El Braco Alemán de pelo largo: Instinto Cazador
27 abril, 2017 Trofeocaza . 5269 Visualizaciones

Reportajes perros de caza

El Braco Alemán de pelo largo: Instinto Cazador

El Braco Alemán de pelo largo es único en el cobro, especialmente en agua, y de muestra electrizante, nació del empeño de los criadores por lograr un perro polivalente apto para casi todo. ¡Y vaya si lo consiguieron! Pronto comenzó a contar con gran popularidad entre los venadores alemanes, ganando adeptos y convirtiéndose en uno de los emblemas caninos del país germano.

Braco-aleman-de-pelo-largo_cobro

El Braco Alemán de pelo largo cuenta con un gran instinto de cobro.

Durante el final de la Edad Media podían encontrarse perros de caza de pelo largo en la mayor parte de las tierras bajas y pantanosas del norte de Francia, Holanda y oeste de Alemania, donde se les denominaba con un sinfín de nombres: chiens d´oysel, épagneuls, spionnen, stöberhunde o wachtelhunde, entre otros.

Originariamente, se utilizaban para levantar la caza a las rapaces de cetrería, pero con la fabricación de armas suficientemente ligeras para abatir aves en pleno vuelo, los cazadores comenzaron a seleccionar los ejemplares de este tipo de perros con mayor instinto de muestra.

 

Así, los franceses consiguieron criar los conocidos como chiens couchants (perros de punta), que denominaron épagneuls. Y a partir de ellos, los ingleses desarrollaron los setters. En Alemania la “metamorfosis” de perros levantadores a mostradores ocurrió más tarde. De hecho, no sería hasta mediados del siglo XIX cuando la idea de una raza nacional de perro de muestra de pelo largo cautivaría la imaginación de los cazadores alemanes.

Como el braco alemán y el drahthaar, que se desarrollaron después, el braco alemán de pelo largo se creó cruzando perros locales de caza con razas de otros países. Probablemente, el épagneul bretón, el setter y el pointer inglés contribuyeron a la mezcla, a los que, según varias fuentes fidedignas, se añadieron también terranovas y collies.

EL OBJETIVO CONSEGUIR UN ESTÁNDAR

De estas mezclas apareció una gran variedad de perros. Su capa más común fue la de colores marrón y blanco, pero también surgieron otros negros y blancos, incluso se dieron capas tricolores.

Y su tamaño y aspecto general también fue muy dispar. Pronto quedó claro que si los criadores querían establecer una raza nacional de perros de pelo largo, algo se tenía que hacer para estandarizarla. Debían ponerse manos a la obra.

Así, en 1879, diferentes personalidades muy influyentes se reunieron en Hannover durante la exhibición realizada por Vereins zur Veredelung der Hunderassen (Asociación para el Refinamiento de las Razas Caninas) para redactar un estándar. Curiosamente, cuando terminó la reunión, un perro llamado Mylord 1, nacido en 1875 y propiedad de Gustav Borcher de Brunswick, fue declarado el modelo de braco alemán de pelo largo, redactándose un estándar basado en sus características.

Braco-aleman-de-pelo-largoA pesar de que por entonces había excelentes perros de esta raza blancos y negros (incluso algunos tricolores propiedad del príncipe Albrecht de Solms-Braunfels), el estándar oficial solo permitía perros con capas de color marrón y blanco.

¿Por qué esta decisión? La respuesta la encontramos en la situación política y en las tradiciones religiosas del momento. En primer lugar, para muchos criadores el marrón era simplemente el color más atractivo, y el que más acostumbrados estaba a ver en perros de pelo largo.

Otros debieron pensar que los marrones se verían menos en el monte, por lo que serían ideales para la práctica de la caza mayor, pues así pasarían desapercibidos para la fauna.

Pero también es muy probable que los criadores más patrióticos pensasen que las capas negras y tricolores eran simplemente “demasiado inglesas”. Como sus homólogos franceses, los cazadores alemanes del siglo XIX tenían una especie de relación amor-odio con todo lo británico.

A algunos les atraía la idea de utilizar sangre inglesa aun con capas negras; otros, sin embargo, se mostraban totalmente en desacuerdo con ello. ¡Les tiraba más la patria!

¿SANGRE INGLESA POR SUS VENAS?Braco-aleman-de-pelo-largo_sangre-inglesa

A finales del siglo XIX, cuando los cazadores alemanes trabajaban a conciencia para desarrollar razas nacionales de perros de muestra, se sumergieron en la discusión sobre cuánta sangre “extranjera” podía utilizarse en la cría.

Algunos se oponían frontalmente a ello, especialmente si procedía de perros ingleses. Sin embargo, era tan evidente que por las venas del braco alemán corría sangre inglesa que se ganó el epíteto de “mermelada alemana con salsa inglesa”.

Finalmente, el uso de sangre inglesa en el proceso de cría y selección cesó, al menos oficialmente, cuando se cerró el libro de registros y se identificaron cinco líneas de la raza.

UNA RAZA DIFERENTES CAPAS

La belleza de esta raza radica sobre todo en su pelo largo, vivamente coloreado, y en su cuerpo atlético. Sin embargo, dentro de la raza encontramos variaciones: algunos pueden tener una gran osamenta, llegando a medir de largo 70 centímetros o más; otros, especialmente en líneas seleccionadas para la caza de aves y pruebas de trabajo, son más ligeros y el color de su capa es más claro.

