensiva. Esto hace que menos perros mueran por las cuchilladas de los jabalíes.

Algunos perros ‚Äďpocos- marcan a parado de forma natural, y otros comienzan a hacerlo cuando han sido heridos por los jabal√≠es y les han cogido miedo.

Existe una técnica sencilla para educar a los perros a hacerlo. Cuando el cachorro tiene cierta edad, y empieza a mostrar instinto de caza, es el momento de exponerle, atado a una traílla, a un jabalí domesticado. Le estimularemos a perseguirle, lo que aumentará su afición por la caza y, sin duda, empezará a ladrarle, pero cuando vaya cogiendo confianza, ganándole terreno al jabalí y veamos que quiere morderle, un suave tirón del arnés le devolverá a su lugar.

Hay que repetir este juego hasta que entienda cuál es su sitio ante el jabalí. Las primeras lecciones serán cortas, iremos aumentando el tiempo en lecciones sucesivas hasta que tengamos un alumno que ladre el tiempo que sea necesario a la pieza sin entrarle y arriesgar su vida.

Entonces, estar√° preparado para salir al monte.

EL SABUESO, LA PERFECCI√ďN DEL LADRIDO

La perfección del ladrido en la caza llega con los sabuesos, cualidad seleccionada con dos objetivos. El primero de ellos es que, con sus atronadores y constantes ladridos, asusten a las piezas de caza, las hagan huir del monte y las pongan a tiro del cazador.

Pero, adem√°s, han sido seleccionados para que sutiles cambios en el tono del ladrido indiquen al cazador lo que est√° ocurriendo en el monte. Un buen sabuesero entiende lo que el perro le dicen en todo momento. Los sabuesos desarrollan en plenitud sus dotes olfativas en zonas donde la humedad es alta, y esto ‚Äďen la pen√≠nsula- se produce en zonas boscosas del norte.

Poder ver los perros en estas zonas de terrenos abruptos y densa vegetación es realmente muy difícil. Por ello, se desarrolló el característico ladrido del sabueso. Un buen sabueso marcará con distinto ladrido un rastro antiguo, un rastro reciente, si tiene la pieza delante (parada) o si la ha levantado.

Es decir, el sabueso no sólo tiene dotes de caza y olfato, sino que además desaloja la caza del monte e informa al cazador de lo que ocurre en todo momento. En el norte, y cazando con sabuesos, las cacerías son principalmente de oído.

Juan J. García Estévez 

Nuevo Consultorio Veterinario Trofeo Caza.

El veterinario de Trofeo Caza, Juan J. Garc√≠a Est√©vez responder√° a todas las preguntas, relacionadas con vuestro fiel compa√Īero de caza, que nos envi√©is a veterinario@trofeocaza.com

Las respuestas se publicarán en la revista Trofeo Caza como en la sección Perros de Caza de www.trofeocaza.com así ayudaremos a otras personas que tengan las mismas dudas.

¬°No te quedes con la duda nuestro veterinario responde!

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

RESPONSABLEEdiciones Trofeo S. L - CIF B86731221 - Ediciones Trofeo
CONTACTOC/Musgo n¬ļ 2 Edificio Europa II-1D . 28023, Madrid (Madrid), Espa√Īa
Tel. 91 805 35 52 - Email: administracion@trofeocaza.com
Puede ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en el
email rgpd@auratechlegal.es
FINALIDADESGestión de las solicitudes de suscripción recibidas a través de nuestra página web, envío de
comunicaciones comerciales, promocionales y de información de nuestros productos y/o servicios .
LEGITIMACION Consentimiento explícito del interesado ; Existencia de una relación contractual con el interesado
mediante contrato o precontrato
CONSERVACI√ďNGesti√≥n clientes : Durante un plazo de 5 a√Īos a partir de la √ļltima con{rmaci√≥n de inter√©s. Los datos
personales proporcionados se conservarán durante los plazos previstos por la legislación mercantil
respecto a la prescripción de responsabilidades, mientras no se solicite su supresión por el interesado
y ésta proceda, y mientras sean necesarios -incluyendo la necesidad de conservarlos durante los
plazos de prescripción aplicables-o pertinentes para la {nalidad para la cual hubieran sido recabados
o registrados
DESTINATARIOSGestión clientes Ecommerce (suscripciones): Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y
cajas rurales
Gestión clientes: Administración Tributaria ; Bancos, cajas de ahorros y cajas rurales ; Administración
p√ļblica con competencia en la materia
TRANSFERENCIAS INTERNACIONALESNo realizamos transferencias internacionales de sus datos
PROCEDENCIASuscriptores a la revista: El propio interesado o su representante legal . La vía principal de
suscripción son los formularios de nuestra página web.
DERECHOSUsted tiene derecho acceder a sus datos, recti{carlos, suprimirlos, limitar u oponerse a su tratamiento,
a su portabilidad, a no ser objeto de decisiones automatizadas, a retirar su consentimiento y a
presentar reclamaciones ante la Autoridad de Control (Agencia Espa√Īola de Protecci√≥n de Datos).
Más información en nuestra https://www.trofeocaza.com/politica-de-privacidad/ o
rgpd@auratechlegal.es

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.