6 Consejos para prevenir que nuestro perro sufra un golpe de calor
4 septiembre, 2018 Trofeocaza . 1171 Visualizaciones

Veterinaria

6 Consejos para prevenir que nuestro perro sufra un golpe de calor

Este, por desgracia, es uno de los problemas más frecuentes con los que nos vamos a encontrar.

Como casi siempre, lo mejor es la prevención y por eso vamos a dar primero unos consejos de cómo poder evitar este grave problema que por desgracia se lleva a tantos perros.

1.- Los primeros días de calor suelen ser principalmente peligrosos, aunque no se alcancen temperaturas demasiado elevadas, ya que nuestro perro no está todavía aclimatado; así que será en estas primeras jornadas de entrenamiento y paseos donde no llevaremos a nuestros compañeros a límites físicos, siempre es mejor empezar con sesiones no demasiado largas y de esta manera facilitar que nuestro perro se aclimate y coja una buena forma física progresivamente.

2.- Siempre hidrataremos a nuestro perro entre los 15 primeros minutos y la primera media hora de haberlo sacado, de esta forma su cuerpo podrá administrar perfectamente el líquido y no se deshidratará, ya que esta puede ser la causa del golpe de calor.

Si esperamos a darle agua a nuestros perros cuando ya están exhaustos y deshidratados, les costará recuperarse y beberán de forma exagerada y en exceso, pudiendo esto dar origen a otro grave problema, que no es otro que, en un salto o en un giro brusco, surja una torsión de estómago, siendo este problema muy difícil de diagnosticar a primera vista, y también uno de los principales causantes de la muerte de nuestros compañeros.

3.- Existen en el mercado compuestos ricos en sales, minerales y azúcares para mezclar con el agua que aportarán a nuestros perros un aporte extra y les permitirá estar perfectamente hidratados, así como una rápida recuperación de largas y calurosas jornadas.

4.- En el caso de que dejemos el perro en el coche o en el carro, siempre lo haremos en zonas sombrías y bien ventiladas; y, a ser posible, con agua.

Tener muy en cuenta, en estos casos, la dirección del sol si no sabemos el tiempo que vamos a tardar en volver.

5.- Si observamos que nuestros compañeros jadean en exceso, buscan constantemente tumbarse a la sombra y sufren temblores, es el momento de hacer un alto en una buena sombra y, si podemos, en alguna zona donde sople algo de viento, hidratarlos y relajarnos un rato hasta que el perro recupere perfectamente. Esto puede salvar la vida de nuestros compañeros.

Tener en cuenta que estos primeros síntomas son los que nos están advirtiendo de que el golpe de calor puede ser inminente.

6.- Mantener durante todo el año a nuestros perros en una buena forma física y sin sobrepeso siempre ayudará a prevenir este problema.

Consejos-golpe-de-calor2

QUÉ HACER ANTE UN GOLPE DE CALOR 

Si no hemos tenido en cuenta estos consejos anteriores; o, habiéndolos tenido y, como a veces pasa, aunque sea mucho más difícil, nos encontramos ante un golpe de calor, tendremos que reaccionar de la siguiente manera:

1. Esto como medida general en cualquier salida al campo: tendremos grabado en nuestro teléfono el número de algún veterinario de urgencias 24 horas.

Tener en cuenta que, aunque el perro se recupere, siempre será bueno ir al veterinario lo antes posible para que él haga un análisis de las posibles lesiones que nuestro perro haya podido sufrir y de esta manera poderle suministrar rápidamente la medicación que le pueda ayudar a paliar los efectos secundarios del golpe de calor.

2. Una vez avisado el veterinario, y lo más rápidamente posible, mojaremos a nuestro perro con agua fresca; dando más importancia, en el caso de que tengamos poca agua, a las orejas, cuello y patas, y llevaremos al perro a una zona sombría y bien aireada.

Si tenemos alguna toalla o trapo a nuestro alcance –y, si no, nuestra propia camiseta nos servirá–, lo empaparemos en agua fresca y se lo echaremos encima, de forma que a través de la piel el perro se vaya refrigerando de forma progresiva.

3. Cuando tengamos al perro estabilizado, será el momento de llevarlo al veterinario; hacerlo con las ventanas del coche abiertas y con el trapo mojado encima de él nos dará más garantías de una buena recuperación de nuestro compañero.

4. NUNCA utilizaremos agua excesivamente fría ni se la echaremos por encima, ya que el contraste de la temperatura corporal de nuestro perro con un agua a muy baja temperatura podría ocasionarle un shock y perder a nuestro compañero al momento.

5. NUNCA meteremos a nuestro perro en un río, embalse, abrevadero o similar, ya que también le podría dar un shock; o, incluso, al no tener nuestro compañero el control de su cuerpo, podría llegar a ahogarse.

Como consejos finales diré que siempre será muy importante llevar una buena cantidad de agua en el coche; y cuando paréis en carretera, aunque sea para esos típicos «cinco minutos», que siempre se alargan, buscar una buena sombra y dejar el coche bien aireando.

No son una ni dos veces las que hemos visto a una persona con su perro muerto al lado, gritando desesperado: «¡Cómo ha podido pasar esto si solo he parado cinco minutos!».

Victor M. Esandi

También te puede interesar...

0 comentarios

No hay comentarios

Puedes ser el primero Comenta este post

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.