Como indica su propio nombre, cuenta con un pelo largo (de 3 a 5 centímetros de longitud) y un subpelo también muy desarrollado. Su pelo liso descansa ceñido en su cuerpo, aunque puede tener ligeras ondulaciones, y es más largo y espeso en su cuello, pecho y vientre.

En cuanto a sus patrones de color, se aceptan los marrones sólido (oscuro), claro y blanco (sin manchas pequeñas) y ruanos en marrón y blanco. Es muy interesante lo que la Federation Cynologique Internationale (FCI) indica en su estándar: “en ocasiones pueden aparecer marcas de color beige como una reversión a los sabuesos”.

Sí, es posible que estas marcas provengan de los sabuesos, aunque lo más probable es que su origen se encuentre en una antigua regresión del setter gordon que se usó para desarrollar la raza o en cruces más recientes con setters, Pero, a pesar de la aparición ocasional de estos colores y marcas en su capa, la más frecuente en la raza es la de un luminoso marrón sólido, mientras que la de marrón y blanco es la menos común. La cola habitualmente se deja intacta, aunque el estándar también permite amputarla.

Un precioso ejemplar de Braco Alemán de pelo largo de capa marrón y blanca.

LAS PRIMERAS PRUEBAS DE CAMPO

En 1893, el barón Friedrich von Schorlemer Alst, entre otros, fundaron el Club Langhaar, organizando las primeras pruebas de campo para la raza.

De esta manera, y debido a que animaban a sus miembros a seleccionar sus reproductores basándose en sus aptitudes (y no únicamente en su apariencia), también permitieron la capa de color negro. Pero el Club Langhaar se ubicaba principalmente en las regiones alemanas de Westfalia y Renania y no contaba con el apoyo de criadores en otras partes del país.

Así, en 1897 nacería un nuevo club de la raza: el Verein Deutsch-Langhaar. Los dos clubes coexistieron durante un número de años siguiendo el mismo estándar, pero con una importante diferencia: el Verein Deutsch-Langhaar rechazaba el color negro en la capa, mientras que el Club Langhaar lo permitió durante un tiempo. Sin embargo, en 1908, el Club Langhaar revisó su posición y decidió no aceptar ejemplares negros.

En 1926, los dos clubes se unieron para formar el Deutsch Langhaar Verband. A principios del siglo XX, los criadores alemanes continuaron refinando el braco alemán de pelo largo. La raza pronto se ganó una gran reputación como perro de “guardabosques”.

Se trataba de un perro duro, un excelente trabajador en agua y un gran rastreador de caza mayor muy tranquilo y seguro. Sin embargo, nunca consiguió el mismo nivel de popularidad entre los cazadores alemanes que el de sus primos de pelo corto y de pelo duro.

Como el weimaraner, el braco alemán de pelo largo era una raza valorada por su estilo de caza tranquilo y estable, además de por su fuerte instinto de protección y su magnífica “agudeza” para enfrentarse a los depredadores.

Pero a diferencia del weimaraner, no captó la atención de los cazadores fuera de Alemania hasta la década de los 70. Hoy día, los perros de esta raza principalmente se encuentran en manos de cazadores, ganando adeptos en otros países, como Estados Unidos y Gran Bretaña. •

Braco-aleman-de-pelo-largo_capas

Braco Alemán de pelo largo mostrando una pieza

 

MUY BUENO MOSTRANDO Y COBRANDO

El braco alemán de pelo largo es otro producto de un sistema desarrollado para producir perros polivalentes aptos para casi todo. En Alemania, la raza está particularmente muy bien considerada como un perro de “guardabosques”, fuerte y protector, y cuenta con gran reputación por su magnífico trabajo en el cobro.

En Holanda y Francia, la raza se ha modificado y se la considera una de las más rápidas y dinámicas en las pruebas de trabajo. El paso típico del braco alemán de pelo largo es un galope moderado. En el pasado, su estilo de búsqueda lento le hizo ganarse el apodo de “deutsch langsam”, un juego de palabras que viene a significar “alemán lento”.

Sin embargo, hay bracos de pelo largo muy rápidos y de gran recorrido, tanto en Alemania como en Holanda, donde algunos son criados para competir frente a bretones y bracos de pelo corto.

En general, el instinto de muestra entre los bracos de pelo largo es fuerte y se desarrolla temprano, llegándose a observar incluso en algunos cachorros, aunque no es lo habitual. Al igual que el cobro, el rastreo es considerado un cometido muy importante en la raza.

De hecho, ahora se la presta más atención en Alemania a medida que los cazadores se centran más y más en la caza mayor. Todos los ejemplares dedicados a la reproducción deben latir cuando siguen a la caza mayor, bien a vista (sichtlaut) o, preferentemente, cuando están en un rastro caliente (spurlaut).

Como otras razas versátiles de Alemania, los bracos de pelo largo son sobresalientes en el trabajo después del disparo, contando con una magnífica reputación como cobrador, tanto en tierra como en agua, y mostrándose especialmente valiente cuando se enfrenta a depredadores.

Además, esta raza es extremadamente fácil de entrenar, aunque para esta misión es preferible tratarle con más delicadeza que al drahthaar o el braco de pelo corto. En Alemania, tradicionalmente se le consideraba como el perro de los guardas, debido a su fuerte instinto de protección y a su gran “odio” hacia los depredadores.

Craig Kosyk

Traducción: Juan J. García Estévez

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.